XINHUA

El presidente de Bolivia, Evo Morales, instruyó a los comandantes de las tres fuerzas castrenses de Bolivia a incorporar la ideología “anticolonialista” en la formación de los miembros de las Fuerzas Armadas (FFAA).

“Debemos tener unas Fuerzas Armadas con principio anticolonialista”, dijo Morales al afirmar que el colonialismo es la base del imperialismo y el instrumento del capitalismo.
El mandatario señaló que el objetivo es tener unas Fuerzas Armadas respetadas y queridas por su pueblo, “pero temidas por el imperio; esa es nuestra tarea, reconociendo que las Fuerzas Armadas nacen de una lucha anticolonial”, enfatizó.
El también capitán general de las FFAA, en su condición de mandatario de Bolivia, habló de esta manera en oportunidad de celebrarse los 187 años de creación de las Fuerzas Armadas, en un acto público realizado en la ciudad de Trinidad del departamento de Beni, en el noreste de Bolivia.
Los militares de las tres fuerzas, Ejército, Fuerza Aérea y Fuerza Naval, acompañados por representantes de diferentes sectores sociales celebraron el martes en la capital del Beni el aniversario de creación de la institución armada que tiene sus orígenes en las rebeliones indígenas y las luchas independentistas.
Morales hizo una breve reseña histórica al señalar las Fuerzas Armadas nacieron en 1810, antes de la fundación de la República, cuando se libraron batallas de independencia en contra del colonialismo, que años más tarde se convirtió en el capitalismo, al cual denominó como el “imperio” estadounidense.
El presidente boliviano instruyó al comandante de la Escuela Militar de Ingeniería (EMI) incorporar en sus materias de estudio la historia de las batallas indígenas y la muerte de los líderes campesinos, lo cual, a su criterio será la nueva ideología que asuma la entidad castrense.
“Hay que recordar el linchamiento de nuestros líderes indígenas, recordar la refundación del pueblo en el Estado plurinacional, quiero decirles que aparte del primer grito libertario, somos los primeros en refundar el Estado plurinacional en América Latina”, indicó.
Morales ratificó que los efectivos militares continuarán apoyando los programas sociales ejecutados por el gobierno como el pago de bonos destinados a los escolares, madres gestantes y mayores de 65 años, además de proyectos gubernamentales, como la construcción de carreteras y otros.
También cuestionó que en años anteriores la embajada de Estados Unidos haya tenido poder en Bolivia para determinar el ascenso de los oficiales en las Fuerzas Armadas, lo cual fue uno de los principales motivos para expulsar del país a la Dirección Estadounidense Antidrogas (DEA).
El mandatario ratificó la política de su administración de continuar trabajando por la dignidad y soberanía del pueblo boliviano, alejado de cualquier imposición y sometimiento, a su juicio, como sucedía en gobiernos que lo antecedieron, a los cuales consideró “neoliberales y entreguistas”.
Anuncios