Protestan en Estados Unidos por ley restrictiva contra indignados

Deja un comentario


 

PL

Miembros del movimiento Ocupar Wall Street protestan hoy contra la ley HR 347, aprobada por el Congreso y el presidente Barack Obama, al restringir las protestas pacíficas y la libertad de expresión, indicaron activistas.

La controvertida iniciativa desencadenó varias manifestaciones esta semana porque, según sus críticos, viola sus derechos constitucionales mediante la restricción de la protesta pacífica.
Parece que este proyecto de ley está dirigido específicamente contra el movimiento de protesta que sacude Estados Unidos desde el 17 de septiembre del año pasado, cuando se iniciaron en Nueva York y se extendieron por todo el país, dijeron manifestantes.
El pasado 12 de marzo grupos de reclamantes se reunieron en Ocupar DC McPherson Square, en la capital del país, con el propósito de expresar su malestar por la firma de la legislación por Obama.
La HR 347 es una versión modificada de una antigua ley que restringía la entrada o el bloqueo de las áreas públicas cerradas por el Servicio Secreto y también contempla medidas contra protestas en los principales eventos públicos.
La ley evitará que las protestas ocurran en zonas de libre expresión y puede ser usada por la policía a discreción cuando tengan lugar eventos como la próxima reunión del G8, en Camp Davis, o cuando se desarrollen reuniones bilaterales en Estados Unidos.
Los demandantes consideran que ahora los fiscales no tienen que demostrar que alguien sabía que era ilegal lo que estaba haciendo para condenarlo, lo cual es considerado por el movimiento como una medida en su contra.
En eventos desarrollados en la capital del país en los últimos días, algunos manifestantes se pusieron cinta adhesiva en la boca para simbolizar que lo legislado infringe los derechos contemplados en la primera enmienda de la Constitución estadounidense, en especial la libre expresión.
Anuncios

Estados Unidos: Indignados apoyan causa de antiterroristas cubanos

Deja un comentario


jueves 1 de marzo de 2012

Luis Brizuela Brínguez (PL)

El movimiento Ocupar Wall Street (OWS) demandó la libertad de todos los prisioneros políticos en Estados Unidos y, con ellos, de los cinco antiterroristas cubanos condenados injustamente en ese país. Los activistas sumaron así una nueva demanda a la administración del presidente Barack Obama, a quien reclaman desde el 17 de septiembre de 2011 la materialización de sus, al parecer, olvidadas promesas de cambio.

El 20 de febrero, alrededor de 700 personas se congregaron frente a la prisión estatal de San Quintín, la más antigua de California, durante una jornada denominada Día Nacional de Ocupación por los Prisioneros, la cual se extendió al menos a otros 15 reclusorios de Nueva York, Baltimore y Boston, entre otras ciudades.
Este es un llamado urgente a la solidaridad con la clase prisionera y para enseñar al pueblo de Estados Unidos y el mundo la gran injusticia que se comete diariamente en cientos de prisiones del país, indicó la convocatoria.
Numerosas pancartas rezaban lemas como “Alto a la guerra contra el pueblo trabajador: trabajos no cárceles” y “Encarcelen en masa al uno por ciento”, en referencia a la clase más rica de la nación.
Según Barbara Becnel, una de las participantes, exigieron varias reformas, incluida la eliminación de la incomunicación, la pena de muerte, así como poner fin a la práctica de juzgar a algunos menores como adultos.
El hecho de que más menores latinos y negros sean juzgados como adultos dentro del sistema judicial estadounidense muestra la discriminación contra esas minorías en el país norteño.
Datos de la Oficina de Justicia Juvenil y Prevención de la Delincuencia del Departamento de Justicia revelan que de 2008 a 2010, el 59,8 por ciento de los sancionados como si fueran adultos fueron adolescentes latinos, en especial en la californiana urbe de Los Ángeles.
La acción cívica demostró también la amplitud de temáticas con las cuales se identifican los llamados indignados.
Queremos ampliar los temas que irrumpen hoy en Ocupar Oakland: empezamos a hablar de Wall Street; hemos denunciado el acoso de la policía local. Ahora queremos llevar el debate a las condiciones del sistema penal, aseguró Scott Johnson, un joven informático de 34 años.
En este sentido, el reverendo Kurt A. Kuhwald, profesor de la Escuela de Starr King en Berkeley, coincidió en que “el sistema penitenciario refleja claramente una parte del desastre económico en el cual nos encontramos”.
Somos el país más encarcelado en el mundo. Tenemos que reorganizar nuestras prioridades, porque contar con más gente detenida, privadas además de sus derechos, no nos hace un país más seguro, aseveró Kuhwald.
De manera general, los manifestantes recordaron que Washington mantiene cautivas a más de dos millones de personas, muchas de las cuales son víctimas de malos tratos y torturas, procedimientos condenados por la legislación internacional y la Convención por los Derechos Humanos.
La pena de muerte pende, asimismo, sobre las cabezas de miles de ellos. Washington mantiene encarcelados a prisioneros políticos como Leonard Peltier (36 años encerrado), Mumia Abu-Jamal (30 años), Mutulu Shakur (26 años), Oscar López Rivera (31 años), Ruchell Magee (41 años) y Lynne Stewart (sentenciada a 10 años).
Organizadores de la protesta la calificaron como histórica porque por primera vez se combinó el grupo OWS con los movimientos de derechos de los prisioneros, destacó la cadena televisiva NBC.
El acontecimiento sirvió para respaldar asimismo la causa de los cinco antiterroristas cubanos condenados en Estados Unidos.
Bajo el lema Libertad a los Cinco Cubanos y a todos los Prisioneros Políticos, Fin a la Encarcelación Masiva, No a la Pena de Muerte, miembros de Ocupar Oakland, así como el Comité Nacional por la Liberación de los Cinco Cubanos, respaldaron la protesta.
El Comité presentó una declaración por escrito de Gerardo Hernández, solidaria con los prisioneros políticos estadounidenses.
En el texto, Hernández reclamó poner fin a los 13 años de encarcelamiento a los cuales ha sido sometido, al igual que Fernando González, Ramón Labañino y Antonio Guerrero.
También denunció la situación de René González, excarcelado el 7 de octubre último y en una libertad condicional por tres años que le impide regresar a Cuba para reunirse con su familia.
En el orbe existen cientos de comités de liberación y organizaciones solidarizadas con la liberación de los Cinco luchadores antiterroristas, los cuales se oponen a la política de terrorismo de Estado mantenida por los gobiernos de Estados Unidos contra Cuba.
La causa de los cinco antiterroristas cubanos debemos ganarla informando y sensibilizando cada vez a más personas de todo el mundo, afirmó Alicia Jrapko, integrante del Comité Internacional por su liberación.
Los Cinco, como identifica la solidaridad internacional a esos luchadores contra el terrorismo, fueron arrestados el 12 de septiembre de 1998 en la ciudad de Miami.
Un proceso irregular celebrado allí los condenó en 2001 a penas que van desde la doble cadena perpetua hasta 15 años.
Numerosas personalidades mundiales, asociaciones civiles y representantes gubernamentales han defendido a los Cinco, y recuerdan que solo controlaban la actividad de grupos extremistas de origen cubano en Nueva Jersey y Florida, tratando de anticiparse a sus acciones terroristas y reunir pruebas sobre posibles ataques.

Entre los Premios Nobel que apoyan la causa están Wole Soyinka, Nadine Gordimer, Desmond Tutu, Rigoberta Menchú, Adolfo Pérez Esquivel, Zhores Alfiorov y Günter Grass.

¿A dónde irán los indignados y los “ocupas”?

Deja un comentario


 

Los indignados, los ocupas y los de la primavera árabe no se remiten al clásico discurso de las izquierdas, ni siquiera a los sueños de las distintas ediciones del Foro Social Mundial. Nos encontramos en otro tiempo y ha surgido una nueva sensibilidad.

Leonardo Boff / Servicios Koinonia

En una de las mesas más importantes de debates en el Foro Social Temático de Porto Alegre, en la tuve la oportunidad de participar, pude escuchar los testimonios vivos de los Indignados de España, de Londres, de Egipto y de Estados Unidos. Lo que me dejó muy impresionado fue la seriedad de los discursos, lejos del tono anárquico de los años 60 del siglo pasado con sus muchas «parole». El tema central era «democracia ya». Se reivindicaba otra democracia, bien diferente de esta a la que estamos acostumbrados, que es más farsa que realidad. Quieren otra democracia que se construya a partir de la calle, de las plazas, el lugar del poder originario. Una democracia desde abajo, articulada orgánicamente con el pueblo, transparente en sus procedimientos y no corroída nunca más por la corrupción. Esta democracia, de entrada, se caracteriza por vincular justicia social con justicia ecológica.

Curiosamente, los indignados, los ocupas y los de la primavera árabe no se remiten al clásico discurso de las izquierdas, ni siquiera a los sueños de las distintas ediciones del Foro Social Mundial. Nos encontramos en otro tiempo y ha surgido una nueva sensibilidad. Se postula otro modo de ser ciudadano, incluyendo poderosamente a las mujeres antes invisibilizadas, ciudadanos con derechos, con participación, con relaciones horizontales y transversales facilitadas por las redes sociales, por el móvil, por el twitter y por los facebooks. Nos encontramos ante una verdadera revolución.

Antes las relaciones se organizaban de forma vertical, de arriba abajo. Ahora lo hacen de forma horizontal, hacia los lados, en la inmediatez de la comunicación a la velocidad de la luz. Este modo representa el tiempo nuevo que estamos viviendo, el de la información, del descubrimiento del valor de la subjetividad, no aquella de la modernidad, encapsulada en sí misma, sino la de la subjetividad relacional, la de la emergencia de una conciencia de especie que se descubre dentro de una misma y única Casa Común, que amenaza ruina a causa del excesivo pillaje practicado por nuestro sistema de producción y de consumo.

Esta sensibilidad no tolera ya más los métodos del sistema para superar la crisis económica y derivadas, saneando los bancos con el dinero de los ciudadanos, imponiendo una severa austeridad fiscal, el desmantelamiento de la seguridad social, el abaratamiento del empleo, el recorte de las inversiones, suponiendo ilusamente que de esta forma se reconquista la confianza de los mercados y se reanima la economía. Tal concepción se ha vuelto dogma y en muchas partes se oye la estúpida muletilla \”TINA: there is no alternative”, no hay alternativa. Los sacrílegos sumos sacerdotes de la trinidad nada santa formada por el FMI, la Unión Europea y el Banco Central europeo han dado un golpe financiero en Grecia e Italia, y han impuesto allí a sus acólitos como gestores de la crisis, sin pasar por el rito democrático. Todo es visto y decidido desde la óptica exclusiva de lo económico, rebajando lo social y aumentando el sufrimiento colectivo innecesario, la desesperación de las familias y la indignación de los jóvenes porque no consiguen trabajo. Todo esto puede desembocar en una crisis de consecuencias dramáticas .

Paul Krugmann, premio Nobel de economía, pasó unos días en Islandia para estudiar la forma como ese pequeño país ártico salió de su crisis avasalladora. Siguieron el camino correcto que otros también deberían haber seguido: dejaron quebrar a los bancos, pusieron en prisión a los banqueros y especuladores que practicaron desfalcos, reescribieron la constitución, garantizaron la seguridad social para evitar el colapso generalizado y consiguieron crear empleo. Consecuencia: el país salió del atolladero y es uno de los países nórdicos que más crece. El camino islandés ha sido silenciado por los medios de comunicación de masas mundiales por temor a que sirva de ejemplo a los demás países. Y así el carruaje, con medidas equivocadas pero coherentes, corre veloz hacia el precipicio.

Contra este curso previsible se oponen los Indignados. Quieren otro mundo más amigo de la vida y respetuoso de la naturaleza. Tal vez Islandia les servirá de inspiración. ¿Hacia dónde irán? Quién sabe. Seguramente no en la dirección de los modelos del pasado, ya agotados. Irán en dirección de aquello que decía Paulo Freire de lo «inédito viable» que nacerá de ese nuevo imaginario y que se expresa, sin violencia, dentro de un espíritu democrático-participativo. En cualquier caso, el mundo ya nunca será como antes, y mucho menos como a los capitalistas les gustaría que fuese.

Aumentan protestas contra el Foro Económico Mundial: Los indignados instalan su iglú en Davos

Deja un comentario


jueves 26 de enero de 2012

Sergio Ferrari (especial para ARGENPRESS.info)

Campaña “Derecho sin Fronteras” pasea perros invisibles / La denuncia al poder económico como arma de resistencia.

Los indignados dieron la sorpresa y se instalaron en Davos, centro turístico alpino suizo que entre el 25 y el 29 de enero acoge al Foro Económico Mundial. Sin invitación alguna, ni carta credencial, ni reserva en hotel de cinco estrellas, dieron rienda suelta a la imaginación para no perder la ocasión de comunicar su propia crítica al sistema planetario dominante.
A escasos metros de la estación de trenes de Davos Dorf y a menos de un kilómetro de la zona cercada de máxima seguridad que rodea el Centro de Congreso donde se reúne el Foro, construyeron un iglú de resistencia, desde el cual, durante una semana, lanzarán su mensaje de protesta.
“El objetivo es hacer cada día una acción simbólica” explica una de las dirigentes juveniles del movimiento. Por ejemplo, el miércoles 25, día de apertura del principal evento de la economía mundial, “lanzamos varios grandes balones al aire con consignas anti-neoliberales”, precisa.
La vida diaria en el iglú no es simple. Mucho menos las noches con temperaturas de varios grados bajo cero en el invierno alpino en esta ciudad de montaña ubicada a más de mil metros de altura.
Para confrontar el frío y para contar con un centro de reunión informal, los “occupy” levantaron cerca del iglú dos carpas circulares, un poco más protegidas. E instalaron una vieja casa rodante en las cercanías.
La cincuenta de los ocupantes se renueva constantemente. Y no faltan jóvenes candidatos que en ordenados turnos llegan de las distintas ciudades de Suiza para asegurar la continuidad de la protesta.
Se mantendrán hasta el sábado 28. Una semana simbólica, para recordar, a la opinión pública mundial, según lo enfatizan, que el “movimiento de indignados sigue existiendo en miles de rincones del mundo entero”. Una especie de memoria activa de una nueva conciencia ciudadana planetaria en construcción, señalan.
Perros invisibles con nombre de multinacionales suizas
Convocados bajo la consigna “llevemos atadas a las multinacionales con una cuerdita”, un medio centenar de miembros de organismos no-gubernamentales y asociaciones de solidaridad con el Sur, conmovieron adicionalmente la ciudad del Foro Económico Mundial el miércoles 25, día de la apertura.
Los militantes de la Campaña “Derecho sin Fronteras” pasearon durante dos horas por la pequeña ciudad a perros invisibles atados de cuerditas semi rígidas y bozales, a los que llamaban “Nestlé”, “Axpo”, Glencore o Syngenta.
Al mismo tiempo, repartían información explicativa e intercambiaban, con los transeúntes. Muchos de ellos, delegados al Foro Económico Mundial que entre curiosos y sorprendidos preguntaban por la causa de la acción.
Todo esto en pequeños grupos, ante la prohibición de manifestaciones públicas en la ciudad de Davos ocupada durante el Foro por fuerzas policiales, militares y de seguridad.
La Campaña “Derecho sin Fronteras” que reúne a más de cincuenta organizaciones de cooperación al desarrollo, solidaridad, sindicales y de derechos humanos del país, acaba de ser lanzada en noviembre del año pasado.
Promueve una petición que será presentada en junio del año en curso a las autoridades nacionales, donde se exige que las multinacionales suizas que actúan en los países del Sur, deban respetar los derechos humanos y ecológicos según las exigencias y estándares helvéticos. Y propone reglas jurídicas obligatorias a cumplir.
“Es inimaginable que en el Foro Económico Mundial de Davos, donde se proyecta el mundo de mañana”, los derechos fundamentales no ocupen un lugar esencial, enfatizaba en representación de los manifestantes Denièle Gosteli de Amnistía Internacional /Suiza.
Subrayando que esas multinacionales cometen graves violaciones a los derechos humanos y ambientales y las víctimas de sus prácticas, en general, “no tienen derecho a ningún recurso jurídico”.
Uno de los ejemplos más reiterados por la Campaña es la agroquímica suiza Syngenta, que “hace enormes ganancias en el Sur con pesticidas prohibidos en Europa por atentar la salud de la población campesina”, según explica uno de los documentos de Derecho sin Fronteras.
En este clima de inventiva protesta ciudadana, este fin de semana “El ojo público sobre Davos”, observatorio crítico creado por dos ONG suizas, dará conocer en Davos el premio a la “peor empresa trasnacional del mundo”. Entre las candidatas con mayor posibilidad de obtener la triste presea se encuentra, justamente, la agroquímica Syngenta.
En colaboración con E-CHANGER, ONG suiza de cooperación solidaria, miembro de la Campaña “Derecho sin Fronteras”

Autor Fotos: Sergio Ferrari

Corren a Ulises Ruiz de un restaurante en Nueva York

Deja un comentario


Estados Unidos: Los Indignados mejor ubicados en encuestas que el Tea Party

Deja un comentario


martes 8 de noviembre de 2011

 

PL

El movimiento Ocupemos Wall Street presente en Estados Unidos desde el 17 de septiembre último está mejor ubicado en la preferencia del público que el grupo conservador Tea Party, indicó hoy una encuesta.

El sondeo realizado por la Universidad de Massachusetts en Lowell y el Boston Herald, muestra que los llamados indignados superan en preferencia a los que engendran las desigualdades entre los estadounidenses, el emporio de Wall Street.
De mil cinco preguntados, el 35 por ciento emitió un criterio favorable sobre el movimiento que destaca por su presencia en Nueva York, Washington, Atlanta, Los Ángeles y Oakland, entre otros sitios del país.
Por el contrario, sólo el 16 por ciento tienen igual percepción de Wall Street y las grandes corporaciones que acumulan el más alto por ciento de las riquezas en Estados Unidos y el mundo.
El 29 por ciento se inclinó por los postulados del movimiento conservador Tea Party, cuyos candidatos abogan por recortes de programas sociales y no incrementar los impuestos al denominado uno por ciento de la sociedad que agrupa a los más ricos.
El sondeo encontró además que apenas el 21 por ciento de las personas tiene una buena opinión sobre el gobierno en Washington.
Mientras tanto, los llamados indignados prosiguen este lunes su campaña contra la inequidad en el país con una protesta que encabezan latinos y afroestadounidenses en Nueva York.
Entre las demandas de los manifestantes destaca la exigencia al gobernador del estado, Andrew Cuomo, para renovar una normativa que exige más impuestos para los ricos, en el caso de la llamada Gran Manzana unas 70 mil personas cuyos ingresos superan el millón de dólares anuales.
Según el senador estatal Adriano Espaillat, uno de los organizadores de la marcha, nuestras comunidades fueron devastadas por el asalto económico en contra de la clase media y las familias pobres, incluso cuando en Wall Street se registraba una bonanza financiera.

Los manifestantes demandan también más empleos y un incremento en el salario mínimo, para enfrentar el complejo panorama económico del país.

Publicado por ARGENPRESS

Acentúan razones de protestas de indignados en Estados Unidos

Deja un comentario


martes 1 de noviembre de 2011

PL

A casi dos meses de iniciadas las protestas de los llamados Ocupantes de Wall Street, las razones que impulsan al movimiento son acentuadas a diario en medios estadounidenses.Luego de enfrentar arrestos, la violencia policial y el desalojo de los lugares donde manifiestan su rechazo contra la inequidad del sistema capitalista, diferentes informes y estudios dan razón a los que piden un alto en las políticas gubernamentales y de los grandes bancos.

Pese a que los medios conservadores tratan de presentarlos como parásitos que pretenden recibir gratuitamente servicios pagados con el dinero que generan los impuestos de quienes producen la riqueza, el movimiento tiene sólidas razones.

El reciente estudio de la Oficina de Presupuesto del Congreso Tendencia en la distribución del ingreso familiar entre 1979 y 2007, muestra de forma cruda uno de los motivos de la protestas.

Entre 1979 y 2007, el ingreso familiar real del uno por ciento de la población estadounidense, aquellos con las ganancias más elevadas, se incrementó en 275 por ciento.

En el mismo periodo, el 20 por ciento de la población en la parte más alta del ingreso familiar -incluido el uno por ciento anterior-, vio sus ingresos incrementarse en 65 por ciento.

Para el 60 por ciento de la población de ingresos medianos, el aumento del dividendo familiar fue del 40 por ciento.

Mientras para el 20 por ciento de la población de ingresos más bajos, el aumento del ingreso familiar fue de 18 por ciento, de acuerdo con el informe.

Según un comentario del diario La Opinión, de California, en algo tienen razón los conservadores: hubo una redistribución de la riqueza. Esto es, se ha despojado a las clases media y pobre de su parte proporcional.

Otras fuentes al valorar las protestas indican que el llamado sueño americano sólo es realidad para el uno por ciento.

Mientras, para el otro 99 por ciento, se convirtió “en una pesadilla sin esperanza de despertar a un nuevo amanecer de estabilidad”.

Por lo pronto, las protestas prosiguen en Nueva York, California, y en muchas otras ciudades del país y nadie saben cuando terminarán.

Juez ordena detener arrestos de manifestantes en Tennessee

Un juez estadounidense ordenó dejar de aplicar las nuevas reglas implementadas para limitar las manifestaciones del grupo Ocupar Wall Street (OWS) en la ciudad de Nashville, Tennessee, reportó hoy la cadena televisiva CNN.

El jueves último, el gobernador del estado emitió nuevas disposiciones que establecen permisos especiales para protestar en las calles y los lapsos por los cuales es permitido reunirse.

En los días posteriores, decenas de ciudadanos fueron encarcelados después de desafiar el toque de queda, y sometidos a cargos de invasión de propiedad.

Jueza de distrito Aleta TraugerSin embargo el juez de distrito, Aleta Trauger, emitió la víspera una orden que impide a las autoridades policiales detener a los miembros del grupo si se reúnen en lugares públicos.

La decisión es considerada una victoria para los activistas y la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés), que solicitó una orden de restricción temporal para bloquear las severas disposiciones de la semana anterior, indicó la televisora.

La expresión política pública merece el más alto nivel de protección por parte del Estado. Es inaceptable que se acalle de manera repentina la voz de quienes protestan y los obligue a desalojar los lugares donde se expresan de manera pacífica, explicó Hedy Weinberg, director ejecutivo de la ACLU en Tennessee.

La orden permanecerá en vigor hasta el 21 de noviembre, cuando está programada una audiencia para revisar el caso. En Tennessee, los manifestantes se reúnen en la Plaza Legislativa, en el centro de Nashville, desde principios de octubre.

Un mes y medio después de iniciadas las manifestaciones en Nueva York, centenares de personas fueron apresadas a lo largo del territorio norteño.

Bajo la denominación OWS, las protestas han sacudido a más de 70 ciudades estadounidense desde el 17 de septiembre y, a juicio de analistas, reflejan la frustración de los ciudadanos afectados por una tasa de desempleo superior al nueve por ciento y un reparto desigual de las riquezas nacionales.

Publicado por ARGENPRESS

Older Entries