Misión ONU en Haití para examinar situación del país

Deja un comentario


LUNES 13 DE FEBRERO DE 2012

PL

Representantes del Consejo de Seguridad de la ONU examinarán desde hoy los intentos de Haití de recuperarse de desastres naturales, humanitarios y de crisis políticas.

En la agenda de visita de los delegados internacionales, que concluirá el próximo jueves, aparecen reuniones con las autoridades locales y la Misión de la ONU para la Estabilización de Haití (Minustah) para abordar sus tareas y planes con vista a reducir esta fuerza en la nación caribeña.
La fuerza multilateral presente en el país desde 2004 tiene planeado reducir en dos mil 700 el número de sus efectivos, que se cifran actualmente en 11 mil 600.
Los miembros del Consejo de Seguridad abordarán el cumplimiento de las resoluciones de ese órgano sobre Haití, relacionadas con la estabilidad, la seguridad y el desarrollo económico y social, indicó un portavoz de los visitantes.
Examinarán los avances en la reconstrucción después del terremoto de 2010 que ocasión más de 300 mil muertos, igual cantidad de heridos y 1,5 millones de damnificados, según cifras oficiales.
Otros aspectos serán analizados como la reforma institucional, la gobernabilidad, manejo de fronteras y observancia de los derechos humanos, duramente afectado por una epidemia de cólera desatada en octubre de 2010 y que ha cobrado más de siete mil muertes.

En cuanto a este grave problema, muchos haitianos expresaron su rechazo a la Minustah luego de revelarse que informes técnicos atribuyeron la epidemia a un contingente nepalí que echó desechos fecales al río Artibonite.

Anuncios

Número de muertes a causa del cólera en Haití asciende a 4.625

Deja un comentario


miércoles 2 de marzo de 2011

RIA NOVOSTI

El número de muertes a causa del cólera, que azota Haití desde octubre del año pasado, ascendió a 4.625, informó hoy el Ministerio de Salud Pública y de Población (MSPP) del país caribeño.

Según la cartera de Salud, la cifra sitúa el índice de mortalidad en un 1,9 por ciento, mientras que el de enfermos ha aumentado a 245.183, de los cuales más de 130 mil han sido hospitalizados.
Los departamentos más afectados del país caribeño son Artibonite con 868 muertes, Grande Anse con 824, Norte con 623, Puerto Príncipe con 553, Centro con 357, Oeste con 309, Noreste con 257, Noroeste con 238, Sur y Sureste con 228 cada uno y Nippes con 140.
El brote de cólera fue registrado en el departamento de Artibone (norte de Haití) en octubre del año pasado. La población haitiana culpa a los cascos azules nepaleses de introducir la enfermedad. Las acusaciones parcialmente han sido confirmadas por expertos de Estados Unidos y Francia.
Tras el terremoto del 12 de enero de 2010 que causó más de 250 mil muertes, más de 1,3 millones de damnificados, y el huracán “Tomás” que causó 20 muertes, destruyó sistemas de suministro de agua potable, la situación en Haití se agravó debido a la epidemia de cólera que ya ha causado más de 4.600 muertes.

El cólera es una infección intestinal aguda provocada por bacterias Vibrio cholerae que habitan en el agua y comida sucias. La enfermedad suele propagarse en forma de epidemias.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Publicado por ARGENPRESS

El cólera, un enemigo que vuelve

Deja un comentario


jueves 13 de enero de 2011


Marta Gómez Ferrals (PL)

La epidemia del cólera expandida vertiginosamente por Haití desde mediados del pasado octubre ha matado a cerca de cuatro mil personas y ha enfermado a más de 170 mil, según los últimos reportes de autoridades sanitarias y políticas.

La propagación violenta del brote no ha podido frenarse a pesar de los ingentes esfuerzos de cooperantes humanitarios, entre los que descuella el contingente Henry Reeve, de médicos y paramédicos cubanos especializados en consecuencias de desastres.
Cierto es que la mortalidad de los pacientes atendidos por los cubanos se ha reducido prácticamente a cero, pero se siguen registrando defunciones en el resto de los centros asistenciales, mientras preocupa la aparición de nuevos contagios.
Fadela Chaib, vocera de la Organización Mundial de la Salud (OMS), afirmó hace pocas horas que todavía deben registrarse muchos más casos en la golpeada nación, donde el pasado 12 de enero se conmemoró el primer aniversario del terremoto que segó más de 200 mil vidas y demolió su capital.
Antes, dirigentes y expertos de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) han venido alertando, junto con la OMS y el propio secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, sobre los riesgos de que el cólera se convierta en un mal endémico en Haití y de que se propague a la región del Caribe y América Latina.
A nivel regional algunos gobiernos han comenzado a cumplir programas de prevención y preparación ante la posibilidad de brotes de una epidemia cuya expansión no puede ser impedida por el cierre de fronteras o el tránsito de viajeros, según protocolos de especialistas.
A más de tres meses de la fulminante aparición del cólera no son pocos los que se preguntan el por qué una enfermedad que se combate con relativa facilidad si hay empeño, todavía tiene resultados tan graves y está lejos de dar un respiro.
Todo parece indicar que en la nación más pobre del continente las condiciones socioeconómicas y estructurales agravadas por el seísmo de 2010, influyen con un peso demasiado abrumador en la evolución de la epidemia.
Los expertos han señalado que ese mal tiene una correspondencia directa con la pobreza extrema y algunos de sus concomitantes como la contaminación de las fuentes acuíferas, el no acceso al agua potable, la malnutrición, los servicios sanitarios deficientes y los bajos niveles de educación.
En el caso que nos ocupa no se puede ignorar que en la castigada nación antillana unas 800 mil personas todavía habitan en campamentos de refugiados, con precarias condiciones de vida, sin agua potable y sin servicios sanitarios adecuados, además de sufrir la carencia de un hogar.
Unni Karunakora, presidente de la organización Médicos Sin Fronteras ha criticado abiertamente el papel de la mayoría de las Organizaciones no Gubernamentales e, incluso, de organismos como la OPS y la ONU.
A su juicio, tales entidades obstaculizan, con ineficientes mecanismos de coordinación, la puesta en práctica de medidas entre las personas y en el terreno que podrían ayudar a frenar el avance de la epidemia.
Aún el insuficiente dinero que se recauda y los recursos disponibles podrían emplearse mejor, si se dedicaran prioritariamente al grave problema sanitario, de acuerdo con el funcionario, quien trabajó por un tiempo en el terreno.
El Caribe y América Latina
Por muy hiperbólicas y singulares que parezcan las condiciones en que hoy vive el pueblo haitiano -y que, ciertamente, son las que han disparado la epidemia- el resto de los países de la región también corre riesgos innegables.
En primer lugar, porque el cólera es un viejo mal que ha vuelto y se le considera entre las más preocupantes a nivel mundial en el listado de las enfermedades reemergentes de los últimos 20 años.
Con nuevos serotipos como el 0139, junto con la malaria, la tuberculosis, el dengue hemorrágico, ha reaparecido con fuerza en el planeta y ataca, como otras nuevas enfermedades infecciosas, en forma de epidemias o pandemias.
Estadísticas de la OMS reportan que anualmente enferman de cólera en el orbe de tres a cinco millones de personas, entre las cuales se registran de 100 mil a 200 mil defunciones.
América Latina todavía sufre las consecuencias de la séptima pandemia originada en Indonesia en 1961, que después de incidir en África en los años setentas, llegó en enero de 1991 a la región.
Por entonces, los primeros casos se notificaron en Perú, pero el mal avanzó hasta otros países como Colombia y México. En los años 98-99 tuvo un pico, para después remitir.
Sin embargo, expertos sostienen que reservorios acuáticos en naciones como Ecuador y Perú tienen condiciones para albergar el bacilo Vibrio Cholerae de manera endémica.
En esos tiempos, según datos de ProMED, una organización de especialistas que monitorea las enfermedades emergentes en línea digital, Haití estuvo entre los países de su área libre de casos de cólera.
Habría que añadir que tampoco los expertos de los organismos sanitarios internacionales esperaban su aparición entre las consecuencias del terremoto de 2010, a pesar de la devastación y la pobreza reinantes.
Sin embargo, en el año 2005 en países del sureste asiático y África subsahariana volvieron a estallar virulentos brotes de la enfermedad, que han venido repitiéndose hasta días actuales.
Otra razón esencial de preocupación para este lado del mundo estriba en las condiciones sociales generales imperantes, sabidas hace algún tiempo, pero que es bueno no olvidar.
América Latina es la región más desigual del planeta y en ella habitan millones de personas en medio de la pobreza y en ambientes, hábitats o entornos insalubres, ideales para reproducir brotes de cólera a gran velocidad.
Si bien los augurios para el crecimiento económico de la región son esperanzadores, aún en estos años de dura crisis, en lo tocante a lo social, la inequidad reinante podría hacer harto difícil, en más de una nación, el manejo eficaz de esa enfermedad.

Por desgracia, el drama de Haití está ahí, tan dolorosamente cercano, enviándonos ese mensaje.

Haití se rebela contra el cólera y la injusticia

Deja un comentario


Jueves 25 de noviembre de 2010

PL

Setenta y dos horas faltan apenas para los comicios presidenciales en el sufrido Haití, cuyos habitantes parecen rebelarse contra el cólera y la injusticia.

El creciente clima de violencia que enfrenta a los seguidores de los 19 candidatos a la presidencia de Haití tiene como mar de fondo la miseria, la ayuda prometida desde el terremoto de enero por las grandes potencias que no llega y una epidemia de exterminio que aún se investiga cómo comenzó.
Cada candidato busca apoyo en la población, 66 partidos buscan escaños en el parlamento, 4.7 millones de votantes han sido habilitados, pero se estima que unos 200 mil nombres serán dados de baja porque han muerto.
Dos grupos de manifestantes que acompañaban a los candidatos en campaña se enfrentaron con violencia, reseñó un periodista local.
En el noroeste de Haití también se reportó que una oficina electoral fue saqueada por partidarios de la candidata Mirlande Manigat, quienes alegaron la oficina estaba compuesta por personas cercanas a Jude Celestin, del partido INITE.
Algunos dan como favorita en los sondeos a Mirlande Manigat, esposa del ex presidente Leslie Manigat, quien gobernó Haití en 1988 durante 130 días, antes de ser derrocado por un golpe de Estado.
Ella aseguró no haber pactado con los “destructores del país” y no tiene ningún acuerdo secreto con el actual presidente René Préval, como dicen algunos.
En los comicios del domingo se elegirán también once de los 30 senadores y a los 99 miembros de la Cámara de Diputados.
Cuatro candidatos renunciaron a participar por el clima de violencia y las condiciones anormales de epidemia en que se realizan estos comicios.

Sin embargo, las elecciones son reclamadas sobre todo por la Unión Europea y Estados Unidos, sin atender a los muertos que ya han ocasionado las campañas de los candidatos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Publicado por ARGENPRESS

Haití: ¿Epidemia o limpieza étnica? De la catástrofe al genocidio

Deja un comentario


LUNES 15 DE NOVIEMBRE DE 2010

Carlos Medina Viglielm (especial para ARGENPRESS.info)

Las muertes en Haití a consecuencia de la epidemia de cólera se acercan rápidamente (o ya han sobrepasado), los mil casos. El mundo hace cálculos sobre la posible cantidad de muertes a partir del número de contagiados y, no mucho más.

Acosados por la premura y la falta de condiciones mínimas hospitalarias, o directamente a la cruda intemperie, los brigadistas médicos desplazados en el castigado país, entre ellos los cubanos, primeros en llegar, hacen lo que pueden.

Hace pocos días se celebró en Montevideo un encuentro de solidaridad con Haití, bajo la consigna “Ayuda humanitaria sí, tropas no”. El encuentro se llevó a cabo durante los días 8 y 9 de los corrientes, fue convocado por la central única obrera uruguaya PIT-CNT y la Federación de Estudiantes Universitarios del Uruguay (FEUU). Representando al pueblo haitiano asistió Henry Boisrolin (Coordinador del Comité Democrático haitiano) y por la organización Médicos del Mundo, cooperante en Haití, el médico argentino Gonzalo Basile.

Los testimonios aportados tanto por Boisrolin como por el Dr. Basile, dejaron -para vergüenza de los asistentes al encuentro-, las verdaderas razones de lo que no es otra cosa que una ocupación militar. Haití es simplemente un nuevo portaviones al servicio de los intereses guerreristas del Pentágono. En el encuentro quedó claramente establecida la absoluta inutilidad e incompatibilidad, desde el punto de vista de la ayuda humanitaria, que significan las fuerzas militares desplazadas en Haití y que están supuestamente dirigidas por militares brasileños. Esas fuerzas militares de ocupación, entre las que se encuentrasn más de 1100 soldados y oficiales uruguayos, son la nueva actividad que desempeñan en Latinoamérica y el Caribe, en este caso en Haití, los ejércitos que no hace muchos años, oficiaron de ejércitos de ocupación en sus propios países.

Quedó establecido, contra los argumentos que da el gobierno urugayo al aprobar la extensión por un año de la permanencia de tropas uruguayas en Haití, que el contingente militar internacional desplazado en ese país, no es otra cosa que la tercerización de una ocupación militar, al servicio de los intereses hegemónicos de los Estados Unidos de Norteamérica.

En una entrevista concedida al programa “Resonando”, que se emite en Montevideo por CX40 Radio Fénix (en AM) dijo Henry Boisrolin: “Nosotros (los haitianos), entendemos que la presencia de la MINUSTAH (Misión de las Naciones Unidas para la estabilización de Haití) donde participan tropas brasileras, argentinas, uruguayas, chilenas, etc. representan una violación de la soberania de nuestro pueblo y una violación al principio de audeterminación del pueblo haitiano”.

“Consideramos que la MINUSTAH entonces es una fuerza de ocupación y los hechos son muy claros, han violado a nuestras niñas y mujeres, un soldado de ellos consume lo que consumen 5 haitianos, no supieron prevenir absolutamente nada con los huracanes, las inundaciones, en el terremoto demostraron una total ineficacia, durante y después”.

CX40.- Y entonces ¿para qué están?

Henry – “Yo creo que Haití políticamente hablando es un país donde las clases dominantes haitianas han perdido el control, no pueden ganar elecciones y es un país donde los EEUU no pueden dejar que las cosas sigan su curso y terminen en un alzamiento popular, un levantamiento que termine en la construcción de un poder popular. No hay que olvidar que geopolíticamente hablando Haití es el país más próximo a Cuba, 77 kms nos separan. Haití comparte la misma isla con la República Dominicana, estamos a minutos de vuelo de Puerto Rico y de Jamaica. Entonces ellos inventaron en el año 2004 lo que nosotros llamamos la tercerización del imperialismo, retiraron sus tropas y propusieron mandar tropas de otros países pero comandadas esta vez por Brasil”.

(…) “Aristide es un populista que traicionó pero que mantenía ciertos vaivenes, no era una carta segura para la política norteamericana, incluso le cobraron a él los discursos incendiarios que hacía al principio cuando él era adepto a la teología de la liberación (porque era un cura salesiano) entonces hubo muchos disturbios, movilizaciones pidiendo la renuncia de Aristide y un levantamiento armado organizado por norteamericanos y fundamentalmente las clases dominantes haitianas con ex de la milicia de Duvalier y ex militares, los organizaron, los armaron en la república dominicana, cruzaron la frontera y empezaron a tomar algunas ciudades pero igual se dieron cuenta que esas fuerzas no eran suficientes para derrocar a Aristide entonces un comando militar norteamericano entró y lo secuestró; por lo menos es la declaración que hizo Aristide y los EEUU dijeron que no es cierto.

“Cuando la CARICOM (Comunidad Caribeña) y algunos otros presidentes pidieron una investigación, los norteamericanos se opusieron; entonces lo que queda en pie es la acusación que hizo Aristide y horas después desembarcaron norteamericanos, canadienses y franceses ocupando Haití pero acuerdense que en alquel momento estaban con lo de Irak, entonces ellos necesitaban concentrar fuerzas en la otra parte e idearon esto, un nuevo plan, cómo administrar una nueva crisis y creando un precedente peligroso, eso que los gobiernos que aceptaron mandar esto tienen que tener claro si eso tiene éxito en Haití entonces puede ocurrir en cualquier otra parte, bajo cualquier otro pretexto; por supuesto las condiciones de las comparaciones que estoy haciendo, yo no hago comparaciones para demostrar, las comparaciones sirven para ilustrar. Yo estoy diciendo que han creado un precedente demasiado peligroso para el futuro de los pueblos latinoamericanos, sobretodo en un momento donde hay vientos de cambio que empiezan a soplar fuertemente en Venenzuela, Ecuador, Bolivia, entonces hay que tener eso en cuenta”.

El gobierno uruguayo (Tabaré Vázquez primero y José Mujica después) fue uno de los que aceptó la propuesta norteamericana. El senador Eleuterio Fernández Huidobro, uno de los ex líderes máximos del Movimiento de Liberación Nacional – Tupamaros, aseguró a la prensa, al ser preguntado, que en realidad, el envio de tropas a Haití era una “acción antiimperialista”.

La “solidaridad” del gobierno uruguayo para con Haití tiene todavía un ribete inexplicable. Los más de 1100 soldados y oficiales enviados cuentan, para su uso, con dos potabilizadoras de agua de fabricación uruguaya. Luego se enviaron otras dos, para dar abastecimiento a la población. Esas dos centrales portátiles potabilizadoras, fueron entregadas en Haití para su administración a una empresa (DINEPA), con la condición de que la misma suministrara agua en forma gratuita durante un año. Noticia 1: en medio de la epidemia de cólera esas dos potabilizadoras están sin utilizar. Seguramente la empresa adjudicataria, está esperando que se cumpla el año para poder cobrar por el suministro. Noticia 2: el gobierno uruguayo dice no poder hacer nada al respecto.

Las fuerzas armadas uruguayas, como la mayoría de las fuerzas armadas del continente, han tenido y tienen entre sus filas oficiales formados ideológicamente (más que militarmente), en la tristemente célebre Escuela de las Américas. Los militares uruguayos han dado muestras de sobra respecto a su concecuencia ideológica y no solo eso. El actual jefe del ejército, el general Jorge Washington Rosales, ha defendido públicamente tanto la continuidad del pensamiento de los militares, con respecto a lo militares golpistas, como la “honorabilidad” de aquellos que hoy persigue la justicia.

Hace pocos días y por primera vez, la justicia uruguaya condenó a prisión a un general en actividad, el general Miguel Dalmao, segundo jerarca militar del Uruguay, jefe de la división Ejército IV, por el asesinato en la tortura en 1974, a la joven militante comunista Nibia Sabalsagaray.

La debilidad (¿o complicidad?) del gobierno de José Mujica quedó nuevamente al descubierto. El reo no fue llevado a prisión sino que “por ahora” (según el ministro de Defensa Luis Rosadilla, ex integrante como Mujica del MLN tupamaros), a una residencia dentro del Club de Oficiales del cuerpo de Coraceros de la Policía.

Los militares uruguayos seguirán respondiendo a sus mandos “naturales” en el Pentágono. Las FFAA uruguayas no fueron enviadas al banquillo de los acusados sino al banco de reserva, para entrar a “la cancha” donde y cuando “el entrenador” disponga.

Haití, la cuna de la revolución libertadora en el continente se desangra. Pocos recuerdan el hecho de que los haitianos fueron los primeros en celebrar el 200 aniversario de su liberación del poder colonial (1804). Y menos aún conocen que el Gran Libertador Simón Bolívar, triunfó en su campaña en gran medida, gracias a la ayuda que le brindaron los haitianos no solo en armas y dinero, sino en consejos ideológicos.

Es muy posible que esas sean, más allá de su conocido racismo, dos de las principales razones del desprecio y el encono con que el imperio trata a los haitianos. Todo el mundo recuerda (25/1/2010), cuando llegaron los 20 mil soldados yankis después del terremoto, masticando goma y con cara de tabla, para desalojar a punta de fusil a los periodistas internacionales que ocupaban el aeropuerto. No llevaron hospitales: llevaron tanques y helicópteros.

La ocupación militar en Haití, es hoy reponsable de las terribles consecuencias que está dejando la epidemia de cólera (de dudoso origen) y que debiera considerarse lisa y llanamente como genocidio o limpieza étnica. El próximo paso será, el próximo 28 de noviembre, la realización de elecciones presidenciales y legislativas bajo el estricto control de las fuerzas de ocupación. Los candidatos ya están elegidos.

Cólera en Haití e indolencia en el mundo

Deja un comentario


sábado 13 de noviembre de 2010

Si ni los sobrecogedores saldos de tragedia del terremoto, tan explotados por los medios, han logrado que Estados Unidos, Europa y América Latina den efectivo cumplimiento a sus compromisos con Haití, cabe dudar que ahora, con la epidemia de cólera, los habitantes de ese infortunado país puedan esperar mucho más que promesas del extranjero.
Editorial de LA JORNADA (México, 11 de noviembre de 2010)
La acelerada epidemia de cólera en Haití había dejado, hasta ayer, un saldo de 643 muertos y casi 10 mil hospitalizados, según informó el Ministerio de Salud de ese país caribeño. Desde el mes pasado, el foco del brote se registró al norte del país, en la ciudad de Gonaives, y su expansión hasta Puerto Príncipe se vió facilitada por las condiciones de precariedad en que vive, desde siempre, la población haitiana. La vulnerabilidad señalada se agravó de manera exponencial con el devastador terremoto del 12 enero, que dejó más de 250 mil muertos y un millón y medio de desplazados y, unos meses más tarde, con el paso del huracán Tomás. Frente a tal situación, Jon K. Andrus, subdirector de la Organización Panamericana de la Salud –dependencia de la Organización Mundial de la Salud (OMS)–, señaló que Puerto Príncipe es una inmensa choza donde las condiciones son muy malas en materia de instalaciones sanitarias y de agua, y agregó que la situación en que se encuentra la isla es óptima para una propagación rápida del cólera.
Ciertamente, Haití se encuentra en una situación de vulnerabilidad ante cualquier epidemia: centenas de miles de haitianos viven hacinados en los campamentos de refugiados, algunos de los cuales se encuentran anegados, tras el paso de la tormenta tropical, y en pésimas condiciones de higiene, pues el agua y los alimentos están contaminados con la bacteria Vibrio cholerae, que hace un siglo había sido ya erradicada de suelo haitiano y que, en el presente, se ha diseminado en aguas residuales.
Pero si bien la actual epidemia de cólera en el país más pobre de América Latina –70 por ciento de sus habitantes viven en la miseria– es resultado de la insalubridad referida, ésta, a su vez, ha sido permitida por la indolencia de la comunidad internacional. El escenario de catástrofe sanitaria y humana actual obliga a recordar las advertencias, formuladas desde principios de año por distintos sectores de la opinión pública internacional, sobre el riesgo inminente de que surgieran brotes epidémicos en aquella nación, dadas las pésimas condiciones de higiene en que sobrevivía su población tras el sismo. Sin embargo, en vez de concentrarse en poner en marcha un programa que tuviera por objetivo la reconstrucción del país, gobiernos y organismos internacionales se empeñaron en sacar tajada propagandística de la tragedia: convocaron a foros mundiales –Unidos por un mejor futuro para Haití y Cumbre Mundial para la Reconstrucción de Haití, en enero y junio, respectivamente– en los que se limitaron a formular promesas y buenas intenciones y, con el paso de los meses, dejaron abandonada a su suerte a la nación más pobre del hemisferio. Aunque en esos encuentros se ofreció asistencia internacional por un total de 13 mil millones de dólares, el gobierno ha recibido únicamente 19 por ciento de esa suma, esto es, cerca de 506 millones de dólares, recursos claramente insuficientes para reconstruir la infraestructura del país.
Resulta desesperanzador observar que los propósitos acordados en la cumbres mencionadas no se han cumplido después de 10 meses y a pesar de la fuerza destructiva del terremoto. Si ni los sobrecogedores saldos de tragedia de ese fenómeno natural, tan explotados por los medios, han logrado que Estados Unidos, Europa y América Latina den efectivo cumplimiento a sus compromisos con Haití, cabe dudar que ahora, con la epidemia de cólera, los habitantes de ese infortunado país puedan esperar mucho más que promesas del extranjero.
En suma, la eclosión de una epidemia que resultaba predecible –de hecho fue intensamente anunciada en los días y semanas posteriores al terremoto– no sólo evidencia la relación directa entre miseria, insalubridad y epidemias, sino deja al desnudo, también, el atraso moral de la comunidad internacional.

Sube a 643 el número de muertos a causa de cólera en Haití

Deja un comentario


jueves 11 de noviembre de 2010

.
La gente en Haití sigue enfermando y muriendo por causa del cólera, y las autoridades revelaron que el número de víctimas mortales aumentó a 643 y los ingresados aquejados por la enfermedad ya superan los diez mil.

El Ministerio de Salud Pública de la empobrecida nación caribeña dio a conocer las nuevas cifras sin la esperanza de que por el momento puedan controlar el brote que comenzó en dos departamentos (provincias), pero que se ha extendido a otras zonas.

Por ejemplo, en la capital haitiana, destruida por el terremoto del pasado enero, las autoridades reportan 42 decesos. En el barrio más poblado, Cité Soleil (en la periferia norte de la capital), los habitantes comenzaron a sufrir los embates de la mortífera enfermedad.

Reportes procedentes de Puerto Príncipe indican que la población teme que la situación empeore en los próximos días, debido a las condiciones propicias creadas por las aguas de Tomás para que el virus ataque en las zonas más pobladas.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Older Entries