A tres años de la macro-recomendación del río Santiago: Industria y salud son temas intocables

Deja un comentario


 

Dilo Tú

Difusión Cencos México D.F., 1 de febrero de 2012

Boletín de prensa
VIDA / USDIC / IMDEC / INICABI

A tres años de la emisión de la macro-recomendación 01/2009 sobre la grave contaminación del río Santiago por parte de la Comisión Estatal de Derechos Humanos Jalisco (CEDHJ), las condiciones de vida para la población que vive en los márgenes del río Santiago no han mejorado y siguen las violaciones a los derechos a la salud y a un medio ambiente sano. Las respuestas proporcionadas a la CEDHJ por parte de las autoridades aludidas demuestran, en general, el incumplimiento de las leyes y normas correspondientes, una falta de voluntad política, con avances limitados en temas muy específicos por parte de algunos organismos gubernamentales, pero sin haber llegado a la implementación de acciones coordinadas que busquen controlar la contaminación del río Santiago ni atender la problemática de salud que ésta conlleva.

En materia de la industria, la única acción que se menciona son la firma de una serie de convenios la Comisión Estatal del Agua (CEA) Jalisco y varios municipios del Alto Santiago, en donde la CEA coadyuva con asesoría técnica en la inspección y vigilancia de industrias que descargan a los sistemas de alcantarillado municipales. Este proceso, hasta la fecha, ha llevado a 33 posibles sanciones a empresas. Exhortamos que la inspección y vigilancia que es competencia de los municipios se transparente y fortalezca con la participación de organizaciones de la sociedad civil y académicos, para proporcionar certeza a la ciudadanía afectada y llevar a las clausuras y sanciones correspondientes a las empresas que incumplen la NOM-002-SEMARNAT-1996.

Más allá de la macro-recomendación, el control de las descargas industriales requiere de la acción contundente de la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA), en la inspección y vigilancia que le compete de los vertidos a aguas nacionales. La CONAGUA es sistemáticamente omisa en aplicar la NOM-001-SEMARNAT-1996 y persiste su ausencia en la zona, así como su discurso de protección a la industria respaldado por las autoridades del estado de Jalisco, es en gran medida lo que permite subsistir la problemática actual.

Por otra parte, la noticia reciente en el sentido de que la planta de tratamiento de Agua Prieta no tratará 2,000 litros por segundo de aguas residuales, por la no construcción del llamado túnel interceptor, es un indicio más de lo parcial del programa de saneamiento de la CEA. Al estar a unos meses del anunciando arranque de la planta de tratamiento El Ahogado, reiteramos nuestra preocupación de que no tratará la totalidad de las aguas residuales de esta cuenca, sino únicamente las aguas domésticas, más no las industriales de esta la zona industrial más importante del estado.

En materia de salud, persiste un círculo vicioso de inacción y la negativa constante de la Secretaría de Salud Jalisco (SSJ) de las afectaciones a la salud de la población de El Salto y Juanacatlán. El único estudio realizado por la SSJ, basado en una encuesta, demuestra la renuencia a indagar de manera científica la relación entre contaminación y salud en la zona. Como muestra del incumplimiento de las recomendaciones aceptadas de la macro-recomendación, las escuelas primarias ubicadas en las cercanías de la cascada, El Salto de Juanacatlán, aún no han sido reubicadas.

En materia de monitoreo de aguas, aire y suelo, existen estudios del agua del río Santiago mensuales realizados por parte de la CEA, en su laboratorio que desde hace unas semanas cuenta con la certificación ‘EMA’. Consideramos que esto convierte a la CEA en juez y parte, dejando la incertidumbre a los afectados de la veracidad de los resultados.  Llamamos a la participación de organismos internacionales independientes, ajenos a la administración pública, a realizar estudios de calidad del agua del río Santiago.

En cuestión de aire y suelo, no hay avances en el monitoreo. La Secretaría de Medio Ambiente para el Desarrollo Sustentable (SEMADES) indica haber monitoreado las concentraciones de ácido sulfhídrico y metano en los municipios de El Salto y Juanacatlán, sin embargo, no han dado a conocer los resultados.

Finalmente, las acciones derivadas de la declaratoria de Polígono de Fragilidad Ambiental de la cuenca El Ahogado aún quedan a nivel de estudios y acciones superficiales.

En conclusión, vemos una simulación, respuestas deficientes que apenas cumplen con las formalidades requeridas por la CEDHJ, pero que no llevan a acciones en pro del saneamiento del río ni de la salud de las y los afectados. La industria sigue en la impunidad, a pesar de que sus descargas sean las más tóxicas, aunque sean menores en volumen.

En breve daremos a conocer un informe detallado del cumplimiento de la macro-recomendación, en aras de subrayar los vacíos y motivar la acción coordinada de las instituciones. Así mismo, publicaremos próximamente un informe que analiza la contaminación industrial del río Santiago en la zona de El Salto y Juanacatlán.

Instituto de Valores Integrales y Desarrollo Ambiental, A.C. (VIDA)

Unidad Social para el Desarrollo Integral Comunitario, A.C. (USDIC)

Instituto Mexicano para el Desarrollo Comunitario A. C. (IMDEC)

Instituto de Investigación del Cáncer Biosmedica, A.C. (INICABI)

Informes: IMDEC, A.C.

Tel. 38110714 – 38110944 Ext. 106
Cel. 3311356138

30 de enero de 2012

Desempleo en Estados Unidos, agudizada tendencia del capitalismo salvaje del incremento en la desocupación

Deja un comentario


LUNES 3 DE OCTUBRE DE 2011

 

Adán Salgado Andrade (especial para ARGENPRESS.info)

Dentro de las contradicciones que enfrenta el absurdo y desequilibrante capitalismo salvaje que, por desgracia, aún sigue dominando al planeta, está la de, por un lado, producir mucho más, sobreproducir, lo que se conoce coloquialmente como el aumento de la productividad y por otro lado, a emplear a menos personas, como veremos.

Así, se sobreproduce, es decir, se fabrica mucho más de lo que realmente la sociedad puede consumir. Además, ese aumento de la producción, la sobreproducción, se pretende hacer no a la par del número de obreros empleados, sino que la tendencia es ir eliminando puestos de trabajo al ir incorporando el know how (la habilidad del obrero para fabricar una mercancía, digamos su talento creativo) en los instrumentos de trabajo (la maquinaria empleada), así como incrementar sobremanera la capacidad de fabricación de éstos, la cual, con la incorporación de procesos computarizados que la han automatizado o semiautomatizado, en efecto, ha logrado elevar considerablemente el número de productos manufacturados por hora o día laboral.
La contraparte, como señalo, es que los obreros activos han ido disminuyendo tanto en número, así como en su participación dentro de los procesos de trabajo, a grado tal que muchas veces, su función es casi de simple vigilancia, cuidando que todo el procedimiento se efectúe adecuadamente, lo cual no quiere decir que su participación no sea vital, pues siguen siendo la parte de la composición del capital (capital variable) gracias a la cual las empresas obtienen una ganancia (plusvalía, o sea, el trabajo no pagado).
Esa tendencia siempre ha sido así, no es nueva. La razón es que la tasa de ganancia tiende a disminuir inexorablemente con el tiempo, y el capitalismo trata de contrarrestar esa inercia tratando de abaratar los factores de la producción, sobre todo aquéllos en los que tiene, digamos, control. Sin embargo, dicho control no puede ejercerse en todos los factores que intervienen en el proceso de fabricación. Los instrumentos de trabajo, o sea, la maquinaria empleada (sean manuales, automatizadas o incluso los robots), son algo que tiende a encarecerse, dado que se le ha ido incorporando el know how, como menciono arriba, así que cada vez requieren de mayor sofisticación para realizar todas las tareas a las que se dedicarán. Eso implica que los costos de adquisición crecerán y como dichos costos se transfieren al costo del producto elaborado, su precio se incrementará.
En cuanto a las materias primas, tampoco hay un control, pues por la interrelación capitalista que establecen las empresas, no depende de las que requieren dichas materias primas la fijación del precio, principalmente porque se debe de tener en cuenta que no todas las materias primas en la actualidad son productos sin elaborar, o sea, que se trate de materiales naturales. En la tendencia actual, podemos decir que las materias primas, la gran mayoría, ya son semielaboradas o completamente elaboradas, y sólo requieren de su colocación en el producto fabricado. Por ejemplo, un auto requeriría de materias “primas” tales como tableros completos, llantas, refacciones, molduras… en fin, que la división capitalista del trabajo ha contribuido al, digamos, repartimiento de tareas, pues originalmente se tenía contemplado que la especialización de procedimientos aumentaría la productividad, como en efecto sucedió, pero que también lograría que bajaran los costos, lo cual, en efecto, por algún tiempo así sucedió (en su momento, por ejemplo, Henry Ford, quien fue el primero en aplicar el concepto de armado en serie en sus autos, logró bajar el precio del Ford modelo T en el año de 1913, cuando comenzó la especialización de tareas, de 950 a 290 dólares, es decir, a menos de un tercio del precio original).
Sin embargo, como ya señalé, la sofisticación tanto de la maquinaria, para incorporarle la mayoría de las tareas que antiguamente hacían los obreros, así como el incremento del valor de las materias “primas”, han encarecido los procesos de fabricación, y con ellos el costo final del producto manufacturado también se ha incrementado, especialmente en aquéllos muy elaborados, como los automóviles, por ejemplo, además de que ciertas exigencias de mayor seguridad, mayor eficiencia automotriz, computarización de sus equipos… también han contribuido a encarecerlos.
Y la “solución” aplicada ha sido, primero, buscar zonas salariales más bajas, como lo que ha sucedido con China, que actualmente es el paraíso de la fabricación, por los sueldos miserables que perciben la mayoría de sus dóciles obreros. Sin embargo, dicha tendencia está llegando a un agotamiento, dado que la participación de tales obreros es marginal, así que su contribución para contrarrestar la disminución de la ganancia está llegando a su límite. Además, por los costos de transportación, que tienden a subir con el tiempo, para muchas empresas ya no implica una ventaja la fabricación de sus productos en China, aún con los miserables salarios, pues a veces el pago del transporte es más costoso que si el producto se hubiera fabricado en Estados Unidos (además de que muchas veces lotes completos salen defectuosos, ya sea porque se emplearon materiales de menor calidad o hubo mal control de calidad -nada raro en los chinos-, por lo que se deben de maquilar nuevamente, subiendo aún más los costos).
Así que una tendencia en ese país, Estados Unidos, y en muchos otros, ha sido la de seguir manufacturando en el lugar, pero buscando la relación que menciono arriba: fabricar más, con menos obreros y pagándoles salarios estancados o disminuidos. Eso explica que por más “remedios” que busquen Barack Obama y sus tecnócratas para disminuir la tasa de desempleo, esto no se traduzca así en la práctica.
De acuerdo con el Departamento del Trabajo estadounidense, actualmente hay 28 millones de estadounidenses desempleados, incluyendo los que trabajan en empleos de medio tiempo, pero que quisieran uno de tiempo completo, porque no alcanzan a cubrir sus necesidades, o los 10 millones que de plano ya se cansaron de buscar trabajo. Esta situación se explica en buena medida por la tendencia que arriba menciono, como veremos (y otro factor es que de todos modos el capitalismo adolece permanentemente de desempleo crónico, ya que el contar con trabajadores desempleados, abarata los sueldos de los activos, pues aquéllos son una presión, un exceso de oferta que baja el costo de la mano de obra. Keynes sostenía que aún en los periodos de llamado pleno empleo, o sea, de prosperidad, siempre debía de haber un mínimo de 2% de desempleados, para que las empresas no se estuvieran peleando por las contrataciones. Pero para buena suerte del capitalismo salvaje, siempre han sido mayores las tasas de desempleo a ese mínimo).
En varios sectores industriales, el aumento en la productividad ha tendido a reducir bastante la creación de empleos. Además, dicha tendencia ha ido acompañada de un desigual aumento en los ingresos de los trabajadores, pues la gran mayoría de salarios percibidos no está acorde con el aumento de la producción. Eso se explica porque al aumentar la producción mediante la introducción de maquinaria más sofisticada, por un lado, los obreros empleados no necesitan estar muy preparados para manipularlas, ya que los procedimientos automatizados y computarizados pueden aprenderse en poco tiempo, así que tal aumento de la productividad no se ha dado porque los obreros sepan más, son las máquinas las que saben más, así que si un trabajador falla, es fácilmente reemplazable, pues se trata de obreros en su mayoría poco calificados o totalmente descalificados. Por lo mismo, perciben salarios bajos, no tienen necesidad las empresas de pagar sueldos elevados, excepto en lel reducido porcentaje de trabajadores altamente calificados, como los investigadores o los ingenieros que se encargan de hallar nuevos materiales, nuevos productos y nuevos procedimientos productivos, como más adelante explico.
Por otro lado, al producir más con máquinas más sofisticadas, pero con menos obreros, por el desempleo resultante, los salarios tienden a bajar, ya que habrá más solicitantes para un cada vez menor número de puestos de trabajo, así que las empresas se darán el lujo de bajar los salarios, dado que hay mucha demanda laboral para tan pocos puestos.
Claro que para todo lo que menciono, el economicismo ha planteado supuestas “salidas”. Se plantea, por ejemplo, que mientras en unos sectores se reducen los empleos por el aumento de la productividad, habrá otros de nueva creación que tenderán a absorber a los desempleados. Un interesante mapa interactivo sobre el crecimiento de las tasas de desempleo (ver: http://www.latoyaegwuekwe.com/geographyofarecession.html) muestra cómo en la mayor parte de ese país la tasa actual de desempleo, 9.1%, impera, y en muy pocos sitios existen tasas menores o mucho muy bajas. Si, como mantienen los defensores del aumento de la productividad, que ésta crea empleos indirectos, si eso fuera cierto, no estaría la alta tasa de desempleo del 9.1% presente en casi la totalidad de Estados Unidos.
En efecto, han surgido nuevos sectores tecnológicos, pero desde mi punto de vista su contribución a la creación de empleos es marginal.
Analizaré algunas cifras que demuestran lo que arriba menciono.
Ciertos sectores industriales importantes de Estados Unidos han ido empleando cada vez menos trabajadores, pero en cambio incrementando su productividad. Menciono a continuación algunos de ellos, para los cuales se ha tomado como referencia el año de 1980. Por otro lado, como también discuto arriba, aunque se ha tendido a incrementar los salarios también desde dicho año, sólo algunos lo han hecho digamos que proporcionalmente al aumento de la explotación a la que someten actualmente a sus empleados:
La industria química emplea actualmente 29.36% menos trabajadores que en 1980 y ha aumentado los salarios en 62.39%. Esto se explica, como ya dije, porque siendo una industria básica, muchos de sus trabajadores conservan varias habilidades que aún no han sido transferidas del todo a los instrumentos de trabajo empleados (por ejemplo, un ingeniero químico, empleado como investigador para hallar nuevos compuestos y sustancias que mejoren los procesos industriales, tendrá que estar bien pagado).
La agricultura emplea actualmente 7.69% menos empleados que en 1980. Sin embargo, los salarios apenas si han subido 1.88% desde entonces. Esto quiere decir que el aumento de la productividad se ha dado más por el uso intensivo de agromaquinaria más eficiente, que por el empleo de trabajadores. La agricultura en ese país es altamente mecanizada y por ello se emplean cada vez menos trabajadores. Tómese en cuenta, además, que buena parte de las labores son hechas por trabajadores inmigrantes, la mayoría ilegales, y se comprenderá el por qué de los raquíticos incrementos salariales.
La industria de la confección emplea actualmente 87.59% menos gente que en 1980 y ha incrementado los salarios 33.27%. Claro, esa tendencia se explica porque buena parte de los empleos en ese sector se han ido a países con bajos salarios, como China. Pero además la incorporación de máquinas automatizadas y computarizadas, ha ido reduciendo la demanda de obreros. De todos modos, el que hayan aumentado poco más del 33% los salarios, implica que muchos de esos obreros poseen aún un nivel de especialización que no se ha incorporado a la maquinaria (en muchos procesos, son aún vitales las costureras que ensamblan manualmente algunas prendas).
La industria de la fabricación de maquinaria emplea desde 1980 a 52.69% menos trabajadores, en tanto que los salarios apenas han subido 11.77%, a pesar de que en ese sector se han aplicado muchos procesos más eficientes, que han incrementado la productividad, o sea, cada trabajador produce más que desde ese año, pero no gana un salario en la misma proporción, como explico arriba. También se debe, como ya dije, a que se emplean mayoritariamente obreros poco calificados, que ganan bajos salarios.
La industria textilera también ha bajado dramáticamente el empleo de obreros, pues desde 1980 ha reducido 86.07% los obreros empleados. También aquí se emplean actualmente métodos que han incrementado por mucho la producción, sin embargo los salarios apenas si se han incrementado en 13.6%. Máquinas operadas casi por completo por computadoras, producen millones de metros de tela e hilos por año con menos personal, claro, poco calificado casi todo.
La industria mueblera también emplea actualmente 23,86% menos empleados y sólo han incrementado sus salarios los obreros en 6.54%, bastante raquítico. Otra industria que también ha incorporado maquinaria más sofisticada para la producción y obreros descalificados, pero además muchos de los diseños de los muebles modernos emplean materiales, como el plástico, que no requieren de procesos manuales y son transformados enteramente sólo por maquinaria, como los métodos de inyección que fabrican sillas de plástico de una sola pieza.
La fabricación del papel, también emplea a 43.08% menos empleados y les paga apenas 15.48% más a los que están trabajando actualmente. Es otra industria en que el empleo de máquinas computarizadas y procedimientos químicos más eficientes han logrado elevar dramáticamente la producción con obreros descalificados.
La refinación del petróleo y del carbón, industrias tan estratégicas actualmente emplean, a pesar de su importancia, 75.92% menos empleados, aunque en este caso, los activos perciben 62.83% más salario que desde 1980. Aquí también es porque los cambios tecnológicos han requerido de más investigación, así que buena parte de los trabajadores en esa industria son muy experimentados, como ingenieros químicos o petroleros u otros profesionistas que han logrado descubrir e implementar mejores tecnologías aplicadas a la obtención de tantos derivados del petróleo que actualmente se requieren. Eso ha sucedido incluso con el carbón, el cual se ha buscado que sea menos contaminante, al aplicar procedimientos químicos que han logrado licuificarlo o convertirlo en gas (aunque esto apenas si ha reducido las emisiones contaminantes que ese combustible fósil produce, como bióxido de carbono o azufre, entre otros dañinos gases y sustancias).
La fabricación de plásticos y de caucho emplea hoy 15.82% menos gente que desde 1980 y la paga apenas si se ha incrementado en 6.96%. En este caso, no se ha incrementado tanto la productividad en relación al año 1980, pues los métodos de producción de plástico o de caucho no han variado tanto y la importancia de los obreros en activo es vital aún.
Por último, la industria de los electrodomésticos también ha elevado dramáticamente su productividad, empleando hoy a 83.25% menos obreros y ha subido apenas los salarios 17.3%. También aquí son máquinas más sofisticadas las que han incrementado bastante la manufactura de productos eléctricos para el hogar, y los obreros en su mayoría sólo realizan labores repetitivas de baja habilidad, como simplemente el alimentar a una máquina del material necesario para que produzca, por ejemplo, una pieza plástica o una metálica. Pero además es una de las industrias en que millones de empleos han sido desplazados a sitios como China (blue collar jobs), como señalo arriba, con salarios de hambre y materias primas más baratas y por ello los trabajadores estadounidenses empleados son un mínimo en relación a 1980 8 (y como también señalo antes, la exportación de empleos a China y a otras zonas maquiladoras de salarios bajos y materias primas baratas ha contribuido a la desindustrialización y pérdida de empleos que padece Estados Unidos de unos años para acá).
Como discuto arriba, todo ello ha llevado a una fuerte disminución en los empleos, aunque muchos investigadores se ufanan de que se han creado nuevas industrias y labores que supuestamente tienden a sustituir a los empleos tradicionales. Sin embargo, esas nuevas labores tienen poca influencia real en el número de plazas laborales que crean, tratándose la mayoría de plantas que emplean a menos de 2000 personas, siendo la mayoría de apenas 500 empleados y eso sólo en algunas zonas de Estados Unidos. Ya comenté que un plano laboral demuestra que el desempleo de 9.1% prevalece en la mayor parte de ese país y tienden a crecer sus zonas de influencia, sobre todo porque la crisis tiende a profundizarse en estos momentos.
Algunas de las llamadas “nuevas industrias” que se han establecido en ciertas regiones de Estados Unidos, lo han hecho porque son lugares de marcada pobreza y marginación social, en donde es posible pagar salarios bajos (sería el equivalente a tener una China en casa). Se han establecido a lo largo del cinturón industrial marcado por la carretera interestatal 85, la cual cruza estados como Alabama, Georgia, Carolina del Sur y del Norte y Virginia que cuentan con zonas urbanas y/o rurales marcadamente pauperizadas (recomiendo que vean la cinta estadounidense “Winter bones”, de la directora Debra Granik, que es una mirada a la población pobre estadounidense que vive en las zonas rurales, como no tienen ni qué comer y deben de ligarse a las actividades de narcotraficantes que establecen laboratorios allí. Les doy la referencia: http://www.imdb.com/title/tt1399683/).
Sin embargo, dichas empresas son plantas industriales de apenas 2000 o menos personas. Las siguientes, son algunos ejemplos: Hyundai Motor of America, establecida en Montgomery, Alabama, fabricante coreano de autos, que apenas emplea 2000 personas. Firstmark Aerospace, establecida en Creedmoor, Carolina del Norte, pequeña empresa que fabrica partes y equipos para la aviación, apenas emplea 65 personas, pues usa sofisticado equipo que no requiere muchos obreros. Comatrol, establecida en Easley, Carolina del Sur, es una empresa que diseña herramientas para equipos hidráulicos, y apenas emplea 200 personas. Kemet, compañía que fabrica capacitores para equipos electrónicos, desde celulares, hasta computadoras e instrumentos de navegación, sólo da empleo a 500 obreros. Atlas Lightning Products, establecida en Carolina del Norte, fabrica equipos de iluminación más eficientes que los convencionales, pero sólo da trabajo a 100 personas. Hartness International, establecida en Greenville, Carolina del Sur, es una empresa líder en la fabricación de empaques y envases para la industria refresquera, pero apenas emplea a 500 personas. Wabted, establecida en Duncan, Carolina del Sur, es una empresa que fabrica equipos para ferrocarriles, desde los frenos, los acopladores, hasta los conectores que toman la corriente de las vías para que puedan moverse los trenes, pero apenas emplea a 325 personas (regularmente sólo emplea a 200 obreros, pero recientemente un gran pedido de piezas para el metro neoyorquino le hizo contratar a los 125 extras, como se ve, no gran cosa). Por último, un ejemplo más que demuestra que las nuevas industrias no crean demasiados empleos es el de Centurion Medical Products, que fabrica equipos médicos para cirugías y apenas si da empleo a 120 personas.
Así que, como puede verse, no es tan alentador que, según el principio que establece que mientras el aumento de la productividad destruye empleos por un lado, por otro, crea más, de nueva categoría, las nuevas empresas, en efecto, crean trabajos, pero no en el nivel requerido. Si así fuera, el desempleo actual tan elevado, habría sido mitigado desde años atrás (de hecho, la tendencia de desocupar gente al aumentar la productividad, se da en todos los países. Por ejemplo, cifras recientes para México indican que desde el año 2003, mientras que la producción industrial creció 18.7%, los trabajadores ocupados disminuyeron 2.5%, al igual que sus salarios, que ni siquiera aumentaron ligeramente, como sucede en Estados Unidos, sino, al contrario, se contrajeron 3.7%. Es la contradictoria realidad del capitalismo salvaje, emplear menos gente con el tiempo, pero fabricar más, ¡lo que exige muchos más consumidores! Esto, ¡¿cómo!?, con tanto desempleo).
Además, si así fuera, que el aumento de la productividad no desemplea, ni habría la altísima tasa de desempleo mencionada, que ha rebasado incluso las de otras recesiones y crisis económicas recientes, como la de 1990 o la del 2000, ni tampoco, en un desesperado esfuerzo, ahora por rescatar a tantos millones de desempleados, Barack Obama habría lanzado hace unas semanas su “ambicioso” plan de invertir 447,000 millones de dólares para tratar de revertir tan grave problema, que si se deja al azar, ya muchos analistas han advertido que se incrementaran las recientes protestas sociales que se han dado en los meses y semanas recientes, en poco tiempo se podrían estar iniciando profundas crisis de masificación de protestas y descontento social que culminarían con violentos estallidos sociales, comparables, quizá, a lo que ha sucedido en los países árabes, como Egipto, o en países europeos, como España (ver en este mismo blog mi artículo “De nueva cuenta la fiebre del oro o de cómo Estados Unidos está quebrando”).
Al momento de escribir estas líneas, por ejemplo, hay una protesta justamente en el corazón financiero de Estados Unidos, nada menos que en Wall Street, en donde cientos de jóvenes, convocados a través de las redes sociales están protestando en contra de los barones del dinero, de los que dicen, han robado su presente y están robando su futuro, empobreciendo cada vez más no sólo a los que ya son de por sí pobres, 46 millones de estadounidenses, sino a la cada vez menos abundante clase media. Dicho movimiento, bautizado con el nombre “Ocupa Wall Street”, ha recibido un gran apoyo por parte de personalidades y agrupaciones de todo el mundo. El cineasta Michael Moore y el lingüista Noam Chomsky han asistido y ofrecido su solidaridad con los jóvenes manifestantes, pues el algo que nunca antes había ocurrido.
Ante eso, de todos modos el capitalismo salvaje, en su afán de mostrar sus “bondades”, sigue manipulando las estadísticas a su favor, con la ayuda de inescrupulosos economistas y centros de pensamiento (think tanks), con tal de continuarse presentando como la “única” alternativa viable”, la que, sin embargo, desde hace mucho tiempo ha demostrado ya no serlo

Falta de operación política de la Comuna está dañando severamente al turismo: Ponce

Deja un comentario


JAVIER PUGA MARTÍNEZ

Al ayuntamiento de Puebla le ha faltado decisión para resolver adecuadamente uno de los principales problemas del Centro Histórico: las marchas y manifestaciones. Al menos durante la semana pasada estas ocurrieron a diario y se espera que continúen en los siguientes días debido al conflicto que existe con los comerciantes ambulantes.

Así lo señaló el presidente de la Asociación de Hoteles y Moteles, Gustavo Ponce de León, quien criticó la falta de una operación efectiva del ayuntamiento capitalino para dar solución a los conflictos sociales, ya que el turismo que llega a la capital es el principal perjudicado.

Las manifestaciones reducen todavía más el espacio para los camiones de turismo puedan descender a los visitantes y que éstos lleguen con más facilidad a su hotel, indicó el dirigente, quien urgió a Rivera Pérez a poner más atención en este tema.

Pero las protestas y los cierres de calles son uno de los muchos problemas que padece el sector hotelero en el primer cuadro de la ciudad: una pésima distribución del servicio de agua potable y los altos cobros que hace el SOAPAP por un servicio deficiente, la falta de espacios de estacionamiento y la inseguridad.

Respecto al agua potable, Ponce de León señaló que se ha convertido en un auténtico “dolor de cabeza” para los propietarios de hoteles en el centro, pues el Sistema Operador de Agua Potable y Alcantarillado tiene instalados medidores que no sirven, pero cobran por contar el “aire” que pasa por ellos; seis de cada 10 medidores de hoteles están inservibles, señaló.

Además, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) no permite que se hagan obras para la ampliación de las cisternas porque los hoteles están ubicados en edificios históricos, y los agentes de Tránsito Municipal no permiten el aparcamiento de pipas para distribuir agua. Recordó que hace unos días los empleados de un céntrico hotel tuvieron que cargar con agua en cubetas para auxiliar a todos sus huéspedes.

Los hoteleros pagan tarifas anuales de hasta 600 mil pesos por un servicio que no reciben, y cuando lo tienen no es el que cumpla con su demanda, siendo todavía más caro el cobro del alcantarillado, señaló.

En el caso de la inseguridad, reconoció que algunos clientes que pasean por el primer cuadro de la capital son los que han sido víctimas de asaltos.

Afirmó que mantiene contacto frecuente con la Secretaría de Seguridad Pública municipal, pero aun con ello pidió a la Comuna reforzar la vigilancia en el Centro Histórico.

Recordó tanto al ayuntamiento como al gobierno del estado que la capital poblana será sede de dos encuentros nacionales en los próximos meses: uno religioso, que congregará a 15 mil personas, y otro ecuestre, que concentrará a 4 mil visitantes, por lo que la imagen y hospitalidad de la ciudad puede quedar en entredicho si no hay acciones concretas para solucionar esos problemas.

El capitalismo salvaje asola las calles

Deja un comentario


sábado 20 de agosto de 2011

Los movimientos de indignados en España y Grecia, los impulsos revolucionarios en América Latina, los movimientos campesinos en Asia, están empezando a adivinar que tras la gran estafa un capitalismo depredador y salvaje mundial se ha desatado sobre el mundo

David Harvey / Rebelion

“Adolescentes nihilistas y salvajes” llamó el Daily Mail a los jóvenes de todos los ámbitos de la vida que corrían por las calles a la desesperada lanzando ladrillos, piedras y botellas a los policías, mientras saqueaban por aquí e incendiaban por allá, obligando a las autoridades a un alegre juego del escondite mientras corrían de un objetivo a otro con ayuda de Twitter.

La palabra “salvaje” atrajo inmediatamente mi atención. Me recordó el modo en que representaron a los comuneros de París, en 1871, como animales salvajes, hienas que merecían ser –y a menudo lo fueron– ejecutadas sumariamente en nombre de la santidad de la propiedad privada, la moral, la religión y la familia. Pero, además, la palabra me suscitó otra asociación: Tony Blair, atacando a los “medios de comunicación salvajes”, mientras se hallaba cómodamente alojado en el bolsillo izquierdo de Rupert Murdoch, para ser sustituido más tarde por éste, cuando se sacó de su bolsillo derecho a David Cameron.

Habrá, por supuesto, el debate, siempre histérico, entre los propensos a considerar los disturbios como una cuestión de pura, desenfrenada e inexcusable criminalidad, y aquellos deseosos de contextualizar los acontecimientos en un fondo de incorrecta actuación policial, racismo y continua persecución injustificada de los jóvenes y las minorías; desempleo masivo de los jóvenes; creciente marginación social y una política de austeridad ciega que nada tiene que ver con la economía y todo con la perpetuación y la consolidación de la riqueza y el poder personal. Algunos pueden llegar incluso a condenar el sinsentido y los rasgos alienantes de tantos empleos y tantas cosas de la vida cotidiana en medio de la inmensa potencialidad, aunque desigualmente distribuida, de florecimiento humano.

Si tenemos suerte, tendremos comisiones e informes que nos repetirán lo que se dijo en su día de Brixton y Toxteth, en los años de Thatcher. Y digo suerte porque los instintos salvajes del actual Primer Ministro parece más inclinados a activar los cañones de agua, llamar a la brigada de gases lacrimógenos y utilizar las balas de goma, mientras pontifica con afectación sobre la pérdida de la brújula moral, la decadencia de la civilidad y el triste deterioro de los valores familiares y la disciplina entre los jóvenes errantes.

Pero el problema es que vivimos en una sociedad en la que el capitalismo se ha vuelto desenfrenadamente salvaje. Políticos salvajes hacen trampas con sus gastos; banqueros salvajes saquean el erario público de todo lo que hay de valor; directores ejecutivos, operadores de fondos de inversión y genios del capital privado saquean al mundo de su riqueza; compañías telefónicas y de tarjetas de crédito que cargan misteriosas tasas en sus facturas en todo el mundo; tenderos que sangran a sus clientes; y, en un instante, los más cualificados timadores y estafadores juegan al trile en las más altas esferas del mundo empresarial y político.

Una economía política de desposesión de las masas y de prácticas predatorias que llegan al robo a la luz del día, sobre todo de los pobres y los vulnerables, los menos refinados y los que no gozan de protección legal, se ha convertido en el orden del día. ¿Alguien cree que es aún posible encontrar un capitalista honesto, un banquero honesto, un político honesto, un comerciante honesto o un comisario de policía honesto? Sí, los hay. Pero sólo como una minoría que todo el mundo considera estúpida. ¡Sé listo! ¡Obtén ganancias fáciles! ¡Estafa y roba! Las probabilidades de que te atrapen son escasas. Y en todo caso hay un montón de maneras de proteger la riqueza personal de los costos de las fechorías corporativas.

Lo que digo puede sonar chocante. Pero la mayoría de nosotros no lo ve porque no quiere. Ciertamente, ningún político se atreve a decirlo y la prensa sólo lo imprimiría para cubrir de oprobio al que lo dijera. Pero mi conjetura es que cada uno de los alborotadores callejeros sabe exactamente lo que quiero decir. Ellos sólo están haciendo lo que hacen los demás, aunque de una manera diferente, más ostensible y apreciable en la calle. El thatcherismo desencadenó los instintos salvajes del capitalismo (el “espíritu animal” del empresario, como coquetamente decían) y nada ha conseguido controlarlos desde entonces. Tierra quemada es ya, abiertamente, el lema de las clases dominantes en casi todas partes.

Esta es la nueva normalidad en que vivimos. Esto es lo que la siguiente gran comisión de investigación debería abordar. Todos, no sólo los alborotadores, deben rendir cuentas. El capitalismo salvaje debe ser llevado a juicio por crímenes contra la Humanidad y crímenes contra la Naturaleza.

Lamentablemente, esto es lo que estos manifestantes insensatos no pueden ver ni exigir. Todo conspira para impedir también que nosotros lo veamos. Esta es la razón por la que el poder político se viste rápidamente con los ropajes de una moralidad superior y esgrime empalagosas razones para que nadie pueda ver lo descaradamente corrupto e irracional que es.

Sin embargo, hay destellos distintos de esperanza y luz en todo el mundo. Los movimientos de indignados en España y Grecia, los impulsos revolucionarios en América Latina, los movimientos campesinos en Asia, están empezando a adivinar que tras la gran estafa un capitalismo depredador y salvaje mundial se ha desatado sobre el mundo. ¿Qué se necesita para que el resto de nosotros vea y actúe en consecuencia? ¿Cómo podemos empezar de nuevo? ¿Qué dirección debemos tomar? Las respuestas no son fáciles. Pero una cosa sabemos con certeza: sólo podremos llegar a las respuestas correctas haciendo las preguntas correctas.

México: El desalojo de Ebulá, dos años de impunidad

Deja un comentario


sábado 20 de agosto de 2011

Los ebuleños fueron golpeados y expulsados de su tierra; sus viviendas y pertenencias fueron destruidas y saqueadas; sus animales sacrificados por los saqueadores, e incluso, los árboles talados, privando a las familias de sus medios de subsistencia.


Cristóbal León Campos / Especial para Con Nuestra América

Desde Yucatán, México


 

El 13 de agosto se cumplieron dos años del violento desalojo que sufrieron los pobladores de San Antonio Ebulá, fueron desterrados por parapolicías pagados por el empresario Eduardo Escalante, quien dice ser el propietario de las tierras donde se asienta el poblado desde hace más de 40 años, los golpeadores fueron resguardados por más de cien elementos de la Policía Estatal Preventiva de Campeche. En dos ocasiones anteriores ya habían sufrido ataques que permanecen impunes.

Los ebuleños fueron golpeados y expulsados de su tierra; sus viviendas y pertenencias fueron destruidas y saqueadas; sus animales sacrificados por los saqueadores, e incluso, los árboles talados, privando a las familias de sus medios de subsistencia. Ese ataque dejó a más de setenta familias en situación de desplazadas, a pesar de lo cual no recibieron asistencia humanitaria gubernamental.

Como respuesta los ebuleños realizaron un plantón en los bajos del Palacio de Gobierno de Campeche durante mes y medio. Recibieron apoyo nacional e internacional, gracias al cual, logró el Pueblo de Ebulá, recuperar 33 hectáreas de sus tierras. El gobierno campechano se comprometió a que el nuevo poblado ebuleño tendría todos los servicios básicos, además de que recibirían apoyo para su restablecimiento. Hasta hoy no sean cumplido tales compromisos, el gobierno pretende dejar de lado a los pobladores de este digno pueblo.

El acuerdo establecía que el juicio agrario que los pobladores de Ebulá mantienen sobre las tierras despojadas no se suspendía por ningún motivo, continuando en las instancias correspondientes, y sujetaba la reparación de los daños a la denuncia penal. Sin embargo, hasta el día de hoy, la Procuraduría del estado no ha concluido la debida integración de la averiguación previa y, por lo tanto, no la ha consignado. Tienen los oídos sordos y la vista ciega ante las pruebas, a pesar de que decenas de pobladores han denunciado ante la agencia tercera del Ministerio Público de Campeche, y de que más de 26 pruebas acreditan formalmente que San Antonio Ebulá había sido reconocido como pueblo por distintas instancias oficiales e incriminan directamente a los dueños de Constructora Escalante en el violento e ilegal desalojo, el Ministerio Público en total complicidad con la impunidad, pretendió concluir el caso, garantizando el establecimiento de la injusticia, si no hubieran actuado con rapidez y consistencia lo ebuleños, se abría consumado tal violación a los derechos más elementales.

La negación del Ministerio Público a impartir justicia es tan grande, que no le importa que en el expediente se encuentre, desde meses atrás, la declaración del dueño de la empresa privada que realizó el desalojo, conocido como “El Potoco”, quien declara que el señor Escalante lo contrató, admite que en el lugar había viviendas habitadas y, señala que no le mostraron orden de desalojo. Esta declaración incrimina al empresario Escalante y a la policía del estado de Campeche (que observó la destrucción sin intervenir), pero la Procuraduría no actúa para poner fin a este grave caso. Demostrando que a dos años de los hechos el Gobierno del estado de Campeche pretende dejar en la impunidad estos delitos y encubrir acciones delictivas de Eduardo Escalante que se ha utilizado métodos ilegales para acceder a territorios cuya asignación por parte de las autoridades agrarias aún no ha sido determinada.

La Procuraduría General de Justicia del estado de Campeche debe terminar de integrar adecuadamente y a la brevedad las averiguaciones previas CCH-5788/3ERA/2009 y Averiguación Previa AAP-3118/3ERA/2010 acumulada, abiertas con motivo de los hechos del día 13 de agosto de 2009, consignando el expediente ante la autoridad judicial competente, para garantizar que los hechos no queden en la impunidad y se garantice la adecuada reparación moral y material del daño.

Ante estas injusticias y frente a la impunidad que gozan quienes las cometen, es necesario expresar la solidaridad y el apoyo, para que se imponga el castigo que merecen los autores intelectuales y materiales de dichas injusticias y, se establezca la justicia en Campeche regresando al pueblo lo que es suyo.

Ebulá, 2 años después Escalante es intocable

Deja un comentario


Difusión Cencos México D.F., 18 de agosto de 2011

Boletín de prensa
Indignación

  • Ciberacción: justicia para Ebulá

Dos años después del violento ataque contra el pueblo de San Antonio Ebulá, en Campeche, por órdenes del Empresario Eduardo Escalante, persiste la impunidad en este grave caso que, el 13 agosto de 2009 golpeó, destruyó las propiedades y desplazó a más de 70 familias.

Ante la impunidad que encubre y protege al empresario responsable, Indignación convoca a sumarse y acompañar la exigencia de justicia para Ebulá a través de una ciberacción.

A partir de las primeras horas de este 13 de agosto, al cumplirse precisamente dos años del violento desalojo cometido ilegalmente por órdenes del empresario Eduardo Escalante, se podrá sumar quien lo desee a esta exigencia de justicia en la dirección http://indignacion.org.mx/ebula/ donde se encuentra el texto de una carta dirigida al Gobierno de Campeche, al Procurador de Justicia de Campeche y al Secretario de la Reforma Agraria.

Al final del texto basta con poner el nombre y dirección electrónica de quien suscribe y apretar el botón “enviar” para que la carta llegue a sus destinatarios. Una copia llegará a Indignación para conservar registro de los envíos.

También se podrá encontrar y acceder a la acción en:

http://www.facebook.com/pages/Indignacion/339814451000

y en http://twitter.com/indignacion_dh

En www.indignacion.org.mx está disponible más información sobre el caso.

A continuación el texto de la carta:

Secretario de la Reforma Agraria
Agr. Abelardo Escobar Prieto

Gobernador del estado de Campeche
Fernando Ortega Bernés

Procurador General de Justicia del estado de Campeche
Lic. Renato Sales Heredia

Me dirijo a ustedes con preocupación por la impunidad que prevalece en el caso de San Antonio Ebulá, Campeche y agravia a sus pobladores, quienes fueron violentamente desalojados por un particular hace ya dos años.

El 13 de agosto de 2009 cerca de cien personas protegidas por la Secretaría de Seguridad Pública del estado y contratadas por el empresario Eduardo Escalante, quien se arroga la propiedad de esas tierras, a pesar de que estas se encuentran aun en litigo ante las autoridades agrarias, llegaron violentamente al pueblo de San Antonio Ebulá agrediendo a la gente y destruyendo todo a su paso: viviendas, árboles, animales y todas las propiedades de las y los habitantes. Dos ataques anteriores contra Ebulá, pueblo que se fundó hace más de cuarenta años, permanecían impunes.

Ese ataque dejó a más de setenta familias en situación de desplazadas, a pesar de lo cual no recibieron asistencia humanitaria alguna.

Después de mes y medio de vivir en la terraza del Palacio de Gobierno en condiciones críticas, representantes de las y los pobladores y el Gobierno de Campeche firmaron un convenio con el ejecutivo campechano que les garantizaba a los desplazados la inmediata ocupación de 33 hectáreas cercanas al antiguo poblado, comprometía al gobierno a otorgarles certeza jurídica sobre esas tierras y a asegurarles todos los servicios que requiere un pueblo para la vida digna de sus habitantes.

El convenio establecía expresamente que de ningún modo dicho acuerdo implicaba la suspensión del juicio agrario que las y los pobladores mantienen sobre las tierras que les fueron despojadas, el cual continuaba en las instancias correspondientes, y sujetaba la reparación de los daños a la denuncia penal.

A pesar de que decenas de pobladores han denunciado ante la agencia tercera del Ministerio Público de Campeche, a pesar de que más de 26 pruebas acreditan formalmente que San Antonio Ebulá había sido reconocido como pueblo por distintas instancias oficiales e incriminan directamente a los dueños de Constructora Escalante en el violento e ilegal desalojo, el Ministerio Público intentó -fallidamente gracias a la impugnación de las y los pobladores- concluir el caso. Hasta la fecha, la Procuraduría del estado no ha concluido la debida integración de la averiguación previa y, por supuesto, no la ha  consignado.

Esta dilación implica denegación de justicia y lleva a la Procuraduría de Campeche a incumplir con el principio de debida diligencia con la que tiene que actuar para garantizar a las y los pobladores agraviados el acceso a la justicia.

El expediente contiene, desde hace algunos meses, la declaración del dueño de la empresa privada que realizó el desalojo, conocido como “El Potoco”, quien declara que el señor Escalante lo contrató, admite que en el lugar había viviendas habitadas y, a pregunta expresa, señala que si bien no le mostraron orden de desalojo el señor Escalante le mostró un papel que acreditaba la propiedad de la tierra.

Esta declaración de culpabilidad propia que además incrimina al señor Escalante y a la policía del estado de Campeche -que observó pasivamente la destrucción- no ha bastado para que la Procuraduría actúe en este grave caso, lo cual hace sospechar que a dos años de los hechos el Gobierno del estado de Campeche pretende dejar en la impunidad estos delitos y encubrir acciones delictivas de un empresario que se ha valido de métodos ilegales para acceder a territorios cuya asignación por parte de las autoridades agrarias aún no ha sido determinada.

Por lo anteriormente señalado les expreso mi más alta exigencia de justicia y solicito:

A) A la Procuraduría General de Justicia del estado de Campeche:

Que termine de integrar adecuadamente y a la brevedad posible las averiguaciones previas CCH-5788/3ERA/2009 y Averiguación Previa AAP-3118/3ERA/2010 acumulada, abiertas con motivo de los hechos del día 13 de agosto de 2009, consignando el expediente ante la autoridad judicial competente, de tal manera que hechos comos los descritos no queden en la impunidad y se garantice la adecuada reparación moral y material del daño.

B) A la Secretaría de la Reforma Agraria del Gobierno Federal. Que en la reposición del procedimiento agrario ordenado por la Justicia Federal y radicado originalmente con el número de expediente 527/1992 en el Tribunal Superior Agrario, se haga de manera independiente e imparcial, garantizando el derecho a la tierra y el territorio del pueblo de San Antonio Ebulá, de tal manera que se les brinde certeza jurídica sobre su territorio histórico y se evite la consumación de un hecho a todas luces ilegal.

Equipo Indignación A.C.

12 de agosto de 2011

Entradas más antiguas

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 123 seguidores