PL

El presidente Hugo Chávez denunció que un sector de la burguesía venezolana se prepara para desconocer el triunfo del pueblo en las elecciones presidenciales del 7 de octubre. Durante un discurso pronunciado hoy en Catia La Mar, estado de Vargas, como parte de la campaña electoral para su reelección, el mandatario advirtió a esos sectores que “ni se les ocurra intentar desestabilizar el país, que lo piensen bien, porque van a fracasar”.

Si lo intentan “nosotros responderíamos profundizando aún más la revolución bolivariana y acelerando la transición al socialismo”, subrayó.
Estamos muy alertas sobre esos planes y llamo a todos a estar muy alertas, dijo Chávez ante decenas de miles de varguenses reunidos en Catia La Mar.
Al referirse a este tema, el Presidente reveló que hace pocos días los cuerpos de seguridad detuvieron a un ciudadano estadounidense de origen latino cuando intentaba ingresar ilegalmente a Venezuela desde Colombia.
En su pasaporte aparece que viajó en los últimos años a Irak, Afganistán y Libia y tiene todas las características de ser un mercenario, explicó.
Dijo que, además, se le ocupó un cuaderno con coordenadas que se investigan para precisar a que lugares corresponden.
Esto nos obliga a activar mucho más las alarmas, expresó Chávez, y recordó que la misma burguesía que ahora planea desestabilizar al país fue la que hace varios años trajo a casi un centenar de mercenarios desde Colombia para realizar acciones armadas contra su gobierno.
Desde hace varias semanas, algunos comentaristas de la prensa capitalina alertan sobre un plan B que sectores de la oligarquía ejecutarían en el caso de un nuevo triunfo del Presidente en las elecciones de octubre, como vaticinan prácticamente todas las encuestas.
“La opción golpista avanza aceleradamente”, advirtió la víspera un conocido columnista del diario Vea, al referirse al abierto desconocimiento por parte de la oposición de las normas establecidas por el Consejo Nacional Electoral (CNE) para el desarrollo de la campaña.
Se trata de una estrategia dirigida a crear la matriz de opinión de que el CNE no es confiable y está parcializado a favor del gobierno, lo que justificaría desconocer los resultados de la cita electoral y calificar de fraudulentas las elecciones.
Anuncios