El mayor acto terrorista de la historia

Deja un comentario


El 6 de agosto de 1945 la aviación estadounidense dejó caer la bomba en la indefensa Hiroshima y el 9 del mismo mes se repitió la acción contra Nagasaki. El Emperador japonés se vio obligado a aceptar la rendición incondicional ante la visión apocalíptica de 220 mil muertos en ambas ciudades. Se iniciaba la era nuclear, la era del terror nuclear. El mayor acto terrorista de la historia de la humanidad se había consumado.

 

Sergio Rodríguez Gelfenstein / Especial para Con Nuestra América
Desde Caracas, Venezuela
Hiroshima: la devastación después de la bomba atómica
En agosto de 1945, Japón estaba militarmente derrotado, la guerra en Europa había terminado 3 meses antes con la derrota de los aliados del Imperio del Sol Naciente, los  fascistas italianos y los nazis alemanes habían sido desplazados del poder ante el empuje de las fuerzas del Ejército Rojo soviético y las tropas de Occidente que habían irrumpido en el continente europeo por Normandía en  Francia y por el sur de la bota italiana. La resistencia heroica de los  pueblos europeos recibió desde el este, el oeste y el sur  el apoyo necesario para su liberación.
Años antes, en  1941, Japón había subestimado la reacción de Estados Unidos ante un ataque a su territorio. El 7 de diciembre  había lanzado una gigantesca ofensiva aérea contra la flota estadounidense del Pacífico basificada en  Pearl Harbor, en la isla Oahu de Hawái. Aunque algunos historiadores han afirmado que el objetivo de la acción era liberar al imperio nipón del bloqueo económico a que era sometido y crear condiciones para una negociación en mejores condiciones, es difícil suponer eso en el año 1941. Parece más acertado suponer que con la destrucción de la flota estadounidense  pretendía reasumir el control y la consiguiente hegemonía sobre  el Océano Pacífico  y ocupar los territorios coloniales de Estados Unidos y Europa en ese vasto territorio, estratégico para un país insular como Japón.
Desde la otra cara de la moneda, lo que Estados Unidos ha querido presentar como una sorpresa, no lo fue tanto. Desde 1932, había estado preparado para un ataque sorpresa contra Pearl Harbor y  había entrenado a sus tropas para esa eventualidad   que consideraba como la “mejor manera” de atacar la isla.
En 1939 la Oficina de Inteligencia Naval (ONI) había redactado un informe secreto que contenía ocho medidas para inducir a Japón a atacar a Estados Unidos. El presidente Roosevelt puso en marcha las ocho medidas propuestas por la ONI en su informe. La primera de ellas consistía en situar a la flota en Hawái como cebo dentro del radio de alcance de los portaviones nipones. La implementación de estas medidas produjo resistencias y opiniones contrarias de diversos funcionarios, incluso entre algunos miembros de las Fuerzas Armadas. Todos ellos fueron oportunamente removidos de sus cargos y desplazados a otros sin relación con el tema.
A partir de ese momento se comenzó a montar una de las operaciones de inteligencia mejor implementadas de la historia. Una de los argumentos que se ha utilizado es que las fuerzas atacantes mantuvieron un estricto  silencio de radio, lo cierto es que desde agosto de 1940 la inteligencia naval de Estados Unidos interceptaba y descifraba los mensajes de los diplomáticos y militares nipones. Estudiosos del tema afirman que “entre el 16 de noviembre y el 7 de diciembre de 1941 Estados Unidos interceptó 663 mensajes por radio entre Tokio y la fuerza de ataque, o sea, aproximadamente uno cada hora, entre ellos uno del almirante Yamamoto, Comandante en Jefe de la Flota Combinada de la Armada Imperial Japonesa, no dejaba ninguna duda de que Pearl Harbor sería el blanco del ataque japonés.
El 27 y 28 de noviembre de 1941, Roosevelt ordenó expresamente al almirante Kimmel y al general Short, los más altos mandos militares de Estados Unidos en Hawái permanecer a la defensiva pues “Estados Unidos desea que Japón cometa el primer acto abierto”.
Inmediatamente después del ataque, Roosevelt anunció que Estados Unidos se lanzaría a la guerra: “Nuestro pueblo, nuestro territorio y nuestros intereses están en grave peligro… He pedido que el Congreso declare que desde que Japón lanzó este cobarde ataque sin provocación alguna el domingo 7 de diciembre, Estados Unidos y el Imperio japonés están en estado guerra”.
El secretario de Guerra escribió en su diario: “Cuando recibimos la noticia del ataque japonés, mi reacción inicial fue alivio porque la indecisión había terminado y ocurrió de tal manera que podría unificar a todo nuestro pueblo. Ese sentimiento persistió a pesar de las noticias de catástrofes. Este país, si está unido, no tiene nada que temer. Por otro lado, la apatía y las divisiones que fomentaban personas antipatrióticas eran muy desalentadoras”.
Era la guerra que el gobierno de Estados Unidos quería. Como siempre necesitaban argumentos para mostrarse ante su pueblo como víctima de una agresión extranjera.  De esa manera, se justificaba su respuesta “en defensa de la integridad de América”. Así se fraguó la entrada de Estados Unidos en la guerra en contra de lo que expresaba su propia opinión pública, adversa a tal decisión. Así, también se comenzó a diseñar la manera en que debía concretarse la peor venganza de la historia. Con ello, el imperio estadounidense quiso sentar las bases de una hegemonía sustentada en el horror y el terror que produce el eso indiscriminado de la fuerza.
Fue el propio Emperador Hirohito quien el 22 de junio de 1945 en una sesión del Consejo Supremo de Guerra, declaró lo que otros altos dignatarios no querían o no se atrevían a insinuar: “el Japón debía hallar un medio para terminar la guerra, porque no hay forma de continuar con este estado de cosas. Oleadas tras oleadas de bombarderos estadounidenses reducen a cenizas las principales ciudades del Japón. El bloqueo se hace sentir en todos los aspectos de la vida. Acecha el hambre y las enfermedades, no hay combustibles, la distribución de agua es intermitente, no hay energía eléctrica, la distribución de alimentos está llegando a niveles trágicos y los servicios de salud atienden sólo casos de gravedad”. No era esta la situación de una potencia fortalecida y desafiante.
Por el contrario, buscaba desesperadamente negociar. Ya lo habían comenzado a hacer con la Unión Soviética. Mientras tanto, se incrementaban los bombardeos de Estados Unidos contra el inerme territorio japonés, destruyendo lo poco que quedaba de su poderío militar y naval. Se trataba de “ablandarlo” antes del golpe decisivo, que nadie imaginaba de tal magnitud. En otro orden, Estados Unidos recelaba de las conversaciones y acuerdos a los que pudiera llegar Japón con la Unión Soviética, los que le podrían hacer quedar en una situación complicada en la región del Pacífico de cara a un escenario mundial distinto en la posguerra.
En este contexto, los triunfadores se reunieron en Potsdam, Alemania, en una reunión cumbre de los mandatarios de las potencias vencedoras en la guerra. El tema de Japón estaba presente como punto sobresaliente de la agenda. Estados Unidos, Gran Bretaña y China (aún no había triunfado la revolución de 1949) proclamaron que la única alternativa era la  “rendición incondicional”. Además de ello, se exigía privar  a Japón de todas sus ganancias territoriales y posesiones fuera de las islas metropolitanas, y que se ocuparían ciudades del Japón hasta que se hubiese establecido “un gobierno responsable e inclinado a la paz” de acuerdo con los deseos expresados por el pueblo en elecciones libres. Dos días después de publicada la Proclama de Potsdam, Japón rechazó los términos de rendición incondicional.
Aunque existían muchos puntos a resolver, había uno sobre el que los aliados no se habían manifestado y que para Japón era de honor: el status de su Emperador, por el cual los japoneses estaban dispuestos a las últimas consecuencias. El asunto no era difícil de resolver toda vez que ninguna de las potencias se había manifestado reacia a una decisión favorable a la continuidad de la monarquía. La única línea de comunicación de Japón con los aliados era la Unión Soviética, que aunque tenía información de inteligencia acerca de la posesión por Estados unidos del arma atómica, se encontraba al margen de los preparativos bélicos de sus aliados occidentales. Por su parte, Estados Unidos dudaba de las negociaciones soviéticas e incluso suponía que la URSS, -en realidad- estaba ganando tiempo para una acción bélica propia que les diera el control futuro sobre Japón. En ese contexto, el nuevo presidente estadounidense Harry Truman  ordenó el lanzamiento de las bombas atómicas.

El resto de la historia es conocida, el 6 de agosto la aviación estadounidense dejó caer la bomba en la indefensa Hiroshima y el 9 del mismo mes se repitió la acción contra Nagasaki. El Emperador japonés se vio obligado a aceptar la rendición incondicional ante la visión apocalíptica de 220 mil muertos en ambas ciudades. Se iniciaba la era nuclear, la era del terror nuclear. El mayor acto terrorista de la historia de la humanidad se había consumado.

Del origen y evolución del lenguaje humano a las armas nucleares

Deja un comentario


jueves 18 de agosto de 2011

Marcelo Colussi y Guillermo Guzmán (especial para ARGENPRESS.info)
I

Acceder a una visión integral del mundo implica traducir la realidad a un determinado lenguaje; hay muchos, pero sí y solo sí hubiese un universal lenguaje, nuestra noción del mundo, nuestro acercamiento y afortunada aprehensión de esa escurridiza realidad, pudiese llevarnos a la más fecunda comunicación. La experiencia del diario vivir, por el contrario, nos muestra que no hay tal universalidad, y que la pluralidad de visiones (de lenguajes) es lo que prima.

Todos somos parte de la dispersa y contradictoria realidad, y no bastan las disquisiciones dialécticas para explicar ni para justificar el que aún estemos sumergidos en un caos infernal. Habría que bucear más a fondo para ver si hallamos la hebra de la madeja. ¿En qué lugar, momento histórico y de qué manera se resquebrajó a nivel de no retorno la evidente voluntad unitaria del Homo Sapiens?
Hoy la humanidad es un rompecabezas suelto al que debemos armar; algunas piezas no calzan para integrar un mundo de paz y armonía; los guerreristas “genéticos” no encajan, y hasta tanto las ciencias no ofrezcan una alternativa de curación para ellos, hay que desecharlos, dejarlos a nivel de esa cosa tan rara de justificar que llaman “Premio Nobel” (Kissinger, el principal mentor de guerras en el siglo XX, recibió uno. ¿Alguien lo puede explicar?).
Desde que el niño respira por primera vez, inicia un proceso de aprendizaje que se concibe como la transformación que tiene lugar en su sistema nervioso cada vez que se integra a él una nueva información. La teoría cognoscitiva de reciente aparición hace hincapié en los factores que determinan la conducta y establece que ésta, mayormente, es aprendida y las leyes que gobiernan ese aprendizaje pueden conocerse y medirse. Asimismo, es concluyente que tanto la conducta “normal” como la “anormal” se adquieren mediante los mismos mecanismos fundamentales de aprendizaje. La especificidad de cómo se llega a una mentalidad criminal capaz de fabricar una bomba atómica para matar niños, o población civil no combatiente, no es objeto de estas reflexiones; mas, en sentido lato, hay que decir que la ojiva nuclear es una consecuencia perversa del desarrollo del lenguaje científico.
Encargada de escarbar la evolución, la ciencia ya da por sentado que del Australopithecus erectus al Cro-magnon es evidente el aumento de la capacidad craneal. Desentrañar la secuencia del genoma humano puede aportar claves acerca del desarrollo del lenguaje.
En la zona de los Grandes Lagos, en África, se han hallado los huesos más antiguos, y los estudios de ADN confirman que todos los grupos étnicos tenemos filiación con el africano originario (aunque muchos, de puros racistas, no lo admitirían de buen grado). Además, fósiles humanos de hace dos millones de años, datan indicios de que el incipiente cerebro desarrollaba desde entonces atisbos del habla.
La capacidad de almacenar información nos ha venido haciendo extremadamente complejos. Desde entonces, y hasta el presente, hemos pasado de simplemente fabricar rudimentarias herramientas de piedra a construir ojivas nucleares. Es de suponer que las primeras eran para cazar, armas de subsistencia; mientras que la bomba atómica implica la más brutal arma ofensiva e intimidatoria. De hecho, el potencial atómico de que disponen los pocos países que forman el super selecto club nuclear, de liberarse todo al mismo tiempo produciría una explosión de tal magnitud que haría colapsar el planeta, llegando su onda expansiva hasta la órbita de Plutón. “Proeza técnica”, podría pensarse; pero ese potencial no mejora la calidad de vida, y el hambre sigue siendo la principal causa de muerte de la Humanidad. ¿Ha evolucionado el ser humano entonces? ¿Hacia adonde va?
Formular hipótesis generales acerca de si, cómo, cuándo y etc. factores determinaron el lenguaje, e inclusive su evolución, difícilmente nos llevarán a una verdad científica incuestionable. Es de imaginar la multiplicidad de factores de toda laya que han podido afectar la evolución del lenguaje humano pero, sin lugar a dudas, los sectores sociales y políticos que históricamente impusieron su ley a otros grupos o pueblos e influyeron en menoscabar lo que había, para imponer sus valoraciones, tienen mucho que ver.
¡Menuda tarea, tratar de escarbar la historia de la evolución del lenguaje desde sus primeras manifestaciones hasta la complejidad de lo actual! Podríamos intentar extrapolar inductivamente en función de recientes cambios e inclusive de apreciables modificaciones en marcha ahora.
II
El lenguaje es el más poderoso elemento de la cultura humana; surgió de la necesidad de comunicarse, lo que es evidencia de nuestro ancestral carácter gregario. Ahora bien: el lenguaje es más que un medio de expresar el pensamiento. Es su matriz, su condición de posibilidad. Pensamos en nuestra lengua materna, y eso nos decide mucho de lo que construimos. En otros términos: somos el lenguaje. Es nuestra condición de posibilidad, y al mismo tiempo nuestro límite.
¿Las primeras expresiones habladas? ¿Cómo saberlo? ¿Qué objeto pudo estar en la cabeza del hombre primitivo, acaso un plato de comida? ¿Plato? ¿Las exigencias de su vida práctica incluían internet, las ojivas nucleares?
Los primeros signos escritos fueron representaciones de objetos prácticos, y las primeras expresiones habladas han podido ser imitaciones de sonidos de la Naturaleza, tal vez reproducir sonidos del mar o del río, o del viento, o de animales. En esas circunstancias, el lenguaje onomatopéyico pudo expresar lo externo, pero había que expresar los sentimientos, lo interior, y eso pudo empujar al ser humano a crear otro lenguaje.
Es de advertir nuevamente que este es un abordaje temerariamente empírico, de la evolución del lenguaje humano; sería impropio dar por sentado como factor de evolución al respecto algo que no se pueda demostrar. A diario el ser humano inventa nuevas formas verbales para no quedarse atrás y a nosotros, en tanto que no somos excepción alguna, se nos ha ocurrido inventar “oenarcocitanul” para definir a los más conspicuos y despiadados asesinos.
Testimonios de investigaciones científicas señalan que actualmente existen cerca de 7.000 idiomas (entre lenguas y dialectos derivados) y que un indeterminado número ha desaparecido, así como otro número está hoy en vías de extinción. Impulsar la creación de un lenguaje universal mediante el cual podamos entendernos para impulsar la paz, tal como pretendió el esperanto, podría abrir caminos de solución a los problemas de la especie humana, principalmente, la amenaza nuclear. Pero de momento eso no parece sino una altruista petición de principios, bastante alejada de la realidad por cierto.
Lamentablemente, el posicionamiento de los medios de comunicación por parte de sectores guerreristas y la instrumentación de un lenguaje pérfido nos ha conllevado hacia un solo patrón: la globalización informativa llevada a cabo en un lenguaje de guerra.
No existe lenguaje sin pensamiento ni pensamiento sin lenguaje; es lógico pensar que un desarrollo cerebral al que se llega como resultado de una prolongada evolución con transformaciones biológicas profundas y, convergentemente, un desarrollo de la vida social, son presupuestos de la creación del lenguaje eficaz. La eficacia de toda comunicación debe ser valorada en tanto que sustente la vigencia de la vida y de la paz.
La comunicación que emana de los centros de poder internacionales es guerrerista; luego, habría que dudar si la capacidad craneal de las élites criminales que dirigen tales imperios, capaces de lanzar bombas contra pueblos inocentes, pensar en armas de destrucción masivas o en planes para eliminar “poblaciones sobrantes”, no ha sido perturbada por una desviación, una mutación genética. O, por el contrario, habría que pensar que la búsqueda de poder no se detiene ante nada, aún ante esas monstruosidades. Para obtener y mantener el poder todo, absolutamente todo es posible.
Ante cada información percibida, un individuo activo reflexiona y experimenta antes de asumirla o rechazarla, mientras que el individuo pasivo simplemente la asume sin filtro, porque es un esclavo. Esto significa que la manera como el sujeto procesa la información es determinante para esclarecer el sentido de la realidad; de ahí que el deliberado propósito de maniatar el sentido crítico del individuo, por parte de las corporaciones informativas internacionales capitalistas, incide en la debacle o en la transformación del mundo. En última instancia: en la guerra o en la paz.
La opinión pública es una fuerza de primera magnitud y significado, en cualquier sociedad, por lo que las élites sanguinarias no vacilan en confiscarlas y ponerlas a su servicio. A esa “comunipulación” -comunicación manipulada- hay que oponer una verdadera comunicación basada en los valores, anhelos y necesidades de las comunidades y de los pueblos.
Las ciencias y las tecnologías pudiesen abonar que desemboquemos en un lenguaje universal expresamente en pro de la paz, pero habría que procurar reajustes éticos; no obviemos que el porvenir de la cultura está ligado al desarrollo de las ciencias y de las tecnologías. La evolución del lenguaje es directamente inherente a la evolución comunicacional, por lo que es necesario planificar las características deseables de ese proceso evolutivo.
El proceso de integración de los pueblos no debe ser una simple y artificial fusión homogénea de las distintas particularidades culturales; es que una cultura no arraigada en lo profundo de la conciencia carece de fuerza moral como soporte esencial. De lo que se trata es de establecer relaciones, vínculos interactivos interculturales; no, en cambio, una unidad de integración artificiosa, carente de raíces.
El lenguaje y la comunicación conforman un binomio histórico en transición permanente que lamentablemente desembocó en el desarrollo y puesta en práctica de la bomba atómica, infernal patrón de mortalidad que hoy por hoy ostentan muy pocos países, lo que, llegado el caso, podrían desatar la hecatombe nuclear. En ese sentido, la bomba atómica es la prostitución de la ciencia. El desarme nuclear es la única alternativa de solución a la dicotomía de vida-muerte sobre el Planeta Tierra. ¿Cuál es el papel que debería jugar la ciencia en una sociedad ideal: acaso no es el de proyectar la paz y el bienestar para todos?
El bienestar para sólo algunos, por poderosos que éstos sean militarmente, no es sustentable a mediano y largo plazo. Las consecuencias indeseables del desarrollo científico y tecnológico suponen un grave problema ético que se patentiza en la espantosa proliferación de armas nucleares.
Es de suponer -justo es reconocerlo- que la evolución y el desarrollo del lenguaje humano permitió que los diferentes lenguajes populares desplazaran al latín, tal vez porque se intuyó la pesada carga de dogmas a los que la iglesia -en especial, la católica- sometió a ese idioma. No obstante, la ciencia no se ha sacudido el latín todavía. No parece ser tan descabellado pensar que residuos de dogmas de esa lengua pudieron haber influido en mentalidades científicas que condujeron al desarrollo de la energía nuclear con fines bélicos. Habría que demostrarlo. Ninguna hipótesis tiene que ser necesariamente compartida por todos, pero es razonable inferir que la evolución del lenguaje permitió el desarrollo científico y éste, a su vez, fue desviado del camino de la ética de los pueblos, debido a la carga dogmática.
Los guerreristas son dogmáticos, y así como uno pudiese explorar río arriba hasta dar con el manantial, habría que investigar los orígenes del dogmatismo que caracteriza a quienes amenazan la destrucción del mundo con sus enormes arsenales nucleares. De ese modo, tal vez encontremos pistas que corroboren la apreciación.
La Humanidad se ha desarrollado en el ámbito de complejos procesos prehistóricos e históricos, y la visión que el ser humano ha sustentado respecto al mundo ha sido, en mucho, precariamente parcial cuando no simplemente parcial, en el más eficaz de los casos. Obviamente, nuestra visión de la realidad ha estado siempre sujeta a equivocaciones. Otras veces, cuando esa visión tiende hacia la globalidad, en el buen sentido del término, pareciera acercarse más a la certeza.
A medida que el ser humano se desprende de prepotencias y de ilusiones inútiles y asume una postura crítica respecto a lo erróneo, puede reencausar su existencia bajo una visión más verdadera acerca del mundo en el que vive.
Ver el mundo críticamente es ubicarse bien respecto al todo posible, porque ello le permite, a su vez, verse a sí mismo en su dimensión real, es decir, comprender lo pequeño y lo pasajero que se es individualmente con respecto al contexto universal de espacio, tiempo, Naturaleza y de toda entidad social.
Si no todo está completamente a nuestra vista, esa parte de la realidad natural, o social, o espacial, o temporal que no vemos ni sentimos ni oímos ni olemos ni saboreamos y, ni siquiera intuimos, pudiese prestarse para suposiciones infundadas con las que intentaríamos, eventualmente, completar el cuadro. No faltarán quienes pretendan dejar las cosas tales como precariamente parecen ser, tales como están y, punto. Otros, por lo contrario, rehusamos vivir impávidamente resignados, con los brazos cruzados frente a una realidad de guerra, de orgías de sangre y de esclavitud de nuestros pueblos. Algo hay que hacer…
III
Los despiadados ataques de la OTAN contra Libia, Irak, Afganistán, Palestina y demás pueblos son algo inentendible bajo el imperio de la razón humana, bajo la lógica de la pacífica convivencia. Se trata de aspectos de la realidad mundial que nos obligan a replantear con mayor atención (o con nuevos referentes) los fenómenos internacionales. La posesión por parte las grandes potencias de los recursos petroleros y gasíferos, tanto como del agua dulce, tan valorados por cierto, nos obligan a integrarnos para redefinir nuevas relaciones internacionales con todos los países, en el marco de las particularidades de cada sistema político tradicional o insurgente.
La importancia de la política exterior está en auge. Por una parte, porque las tendencias hegemónicas de las grandes potencias siguen propiciando la expansión de relaciones internacionales de vasallaje. Por otra parte, la política exterior de cada Estado repercute cada vez más sobre los procesos políticos internos de cada país, y en ese accionar algunas cosas se descomponen y se degradan mientras que otras, simplemente, cambian.
El lenguaje tiene que ver como expresión de los sentimientos de cada quien. “América para los americanos”, que sintetiza buena parte de la doctrina Monroe, atribuye a Estados Unidos la potestad de dominar a todos en el continente, y ese lenguaje se hizo carne en el pensamiento de muchos pero, no de todos. “Los Estados Unidos parecen destinados por la Providencia para plagar la América de miseria y oprobio en nombre de la libertad”, es la antítesis bolivariana al monroísmo. Como podemos observar, el lenguaje ha jugado un estelar papel en el desempeño del quehacer histórico de nuestros pueblos.
Recomponer las consideraciones del lenguaje constituye una vital alternativa para intentar desmontar el creciente espíritu guerrerista de las potencias hegemónicas. Americanos somos todos los nacidos en América, de tal manera que la consideración de Monroe es una contradicción teórico-práctica desde el momento en que los gobernantes estadounidenses se atribuyeron el derecho a esclavizar a nuestros pueblos y asumir para sí, exclusivamente, el gentilicio “americano”.
Fuera del contexto de relación y de la comunicación, muchas cuestiones pierden su sentido esencial. Es sumamente complejo aprehender la realidad de las estructuras sociales, vistas éstas desde una perspectiva de lo global. Aprehender las estructuras del átomo tampoco es nada sencillo; por ejemplo, cuando ejercemos una determinada disciplina debidamente, nos orientamos hacia un particular y apropiado objetivo; el objetivo del médico ha de ser la salud del paciente, lo cual implica además de una orientación, una regularidad, a saber, curar todos los días a muchos pacientes. De modo que las regularidades de la conducta están pautadas mediante normas sociales que establecen los límites dentro de los cuales puede darse un comportamiento social determinado. Y así, por analogía, el pescador, el psicólogo, el carpintero, el escritor, el político, el gerente también deben asumir normas de comportamiento social. Una infracción a esas normas pone al infractor al margen del establecimiento y, en consecuencia, al alcance de un castigo que redima su comportamiento. Ahí precisamente se pone de manifiesto la ética y el ejercicio apropiado de la norma que restablezca la normalidad de la conducta.
¿Cómo se nos revela la realidad? ¿Acaso se nos revela en ideas? La realidad tiene aspectos visibles y otros invisibles, de ahí que sólo nos percatemos de aproximaciones de la realidad, en el mejor de los casos. La realidad “completa” escapa a nuestras posibilidades. Una botella está medio vacía o medio llena; todo depende de lo que recortemos de nuestra lectura de la realidad. Por supuesto, es el lenguaje la matriz donde se juega todo ello.
Buscamos que la realidad se nos presente clara. No obstante, merodean acontecimientos sociales que determinan nuestra visión de esa realidad escurridiza, nunca diáfanamente clara. ¿Para qué quiero captar la realidad nítidamente? Para criticarla y formularla, y pese a que muchos estemos frente al mismo fenómeno social, cada quien lo aprecia a su modo, de manera distinta. Medio vacía o medio llena, según podamos verla…
Asumamos principios éticos frente a tales fenómenos ¿Quién puede afirmar certeramente que tal o cual visión o principio se expresa claro como la luz del día? ¿A partir de qué nos ponemos de acuerdo y bajo que condición?
Sucede que cuando tratamos de conceptualizar un hecho, un fenómeno, equis cosa, pueden surgir diferencias que, a su vez, constituyen un problema real que hace más compleja la tarea de criticar y analizar un hecho. Por lo pronto, no hay “hechos” puros; es el lenguaje el que los construye: “medio vacía o medio llena…” No hay “cosas en sí” más allá de las expresiones, misteriosas esencias inaprehensibles, entelequias ocultas. La realidad es la suma de lo que podemos nombrar.
Determinada ley pauta una disposición que regula el comportamiento del ciudadano pero, en verdad, cada quien interpreta ajustado a su propio criterio. Entonces puede decirse que estamos frente a una dificultad real, puesto que no todos asumen los valores éticos en la misma dimensión. De allí que la realidad suele ser algunas veces identificada y conceptualizada por muchos de manera uniforme, pero otras veces no es así.
Lo natural es que cada quien vea las cosas desde su propio lugar y, en consecuencia, asigne relevancia a determinados aspectos. Es que cada problema es contentivo de diversas caras desde cada una de las cuales pueden ser formuladas soluciones diferentes, y es evidente que de ordinario la gente no tienda a tomar decisiones con los ojos cerrados. Cada quien ha incorporado a su propio comportamiento valores, concepciones del mundo, maneras de pensar que pueden conducirlo a elegir determinado aspecto del problema en vez de otro, a ubicarse en una posición y no en otra. Encontrar una respuesta única, acaso un pensamiento único, es altamente improbable. De tal modo que si confrontamos la diversidad de opiniones y posiciones podríamos acercarnos a un encuentro fecundo que abra caminos a la paz o, al menos, a una convivencia no basada en el ataque violento. El otro distinto ¿por qué tendría que llevarme a su aniquilación?
Es necesario considerar todos los aspectos posibles del problema de aprehender la escurridiza percepción de la realidad y procurar definir conceptos que resuman las diferentes observaciones que califiquen nítidamente el fenómeno observado. Es que en todo acto humano está presente alguna forma de comunicación; inclusive cuando estamos en silencio. El sujeto nunca está en el aire, desconectado; está siempre prendido, nos estamos comunicando con nosotros mismos, en acción, en puro movimiento, aunque no nos estemos desplazando de un lado a otro.
IV
Intentar abordar el tema de la evolución del lenguaje tiene que llevarnos necesariamente hacia sus orígenes. Por cierto numerosas teorías han intentado explicar ese fenómeno. Unos ven en la onomatopeya el germen del lenguaje; en esa perspectiva, todas las lenguas habrían empezado siendo sonidos imitativos de la realidad. Esta teoría siempre mereció la crítica respecto a que el conjunto de onomatopeyas haya sido escaso en todas las lenguas e inclusive muchas prácticamente la desconocen. Otros marcos conceptuales han planteado que en el origen del lenguaje se encuentra la interjección, es decir, el sonido apenas articulado comparable con los sonidos de los animales, lo que sería característico de un supuesto estado en el que lo primordial sería la expresión de emociones.
También se ha mantenido que ese primer momento del lenguaje pudo estar en gestos fónicos, tales como la llamada. Lo básico sería la apelación, la necesidad de enviar a los demás algunas peticiones, órdenes y deseos, de manera indiferenciada primero, para analizarse luego en signos propiamente dichos. Todas estas teorías son contentivas de sagaces intuiciones, y también en ocasiones, errores. Pero, sobre todo, son inverificables. ¿Qué debe hacer un buen lingüista para abordar este problema?
Tal vez sea bueno que se estudien las lenguas de los pueblos llamados primitivos, que se intente la reconstrucción de las protolenguas y se aboque a la observación de cómo el niño adquiere el lenguaje. En sendos sentidos se han hecho y se siguen haciendo esfuerzos constructivos; mas no se ha podido resolver el problema, porque tanto los estudiosos de las lenguas primarias como quienes lograron reconstruir protolenguas, concluyen que se trata de sistemas lingüísticos demasiado complejos y evolucionados, en nada parecidos a lo que ha debido ser el respectivo estado primigenio. Y, en cuanto a la adquisición del lenguaje por el niño, se trata de un problema distinto, puesto que no es lo mismo aprender un sistema ya establecido que crear un lenguaje. Los pueblos originarios tuvieron la tendencia a atribuir a cada cosa un alma (hilozoísmo) y a hacerla objeto de culto. La magia fue usada por el hombre primitivo para tratar de contrarrestar las fuerzas de la Naturaleza.
Es de recordar la expresión de Simón Bolívar el 26 de marzo de 1812, cuando ocurrió un espantoso terremoto que asoló a Caracas. A la sazón, el clero vociferó que dicho seísmo era un castigo del cielo contra el pueblo venezolano por estar intentando liberarse de la corona española de Fernando VII, a lo que Bolívar replicó presto, para contrarrestar la maledicencia clerical mágico-religiosa, que “si la Naturaleza se opone a nosotros, lucharemos contra ella y haremos que nos obedezca”, queriendo significar, precisamente, la necesidad que el pueblo se despojase del yugo de falsas creencias.
Los rituales de falsas creencias proporcionan supuestos beneficios en determinados casos, o maleficios en otros. Desde las sociedades ancestrales se ha venido aplicando la magia, y aunque fue condenada públicamente por la iglesia católica desde la Edad Media y durante el Renacimiento, fue asumida por lo bajo para someter y aterrorizar a los pueblos.
Inclusive la magia se mezcló, de alguna sutil forma, con la investigación científica. La magia, tanto como el animismo, tuvieron mucho que hacer con el culto a los espíritus en un ambiente en el que el ser humano trataba de entender los fenómenos de la Naturaleza. Se trataba de ideas primitivas que, de alguna manera, sirvieron de referencia para la evolución de las ideas científicas. Obviamente, estas últimas demandan un lenguaje científico para ser transmitidas, y tal lenguaje está sujeto a evolución también. Todo lenguaje es un instrumento de la comunicación, fundamento de la vida social.
Cifrado en códigos de diferentes naturalezas y complejidades, cada mensaje pertenece a un sistema; las variadas relaciones del entramado comunicacional determinan la mayor o menor posibilidad de acceder a la determinación del “genoma lingüístico” -permítasenos el neologismo-. El carácter sonoro o gráfico del mensaje determina dos grandes variedades del lenguaje: la oral y la escrita.
La lengua oral es primaria; todos los seres humanos y todas las sociedades la poseen. La lengua escrita es secundaria e históricamente tardía; ni todas las comunidades la han poseído ni todos los hablantes la dominan. Por lo general la lengua oral se emplea ante interlocutores presentes y en circunstancias de interacción, lo que determina que sea más implícita e imprecisa. Su vaguedad es fácilmente contrarrestada por la situación. Su sintaxis suele ser más psicológica que lógica, según la importancia que el hablante va dando a lo que dice; lo contrario suele ocurrir en la lengua escrita, en la que el interlocutor está ausente, el intercambio no es explícitamente inmediato y los contenidos son más explícitos y la sintaxis más lógica, a objeto de la comprensión.
En consecuencia, la lengua escrita no parece traducir simplemente a la hablada. Forzosamente, por ser una abstracción de la dimensión fónica del lenguaje y de su empleo en una situación comunicativa concreta, la lengua escrita presenta limitaciones y posibilidades que no tiene la hablada. Por ejemplo, no puede reproducir exactamente la riqueza fónica de aquella, tal como la pausa, el énfasis, la entonación, etc. Tampoco puede reproducir situaciones concretas en las que se produce, tal como gestos, movimientos, relaciones entre los interlocutores, etc. Entre las posibilidades está el que fije los mensajes, lo que permite su permanencia en el tiempo y su difusión en el espacio.
Desde finales del Siglo XIX, con la invención del gramófono y del magnetófono, hasta el presente, con la aparición de internet y una inmensa cantidad de dispositivos técnicos, ha sido posible conservar la lengua oral, que es precisamente la lengua de la conversación y el diálogo. La lengua escrita, la de los registros más cultos, tales como registro científico, técnico, literario, jurídico, cumple con una función de prestigio, es decir, que está más sujeta a la norma, contribuye decisivamente a transmitir y es más conservadora. La lengua oral, por el contrario, es más despreocupada de criterios normativos, es más innovadora y cambiante.
Hay poca duda respecto a que el lenguaje oral precedió a la escritura. Muchos creen que el aparato vocal del ser humano, que ciertamente tiene una enorme adaptabilidad y eficacia, es el que le ha proporcionado una ventaja extraordinaria para el desarrollo del lenguaje complejo en relación a todo el reino animal. Sin embargo, muchos animales tienen órganos capaces de producir sonidos que podrían asemejarse mucho a nuestro lenguaje si tuviesen un cerebro potente y capaz de ser controlado como el nuestro. El ser humano tiene un cerebro relativamente grande, pero lo que más interesa de su dimensión es la mayor o menor superficie de su corteza. De hecho, las zonas de la corteza ligadas con la palabra y la memoria son muy extensas, y también lo es la zona de la que depende el control sobre los dedos de la mano, con los que se pueden realizar trabajos delicados. Esta actividad nos remonta a los tiempos primitivos en que nuestros ancestros empezaron a fabricar y utilizar instrumentos; y por igual, a tiempos relativamente recientes cuando cogió por primera vez con la mano un utensilio de escribir y grabó en piedra, en arcilla o en papiro, testimonios para las generaciones futuras.
La acción de hablar es parte tan cotidiana de la actividad humana que no nos damos cuenta del porqué ni del cómo se realiza. La palabra es nuestro principal medio para transmitir el pensamiento a otras personas, ya que la comunicación mental directa es imposible. Son muchas las especies animales cuyos individuos se comunican entre sí de un modo u otro, pero solamente la especie humana logró la comunicación por medio de la palabra y dio así el gran paso hacia la fundación de complejas sociedades. Después vino la invención de la escritura, que permitió transmitir a la posteridad los pensamientos y los conocimientos adquiridos por cada generación, salvando del olvido las gestas y acontecimientos de las grandes civilizaciones del pasado. En las sucesivas fases de la evolución humana los sujetos pusieron en práctica habilidades para fabricar armas. Primitivamente para cazar animales, y actualmente para “cazar” al propio ser humano. La evolución del cerebro determinó la aparición de armas más complicadas para cazar, pero hay un punto de inflexión en el momento en que el ser humano comenzó a guerrear contra su propia especie, en vez de sólo cazar animales. Habría que precisar lo que ocurrió entonces con el sistema de comunicaciones, y si acaso éste se pervirtió al extremo de insuflar la malignidad de los guerreristas.
V
Quienes disponen de ojivas nucleares para amedrentar el mundo se caracterizan, entre otras cosas, por la prepotencia de su lenguaje. En todo esto también tiene que ver el lenguaje sumiso de quienes se dejan amedrentar (o no pueden hacer nada al respecto). Quienes pretenden arrasar al resto del mundo creyendo estar a salvo dentro de una burbuja, están muy equivocados. El complejo militar estadounidense y la Casa Blanca, que destacan por su criminal estupidez de creerse dueños del mundo, albergan en su vientre el germen de su propia destrucción: millones de asiáticos, africanos, latinoamericanos, árabes, y en cualquier momento pudiese desatarse una reacción interna; pero habría que entenderse todos mediante un lenguaje común, que no existe pero que habría que inventar.
Un lenguaje de paz y concordia para todos los pueblos podría encauzar el camino definitivo hacia una paz sustentable pero, mientras las grandes cadenas de difusión de informaciones sean manipuladas por intereses corporativos, se ahondará la brecha entre la paz y la guerra.
El propio pueblo estadounidense debe reaccionar, unirse a los demás pueblos del mundo que luchan por la paz de todos, y amarrar a sus propios “locos guerreristas”; aunque lamentablemente la cotidiana ración de basura mental a la que están condenados les impide ver la realidad.
La sociedad de Estados Unidos llegó a un nivel de saturación de imágenes de la realidad tan descomunal, trucadas, manipuladas, difundidas por las grandes cadenas televisivas al servicio del imperio, que hasta pudo perder la noción de formas y de colores del mundo real; por añadidura, ese pueblo ha sido tan sistemáticamente bombardeado por noticias elaboradas en laboratorios que dependen del mefistofélico complejo industrial-militar, que logró mantenerlo cautivo, atenazado y listo para la manipulación. Homero Simpson es una patética pero cabal metáfora del ciudadano normal de ese país.
¿Qué le sucede al pueblo estadounidense? En principio hay que indicar que se trata de un pueblo aislado, por no decir cautivo de grupos económicos “enloquecidos”. Responder la interrogante implica hacer un análisis exhaustivo de esa realidad. El análisis de la naturaleza de su relación con el exterior es fundamental; es de suponer que a medida que puedan establecerse relaciones de amistad y de afecto con otros pueblos, de contactos directos, de intercambios culturales -por ejemplo- podría romperse ese aislamiento, y así el norteamericano promedio (Homero Simpson) dejaría detrás su tendencia a tratar de controlar el mundo, es decir, dejar de considerar a los demás pueblos como una expresión extraña, visión que le ha sido metida a la fuerza, en paquetes ideológicos diseñados por el Pentágono, la casa Blanca y el Departamento de Estado.
Antes que con un paquete económico o militar, por ejemplo, ciertamente el imperialismo ataca con paquetes ideológicos, que a su vez entrañan un lenguaje a su manera, expresamente infame. ¿Puede el pueblo estadounidense librarse a sí mismo del yugo al que está uncido? Aquí el problema fundamental, en principio, es integrarse al mundo y no tratar de destruirlo. Hay que hacer notar, con relación a ese modelo nefasto que le ha sido impuesto a ese pobre pueblo de América del Norte, que la separación es una forma de negación de la existencia; la integración es, contrariamente, una manera de afirmación de la realidad. Dicho de otra forma: capitalismo es aislarse y socialismo es integrarse.
El agua dulce, el petróleo, el gas, el trigo, el maíz, el oro, el mar, el hierro, el aluminio, el aire, el ecosistema, la madera, la ciencia, la tecnología, el arte, la medicina, en fin, la Naturaleza y todo producto social inclusive los dioses del larario, son factores del todo. “Desintegrar el mundo es una acción autodestructiva”, decimos nosotros. “Dios no juega el Universo a los dados”, habría dicho Einstein -y “Einstein, ¡no le diga usted a Dios lo que él debe hacer!”, replicó Niels Bohr a Einstein-. Y para más aún, Stephen Hawking también metió lo suyo: “Dios no sólo gusta de jugar a los dados con el Universo sino que a veces los lanza donde no podemos verlos”.
Sea lo que fuere, donde y como sea, el mundo es de todos, venga la comunión de la diversidad como un auténtico camino hacia la coexistencia pacífica. La élite militar y militarista del mayor imperio expone con prepotencia sus “verdades” como absolutas, pero eso hay que rechazarlo de plano. El día en que La Humanidad se despliegue como una unidad dinámica de conjunto hacia la paz, estaremos en el camino de resolver todos los problemas coexistenciales; para ello será necesario abordar un lenguaje común aprobado y asumido por todos.
Es difícil determinar lo primero por hacer. No nos sentimos tentados a proponer ni una cartilla ni una fórmula. La integración de los pueblos, tal como la concebimos, es ajena a todo algoritmo, pero pensamos que el abordaje debe hacerse desde el plano cultural, por las buenas y sin condicionamientos. Esto, por sólo decir lo que pensamos y, hasta ahí; venga la otra opinión, un poco de sincretismo tal vez no nos cause sarampión.
Generar un clima de confianza entre los pueblos, libre de ataques y defensas, podría guiarnos hacia una nueva concepción del mundo que desencadene si bien no “la paz” para todos (término quizá un tanto ampuloso), al menos sí la posibilidad de un relacionamiento respetuoso. Valga agregar aquí que nadie está obligado a amar al otro, pero sí a respetarlo. La paz, si es posible, en definitiva tiene que ver con eso: con el respeto del otro diverso.
Con sus millares de ojivas nucleares, su ONU y su OEA, el gobierno de Estados Unidos, en tanto cabeza mundial del capitalismo desarrollado, suele sentarse a la mesa de discusión como el gánster que clava su cuchillo en la misma antes de hablar la primera palabra. Por eso, y por peores cosas, ahora los pueblos del Sur tenemos la necesidad de integrarnos bajo nuestras propias reglas, sin amenazas y sin tutelaje, de igual a igual, con respeto, y con la disposición de complementar nuestras necesidades y nuestras fortalezas. La actual “legalidad internacional” no es más que una impúdica mentira, y seguirá siendo así el mientras el Norte (con Estados Unidos a la cabeza) siga imponiendo sus condiciones capitalistas leoninas al Sur.
De modo que la creación y el desarrollo evolutivo de un lenguaje al servicio de la paz mundial es competencia de los propios pueblos, y éstos deben asumir esa demanda, sin pedirle permiso a nadie. Esta vez sí existen bases concretas que permitirán seguirle la pista a la evolución del nuevo lenguaje por parte de futuras generaciones para las que “las guerras pasadas” -las anteriores y las actuales- no tengan acicate para retoñar.
Obviamente no basta crear un nuevo lenguaje sino, además, nuevos medios de difundirlo, y fundamentalmente otra ética, esta vez planetaria. Pero si nos tomamos en serio aquello de “el lenguaje es la morada del ser” -siendo heideggerianos en esto-, desarrollar un nuevo lenguaje implicar desarrollar un nuevo mundo.
La ideología es una expresión esencial de la conciencia. Sin ideología no puede haber ética y sin ética no puede haber convivencia; ninguna ley escapa al agobiante rigor de la caducidad. Por ejemplo, con su Teoría de la Relatividad, Einstein tiró por tierra centenarias concepciones del mundo, inclusive sustentadas por la matemática, que ya es decir algo. Y la propia Teoría de la Relatividad empieza a tambalearse en sus fundamentos, precisamente con el avance de la ciencia.
No hay verdades absolutas. De manera que estamos ante un reto de complejidad descomunal: abatir la guerra y suplantarla por un mundo de paz sustentable. Un vistazo apenas superficial de la historia del mundo nos hace ver que si existen diferencias dentro de un mismo sistema social y político, con mayor razón existen diferencias con respecto a sistemas distintos. ¿Qué no decir entonces de confrontar sistemas diferentes? Mientras tales diferencias existan en guerra, en vez de en coexistencia pacífica y constructiva, el bienestar del ser humano contemporáneo estará comprometido.
En libertad se conjugan los logros fundamentales del ser humano, pero la libertad por sí sola no basta. Es que mientras los pueblos han debido estar escalando niveles superiores de felicidad todavía tienen que pelear por subsistir, y esa es una contradicción. La libertad, la soberanía, la autodeterminación, la felicidad y muchos otros valores sin los cuales la paz no es sustentable, son objetivos sine qua non hacia los cuales tiende el mundo contemporáneo; pero sin el lenguaje que lo exprese de común, será arduo el camino hacia el logro.
A decir verdad, de ninguna manera pretendemos hacer un relato irreflexivo de nuestros pareceres; sólo tratamos de plantear partes de nuestros puntos de vista acerca de un tema que consideramos de primerísimo orden, pero sin más pretensión que intentar presentar una crítica teórica, en este caso, indiferenciada. Es natural concebir desde “el océano de la diversidad humana” un nuevo estamento social y político particular, zonal, regional o hemisférico. Creemos que la idea es extensiva a todo el Planeta Tierra. Somos empedernidamente ambiciosos respecto al porvenir; no somos entera ni medianamente uniformes respecto a la base de nuestros respectivos enfoques personales del problema expuesto. Pero creemos que no es dilemático optar entre guerra y paz.

Las grandes corrientes del pensamiento universal han surgido de procesos de lucha de los pueblos contra el peso de concepciones tradicionales erróneas, sostenidas por grupos de poder. Recordemos el calvario de Galileo por sostener la concepción acerca de la Teoría Heliocéntrica en contraposición a la falsa creencia geocentrista, sostenida por la Iglesia Católica de Roma de entonces. La feroz lucha del conocimiento científico por insurgir y la tenaz oposición del dogmatismo estéril, que siempre se erige como obstáculo a las transformaciones necesarias, han marcado siempre el carácter de la confrontación brutal entre opuestos. Hoy el sistema capitalista globalizado representa el poder irracional y sanguinario, la guerra; mientras que los pueblos sojuzgados y escarnecidos representan la paz. Estamos así ante una confrontación entre el átomo violento y el átomo pacífico en la política internacional. ¿Explotará?

El nuevo concepto de defensa antimisiles en Europa como primer paso hacia un nuevo orden mundial

1 comentario


viernes 17 de diciembre de 2010

Dmitri Kósirev (RIA NOVOSTI)

“Lo digo aquí abiertamente, si en los próximos diez años no logramos un acuerdo sobre el escudo antimisiles (en Europa) será inevitable una carrera armamentista”, dijo recientemente el presidente ruso, Dmitri Medvédev, al intervenir con su discurso anual ante la Asamblea Federal (las dos cámaras del parlamento).

Hace unos cuantos años, una declaración de este tipo habría parecido de rutina. Es evidente que ante una falta de instrumentos eficaces para infundir confianza, el miedo se convierte en un factor de equilibrio que mantiene la estabilidad. Gracias a esta situación, el mundo consiguió evitar la guerra nuclear global en la segunda mitad del siglo XX:
Hoy en día, el contexto ha cambiado. Al analizar todo lo que ha dicho en su discurso el presidente ruso en materia de política exterior, podremos revelar el tema central, la formación del nuevo sistema de relaciones internacionales que Medvédev caracteriza como “cooperación para la modernización”.
Este tema no tiene nada que ver con el equilibrio de miedo ni con la actitud de Moscú u otros estados hacia el mundo unipolar, ni con los sentimientos favorables o desfavorables entre cada uno de los países.
Parece que la mentalidad actual que determina la política exterior de Rusia hace la vista gorda a este tipo de problemas que hasta hace poco eran vitales para los intereses de Rusia y también para la política global en general.
Ahora, Moscú muestra más interés por otros asuntos, como por ejemplo, la “cooperación para modernización” con Alemania y Francia, “un enorme potencial para fomentar la cooperación en el ámbito de innovaciones” que se puede extender a China, la India, Brasil, Corea del Sur, Singapur, Japón, Canadá, Finlandia, Ucrania, Kazajstán y otros países.
En cuanto a la cooperación con EEUU y la UE, Medvédev también cree que esta debe contribuir a la realización de los objetivos de modernización. En esta situación, el escudo antimisiles supone un pequeño pero molesto obstáculo para la cooperación.
Sería deseable si Rusia y la OTAN pudieran llegar a un acuerdo sobre la creación del escudo antimisiles conjunto que impulsa la propia OTAN. En caso contrario, se desplegarán nuevos sistemas que antes que todo, será necesario desarrollar.
Estos sistemas no representan una alternativa a la cooperación para la modernización. Serán desplegados y ya está, y el Estado gastará para este proceso muchos recursos del presupuesto.
No se trata de un idealismo sino más bien de una postura realista. Es que las relaciones entre Rusia y EEUU, Rusia y el Occidente cesaron de ser eje de la política global.
Y aunque el nuevo Tratado de Reducción de las Armas Estratégicas Ofensivas (START) firmado pero no ratificado desempeña un papel importante en la política global, no es un elemento clave.
Es curioso observar como el opositor Partido Republicano acusa al presidente estadounidense, Barack Obama, de que su mayor política exterior fue la firma de ese tratado que en esencia, no es tan importante. Quizás, los republicanos tengan razón pero es un fenómeno muy interesante.
Entonces, ¿qué ánimos predominan hoy por hoy en la política global? La respuesta es evidente: reina incertidumbre en torno al actual y futuro orden mundial. Al respecto es interesante analizar el artículo publicado por la revista estadounidense Foreign Policy “Las Sorpresas del Nuevo Orden Mundial”. (1)
Según el autor de este artículo, Parag Khanna, “las potencias en ascenso nos están recordando que el respeto por la jerarquía ya no está en la agenda de nadie” y que “Brasil y Turquía —dos de las potencias emergentes con más ansias internacionalistas— se unieron el pasado mayo para anunciar que habían intervenido para negociar un acuerdo de intercambio de combustible nuclear con Irán…”
Pero ni siquiera son miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU.
Hace poco más de veinte años, el entonces presidente de Estados Unidos H. W. Bush proclamó un nuevo orden mundial dominado por EEUU. Pero ¿dónde está este orden? Khanna afirma que el G-20 es absolutamente inutil y que el Consejo de Seguridad de la ONU cesó de ser eficaz y posiblemente es una entidad legítima.
En opinión de Khanna, “lo más cercano que tenemos a un orden multilateral a escala regional y es mucho más prometedor, ya sea la fuertemente afianzada y supranacional UE, la rejuvenecida Asociación de Naciones del Sureste Asiático (ASEAN) o la incipiente Unión Africana”.
“Con cada año que pasa, el cierre de acuerdos en Davos y la Clinton Global Initiative se vuelven más importantes que los glaciales acercamientos de declaraciones vacías de las cumbres internacionales. Estos y otros escenarios son los lugares en los que el nuevo orden mundial está construyéndose… de abajo hacia arriba, más que de arriba hacia abajo”. Todavía no está claro cómo será este nuevo orden mundial.
Aunque aste artículo contiene muchas afirmaciones controvertibles, pero los síntomas en general son familiares.
En cuanto al escudo antimisiles, muchos rusos creen que durante el desarrollo de cooperación entre Rusia y la OTAN en este ámbito, la cuestión más interesante que se plantea es contra quién se van a defender.
¿Por qué la OTAN está segura de que Irán no sólo será capaz sino también tendrá deseos de lanzar ataques nucleares contra Europa? ¿Qué objetivos perseguirá en este caso?
Durante los próximos años, la alianza antimisiles de Rusia y el Occidente también pondrá a prueba su capacidad de librarse de prejuicios ficticios.
La mayoría de los ciudadanos de Rusia y países occidentales todavía no se han dado cuenta de que el orden mundial ha cambiado.
Los tratados de reducción de armas ofensivas estratégicas están orientados hacia la época de George H.W. Bush, a pesar de que durante la presidencia de George Bush hijo las partes firmaron varias declaraciones de amistad.
Es interesante cómo se desata este nudo. A juzgar por el último discurso de Dmitri Medvédev, Moscú, en realidad, se ha librado de prejuicios del pasado.
Nota:

1) http://www.foreignpolicy.com/articles/2010/11/29/hows_that_new_world_order_working_out

Fidel dialoga con Alan Robock: “La mayor amenaza que gravita hoy sobre la especie humana son las armas nucleares”

Deja un comentario


miércoles 15 de septiembre de 2010

CUBADEBATE


Alan Robock y el “invierno nuclear”

Las ciudades arderían durante semanas e incluso meses extendiendo una vasta nube de cenizas que pintaría el cielo de negro. Los hongos de las explosiones termonucleares elevarían nubes de polvo y humo a altitudes estratosféricas donde permanecerían en suspensión durante años, velando la luz solar.

Las temperaturas en la Tierra bajarían drásticamente a las pocas semanas. Por lo menos durante uno o dos años la insolación sería débil. Tras este desastre emergería un mundo helado y yermo en el que el 90 por ciento de las cosechas mundiales se habrían malogrado y la capacidad de generación de energía habría disminuido a más de la mitad. Sin medios para calentarse, las ciudades se convertirían en témpanos de cemento abandonados por la fuerte hambruna subsiguiente.
No es la parodia del Apocalipsis, sino el mundo que validan los modelos científicos si estallara solo el 1 por ciento de las bombas atómicas que existen hoy en el planeta. Bastaría un conflicto entre la India y Pakistán, dos países que poseen armas de esa naturaleza, para que se hiciera realidad la pesadilla que los investigadores han llamado “invierno nuclear”.
Alan Robock, del Departamento de Ciencias Medioambientales, de la Universidad de Rutgers, en Nueva Jersey, confirmó la teoría del “invierno nuclear”, junto a un equipo de prestigiosos investigadores norteamericanos y rusos. Fue él quien presentó este martes, en La Habana, las conclusiones de sus estudios en una conferencia impactante, a la que asistió el Comandante en Jefe Fidel Castro y que será transmitida este miércoles por la Mesa Redonda de la Televisión cubana.
“Afortunadamente tal teoría jamás se puso a prueba —dijo el científico a Fidel en breve diálogo al concluir la conferencia—, pero la única garantía de que eso no ocurra en el futuro es que se destruyan todas las armas nucleares. Mientras ellas estén ahí, nos seguirán preocupando los accidentes, los malos cálculos y la gente loca que pueda tener estas armas en su poder”.
Pudiéramos regresar a la edad de piedra
Las primeras palabras de Alan Robock son en un español que aprendió en la secundaria, hace 45 años, demasiado tiempo para dictar una conferencia en ese idioma. El detalle del idioma será relevante por algo que pasará luego, pero ahora comienza su exposición en inglés, apoyándose en imágenes, sin utilizar términos demasiado técnicos, aunque la mayoría del público que asiste a su conferencia magistral titulada “Las consecuencias climáticas de un conflicto nuclear”, son científicos que participan en un Taller de nombre similar convocado por el Instituto de Meteorología.
La primera idea que esboza es terminante: “El calentamiento es un problema serio, pero la mayor amenaza que gravita en estos momentos sobre la especie humana son las armas nucleares”. Y acto seguido muestra estas dos imágenes. La primera, dice, es “nuestro hermoso planeta”. La segunda, lo que podría llegar a ser tras una contienda nuclear: el humo cubriría la Tierra, bloqueando el sol, haciendo de la superficie un páramo frío, oscuro y lleno de polvo. Todo el auditorio se sobrecoge. Fidel abre su libreta azul. Ha comenzado a tomar notas.
De manera muy didáctica explica que los primeros trazos de la teoría del invierno nuclear corresponden a un estudio de Paul Crutzen y John Birks en 1982, que ya propusieron que los incendios masivos que resultarían de un intercambio nuclear global y el humo que generarían en las capas bajas de la atmósfera tendrían consecuencias notables sobre el clima.
Owen B. Toon y Richard P. Turco analizaron las consecuencias del humo en la estratosfera y acuñaron la expresión “invierno nuclear”, mientras que los soviéticos Vladimir Aleksandrov y Georgiy Stenchikov llevaron a cabo simulaciones sobre modelos más sofisticados en 1983. En parte como consecuencia de estos estudios y otros relacionados a finales de los años 80 del siglo pasado, se iniciaron los tratados de desarme nuclear entre Estados Unidos y la Unión Soviética. “Al menos eso dijo Gorbachov”, apunta el científico.
La teoría es simple y horrible, añade Robock: si se bloquea la luz del sol, la superficie de la Tierra se enfría por debajo del punto de congelamiento. “Piensen esto: en la noche el sol se esconde y la temperatura disminuye. ¿Qué pasaría si al amanecer no sale el Sol? Una tragedia para el planeta, que tendría como consecuencia la pérdida de las cosechas y nos amenazarían epidemias de hambrunas”, añade.
Estas investigaciones comenzaron hace 25 años. “Ustedes podrían preguntarse, ¿qué hago yo hablando de eso ahora? Si bien la Guerra Fría y la carrera armamentista nuclear asociada a ella ha terminado, los arsenales nucleares que hoy existen pueden perfectamente producir un invierno nuclear”, añade.
Aun cuando hubiese 100 armas nucleares solamente, no podría producirse un “invierno nuclear”, pero las consecuencias serían trágicas desde el punto de vista de sus efectos directos y el cambio climático sería algo sin precedentes en la historia humana.
En los años 2000, Robock y un grupo de investigadores, entre ellos Stenchikov, Toon y Turko que habían construido la teoría en la década del 80, hicieron una serie de estudios en los que tuvieron en cuenta la reducción planeada de armamento nuclear de Estados Unidos y Rusia (el Tratado de Reducciones de Ofensivas Estratégicas). Compararon las consecuencias de un intercambio dentro del arsenal permitido por ese contexto con un intercambio limitado entre potencias nucleares menores como India y Pakistán.
Según este estudio, aún los intercambios atómicos más modestos serían suficientes para producir efectos del mismo orden que la pequeña edad de hielo o el año sin verano. El estudio también sugería que la alteración de la temperatura de la estratosfera, incluso en este caso, podía tener consecuencias graves sobre el flujo de gases, y en concreto reducciones considerables en la columna de ozono. El uso del arsenal ruso y estadounidense llevaría a un descenso de la temperatura comparable o posiblemente más acusado que el de una glaciación, quizá durante una década.
“A pesar de que se han reducido varios arsenales aún existe un gran peligro”, y explica ayudado de las diapositivas: “Este es un gráfico de los países que tienen armas nucleares. Como ven, los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU fueron los primeros en obtener las armas nucleares, y después están Israel, la India. Israel ayudó a Sudáfrica a obtener las armas nucleares y luego este país se deshizo de las armas… Luego otros países produjeron las armas nucleares. Si esta tendencia continúa el mundo se tornará un lugar todavía más peligroso”.
Lecciones
Cómo hacer un arma nuclear no es un secreto. La única limitante sería no contar con uranio o plutonio, afirma el investigador. Se pudieran construir 100 000 armas más si se quisiera. ¿Por qué en el hemisferio sur no hay armas nucleares? ¿Por qué otras potencias del hemisferio norte no la tienen? ¿Qué lecciones podríamos sacar de estos países que renuncian a tener armas nucleares?, se pregunta el investigador.
“Si el propósito es amenazar a alguien más para que no atacase, cuántas armas serían necesarias en las capitales para amenazar a esos posibles países agresores. Con una sola, quizás dos, bastaría para disuadir a cualquiera”, reconoce. De modo que ahora mismo podría reducirse dramáticamente el arsenal.
Pero la realidad es que hoy el arsenal nuclear es una tercera parte del que existía en 1985, pero tienen un poder explosivo 10 000 veces mayor que todas las armas utilizadas durante la Segunda Guerra Mundial. Si toda esta cantidad de armas disponibles hoy se divide entre los más de 6 000 millones de habitantes del planeta —afirma Robock—, cada ciudadano tendría derecho aproximadamente a 750 kg de TNT. “¿No es esto algo loco?”.
Los gráficos a veces hablan más que las palabras, comenta. Este que verán a continuación representa todas las armas nucleares que hay en el planeta. El punto del medio equivale al arsenal que existía durante la II Guerra Mundial, y toda la zona sombreada, pertenece al arsenal nuclear:
¿Qué significa una explosión nuclear? “La luz es tan intensa que lo quema todo. La onda expansiva se extiende. Durante la Primera Guerra Nuclear, los EE.UU. lanzaron dos bombas atómicas sobre Japón. La primera, en Hiroshima, con una potencia explosiva de 15 kilotones, que es tres millonésimas del actual arsenal. Murieron 150 000 personas.
Y esta es una foto de cómo quedó Hiroshima tras el ataque:
Los sobrevivientes recuerdan el fuego y el humo. ¿A dónde fueron todos los edificios y todas las casas? “Se quemaron y se convirtieron en humo. Desafortunadamente tenemos un ejemplo de una explosión nuclear que prueba que produce fuego y destrucción a cientos de kilómetros a la redonda”, asegura.
Robock ejemplifica con otras pruebas nucleares, que confirman sus teorías. “En nuestros estudios hemos llegado a la conclusión de que si llegan a lanzar 100 bombas de 15 Kt —que equivale a menos del 1 por ciento del arsenal nuclear del planeta—, morirían casi instantáneamente 20 millones de personas debido a los efectos directos. Serían inyectados en la atmósfera 5 Teragramos de humo”, afirma.
Luego de otros ejemplos que van desde lo ocurrido durante el terremoto en San Francisco en mayo de 1906, pasando por tormentas de polvo en Marte y el meteorito que impactó a la Tierra hace 65 millones de años y extinguió a los dinosaurios, el científico prueba que el “invierno nuclear es una teoría perfectamente posible, debido a la intervención humana”.
“La única forma de evitar esto sería deshacernos de las armas nucleares”, concluye.
Luchar porque haya conciencia de este peligro
Tras un intercambio con Fidel Castro Díaz-Balart, asesor científico del Consejo de Estado, sobre los modelos de la investigación del “invierno nuclear”, Fidel pregunta cuántas personas en el mundo conocían estos datos. Corrobora que muy poca gente.
“Sencillamente se ignora, y me parece que tiene suficiente gravedad como para que se conozca y se divulgue… Tenemos que luchar porque el mundo lo conozca”, dice Fidel.
Robock tiene una explicación al silencio que ha padecido esta teoría: “Negación —dice—. Es algo tan horrible que las personas no quieren pensar en esto. Es más fácil simular que no existe.”
Pero Fidel es optimista, se aferra a los valores del ser humano. “Nuestra batalla es hacer conciencia, de la cual hablamos tanto; crear una cultura”. Y añade: “Creo en la capacidad de nuestro pueblo y del mundo en aprender… No es imposible crear una conciencia por encima de toda esa indiferencia, y primero, por encima de la ignorancia.”
Tenemos en la televisión y en los medios instrumentos para ayudar en la batalla por el conocimiento de estos peligros, comenta tras un intercambio con la periodista Gladys Rubio, de la Televisión cubana. “Hay armas convencionales que hoy son más destructivas incluso, en concreto, que las armas nucleares. El problema es quién tira primero, que es lo que estamos tratando de evitar. Vemos los riesgos que significan la ignorancia y la posesión de estas armas en esta época. Cien de ellas pueden acabar con la vida humana”, dice el líder de la Revolución cubana.
Con optimismo en las palabras de Fidel y un tono más bien risueño ponen fin a la conferencia. “Estamos muy agradecidos de lo que nos has enseñado, y lo vamos a divulgar”, asegura el líder de la Revolución y le extiende ejemplares de La victoria estratégica y La contraofensiva estratégica, sus libros más recientes. “Profesor, para el repaso del español. No es propaganda”, se ríe y repite: “Repase el español”, a lo que Robock responde: “Comandante, no tengo libros, pero le entrego uno de mis artículos”.

Mientras el científico registra en su carpeta, Fidel reacciona travieso: “Eso es para que yo repase el inglés”. Y se ríe.

Cuba: Reflexiones del Compañero Fidel. 238 razones para estar preocupado (Parte I)

Deja un comentario


lunes 30 de agosto de 2010

Estamos viviendo un momento excepcional de la historia humana. A partir de un período en que ésta se dividía en Historia Antigua, Media, Moderna y Contemporánea. No aquella que estudiábamos en la escuela hace tres cuartos de siglo, sino de la que Carlos Marx genialmente calificó como la prehistoria. Ello sería consecuencia del increíble desarrollo de las fuerzas productivas, aportada por la ciencia y la tecnología, y su impacto en la conciencia y la vida material de nuestra especie.

Pero también la ciencia y la tecnología aportaron una inimaginable capacidad destructiva.
José Martí, nuestro Apóstol y Héroe Nacional, en su lucha contra el colonialismo español -que hace más de 500 años anexó la isla a su país situado a miles de millas de distancia en el Viejo Continente, exterminó su población e impuso una nueva cultura y mezcla de sangre- veía el futuro como fruto del desarrollo de las ideas y la necesidad de justicia e igualdad entre los seres humanos.
Los grandes forjadores de nuestros sueños, a los que consagraron su existencia, que llegaron a conocer las entrañas del monstruo imperialista y con relación a los pueblos iberoamericanos, el “gigante de las siete leguas”, poco les faltó para vivir la terrible disyuntiva de tragedia extrema o luminosa esperanza que hoy envuelve a nuestro planeta globalizado.
Afortunadamente nuestro país hizo una Revolución. Todo el mundo aprendió a leer y escribir, disfrutó de excelentes servicios de salud e incluso los compartió con otros pueblos, supo ser patriota y a la vez internacionalista; está preparado para un mundo de justicia sin explotadores y explotados, podrá contribuir a la búsqueda de fórmulas nuevas que harán posible la vida humana en la tierra.
Parto de la convicción de que el imperialismo desaparecerá porque su existencia es incompatible con la vida humana en el planeta. A lo largo de 88 días, se han reunido los elementos de juicio pertinentes para explicar a los lectores lo que está sucediendo. Emplearé dos Reflexiones.
El 1º de junio, 8 días antes de que se aprobara la Resolución 1929 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, las agencias de prensa publicaron cinco despachos. La agencia EFE informaba en tres despachos diferentes:
“Irán tildó hoy de ‘repetitivo y parcial’ el último informe del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) sobre el programa nuclear iraní y se mostró ‘sorprendido’ por la falta de mención al acuerdo tripartito de intercambio de uranio firmado con Turquía y Brasil.”
“El ministro de Exteriores iraní, Manoucher Mottaki, escuchó hoy duras críticas en el Parlamento Europeo, donde los diputados le reprocharon la situación de los derechos humanos en su país y el programa nuclear que impulsa su gobierno.”
“La Casa Blanca dijo hoy que el último informe del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA, por su sigla en inglés) demuestra que Irán sigue violando sus obligaciones internacionales y se niega a cooperar con los inspectores de la ONU.” Por su parte ANSA comunicaba:
“El jefe del Mossad, servicio secreto israelí, Meir Dagan, consideró hoy que el acuerdo entre Irán, Brasil y Turquía para el intercambio de material nuclear es un ‘engaño’ tramado por Teherán para dividir a la comunidad internacional.”
Junio 2: “(AFP).- Estados Unidos espera que el Consejo de Seguridad de la ONU se pronuncie sobre una resolución que promueve nuevas sanciones a Irán a más tardar para el 21 de junio, indicó este miércoles el portavoz del Departamento de Estado, Philip Crowley.”
“(EFE).- El Banco Central de Irán ha puesto en marcha un plan para transformar 45.000 millones de sus reservas en euros en dólares y lingotes de oro debido a la crisis en la moneda única, informó hoy la televisión estatal en inglés PressTV.”
Junio 4: “(EFE).- Cientos de miles de personas conmemoraron hoy el XXI aniversario de la muerte del fundador de la República Islámica de Irán, ayatolá Jomeini, en un acto en el que el líder supremo, ayatolá Alí Jameneí, y el presidente, Mahmud Ahmadineyad, amenazaron a la oposición y arremetieron contra EEUU e Israel.”
“(ANSA).- El presidente de Irán, Mahmud Ahmadinejad, advirtió hoy que un ataque contra su país por parte de Israel sería ‘la muerte del régimen sionista’.”
“(REUTERS).- Rusia y China están en contra de apurar una votación en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas sobre mayores sanciones contra Irán, dijo el ministro de Relaciones Exteriores ruso, Sergei Lavrov, según fue citado el viernes.”
Junio 6: “(ANSA).- El jefe de la oposición iraní, Mir Hossein Mussavi, acusó hoy al gobierno de llevar adelante ‘políticas engañosas, oscuras y dañosas’ que ‘ofrecen una oportunidad de oro a Estados Unidos e Israel’.”
Junio 7: “(EFE).- El presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, viajará esta semana a China para discutir la polémica nuclear y la propuesta de intercambio de combustible acordada con Brasil y Turquía, anunció hoy la televisión estatal.”
“(AFP).- La AIEA sigue esperando una respuesta oficial de Estados Unidos, Francia y Rusia sobre el acuerdo de intercambio de uranio realizado por Irán con Turquía y Brasil, indicó este lunes en Viena el director de esta agencia de la ONU, Yukiya Amano.”
“(DPA).- El gobierno iraní saludó hoy que el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) incluyera el supuesto programa de armas nucleares de Israel en las discusiones que mantendrá en Viena a lo largo de esta semana.”
“(EFE).- El jefe de la Agencia Nuclear Rusia (Rosatom), Serguéi Kiriyenko, negó hoy que la imposición de sanciones a Teherán pueda afectar a la construcción por ingenieros rusos de la Central Nuclear de Bushehr, en Irán.”
“(EFE).- El Consejo de Seguridad de la ONU podría votar el miércoles para decidir si impone una cuarta ronda de sanciones a Irán por negarse a detener el enriquecimiento de uranio, dijeron hoy fuentes diplomáticas.”
“(AFP).- La televisión iraní difundió el lunes por la noche la entrevista de un hombre presentado como Shahram Amiri, físico nuclear iraní desaparecido en 2009 en Arabia Saudita, que afirma haber sido secuestrado por los servicios secretos estadounidenses y saudíes y llevado a Estados Unidos.”
Junio 8: “(AFP).- El presidente iraní Mahmud Ahmadinejad advirtió que su país no participará en nuevas negociaciones sobre su programa nuclear si es sometido a nuevas sanciones, lo que el secretario estadounidense de Defensa, Robert Gates, espera que se produzca ‘muy pronto’.”
“(REUTERS).- Las sanciones de la ONU hacia Irán por su disputado programa nuclear han sido ‘completamente acordadas’, informó el martes una fuente rusa cercana a los diálogos del Consejo de Seguridad.”
“(EFE).- El Consejo de Seguridad de la ONU votará este miércoles si impone una cuarta ronda de sanciones a Irán por su negativa a detener el enriquecimiento de uranio, pese a los intentos de Brasil y Turquía para dar más tiempo a las negociaciones con Teherán.”
“(EFE).- El Parlamento iraní reconsiderará la cooperación de su país con el Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) si el Consejo de Seguridad de la ONU aprueba el nuevo paquete de sanciones promovido por Estados Unidos.”
“(REUTERS).- Irán llamó el martes a consultas al embajador suizo en Teherán y le entregó documentos que según dice muestran que un científico nuclear iraní fue secuestrado por Estados Unidos, reportó la agencia oficial de noticias IRNA.”
El mayor número de despachos cablegráficos se produjo el 9 de junio. Esa jornada pasará a la historia como el día en que Estados Unidos pasó el Rubicón, cuando se comprometió a tomar medidas de fuerza contra Irán si no permitía que sus buques mercantes fuesen inspeccionados en aguas internacionales. Los señalaré todos por el orden en que fueron emitidos:
“(EFE).- El presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, denunció hoy que mientras en algunas partes del mundo la falta de agua se ha convertido en un factor crítico, los países desarrollados utilizan más agua de la que necesitan.”
“(EFE).- El Consejo de Seguridad de la ONU aprobó hoy un nuevo y más duro régimen de sanciones contra Irán por su negativa a detener su programa nuclear, lo que fue acogido con sarcasmo por el presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, que calificó la medida como un grupo de ‘moscas latosas’.”
“(EFE).- El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, cuyo país votó hoy en contra de las sanciones contra Irán aprobadas en el Consejo de Seguridad de la ONU, afirmó que la nueva pena fue impuesta por ‘quienes creen en la fuerza’ y no en el diálogo.”
“(AFP).- Estados Unidos respeta el ‘punto de vista diferente’ de Brasil y Turquía sobre las nuevas sanciones a Irán, aunque ambos países deberán explicar por qué votaron en contra en el Consejo de Seguridad, declaró este miércoles el portavoz del Departamento de Estado, Philip Crowley.”
“(EFE).- Poco antes de adoptar una nueva ronda de sanciones contra Irán en el Consejo de Seguridad de la ONU, la UE y EEUU condenaron hoy con dureza, durante una reunión de la Junta de Gobernadores del OIEA en Viena, la falta de cooperación iraní en relación con su controvertido programa nuclear.”
“(AFP).- Estados Unidos, Francia y Rusia expresaron el miércoles sus reservas sobre el acuerdo de Irán con Brasil y Turquía para el canje de uranio iraní, pocas horas antes de que el Consejo de Seguridad de la ONU se reúna para votar una nueva serie de sanciones contra la República Islámica.”
“(ANSA).- Una nueva resolución con sanciones en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas contra Irán ‘no resolverá la cuestión’ del litigio nuclear que afronta Teherán, advirtió hoy en un editorial uno de los diarios del gobierno sirio.”
“(EFE).- El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, instó hoy a Irán a que cumpla con sus obligaciones internacionales después de que el Consejo de Seguridad del organismo le impusiera un nuevo conjunto de sanciones por proseguir con su programa nuclear.”
“(AFP).- Irán afirmó el miércoles que las nuevas sanciones adoptadas en su contra por el Consejo de seguridad de la ONU ‘son solo pañuelos usados y deben ir a la basura’ y reiteró su voluntad de seguir adelante, ocurra lo que ocurra, con su controvertido programa nuclear.”
“(AFP).- La resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que impone nuevas sanciones a Irán por su programa nuclear es una ‘victoria pírrica’, dijo este miércoles el presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, cuyo país, miembro no permanente del cuerpo, votó contra la medida.”
“(REUTERS).- El Congreso de Estados Unidos aprobará más sanciones para Irán este mes, pronosticó el miércoles un legislador demócrata, quien indicó que las nuevas medidas adoptadas por el Consejo de Seguridad de la ONU serían un paso clave a la vez que instó a tomar medidas más fuertes.”
Un total de 11 despachos noticiosos informaron al mundo lo ocurrido en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.
Fue seguido el día 10 por otros 9 despachos sobre el tema. Mencionaré algunos:
“(AFP).- Irán amenazó este jueves con disminuir su relación con la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) al día siguiente de que la ONU votara nuevas sanciones y luego de que Rusia, su tradicional aliado, congelara la venta de misiles a la República Islámica.”
“(NOTIMEX).- El presidente del parlamento de Irán, Ali Larijani, afirmó hoy que Estados Unidos desafortunadamente está jugando ‘una inocente partida’ sobre el controversial programa nuclear de Teherán, presionado por lo que llamó el ‘lobby sionista’.”
“(EFE).- El Gobierno venezolano dijo hoy que ‘rechaza tajantemente’ la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU sobre nuevas sanciones políticas y económicas a Irán, un día después de que el presidente Hugo Chávez exigiera ‘respeto’ para la nación persa.”
“(EFE).- Rusia declaró hoy que las nuevas sanciones internacionales contra Irán aprobadas la víspera por el Consejo de Seguridad de la ONU no le impiden cumplir el contrato de venta a Teherán de baterías de sistemas antiaéreos con misiles S-300.”
“(ANSA).- Estados Unidos considera ‘decepcionante’ el voto contrario de Brasil y Turquía el miércoles en el Consejo de Seguridad de la ONU para poner en marcha la nueva tanda de sanciones contra Irán, dijo hoy el vocero de la Casa Blanca, Robert Gibbs.”
A continuación incluyo despachos aislados que se refieren al tema, sin que en ninguno de ellos se muestre el menor cambio de matriz. Como dos trenes, marchando por una misma vía a toda velocidad uno hacia el otro.
“(AFP).- El presidente iraní Mahmud Ahmadinejad se libró el viernes a una diatriba contra Estados Unidos e Israel, 48 horas después de la aprobación de nuevas sanciones del Consejo de Seguridad de la ONU contra su país, que aparece cada vez más aislado internacionalmente.”
“(Reuters).- Irán sería capaz de desarrollar armas nucleares en un lapso de uno a tres años, dijo el viernes el secretario de Defensa de Estados Unidos, Robert Gates, agregando que todavía hay tiempo para presionar a Teherán.”
“(EFE).- Irán restringirá su cooperación con el Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) a los límites que impone el Tratado de No Proliferación Nuclear (TNPN) y proseguirá con el enriquecimiento de uranio, indicó el embajador iraní ante este organismo, Alí Asghar Soltanieh.”
“(EFE).- El director de la Organización de Energía Atómica de Irán (OEAI), Ali Akbar Salehi, advirtió hoy a Occidente evitar meterse en un callejón sin salida y aceptar la fórmula del intercambio de combustible nuclear con Irán.”
“(ANSA).- Arabia Saudita concedió el uso de su espacio aéreo a Israel para un eventual ataque contra plantas nucleares de Irán, tras las nuevas sanciones decididas por el Consejo de Seguridad de la ONU contra la República islámica.
“Lo reveló hoy el periódico británico Times, citando fuentes de Defensa en el Golfo Pérsico, que pidieron anonimato.
“Las fuentes dijeron que Riad concedió a Israel un estrecho corredor aéreo en el Norte del país para acortar la distancia entre el Estado judío y la República islámica.”
“(EFE).- Agentes secretos iraníes detuvieron la semana pasada en varios puntos del país a trece supuestos miembros de un grupo terrorista antirrevolucionario que al parecer estaba preparado para atentar, informó hoy la oficina de relaciones públicas del Ministerio de Inteligencia.”
Junio 15: “(AFP).- El canciller brasileño, Celso Amorim, consideró el martes una ‘buena noticia’ que el presidente iraní Mahmud Ahmadinejad declarase aún vigente, pese a las nuevas sanciones del Consejo de Seguridad, el acuerdo de canje de uranio firmado por su país con Brasil y Turquía.”
“(AFP).- El canciller brasileño, Celso Amorim, afirmó el martes que llegó la hora de escuchar a los países emergentes en ‘cuestiones graves’ como la del programa nuclear iraní, después que las potencias ignoraran una iniciativa respaldada por Turquía y Brasil para desactivar esas tensiones.
“‘Es tiempo de que en las cuestiones graves de paz y de guerra se escuche a los países emergentes -Turquía y Brasil, así como a otros como India, Sudáfrica, Egipto e Indonesia’, escribe el ministro en el diario francés Le Figaro.”
Junio 16: “(EFE).- El presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, advirtió hoy de que a partir de ahora será su país el que establezca las condiciones para un eventual diálogo sobre la controversia nuclear.”
“(ANSA).- Irán anunció hoy la construcción de un nuevo reactor nuclear con fines científicos y advirtió que reanudará negociaciones en el litigio por sus planes atómicos sólo después de imponer castigos a las potencias que aprobaron sanciones en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.” “(EFE).- La cumbre de líderes de la Unión Europea respaldará mañana la aprobación de sanciones a Irán más allá de las impuestas por el Consejo de Seguridad de la ONU, incluyendo medidas en el sector de petróleo y gas.”
“(EFE).- La Guardia Revolucionaria, cuerpo de élite de las fuerzas de seguridad iraníes, ha comenzado a desplegarse a lo largo de la frontera con Irak ‘ante la presencia en la zona de Estados Unidos e Israel’, declaró hoy uno de sus comandantes.
“Mehdi Moini, general de brigada y comandante de este cuerpo en la provincia noroccidental iraní de Azerbaiyán oeste, acusó a estos y otros países de querer provocar un conflicto de carácter étnico en la región, según la televisión estatal en inglés ‘Press Tv’.
“‘La presencia de fuerzas estadounidenses e israelíes a lo largo de la frontera es la razón para los movimientos militares de Irán en la provincia’, explicó Moini.”
Junio 17: “(AFP).- Los dirigentes de la Unión Europea (UE) decidieron el jueves imponer sanciones más severas a Irán por su programa nuclear que las acordadas por la ONU, al apuntar contra el sector nacional clave del gas y el petróleo, lo que ha enfurecido a Rusia.”
“(DPA).- Rusia criticó hoy duramente sendas ampliaciones de las sanciones a Irán acordadas por Estados Unidos y por la Unión Europea. “‘Estamos profundamente decepcionados por que ni Estados Unidos ni la Unión Europea han seguido nuestra petición de renunciar a determinadas medidas.’”
“(AFP).- Irán es capaz de lanzar un ataque contra Europa mediante ‘decenas o incluso cientos’ de misiles, con lo cual Estados Unidos ha revisado su sistema de defensa antimisiles, afirmó este jueves el secretario estadounidense de la Defensa, Robert Gates.”
Junio 18: “(REUTERS).- Irán calificó el viernes las sanciones de Naciones Unidas contra su programa nuclear como ‘ilegales’ y culpó a Estados Unidos, el principal defensor de las medidas, de la difusión de las armas atómicas en todo el mundo.”
Junio 20: “(EFE).- El secretario de Defensa de Estados Unidos, Robert Gates, dijo hoy que las nuevas sanciones contra Irán tienen una ‘posibilidad razonable’ de funcionar y obligar al gobierno de Teherán a poner fin a su programa nuclear.”
“(AP).- Un enviado especial de Estados Unidos advirtió el domingo al gobierno de Pakistán que se abstenga de concretar un acuerdo para un gasoducto firmado recientemente con Irán, pues podría desencadenar nuevas sanciones que el Congreso está bosquejando.”
Continuará mañana.
Fidel Castro Ruz Agosto 27 de 20106 y 12 p.m. 

Cuba: Reflexiones del compañero Fidel. El invierno nuclear

Deja un comentario


martes 24 de agosto de 2010


.

Me avergüenza ser desconocedor del tema, que ni siquiera había oído mencionarlo. De lo contrario, habría comprendido mucho antes que los riesgos de una guerra nuclear eran mucho más graves de lo que imaginé. Suponía que el planeta podía soportar el estallido de cientos de bombas nucleares al calcular que, tanto en Estados Unidos como en la URSS, se habían realizado incontables pruebas a lo largo de años. No había tomado en cuenta una realidad bien sencilla: no es lo mismo hacer estallar 500 bombas nucleares en 1 000 días, que hacerlas estallar en un día.

Pude conocerlo cuando solicité información a varios especialistas en la materia. Es de suponer que me asombré cuando conocí que no hacía falta una guerra mundial nuclear para que pereciera nuestra especie.
Bastaría una contienda nuclear entre dos potencias nucleares de las más débiles, como India y Pakistán -que entre ambas, sin embargo, reúnen mucho más de 100 armas de este tipo-, y la especie humana desaparecería.
Razonaré un poco con los elementos de juicio que me proporcionaron nuestros expertos en la materia, tomados de lo que ha sido expuesto por los más prestigiosos científicos del mundo.
Hay cosas que Obama conoce perfectamente bien:
“una guerra nuclear entre EEUU y la Unión Soviética produciría un ‘invierno nuclear’.”
“El debate internacional acerca de esa predicción, animado por el astrónomo Carl Sagan, obligó a los líderes de ambas superpotencias a enfrentarse a la posibilidad de que su carrera de armamentos no sólo los pusiera en peligro a ellos, sino también a la humanidad entera.”
“‘los modelos elaborados por científicos rusos y norteamericanos mostraban que una guerra nuclear daría por resultado un invierno nuclear tremendamente destructivo para toda la vida en la tierra; saber eso representó para nosotros, para las personas de moral y honor, un gran estímulo’.”
“las guerras nucleares zonales podrían desencadenar una catástrofe global similar. Nuevos análisis revelan que un conflicto entre India y Pakistán en el cual se lanzaran 100 bombas sobre ciudades y áreas industriales -sólo el 0,4 por ciento de las más de 25 000 ojivas que hay en el mundo- generarían humos suficientes para arruinar la agricultura mundial. Una guerra regional podría causar pérdidas de vidas incluso en países alejados del conflicto.”
“Con ordenadores modernos y modelos climáticos novedosos, nuestro equipo ha demostrado que no sólo eran correctas las ideas de los años ochenta, sino que los efectos durarían al menos 10 años, mucho más de lo que antes se creía [-] el humo incluso de una guerra regional recibiría calor del Sol y ascendería para permanecer suspendido durante años en la atmósfera superior, velando la luz solar y enfriando la Tierra.”
“India y Pakistán, que entre ambas reúnen más de 100 cabezas nucleares.”
“Creen algunos que la teoría del invierno nuclear desarrollada en los ochenta ha caído en descrédito. Por eso quizá se sorprendan ante nuestra aseveración de que una guerra nuclear zonal, entre India y Pakistán, por ejemplo, podría devastar la agricultura en todo el planeta.”
“La teoría original estaba rigurosamente validada. Su fundamento científico tenía el respaldo de investigaciones realizadas por la Academia Nacional de Ciencias, por estudios patrocinados por las Fuerzas Armadas de EEUU y por el Consejo Internacional de Sindicatos Científicos, que incluían representantes de 24 academias nacionales de la ciencia y otros organismos científicos.”
“Quizás el enfriamiento no parezca cosa de particular preocupación. Pero conviene saber que una leve disminución de temperatura puede acarrear consecuencias graves.”
“La cantidad total de cereales hoy almacenada en el planeta podría alimentar a la población mundial durante un par de meses (véase ‘Crisis alimentarias: ¿una amenaza para la civilización?’ por Lester R. Brown; INVESTIGACIÓN Y CIENCIA, julio 2009).”
“A veces, el humo de los grandes incendios forestales penetra en la troposfera y en la estratosfera inferior y es arrastrado a grandes distancias, generando enfriamiento. Nuestros modelos se acomodan también a esos efectos.”
“Hace 65 millones de años, un asteroide impactó en la península de Yucatán. La nube de polvo resultante, mezclada con el humo de los incendios, ocultó el Sol, matando a los dinosaurios. El volcanismo masivo, que a la vez se daba en la India, pudo haber agravado los efectos.”
“el creciente número de Estados nuclearizados eleva las probabilidades de que se inicie una guerra, deliberada o accidentalmente.
“Corea del Norte ha amenazado con guerra si no se deja de parar e inspeccionar sus barcos en busca de materiales nucleares.”
“Algunos líderes indios extremistas propugnaron atacar Pakistán con armas nucleares a raíz de los últimos ataques terroristas sobre India.”
“Irán ha amenazado con destruir Israel, ya potencia nuclear, que a su vez ha jurado no permitir jamás que Irán se convierta en potencia nuclear.”
“Las dos primeras bombas nucleares conmocionaron tanto al mundo, que pese al masivo crecimiento desde entonces de esas armas, éstas nunca han vuelto a emplearse.”
Una guerra nuclear es inevitable a partir del momento en que se cumpla el plazo del Consejo de Seguridad de la ONU; cualquier cosa puede suceder cuando el primer barco iraní sea inspeccionado.
“En el marco del Tratado Estratégico de Reducción Ofensiva, EEUU y Rusia se comprometieron a dejar su arsenal en 1 700 y 2 200 ojivas nucleares estratégicas desplegadas para finales de 2012.”
“Si esas armas se emplearan contra objetivos urbanos, matarían a centenares de millones de personas y una ingente humareda de 180 Tg inundaría la atmósfera del planeta.”
“El único modo de eliminar las posibilidades de una catástrofe climática es eliminar las armas nucleares.”
Estuve reunido hoy al mediodía con cuatro especialistas cubanos: Tomás Gutiérrez Pérez, José Vidal Santana Núñez, el Coronel José Luis Navarro Herrero, Jefe de la Secretaría de Ciencia y Tecnología del MINFAR y Fidel Castro Díaz-Balart, con quienes analicé el tema que trato en esta Reflexión.
Solicité la reunión ayer 22 de agosto. No deseaba perder un minuto. Fue sin duda fructífera.
Fidel Castro Ruz
Agosto 23 de 2010

5 y 34 p.m.

Protagonistas nucleares

Deja un comentario


lunes 23 de agosto de 2010


Jorge Gómez Barata (especial para ARGENPRESS.info)

Entre los estadistas vivos, Fidel Castro ostenta un record por haber lidiado con cuatro diferendos nucleares: la Crisis de los Misiles de 1962, los planes sudafricanos para atacar las tropas cubanas en Angola con bombas atómicas, la construcción de una planta electronuclear en Cuba y la decisión de cancelar el proyecto y el actual momento en que considera probable una confrontación con armas nucleares. Si hubiera un escalafón, por distintas razones, los ya fallecidos Dwight Eisenhower y Harry Truman ocuparían posiciones relevantes.

Durante los meses finales de la II Guerra Mundial el mando norteamericano apostó por combinar las operaciones militares contra las tropas de Japón en el Pacifico y el Lejano Oriente con bombardeos masivos intensivos sobre las principales ciudades y objetivos militares. De hecho, la invasión y toma de las principales ciudades, por el alto número de bajas que conllevaría, había sido prácticamente descartada.
Por otra parte, los líderes políticos y estrategas militares, entre ellos el Presidente de la Junta de Jefes de Estado Mayor, general Marshall que, en calidad de asesor, había acompañado a Roosevelt a las conferencias de los Tres Grandes, y asistió a Truman en Potsdam, estimaba que al cumplirse el compromiso contraído por Stalin de declarar la guerra a Japón dos meses después de la derrota de Alemania, los nipones no tendrían otra alternativa que la rendición.
Se cuenta que en el proceso de toma de aquellas decisiones, después que el 16 de julio de 1945 fuera probada la bomba atómica, el entonces Secretario de Guerra Stimson, se aproximó al general Eisenhower para conocer su opinión respecto al empleo de aquella terrorífica arma contra Japón.
Según cuenta el entonces Comandante en Jefe Aliado en Europa y luego presidente de los Estados Unidos: “Le expresé mis profundas preocupaciones, sobre todo basándome en la convicción de que el Japón ya estaba derrotado y que, por consiguiente, el empleo de la bomba no era necesario, y en segundo lugar porque opinaba que nuestro país no debería horrorizar a la opinión pública mundial con un arma cuyo empleo, a mi parecer, no estaba justificado…” Stimson nunca acreditó el referido dialogo.
Harry S. Truman quien, a pesar de su cargo de vicepresidente, Roosevelt se mantuvo al margen del Proyecto Manhattan y en general de la conducción de las operaciones militares, aun con la opinión contraria de importantes jefes militares, sin esperar por el efecto que hubiera tenido la entrada de la Unión Soviética en la guerra contra Japón, ordenó el bombardeo nuclear sobre Hiroshima y Nagasaki. No obstante, él como Eisenhower, aunque con menor relevancia, tendrían una segunda oportunidad.
Durante la Crisis de los Misiles Kennedy mantuvo una especie de tradición de la política norteamericana, según la cual, en caso de graves conflictos o decisiones estratégicas, el mandatario en ejercicio, a veces por cortesía, se pone en contacto con los ex presidentes vivos que en 1962 eran Harry Truman y Dwight Eisenhower.
Seguramente Kennedy, quien además de formar un equipo que lo asistiera en la toma de las decisiones, consultar con los ex embajadores norteamericanos en Moscú y reunirse con los líderes de la Cámara de Representantes y del Senado, era consciente de que Truman podía aportar muy poco, tenía en mejor estima la opinión de Eisenhower avalada por una vasta experiencia militar.
Se cuenta que el presidente puso a Eisenhower al tanto de la situación creada y lo hizo partícipe de las variantes propuestas por el EXCOM que incluían: el bombardeo a las instalaciones coheteriles en Cuba, el bombardeo masivo a la Isla y la invasión y el bloqueo naval acompañado de presiones diplomáticas para obligar a la Unión Soviética a retirar los misiles. Eisenhower se inclinó por la última opción, que fue la adoptada por Kennedy.
El mismo 28 de Octubre, cuando se conoció la decisión soviética de ceder a las presiones norteamericanas, el presidente Kennedy telefoneo a sus dos predecesores para informarle de los resultados alcanzados.
Nadie sabe cómo hará ahora Barack Obama, el tercer presidente más joven de los Estados Unidos, sin otras experiencias políticas que dos años como Senador y otros tantos en la Casa Blanca, sobre cuyos hombros pueden recaer dramáticas decisiones.
Fidel Castro confía en que dado su perfil político, su origen e historia personal, el primer presidente afroamericano no cargue con el baldón de usar el poderío militar y mucho menos nuclear de los Estados Unidos contra un país que, en definitiva no ha agredido a ningún otro.
De observar la tradición, el actual mandatario entraría en contacto con cuatro predecesores: Carter, Clinton y Bush, padre e hijo. Dos del partido Demócrata y dos del Republicano.
Carter quien prestó servicios en un submarino nuclear y participó en el programa de expansión de esa arma, a pesar de su negativa experiencia con el gobierno de los ayatolas, presumiblemente se inclinaría por dar un chance a la paz. Bill Clinton aunque se vistió de halcón en los Balcanes pudiera secundar a Carter y Bush padre, debido a la formación que le proporcionó haber participado en la II Guerra Mundial y ejercer como Director de la CIA, pudiera aconsejar moderación; mientras que de su vástago, George W, puede esperarse el peor consejo.
De todos modos, de no poder conjurar la difícil encrucijada en el Golfo Pérsico, para Barack Obama no habrá alternativas. Será él quien, a solas con su conciencia, deberá decidir si: jalar el gatillo o dar una oportunidad a la paz.

Autor foto: Pete Souza – White House

Older Entries