Difusión Cencos México D.F., 7 de agosto de 2012

Acción Urgente
Front Line Defenders

Lydia Cacho es la directora y fundadora del Centro Integral de Atención a las Mujeres – CIAM en Cancún, una ONG que brinda apoyo a las víctimas de violencia sexual y doméstica y de trata sexual. Ha escrito seis libros sobre el crimen organizado, la pornografía infantil y la trata sexual. En el 2007, Lydia Cacho recibió el Premio Ginetta Sagan de Amnistía Internacional para la protección de los derechos de las mujeres y los niños.

El 29 de julio de 2012, Lydia Cacho Ribeiro, destacada defensora de los derechos humanos, recibió una amenaza de muerte anónima

El 29 de julio de 2012, Lydia Cacho estaba en su hogar cuando alguien intentó contactarla por medio de su transceptor de mano, utilizado únicamente para emergencias. Pensando que era un colega del trabajo, la defensora de los derechos humanos contestó, y un hombre que la llamaba por su nombre dijo lo siguiente: “Ya te lo dijimos, pinche puta, no te metas con nosotros, se ve que no aprendiste con la vueltecita que te dieron. La que te va a tocar va ser en pedacitos, así te vamos a mandar a casa, en pedacitos, pendeja”.

Ésta no es la primera vez que Lydia Cacho ha sido víctima de amenazas como consecuencia de sus actividades en defensa de los derechos humanos. Previamente, Front Line Defenders emitió llamamientos urgentes en relación con las intimidaciones, vigilancia y amenazas de muerte en contra la defensora de los derechos humanos en 2009, y el intento de asesinarla en mayo de 2007. También, fue brevemente detenida y acusada de difamación en relación con la publicación de su libro, “Los Demonios del Edén”, donde afirmó que una red de pederastas operaba baja la protección de ciertos políticos y empresarios en los estados de Quintana Roo y Puebla.

El 10 de agosto de 2009, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos otorgó medidas cautelares a Lydia Cacho y solicitó a las autoridades mexicanas a tomar las medidas necesarias para garantizar su vida y a investigar las amenazas de muerte, vigilancia e intimidaciones que dieron lugar al otorgamiento de las medidas cautelares.

Front Line Defenders manifiesta su grave preocupación por la integridad física y psicológica de Lydia Cacho y entiende que esta amenaza de muerte está directamente relacionada con su trabajo legítimo en defensa de los derechos humanos. Además, Front Line Defenders expresa su preocupación por la impunidad de los que profieren amenazas de muerte en México, e insta a las autoridades a revertir esta tendencia alarmante.

Firma: Actúa Ahora

Información difundida por el Área de Comunicación y Visibilidad de Cencos

Anuncios