La nueva América Latina como principal fuente de inspiración: Las elecciones presidenciales en Francia y la emergencia del Frente de Izquierda

Deja un comentario


miércoles 2 de mayo de 2012

Salim Lamrani (TELESUR)

El Frente de Izquierda ha sido la revelación política de la primera vuelta de la elección presidencial en Francia. Su candidato Jean-Luc Mélenchon reivindica abiertamente inspirarse de la nueva América Latina para establecer su programa.

Este año 2012, el 1 de mayo –manifestación internacional de los trabajadores por la emancipación humana y el progreso social desde 1890– reviste un interés peculiar a través de toda Europa, golpeada por la crisis económica sistémica y las medidas de austeridad y de regresión social sin precedente. Es particularmente el caso en Francia, donde la celebración tiene lugar entre las dos vueltas de la elección presidencial que opondrá al candidato conservador de la Unión por un Movimiento Popular (UMP), y actual presidente, favorable al mantenimiento de las políticas de austeridad en Europa, al líder del Partido Socialista (PS) François Hollande, partidario de una política más social, sin rechazar no obstante el modelo neoliberal.
La primera vuelta de la elección presidencial ha constituido una doble derrota para el presidente saliente Nicolás Sarkozy. En efecto, por primera vez en la historia de la V República (desde 1958), el presidente candidato (27,18%) vio adelantarse a su adversario socialista (28,63%). Además, la adopción de un discurso que estigmatizaba la inmigración y que invocaba la defensa de la identidad nacional –temas habitualmente reservados a la extrema derecha– con la esperanza de atraer como en 2007 a los electores de ese sector, no tuvo los resultados esperados. No obstante, Sarkozy no había escatimado medios y había nombrado como asesor especial de campaña a Patrick Buisson, tránsfuga de la extrema derecha, rompiendo así con la tradición gaullista y «chiraquista» de la derecha clásica. En efecto, un 17,9% de los electores han preferido votar por Marine Le Pen, candidata del partido extremista Frente Nacional (FN), que llegó en el tercer puesto , aunque con un resultado inferior al de 2002, cuando la extrema derecha alcanzó el 19,2% . Así, la UMP perdió 1,7 millones de votos con respecto a la última elección presidencial de 2007, de los cuales un 70% fue para el FN .
La emergencia del Frente de Izquierda
No obstante, la revelación política de la primera vuelta de la elección presidencial es el Frente de Izquierda (FDG), una coalición de diversas fuerzas políticas progresistas que incluye, entre otros, el Partido Comunista y el Partido de Izquierda, cuyo candidato Jean-Luc Mélenchon alcanzó el resultado histórico del 11,1%, con cerca de 4 millones de votos . En efecto, ninguna fuerza política a la izquierda del Partido Socialista había alcanzado semejante resultado desde 1981 cuando el Partido Comunista de George Marchais había superado el 15% .
Durante la campaña electoral, el FDG asombró a todos los observadores por su impresionante capacidad de movilización. El 18 de marzo de 2012, cerca de 120.000 personas se reunieron en la Plaza de la Bastilla en París para escuchar a Mélenchon, lo que hizo de ese mitin la agrupación política más importante desde la Segunda Guerra Mundial. Del mismo modo, el 14 de abril de 2012, 120.000 personas se encontraron en las playas del Prado en Marsella para seguir el discurso del candidato del FDG . Ningún otro partido político francés dispone de semejante capacidad de convocatoria.
En las grandes ciudades, donde se encuentra muy presente el FDG y donde ha podido realizar su trabajo de educación popular sobre su programa y sobre los peligros que representaba el FN, el voto a favor de la extrema derecha disminuyó de modo sensible. En las 15 ciudades más importantes de Francia, el FN obtuvo resultados inferiores a los de 2002 en 14 de ellas. Mejor aún, Jean-Luc Mélenchon obtuvo resultados superiores a los de Marine le Pen en 10 ciudades sobre 15. Así, el 75% de la progresión del total de la izquierda – +17% respecto a 2007, mientras que el total de la derecha disminuyó en un 16% – se debe al FDG . Respecto a 2007, la izquierda de la izquierda progresó en un 39%, gracias al FDG .
Sin duda, el resultado de 11,1% del FDG habría sido más elevado sin la amenaza del Frente Nacional y la campaña mediática a favor el “voto útil”, que usó el trauma electoral de 2002, cuando el candidato de extrema derecha Jean-Marie Le Pen eliminó al candidato socialista Lionel Jospin y se clasificó para la segunda vuelta. Así, según un sondeo del instituto IFOP, el 30% de los electores de François Hollande habrían votado al FDG sin la amenaza Le Pen, lo que hubiera incrementado el resultado de Mélenchon a un 20,1%, es decir al mismo nivel que el del Partido Socialista. No obstante, con 4 millones de votos, el FDG ganó en el espacio de tres años tres millones de electores adicionales desde su primera campaña por las elecciones europeas en 2009.
La nueva América Latina, principal fuente de inspiración del Frente de Izquierda
Desde 1998 y la elección de Hugo Chávez a la presidencia de la República Bolivariana de Venezuela, América Latina ha llevado al poder a numerosos dirigentes progresistas que han ubicado al ser humano en el centro de su proyecto de sociedad, sea Lula da Silva y luego Dilma Roussef en Brasil, Néstor Kirchner y después Cristina Fernández en Argentina, Evo Morales en Bolivia, Rafael Correa en Ecuador, Daniel Ortega en Nicaragua, José Mujica en Uruguay y en una menor medida Ollanta Humala en Perú.
Esta nueva América Latina ha enfocado su política en la recuperación de su soberanía nacionalizando los hidrocarburos y otros sectores estratégicos de la economía (Venezuela, Brasil, Ecuador, Bolivia, Argentina, etc.), la lucha contra la pobreza mediante programas sociales espectaculares, la repartición de las riquezas y la integración regional con la creación de varios organismos como Alianza Bolivariana para las Américas (ALBA), la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) y la reciente Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), lo que ilustra la voluntad del continente de emanciparse de la sombra tutelar de Washington y crear un mundo multipolar basado en el diálogo, la diplomacia y la reciprocidad.
El FDG se ha inspirado mucho en el cambio político latinoamericano y el concepto de “revolución por las urnas”. “Los procesos revolucionarios en América del Sur son una fuente de lecciones”, reivindicó Mélenchon , muy cercano al presidente ecuatoriano Rafael Correa, el cual le brindó públicamente su apoyo .
El programa de esta nueva fuerza política, intitulado “el ser humano primero”, se basa en una filosofía de la repartición de las riquezas y marca así una ruptura radical con la lógica acumulativa neoliberal, que arruinó a América Latina en los años 1980 y que actualmente está destruyendo a Europa. Frente a las políticas de ajuste estructural y las medidas de austeridad que se aplican por todos lados en el Viejo Continente, de Grecia a España y de Irlanda a Portugal pasando por Italia, con consecuencias sociales y humanas dramáticas, el FDG preconiza un enfoque socioeconómico alternativo basado, entre otros, en una mayor intervención del Estado y la reforma de las instituciones.
Así, la idea de una Constituyente y de una VI República “parlamentaria, social y participativa, destinada a poner término al régimen «ultrapresidencialista» y a otorgar más poder al Parlamento, se inspira directamente en Venezuela, donde se adoptó una nueva Constitución en 1999. La nueva Constitución debe también garantizar “la independencia de los medios informativos con respecto al poder político y los poderes financieros” , retomando así un punto clave del programa del Consejo Nacional de la Resistencia de 1944.
Del mismo modo, el concepto de “Revolución ciudadana” halla su fuente en la transformación radical de la sociedad ecuatoriana tras la elección de Correa, donde la población pasó del estatuto de espectador de la vida política al de actor directo e implicado.
Como en la nueva América Latina, el programa del FDG da la prioridad a lo social con el restablecimiento de las 35 horas semanales y el derecho a una pensión plena a los 60 años. El salario mínimo (SMIC) se fija en 1.700 euros (frente a 1.097 euros actualmente) y el salario máximo no podrá superar los 360.000 euros anuales –o sea 30.000 euros mensuales, umbral por encima del cual la imposición es del 100%– en las empresas públicas y privadas. Del mismo modo, la diferencia de ingresos en las empresas no podrá ser mayor que la escala de 1 a 20 como máximo (el salario más alto no podrá ser 20 veces superior al más bajo) con el fin de llevar a los jefes de empresa que desearían incrementar sus ingresos a elevar también los de los empleados.
Para evitar el exilio fiscal, el FDG prevé establecer el mismo sistema tributario que existe en Estados Unidos donde todos los expatriados que pagan sus impuestos en su nuevo territorio de residencia a un nivel inferior del que existe en Estados Unidos, tienen que pagar la diferencia al Tesoro estadounidense.
La instauración del Contrato de Duración Indefinida (CDI) como norma del contrato de trabajo permitirá, según el FDG, luchar contra la inseguridad social y abolir la precariedad. A ello se agregará el rembolso integral de los gastos de salud, así como la titularización de los 800.000 empleados de la función pública, sin olvidar la construcción de 200.000 viviendas sociales al año, una congelación de los alquileres y la prohibición de las expulsiones de inquilinos por razones económicas y sociales.
El aumento del salario mínimo constituye la base del programa del FDG y reviste un doble objetivo. Primero, permitirá mejorar el nivel de vida de una parte sustancial de los ciudadanos franceses, una inmensa mayoría mujeres (80%) , que sobrevive difícilmente con semejantes ingresos. Además, 8 millones de franceses viven por debajo del umbral de la pobreza (fijado en 970€ mensuales) en la quinta potencia mundial, mientras que el país es dos veces más rico que en 1990 (2,56 billones de euros de riqueza producida al año).
Luego permitirá estimular la economía. En efecto, el aumento del SMIC alentará automáticamente el consumo de esta categoría de la población cuyas necesidades son importantes, y de rebote llenará el libro de pedidos de las empresas. Ésas, a su vez, reclutarán a la mano de obra necesaria para satisfacer esta nueva demanda, lo que tendrá un impacto positivo en la tasa de desempleo que lógicamente se reducirá. Así, el Estado verá crecer sus recursos gracias a la contribución tributaria de los nuevos asalariados, y disminuir sus gastos dedicados a las ayudas al paro, creando así un «círculo virtuoso».
Las actuales políticas de austeridad que promueven el Banco Central Europeo, el Fondo Monetario Internacional y la Unión Europea y que se aplican en Europa tienen el efecto inverso ya que la reducción de los gastos, la disminución de los salarios y de las pensiones de retiro –además de las consecuencias sociales y humanas catastróficas que ocasionan– conducen inevitablemente a una contracción del consumo. De hecho, las empresas se encuentran en la obligación de reducir su producción así como los salarios, y hasta se separan de sus empleados. Consecuencia lógica, los recursos tributarios del Estado disminuyen mientras que sus gastos –para atenuar los efectos del desempleo– estallan, creando así un interminable círculo vicioso, cuyo símbolo es la crisis griega. Así, varios países europeos se encuentran en recesión.
El caso de la crisis de la deuda griega –que el FDG no ha dejado de denunciar durante la campaña electoral– es un caso de manual e ilustra el fracaso total de las políticas neoliberales. En efecto, a pesar de la intervención de la Unión Europea, del Fondo Monetario Internacional y del Banco Central Europeo, a pesar de la aplicación de trece planes de austeridad extrema –alza masiva de los impuestos entre ellos el IVA, alza de los precios, reducción de los salarios (¡hasta un 32% sobre el salario mínimo!) y de las pensiones de retiro, retraso de la edad legal de la jubilación, destrucción de los servicios públicos de primera necesidad como la educación y la salud, supresión de las ayudas sociales y privatizaciones de los sectores estratégicos de la economía nacional (puertos, aeropuertos, ferrocarril, gas, agua, petróleo– que han doblegado a la población , hoy la deuda es superior a lo que era antes de la intervención de las instituciones financieras internacionales en 2010.
No obstante, la crisis griega habría podido evitarse. En efecto, habría bastado con que el Banco Central Europeo hubiera prestado directamente a Atenas las sumas necesarias, con la misma tasa de interés con la que presta a los bancos privados, es decir entre el 0% y el 1%, lo que hubiese impedido toda especulación sobre la deuda por parte del mundo financiero. Ahora bien, el Tratado de Lisboa –que el pueblo francés rechazó por referéndum en 2005 pero que el presidente Sarkozy impuso por vía parlamentaria en 2008 contra la voluntad de los ciudadanos– prohíbe esta posibilidad por razones difícilmente comprensibles si uno se basa en el postulado según el cual el Banco Central Europeo actúa en el interés de los ciudadanos.
En efecto, el Artículo 123 del Tratado de Lisboa estipula que “queda prohibida la autorización de descubiertos o la concesión de cualquier otro tipo de créditos por el Banco Central Europeo y por los bancos centrales de los Estados miembros, denominados en lo sucesivo “bancos centrales nacionales”, a favor de instituciones u organismos comunitarios, Gobiernos centrales, autoridades regionales o locales, u otras autoridades públicas, organismos de Derecho público o empresas públicas de los Estados miembros, así como la adquisición directa a los mismos de instrumentos de deuda por el BCE o los bancos centrales nacionales”.
En realidad el BCE sirve directamente los intereses del mundo financiero. Así, los bancos privados contrataron un préstamo al BCE con la tasa baja de un 0% al 1% y luego especularon sobre la deuda y prestaron ese mismo dinero a Grecia con tasas que van del 6% al 18%, agravando así la crisis de la deuda, que ahora es matemáticamente impagable, ya que Atenas se encuentra en la obligación de contratar préstamos sólo para pagar los intereses de la deuda.
Por esas razones, el FDG se ha comprometido a reformar en profundidad el Tratado Europeo con el fin de autorizar al BCE a prestar directamente a los Estados y a evitar así los ataques especulativos del mundo financiero sobre las deudas soberanas, como ha sido el caso en Grecia, Irlanda, España, Portugal e Italia, por citar sólo algunos.
Mientras tanto, una medida permite no obstante pasar encima de la prohibición del Tratado Europeo y contratar préstamos con tasas bajas. En efecto, la legislación francesa autoriza al Estado a imponer a los bancos privados nacionales que concedan al país sumas con la misma tasa de interés que éstos reciben del BCE, es decir menos del 1%. Ello permitiría reducir de modo sensible la deuda. Pero, hasta hoy día, ningún gobierno se ha atrevido a aplicarla.
La creación del Banco del Sur en 2007 y el Banco del ALBA en 2010 han permitido al continente emanciparse de instituciones financieras internacionales como el FMI y el Banco Mundial, responsables de la crisis financiera que arruinó el continente en los años 1990. El FDG prevé también la creación de un polo público financiero destinado a transformar la política y los criterios de crédito. Se planea también la elaboración de una reglamentación anti-especulación y el bloqueo de los flujos financieros con los paraísos fiscales . En efecto, los bancos franceses tienen en total una suma de 532.000 millones de dólares en esos paraísos fiscales y no pagan impuestos, privando al Estado –es decir al ciudadano– de ingresos importantes que resolverían muchos problemas socioeconómicos.
A nivel tributario, se suprimirán los privilegios fiscales de todo tipo –que han costado cerca de 100.000 millones al Estado desde 2002 y que han provocado la duplicación de la deuda francesa–, y los de las grandes empresas en particular. Por ejemplo, la multinacional Total, que consiguió en 2011 un beneficio neto de 10.000 millones de dólares, nunca ha pagado un centavo a título de impuesto sobre las sociedades, gracias a la ventaja fiscal llamada “beneficio mundial consolidado”. Del mismo modo, las pequeñas y medianas empresas pagan un impuesto del 30% mientras que las del CAC40 (40 mayores empresas francesas) sólo pagan el 8%.
El FDG también se ha inspirado mucho en la relación de las poblaciones indígenas de América Latina con la tierra y la necesidad de preservar el medio ambiente. Propone así una planificación ecológica “como medio de definir de nuevo [los] modos de producción, de consumo y de intercambio en función del interés general de la humanidad y del impacto de la actividad económica en el ecosistema”. Prevé el desarrollo de fuentes alternativas de energía no contaminantes, el desarrollo de los transportes públicos, el ferrocarril entre otros.
El FDG también sacó lecciones de la emergencia de las cooperativas en Argentina y desea desarrollar la economía social y solidaria y permitir que los asalariados recuperen el control de sus empresas. En cuanto a la recuperación de la soberanía nacional pasa, como en América Latina –en Argentina particularmente con el caso de la multinacional Repsol– por la nacionalización de los recursos estratégicos del país.
El FDG también tuvo en cuenta Brasil y la política de Dilma Roussef contra las deslocalizaciones. Así, con las tasas sobre los productos de la empresa Apple, Brasilia obligó a la multinacional estadounidense a que abriera una fábrica en su territorio y a que invirtiera 12.000 millones de dólares. Ocasionó así un movimiento de relocalización de las actividades industriales, las cuales proporcionan trabajo a los ciudadanos brasileños.
A nivel internacional, el FDG está a favor de que Francia salga de la OTAN y de un enfoque diplomático y pacífico de las relaciones internacionales con intercambios basados en la igualdad soberana entre los Estados, la no injerencia, la cooperación y la reciprocidad. Como América Latina, el FDG milita a favor de un mundo multipolar basado en la supremacía del derecho internacional. También es partidario de una ruptura con el mundo atlantista y con el militarismo y a favor de una alianza más estrecha con los BRIC.
Conclusión
El FDG parece predestinado a desempeñar un papel importante en la vida política francesa en los próximos años, sobre todo si prosigue su trabajo de educación política eficaz entre las capas populares y si conserva su capacidad de movilización. Si logra escapar al escollo de las divisiones y permanece unido alrededor de la figura carismática de Mélenchon –del cual hasta los adversarios políticos subrayan sus grandes talentos de tribuno–, los resultados alentadores de la primera vuelta de la elección presidencial se confirmarán probablemente en los próximos procesos electorales y abrirán quizás la vía del cambio necesario en Francia y en Europa.

Salim Lamrani es Doctor en Estudios Ibéricos y Latinoamericanos de la Universidad Paris Sorbonne-Paris IV, Salim Lamrani es profesor encargado de cursos en la Universidad Paris-Sorbonne-Paris IV y en la Universidad Paris-Est Marne-la-Vallée y periodista, especialista de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos. Su último libro se titula Etat de siège. Les sanctions économiques des Etats-Unis contre Cuba, París, Ediciones Estrella, 2011, con un prólogo de Wayne S. Smith y un prefacio de Paul Estrade.

Publicado porARGENPRESS

Expulsó Francia más de 32 mil migrantes en 2011

Deja un comentario


martes 10 de enero de 2012

PL

Francia expulsó el pasado año a 32 mil 922 extranjeros, 17 por ciento más que el año anterior, como parte de un endurecimiento de las medidas contra los migrantes.

Según declaró hoy en conferencia de prensa el ministro del Interior Claude Guéant, la cifra es superior a la meta de 28 mil que se habían fijado.
“Es el mayor nivel jamás alcanzado”, dijo el titular y adelantó que el objetivo para 2012 sería la expulsión de 35 mil indocumentados.
Guéant, candidato a diputado para las elecciones de este año y miembro de la gubernamental Unión por un Movimiento Popular, defiende las políticas contra los indocumentados, pero también aboga por reducir la migración legal.
Este año los permisos de residencia de extranjeros se limitarán a 150 mil, después de los 182 mil 595 otorgados en 2011.
Su intención -dijo- es volver a las cifras de entrada de la década de 1990.
En mayo pasado se aprobaron nuevas disposiciones para endurecer las medidas contra los migrantes, entre ellas la prolongación de 32 a 45 días del período de retención de los sin papeles.

También se redujeron las concesiones de permisos de trabajo y los oficios en los que las empresas pueden recurrir a contrataciones de extracomunitarios.

Publicado por ARGENPRESS

Desde Francia: ¡Alto a la guerra contra el pueblo de México !

Deja un comentario


Al pueblo de México,
A los pueblos del mundo,
A los familiares y amigos de los asesinados y desaparecidos,
A los compañeros Zapatistas,
A la Otra Campaña,
A los que caminan abajo y a la izquierda,

Este 15 de septiembre, estuvimos presentes en la fiesta que organiza cada año la embajada Mexicana para dar el grito de “dependencia”; una embajada que se empeña en difundir y saludar la labor del gobierno de México en materia del supuesto combate al crimen organizado. Por eso, conforme a nuestros modos, difundimos ante cientos de personas, volantes contra-informativos, sobre lo que hay detrás de la guerra; se dio información sobre las provocaciones y agresiones de los grupos paramilitares contra los compañeros Bases de Apoyo Zapatistas, como en el caso de la agresión reciente contra la Comunidad de San Patricio del Municipio Autónomo Rebelde Zapatista, La Dignidad; también se informo sobre la represión contra el Pueblo Yaqui en resistencia, contra los luchadores sociales; así como la información referente a la reforma de la ley de seguridad nacional.

Acá en Francia, la embajada y sus filiales no son mas que el espejo deformado de la realidad y participan de manera servil, en el “correcto desarrollo” de las relaciones bilaterales de “cooperación” entre México y Francia. Sobre todo, cuando de inversión se trata, son actores primordiales para asegurar que México es un buen país para invertir. Así hoy día, cerca de 400 empresas francesas contribuyen al saqueo y a la explotación en México.

Pero la “cooperación”, no se acaba allí, el Servicio de Seguridad interior, creado a través de un convenio entre el ministerio del Interior de Francia y la Secretaria de Gobernación de México, permite el intercambio de conocimientos en materia jurídica, de formación y de organización de carácter policial con la supuesta finalidad de mejorar el servicio de seguridad pública. Este servicio capacita varios grupos de la policía mexicana como las policías federales : AFI, PFP, INM, CISEN ; conocidos por su corrupción, por su abuso de autoridad y su labor represiva contra los movimientos sociales, como los que se dieron en Atenco, Oaxaca y DF.

Bajo la misma lógica y formación, la policía nacional francesa fue objeto de un reporte de Amnesty en 2009, llamado Francia:¿Policías por encima de las leyes? que expone de manera detallada muchos testimonios sobre los abusos policiacos sistemáticos; una policía nacional que en toda impunidad reprime a los jóvenes de los barrios pobres; que humilla, golpea, arresta y asesina no solo a los inmigrantes sino a los luchadores sociales; una policía que expulsa las casas auto-gestionadas y a los indocumentados; una policía que reprime la protesta social y clausura los espacios alternativos donde las distintas luchas y resistencias convergen, maduran y construyen alternativas de vida.

Los de abajo, de aquí y de allá, estamos viviendo la misma lógica de desprecio, impunidad, explotación y represión! Estamos siendo pisoteados por los mismos, los que arriba hacen la ley.

Esta sociedad capitalista en donde vivimos, reposa sobre una ley fundamental: el derecho a explotar al prójimo. El que posee la fabrica, la empresa, el dinero, tiene derecho a enriquecerse sin importar a quien aplasta. Así, aquí y allá, ese derecho a explotar es la ley absoluta que rige la sociedad capitalista. El desempleo, la pobreza, la precariedad, son generados por el sistema capitalista y su explotación es necesaria para la propia sobrevivencia del sistema. Por eso la Guerra múltiple que se le ha declarado al pueblo de México, reprime con violencia las distintas formas de protesta, contra quienes dicen que ya no es posible vivir así, contra quienes han generado alternativas de vida, contra quienes bajo su autonomía han demostrado que se puede vivir con dignidad.

Estas guerras múltiples de arriba,generadoras de parálisis y de miedo, quieren a toda costa inmovilizar el abajo que protesta y se organiza. Pese a esta situación, las organizaciones, grupos e individuos, han salido a la calle para exigir un alto a la guerra de Felipe Calderón!

Cada día vemos una sociedad en México y en el mundo, rechazando la imposición de proyectos y programas que despojan el territorio de los pueblos y comunidades; denunciando el corrupto sistema de justicia que obedece a los intereses económicos y políticos de los de arriba; exigiendo un alto a las agresiones y amenazas que enfrentan, las comunidades indígenas, los responsables comunitarios, los activistas, los defensores de derechos humanos, los movimientos sociales, la sociedad civil,las presas y presos.

Todos esos reclamos, todas esas exigencias, son también las nuestras.

No se va a poder tan fácilmente arrebatar nuestros sueños y condicionar la solidaridad. Esta es y debe ser inmensa. Esta es hoy el cobijo de las resistencias, donde sea que se encuentren, y gracias a ella , la construcción del mundo que queremos se va abriendo paso.

Desde acá mandamos un saludo solidario, a los compas zapatistas, a la Otra campaña a todas y todos los hombres, mujeres, niños, ancianos, organizaciones, comunidades y grupos de migrantes, que abajo y a la izquierda nos están demostrando que pese a la guerra, la construcción de otros mundos es posible, mandamos un saludo a los compañeros en resistencia del Pueblo Yaqui, a los presos y presas de la lucha social, así como también mandamos un saludo solidario a las familias de los asesinados y desaparecidos, que han decidido salir a la calle y hacer un recorrido, ahora hacia el sur del país, para escuchar el dolor que los une, para compartir su rabia y su esperanza.

¡No están solos!
¡Alto a la Guerra contra el pueblo de México!
¡Alto a la Guerra contra las comunidades zapatistas!
¡Alto al despojo y represión contra el Pueblo Yaqui!
¡Si nos tocan a uno, nos tocan a todos!
¡Presos y presas libertad!
En solidaridad,
Comité de Solidaridad con los Pueblos de Chiapas en Lucha,CSPCL
Grupo Les trois passants
Comité de Solidaridad con los Indigenas de las Americas,CSIA
Secretariado Internacional de la Confederación Nacional del Trabajo-CNT
Federación SUD Educación
Unión Sindical Solidaires

La defensa de los derechos humanos y la lucha contra el imperialismo son inescindibles

Deja un comentario


miércoles 6 de julio de 2011

Alejandro Teitelbaum (especial para ARGENPRESS.info)

I. La agresión imperialista contra Libia encabezada por Francia, Gran Bretaña y Estados Unidos ha puesto una vez más de manifiesto la desorientación imperante en buena parte de la izquierda y en los “progresistas” de diferentes matices, cuyo pensamiento y opiniones aparecen moldeados por la hegemonía ideológico-cultural del capitalismo, ataviado para la ocasión con los ropajes del “derechohumanismo”.

Algo parecido ocurrió con las agresiones contra Irak y Yugoslavia: no había que condenarlas porque hacerlo implicaba apoyar a dictadores como Saddam Hussein y Milosevich.
No nos referimos aquí a la actitud de los socialdemócratas que apoyan la agresión desde el Gobierno (activamente la España de Zapatero y la Grecia de Papandreou, desangrada por el capital financiero transnacional) o desde las oposición, como es el caso del Partido Socialista francés.
Algunos grupos y partidos autoproclamados de izquierda y anticapitalistas, saludaron la “primavera árabe” en Libia y después matizaron su análisis denunciando la agresión de las grandes potencias, desencadenada con el pretexto de “proteger a los civiles”.
Otros grupos y personas, también autoproclamados de “izquierda” -muy pocos a esta altura de los acontecimientos pues la agresión se ha hecho masivamente impopular incluso en los Estados agresores- mantienen su apoyo a los rebeldes pero además justifican, en nombre de los derechos humanos del pueblo libio, la agresión imperialista.
Y aceptan como verdades irrefutables la versión de los hechos transmitidas por los grandes monopolios de la des-información.
Kadafi sería un loco furioso que ha saqueado a su país y tiene miles de millones depositados en Bancos extranjeros. Cuando sus tropas estaban a las puertas de Bengasi el Consejo de Seguridad resolvió crear una zona de exclusión áerea sobre Libia e inmediatamente la aviación francesa comenzó a bombardear las tropas de Kadafi estacionadas frente a Bengasi, evitando así el genocidio de su población, inminente según la información de las grandes potencias y de los monopolios mediáticos a su servicio, siempre digna de fe para estos derechohumanistas con anteojeras.
Los rebeldes, por su parte serían luchadores por los derechos humanos, sedientos de libertad y de democracia y no un conglomerado heteróclito que incluye en su cúpula a ex altos dirigentes del régimen de Kadafi, responsables de graves violaciones a los derechos humanos.
II. Libia es un país casi totalmente desértico a excepción de una estrecha franja litoral (1770 kilómetros de costa) , donde se encuentran los principales núcleos de población del país .
Tiene 6.500.000 habitantes (un millón a fines de la Segunda Guerra Mundial, la mayoría nómades) y una superficie de 1750000 kilómetros cuadrados. Actualmente Trípoli tiene unos dos millones de habitantes, Bengasi un millón, Misurata 480.000 y Tobruk 200.000.
Tiene yacimientos de petróleo de excelente calidad que constituye su casi exclusiva fuente de recursos y se supone que dispone de grandes reservas inexplotadas y aun no detectadas.
Su otra riqueza natural es el agua. Bajo una superficie seca y casi desértica en casi todo el territorio existe una gigantesca reserva de agua fósil potable estimada en 150.000 kilómetros cúbicos, llamado Acuífero de Nubia que cubre unos 2 millones de kilómetros cuadrados y abarca partes del Chad, Egipto, Libia y Sudán.
En 1983 se comenzó en Libia un proyecto de irrigación, conocido como el Gran Río Artificial, para utilizar esas reservas subterráneasa fin de llevar más de cinco millones de metros cúbicos de agua por día a las ciudades costeras. Actualmente, el Gran Río Artificial suministra agua potable y para irrigación al 70 por ciento de la población, llevándola del acuífero del sur a las áreas costeras del norte, a las ciudades de Trípoli, Tobruk, Sirte, Bengasi y otras. Con un costo estimado de 30.000 millones de dólares financiado con la venta del petróleo, la red del Gran Río Artificial, con casi 5.000 kilómetros de tuberías desde más de 1.300 pozos cavados hasta 500 metros de profundidad y estaciones de bombeo en el desierto del Sahara, también tiene por objeto aumentar la cantidad de tierras cultivables. Además, el agua es muy barata: 35 centavos de dólar el m3.
Apoderarse de esa enorme reserva de agua potable también está en la mira de las potencias imperialistas, mandatarias de transnacionales como la ex Lyonnaise des Eaux (Grupo Suez) y otras, que tienen el control de la mayor parte de los recursos hídricos en todo el mundo.
Si el propósito de Kadafi fuera aniquilar a la población de Bengasi, tiene a su alcance el simple recurso de cortar el suministro de agua a la ciudad.
Desde 1990 el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) publica un Índice de Desarrollo Humano donde establece una clasificación de los países del mundo en base a varios parámetros que hacen a la calidad de vida de las personas, entre ellos la educación, la esperanza de vida, la salud y los ingresos y tiene en cuenta esos parámetros por género. No tiene en cuenta los llamados índices de libertad humana. El índice de 2010 incluye a 169 países y Libia ocupa el lugar 53 con un índice 75 (en ascenso con relación a años anteriores) de una escala sobre un máximo teórico de 100. Noruega ocupa el primer lugar con un índice 93. Libia tiene el índice más alto de África, seguida de cerca por Argelia, Mauricio y Túnez y en América Latina sólo la superan Chile (78,3) , Argentina (77,5) y Uruguay (76,5) en los puestos 45, 46 y 52 respectivamente. México y Cuba están aproximadamente al mismo nivel que Libia.
De modo que Libia es un país de desarrollo humano medio, alcanzado merced a una buena utilización de su renta petrolera pero con un grave déficit en materia de derechos civiles y políticos, estimados objetivamente, y sobre todo según los criterios de evaluación de los países occidentales “civilizados”.
III. Después de la “reconciliación” de Kadafi con Occidente, las graves carencias de Libia en materia de derechos civiles y políticos no incomodaron a las grandes potencias que recibieron con gran pompa al líder libio, ansiosas de realizar buenos negocios, sobre todo la obtención de concesiones petroleras, la venta de armamentos y hasta la oferta por parte de Francia de la construcción de una central nuclear.
Se concretaron así varias concesiones petroleras e importantes ventas de armamentos.
Sólo en 2009 Gran Bretaña, Francia e Italia vendieron armas a Libia por 25, 30 y 111 millones de euros, respectivamente. Ese mismo año, figura Malta en la lista de vendedores a Libia por 80 millones de euros. Malta no tiene ninguna industria de armamentos y es evidentemente sólo un país de tránsito. Por su parte Francia intentó vender a Libia los aviones Rafale que fabrica Dassault. Los mismos que ahora utiliza para bombardear Libia.
Pero Kadafi es un individuo imprevisible que al parecer comenzó a proyectar la revisión de las concesiones petroleras y a promover la idea de la autonomía financiera de África frente a las divisas de las grandes potencias.
Además, las reservas petroleras y acuíferas de Libia son un botín que aguza el apetito de los agresores. A lo que hay que sumar los depósitos del Estado libio en Bancos extranjeros y las 144 toneladas de oro (unos 4 mil seiscientos millones de euros) que estarían depositados en Bancos libios.
De modo que la “primavera” libia (preparada –sostienen algunos- por los servicios franceses y probablemente en parte espontánea) era una buena ocasión para establecer en Libia un gobierno “democrático” es decir totalmente sumiso la voracidad occidental.
Pero la rebeldía no se extendió como un reguero de pólvora, como esperaban los abanderados de los derechos humanos y hubo que utilizar la hoja de parra de una resolución del Consejo de Seguridad para intervenir militarmente a favor de los rebeldes.
Intervención que puede culminar, si no se hace sentir más la impopularidad en los países agresores, no se acentúan las disidencias en el seno de la OTAN y los agresores logran reunir las fuerzas suficientes, en una invasión terrestre. Lo que dará por resultado implantar el caos en Libia durante muchos años, como en Irak y Afganistán y convertir toda la región en un polvorín a causa de la diseminación de armamentos, como advirtió hace unos días el Presidente de Níger, Mahamadou Issoufou.
IV. Más de cuatro meses de bombardeos aéreos (y ahora también navales) ininterrumpidos es una forma de terrorismo internacional de Estado destinado a minar la moral del enemigo, en especial de la población civil. Italia lo practicó en Etiopía en 1935-36, Japón en China en 1937-39, Alemania e Italia durante la guerra civil española (Madrid 1936, Guernica 1937), Alemania nazi y los aliados durante la Segunda Guerra Mundial (Varsovia, Rotterdam Londres, Dresde, Hiroshima, Nagasaki, etc.). Estados Unidos lo ha empleado ampliamente en Vietnam, Panamá, Iraq, Yugoslavia, Afganistán y nuevamente en Iraq.
Centenares de miles de trabajadores extranjeros (de otros paises de África y de Asia) han tenido que huir de Libia, quedándose sin trabajo y sin salario, con el cual contribuían al mantenimiento de sus familias en sus países de origen. La economía de Libia está casi paralizada y las víctimas civiles de los “bombardeos humanitarios” son numerosas en ambos bandos.
La construcción de un barrio nuevo de Trípoli de 25.000 viviendas ha quedado paralizada como consecuencia de la agresión.
Imposible conciliar estos hechos con el pretendido “derechohumanismo” de los que quieren liberar a Libia de Kadafi desde Internet o desde los cafés de Paris o de alguna otra capital europea. Quizás lamentan no disponer, como los yanquis, de aviones (drones) teleguiados, para bombardear ellos también a Kadafi desde el “living” de su casa.
El genocidio inminente de la población de Bengasi con el cual se pretendió justificar el comienzo de los bombardeos (de hecho la aviación anglofrancesa se convirtió en la fuerza aérea de una de las partes en una guerra civil) es un argumento similar al de las “armas de destrucción masiva” en posesión de Saddam Hussein para justificar la agresión contra Irak.
La Royal Air Force no está en su primer ejercicio en la materia. En octubre de 1944, al retirarse los alemanes de Grecia, los comunistas griegos y sus aliados (el ELAS), la fuerza más importante de la resistencia contra la ocupación nazi, controlaban Atenas y podían formar un gobierno. El primer ministro inglés Churchill ordenó entonces el desembarco de tropas británicas en Grecia y el bombardeo por la RAF de los barrios populares de Atenas para impedir el acceso de los comunistas al poder. El resultado fue que en Grecia se restableció la monarquía y se formó un gobierno de centro-derecha.
En julio de 1956 el presidente de Egipto Gamal Abdel Nasser nacionalizó el canal de Suez. En octubre del mismo año Gran Bretaña (Gobierno conservador de Anthony Eden) Francia (Gobierno socialista de Guy Mollet) e Israel (Gobierno de Ben Gurion) agredieron militarmente a Egipto con el propósito de apoderarse del Canal de Suez pero, sin el apoyo de Estados Unidos, fallaron en el intento.
V. Los hechos son así: testarudos. Pero los teóricos “izquierdistas” del papel favorable a los derechos humanos de las grandes potencias sostienen sin pestañar que los hechos confirman sus puntos de vista. Y que quienes cierran los ojos ante la realidad son los otros (izquierdistas anacrónicos “apegados a antiguos clichés”): “Hay que ir contra la realidad, de otra manera la realidad se transforma en una molestosa pesadilla y lo mejor es obviarla” (Abel Samir, ¿Qué hay de cierto que es el crudo, lo que impulsó a Obama a la guerra contra Gadafi?, Argenpress, 23 de junio) .
Ya Samir en un artículo publicado en Argenpress del 13 de junio escribía lo siguiente:
“…Y estos izquierdistas se han constituido en una pléyade de individuos, partidos, organizaciones, periódicos, páginas de internet, que se quedaron atascados en eslóganes, clichés y declaraciones ampulosas contra el Imperio norteamericano y sus aliados, no importando que este imperio actúe en algunos casos en defensa de derechos humanos, aunque no lo haga por doctrina, sino por otros intereses encubiertos, como el dominio geopolítico de una zona del mundo o la defensa de su posición predominante en una región en la que han dominado por muchas décadas”.
Para llegar a esta conclusión Samir, además de decretar, como lo hace, la invalidez del análisis leninista del imperialismo en el siglo XXI, tendría que probar que el imperio actúa en algunos casos en defensa de los derechos humanos. No puede hacerlo. En cambio es fácil demostrar que el imperialismo, yanqui u otro, actúa SIEMPRE contra los derechos humanos, ya sea complotando contra y/o volteando gobiernos progresistas o apoyando dictaduras cuando así conviene a sus intereses.
Ellos mismos lo dicen: Estados Unidos no tiene amigos, tiene intereses.
Algunas ejemplos de intervenciones imperialistas:
Intervención de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) en el golpe de estado de 1953 en Irán contra el gobierno del Dr. Mossadegh, que había nacionalizado el petróleo; invasión a Guatemala en 1954 por una fuerza armada promovida y financiada por la CIA y la United Fruit; invasión a Santo Domingo en 1965; golpe de Estado en Chile en 1973; invasión a Granada en 1983; invasión a Panamá en 1989; expulsión de Aristide de Haití en 2004 mediante una acción conjunta de Estados Unidos y de Francia. En África en el momento de la descolonización surgieron líderes como Patrice Lumumba, Kwame Nkrumah, Amílcar Cabral y Jomo Kenyatta, que bregaron por una vía independiente para sus pueblos, contraria a los intereses de las ex metrópolis y de sus grandes empresas. Todos ellos fueron derrocados o asesinados, como Lumumba y Cabral, y reemplazados por dirigentes dictatoriales, corruptos y fieles a las grandes potencias neocoloniales.
El imperialismo agresor y expoliador es la fase actual que caracteriza al capitalismo en su conjunto (lo que algunos llaman mundialización) y sus usufructuarios lo defienden con uñas y dientes sin importarles en absoluto los derechos humanos de sus propios pueblos y menos aún los derechos humanos de otros pueblos.
Samir se dedica en su artículo del 23 de junio a “desentrañar la estructura económica y política en la cual se desenvuelve USA”… “Pues bien, la clase dominante del Imperio está agrupada fundamentalmente en dos partidos políticos: los demócratas y los republicanos. Estos últimos representan los intereses más reaccionarios de ese gran país. Entre sus filas están, sino los dueños de las grandes empresas petroleras norteamericanas, los representantes políticos de esos capitalistas o consorcios económicos convertidos en empresas multinacionales y transnacionales. Especialmente las grandes empresas petroleras. Por tanto, si el apoderarse de las riquezas petroleras de Libia habría sido la motivación fundamental para la participación de USA en la guerra civil libia, al lado de los rebeldes, ese partido republicano sería, como es lo más cuerdo y lógico, el más interesado en que USA se involucrase en la guerra y en ganarla lo más luego posible”…
Es cierto que el papel del capital industrial se reforzó considerablemente durante la administración Bush, sobre todo el de las industrias petrolera y de armamentos. En el gobierno de Bush estaban ampliamente representadas ambas industrias.
Con Obama recuperó la primacía el capital financiero pero ello no autoriza a decir que hay intereses o estrategias contradictorias entre republicanos y demócratas, como no hay contradicción de fondo entre el capital industrial y el capital financiero, pues la fusión entre ambos caracteriza a la etapa imperialista del capitalismo y al surgimiento de las empresas transnacionales, como ya lo señalaron Hilferding en 1910 (El capital financiero) y Lenin en 1916 (El imperialismo fase superior del capitalismo). No hay que olvidar que con Obama el presupuesto militar estadounidense continuó y continúa aumentando.
De modo que no tiene sentido alguno sostener que los republicanos son los halcones reaccionarios representantes políticos de los capitalistas y consorcios transnacionales y los demócratas las palomas defensoras de los derechos humanos. Cabe recordar que la invasión de Bahía de Cochinos se produjo durante el Gobierno demócrata de Kennedy y que Clinton, también demócrata, gobernaba ese “gran país” –como lo llama Samir- cuando cuando Estados Unidos promovió el golpe de estado en Haití en 1991, desató la guerra contra Yugoslavia (Madeleine Albright, representante de Clinton, fue quien hizo fracasar las negociaciones de Rambouillet entre Yugoslavia y la Unión Europea ) y emprendió la Guerra del Golfo.
Con el demócrata Obama cambió la forma pero no el fondo de ese tipo de operativos. El golpe en Honduras de junio de 2009 fue criticado por el Gobierno estadounidense, que apoyó las decisiones de los organismos internacionales (ONU y OEA) exigiendo la reposición del presidente repuesto. Pero es incontestable que sin la luz verde de Estados Unidos el golpe no se hubiera producido, pues dicho país tiene el control de las fuerzas armadas hondureñas a través de su base miltar de Soto Cano, esencial para la geopolítica subregional de Estados Unidos. Desde allí se proporcionaba apoyo logístico a los “contras” de Nicaragua durante el gobierno sandinista.
Sostiene Samir que la oposición de una mayoría de republicanos y demócratas en el Congreso a continuar la guerra contra Libia se debe a que estos consideran que no hay intereses estadounidenses en juego en Libia (sólo habría propósitos humanitarios). Olvida Samir dos cosas: la primera es que se aproximan las elecciones en Estados Unidos y los congresistas se tendrán que presentar ante los electores y rendir cuentas también sobre esta guerra impopular, pese a la escasa participación yanqui. Y la segunda es que Estados Unidos está al borde de la cesación de pagos con una deuda de 15 billones de dólares.
Es por eso que Obama, después de lanzar unos cien misiles Tomahawk sobre Libia, al parecer con uranio empobrecido, le dejó el peso principal de la agresión a su aliado Cameron y a su caniche Sarkozy, “el americano”, quien hizo el mal cálculo que una “blitzkrieg” contra Kadafi lo remontaría en los sondeos de opinión con vistas a las próximas elecciones.
Samir escribe: … “Entonces no faltaron los que decían que por qué USA y la OTAN no se involucraban también en Arabia Saudita, en Yemen, Siria y otros lugares. Desde luego, con USA y la OTAN metidos hasta las orejas en el fango de Irak y Afganistán, no están en condiciones de, además de participar en Libia, meterse en otros pantanos”.
Samir tiene razón en parte: los imperialistas están- loado sea Dios- empantanados.
Pero si no intervienen en Bahrein, Yemen y Arabia Saudita es porque se trata de dictaduras amigas. En Bahrein está basada la Quinta flota de la Marina yanqui. Arabia Saudita, amiga de siempre de los Estados Unidos, envió en marzo tropas a Bahrein para poner un término a las manifestaciones de la mayoría chiita.
Samir afirma: “Las confrontaciones armadas entre las potencias que enunció Lenin ya no ocurren y se busca la integración de los Estados en grandes entidades de países interrelacionados por el modelo de su economía y por cierto, políticamente unidos, como lo es la UE. A USA no le interesa hoy otra cosa que mantener su supremacía en aras de dominar la política mundial y mantener así, también, un desarrollo y progreso tecnológico y económico de punta. La confrontación armada estaría de esa forma fuera de lugar. Así hoy podemos ver que hay en el mundo actual cuatro grandes formaciones de Estados que pujan en el área política y económica, pero que de todas maneras no sólo se respetan unos a otros, sino que, también, participan de una u otra forma en las ventajas del sistema capitalista”.
Las grandes potencias competirían respetuosamente entre ellas para mantener su supremacía y un “desarrollo y progreso tecnológico y económico de punta” participando todas en “las ventajas del sistema capitalista”. Indudablemente el capitalismo tiene sus ventajas…para quienes están en la cúspide de la pirámide social.
Samir no se enteró que desde el fin de la Segunda Guerra Mundial murieron unas 30 millones de personas en conflictos armados, ya sea en guerras colonialistas emprendidas directamente por las grandes potencias o en disputas interiimperialistas por el control de los recursos naturales de países pobres, libradas en forma de guerras locales. Según la revista médica inglesa The Lancet de enero 2006, sólo en la República Democrática del Congo diez años de guerra civil han costado la vida a entre 3,5 y 4,5 millones de personas. El Congo tiene la desgracia de poseer un subsuelo enormemente rico en minerales estratégicos. En Ruanda los genocidas de 800.000 personas fueron protegidos en su retirada por el ejército francés (Operación Turquoise). Un grupo de investigadores de la Universidad Brown acaba de publicar una evaluación del costo financiero y humano de las guerras emprendidas por Estados Unidos desde 2001 en Irak, Afganistán y Pakistán. Calculan el número de muertos en acciones militares en 225.000, los desplazados en unos 8 millones y el costo financiero en algo más de dos billones de dólares (véase http://costsofwar.org/).
Agrega Samir: “Los que ven que la guerra es hoy el remedio para hacer buenos negocios no saben de lo que están hablando”.
Contrariamente a lo que afirma Samir la guerra es una opción recurrente del capital monopolista en los momentos de crisis económica, porque es una manera de reactivar la producción industrial sin necesidad de reactivar la demanda (el Estado compra la producción de armamentos con el dinero del contribuyente sin consultarlo y la población del enemigo elegido “consume”, por cierto involuntariamente, las bombas que recibe sobre su cabeza). Y después de la guerra los grandes monopolios de la industria civil acaparan el negocio de la reconstrucción y de la “ayuda humanitaria”.
En su libro “Capitalismo, Socialismo y Democracia” (1942), el economista Joseph Schumpeter afirmaba que “el capitalismo es por naturaleza una forma o método de cambio económico” de sustitución de lo viejo por lo nuevo, a lo que denominaba “destrucción creativa” (nuevos consumidores, nuevos bienes, nuevos métodos de producción o transporte, nuevos mercados, nuevas formas de organización industrial, etc.). La guerra sería la forma más drástica de “destrucción creativa” inherente al capitalismo
Además, la industria de armamentos está siempre interesada en colocar su producción, en ensayar sus nuevos productos en condiciones reales (guerras del Golfo, de Yugoslavia y de Afganistán, agresión a Irak, agresión a Gaza, a Libia, etc.) y en ampliar sus mercados, por ejemplo a través de la incorporación de nuevos países a la OTAN: el presidente del «comité americano por la ampliación de la OTAN » es el vicepresidente de la Lockheed Martin, empresa que ocupa el segundo puesto entre los más grandes fabricantes y vendedores de armamentos en el mundo.
Según el Informe anual del año 2010 del Stockholm International Peace Research Institute (SIPRI) en 2009 los gastos militares en el mundo ascendieron a un billón 531 mil millones de dólares, 6 por ciento más que en 2008 y 49 por ciento más que en el 2000. El gasto militar de 2009 representó el 2,7 % del PNB mundial del mismo año.
Siempre según el SIPRI en 2008 se vendieron armas en el mundo por 384 mil millones de dólares, 352 mil millones, es decir el 90%, fueron ventas efectuadas por empresas de Estados Unidos (230 mil millones) y de Europa Occidental (122 mil millones).
VI. Samir suscribe la teoría –contraria a la realidad de los hechos- de la “desnacionalización” del poder económico transnacional y de la emergencia de una sola clase dirigente mundializada:
“Es muy difícil hoy saber con exactitud a quiénes pertenecen las grandes empresas multinacionales, toda vez que, como su misma denominación lo indica, son capitales de muchos países o de capitalistas de diferentes naciones y no siempre de capitalistas de un solo país. Empresas que parecen inglesas tienen capitales alemanes, italianos, turcos, chinos, japoneses, etc. Y así ocurre en la gran mayoría de las empresas transnacionales. El capital hoy es más internacional que nunca. Por tanto, se comparte intereses de todo tipo, porque lo único que mueve a esos capitalistas es hacer buenos negocios y ganar el máximo de dinero posible”.
Las clases dirigentes a escala mundial convergen en el objetivo estratégico mayor de preservar el sistema, al mismo tiempo compiten ferozmente entre ellas.
Las relaciones entre las sociedades transnacionales son una combinación de una guerra implacable por el control de mercados o zonas de influencia, de absorciones o adquisiciones forzadas o consentidas, de fusiones o ententes y del intento permanente pero nunca logrado de establecer reglas privadas y voluntarias de juego limpio entre ellas. Porque la verdadera ley suprema de las relaciones entre las sociedades transnacionales es “devorar o ser devorados”.
Las sociedades transnacionales son versátiles y polifacéticas y cambian con frecuencia de nombre. Esto sucede ya sea como resultado de fusiones o, aunque sigan siendo las mismas sociedades, como una manera de tratar de hacerse olvidar por el público después de haber adquirido una mala reputación a causa de su intervención en delitos financieros o económicos o en graves violaciones a los derechos humanos
Pero las fusiones, las deslocalizaciones y los cambios de nombre no significa que las sociedades transnacionales se hayan convertido en entes virtuales e inaprehensibles. Es cierto que su imagen se fue despersonalizando al constituirse como sociedades anónimas con relación a la época en que un monopolio se identificaba con un nombre propio (Rockefeller, Mellon, etc.). Pero también es cierto que aún hoy siguen teniendo componentes reales y tangibles: capital, sede principal, dirigentes responsables, etc.
Una prueba adicional de su existencia determinable en coordenadas espacio-temporales es su presencia e influencia en organismos y reuniones internacionales, en el papel determinante que ejercen en las orientaciones de los organismos financieros internacionales y en la Organización Mundial del Comercio a través de los representantes de las grandes potencias y de sus propios equipos de juristas y economistas y en la influencia que ejercen en las orientaciones económico-financieras y en la política general de casi todos los Estados del planeta. Su existencia real y tangible se manifiesta también en el cuasi monopolio que detentan sobre los medios masivos de comunicación…
Pueden tener su domicilio en uno o varios países: en el de la sede real de la entidad madre, en el de la implantación principal de las actividades y/o en el país donde ha sido registrada la sociedad.
Pero siempre puede identificarse una nacionalidad de la sociedad transnacional, en el sentido de que hay un Estado que la sostiene y defiende sus intereses frente a otros Estados por medios políticos, militares y otros.
Y también defiende sus intereses en los organismos intergubernamentales tales como la Organización Mundial del Comercio, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial.
Como dato complementario que confirma la BASE NACIONAL DE LAS EMPRESAS TRANSNACIONALES: la crisis financiera ha mostrado cómo los Gobiernos de las grandes potencias han destinado cientos de miles de millones de dólares a salvar A SUS PROPIOS BANCOS Y NO A LOS BANCOS DEL VECINO.
Lenin sigue teniendo, en lo esencial, plena actualidad.
Escribía en 1916: “El capitalismo se ha transformado en un sistema universal de opresión colonial y de estrangulación financiera de la inmensa mayoría de la población del planeta por un puñado de países “avanzados”. Este “botín” se reparte entre dos o tres potencias rapaces de poderío mundial, armadas hasta los dientes (Estados Unidos, Inglaterra, Japón) que, por el reparto de su botín arrastran a su guerra a todo el mundo” (El imperialismo, fase superior del capitalismo. Prólogo a las ediciones francesa y alemana de julio de 1920, párrafo II).
VII. Conclusión
La violación de los derechos humanos de las personas y de los pueblos es inherente al capitalismo en su fase imperialista. Como regla general, las dictaduras son sostenidas e incluso promovidas por las potencias imperialistas. Y cuando los pueblos quieren emprender el camino de su liberación nacional y social, las grandes potencias, que ven amenazados sus intereses y de los capitales monopolistas que representan, los agreden por todos los medios. Ahí están los hechos para probarlo.
De modo que el eje fundamental de la solidaridad internacional con los pueblos que luchan por sus derechos y libertades debe ser el combate contra el capitalismo imperialista, enemigo común de toda la humanidad. Rechazando la trampa ideológica del imperialismo “humanitario”.
Libye : l’UA rejette le mandat d’arrêt de la CPI contre le colonel Kadhafi
2011-07-02 10:28:54 cri
Les chefs d’Etat et de gouvernement de l’Union africaine (UA) ont rejeté au terme de leur 17e sommet ordinaire vendredi soir à Malabo en Guinée équatoriale, le mandat d’arrêt de la Cour pénale internationale (CPI) contre le leader libyen Mouammar Kadhafi, estimant que cet acte complique les efforts de résolution de la crise politique dans ce pays.
Bien plus que le thème principal “accélérer l’autonomisation des jeunes pour le développement durable”, la crise libyenne a dominé pendant presque toute la journée de vendredi.
Dans leur décision qui se préoccupe de “la manière dont le procureur de la Cour pénale internationale gère la situation en Libye”, ces dirigeants ont décidé que “les Etats membres (de l’UA) ne coopéreront pas à l’exécution du mandat d’arrêt” et demandent ” au Conseil de sécurité des Nations Unies de mettre en oeuvre les dispositions de l’Article 16 du Statut de Rome”.
C’est en vue, précise la déclaration dont Xinhua a obtenu copie, “d’annuler le processus de la CPI sur la Libye dans l’intérêt de la justice ainsi que de la paix dans ce pays”.
Pour eux, “le mandat d’arrêt publié par la chambre préliminaire contre la colonel Kadhafi sérieusement les efforts visant à trouver une solution politique négociée à la crise en Libye, et à traiter les questions d’impunité et de réconciliation de manière à prendre en compte l’intérêt mutuel des parties concernées”.
L’UA avait déjà exprimée la même position s’agissant du cas du président soudanais Omar Hassan el Béchir.
Lors de la conférence de presse marquant la fin du sommet, le président de la Commission de l’organisation continentale, Jean Ping, a dénoncé que la CPI ne vise que les dirigeants africains, alors que des situations de violations flagrantes des droits de l’ homme sont connues ailleurs, comme à Gaza et en Irak.
Agua, esa arma secreta
Por Simba Russeau
EL CAIRO, may (IPS) – Las enormes reservas hídricas de Libia pueden servir de arma contra los rebeldes si las fuerzas leales al gobierno de Muammar Gadafi optan por cerrar el grifo de las aguas bombeadas del sur a las ciudades costeras del norte.
Libia es uno de los países más secos del mundo. Sólo cinco por ciento del país recibe unos 100 milímetros de lluvias al año. Históricamente, los acuíferos costeros o las plantas de desalinización de Trípoli eran de mala calidad por la contaminación con agua salada. El recurso no es potable en muchas ciudades, incluida Bengasi, bastión rebelde. Exploraciones petroleras en el desierto del sur de Libia a mediados de los años 50 revelaron la existencia de vastas cantidades de agua subterránea potable, capaz de contribuir a cubrir la creciente demanda y objetivos de desarrollo. Los científicos estiman que hace casi 40.000 años, cuando el clima del norte de África era templado, el agua de lluvia se filtró formando las reservas de agua potable. El líder libio Muammar Gadafi comenzó en 1983 un enrome proyecto de irrigación, conocido como el Gran Río Artificial, para extraer reservas subterráneas de las ciudades de Kufra, Sirte, Morzuk, Hamada y el Acuífero de Piedra Arenisca de Nubia, para llevar más de cinco millones de metros cúbicos de agua, al día, a las ciudades costeras. “Primero el proyecto fue descartado cuando se supo que era una lujosa iniciativa poco rentable y un derroche de reservas no renovables”, dijo a IPS el periodista Iason Athanasiadis. “Pero luego fue aclamado como un magistral trabajo de ingeniería en vastas extensiones de aguas subterráneas capaz de mantener la tasa de distribución de 2007 durante los próximos 1.000 años”, añadió. El Acuífero de Nubia, que abarca partes de Chad, Egipto, Libia y Sudán, es el mayor sistema de agua fósil del mundo, cubre unos dos millones de kilómetros cuadrados y se estima que contiene unos 150.000 kilómetros cúbicos. El agua fósil es la que quedó atrapada en el subsuelo hace miles o millones de años. A diferencia de la mayoría de los acuíferos, éste es un recurso no renovable. “El Gran Río Artificial suministra agua potable y para irrigación a 70 por ciento de la población, llevándola del acuífero del sur a las áreas costeras del norte a 4.000 kilómetros”, dijo a IPS el profesor de ciencias políticas de la Universidad Americana de El Cairo, Ivan Ivekovic. “El proyecto se realizó en varias etapas. Primero se llevó el agua de las cañerías del este, en As-Sarir y Tazerbo, a Bengazi y Sirte. Segundo, se abasteció a Trípoli y a las tuberías occidentales de Jeffara desde la región de Fezzan”, explicó. “La fase tres pretendió crear un sistema integrado y aumentar la capacidad total, por día, hasta casi cuatro millones de metros cúbicos y suministrar más de 138.000 metros cúbicos por día a Tobruk”, en el noreste, añadió. Con un costo estimado de casi 30.000 millones de dólares, la red del Gran Río Artificial, con casi 5.000 kilómetros de tuberías desde más de 1.300 pozos cavados hasta a 500 metros de profundad en el desierto del Sahara, también pretendió aumentar la cantidad de tierras cultivables. “Libia puede comenzar un proyecto agrícola similar al del Valle de San Joaquín, en el estado estadounidense de California”, señaló Patrick Henningsen, editor y fundador de 21 Century Wire. Al igual que Libia, California es esencialmente desértico, pero gracias a la irrigación y a otros proyectos hídricos se convirtió en una importante zona de producción de alimentos y algodón”, explicó. “Los únicos mercados en la zona del mar Mediterráneo que ofrecen cítricos y otros productos populares en Europa son Israel y Egipto. En 10 o 20 años, Libia podrá superar a ambos países gracias al agua que tienen para verdear el desierto”, añadió. En Medio Oriente y África del Norte, el agua generó una crisis regional que puede derivar en un conflicto mayor. La demanda aumenta con el incremento exponencial de la población, las reservas se vacían con rapidez y la inflación de los alimentos golpea a los países con problemas de liquidez y que dependen de productos básicos importados. “Varios elementos inciden en la situación de Libia. Uno de ellos, ciertamente, es el agua, así como ocurrió en Asia meridional y central”, dijo a IPS el editor Tariq Saeedi, de News Central Asia. “Se entiende que Cachemira es el problema que divide a India y Pakistán, pero en realidad es el agua de tres ríos, Ravi, Sutlej y Beas, que nacen en la parte alta de esa región”, indicó. “Otro ejemplo es el río Amu Daria que nace en Afganistán, recorre Uzbekistán, Turkmenistán y Tayikistán hasta su desembocadura en el mar Aral. Las posibilidades de que se desate un conflicto en Asia central están directamente vinculadas al mayor uso que haga Afganistán”, añadió. “En pocas palabras, quien controle el acuífero controla la economía, la política exterior y los destinos de varios países en la región, no sólo en el norte de África”, explicó Saeedi. Funcionarios libios alertaron el mes pasado que el bombardeo de la Organización del Atlántico Norte sobre tuberías del acuífero podía causar un desastre humanitario y ambiental. Pero las fuerzas progubernamentales también pueden interceptar el flujo de agua si lo desean dejando a las zonas del este, bajo control rebelde, sólo con el reservorio de Ajdabiya, que tiene para un mes de suministro. “Hay que seguir bombeando agua potable del sur porque sino Bengasi morirá”, alertó Ivekovic. “Las cañerías de agua están dispuestas en paralelo con las de gas y petróleo. Es interesante que con los combates en Ajdabiya, Sirte y Bengasi, ninguna de las tuberías haya sido dañada”, apuntó. “En la desertizada región ya aquejada por conflictos causados por el agua, las enormes reservas hídricas de Libia son el gran premio para el que gane el pulso”, señaló Athanasiadis. (FIN/2011)
L’art de la guerre
Au Bourget le Salon Libye
Manlio Dinucci
mardi 21 juin 2011, par Comité Valmy
Hélicoptére d’attaque français testé dans l’agression contre le peuple libyen
Un record historique. Il est battu par le Salon aéronautique international du Bourget, en cours à Paris du 20 au 26 juin : plus de 2.100 exposants, qui exhibent des appareils volants de 140 types. Compris les militaires dont la vente, dans une période ce crise comme celle actuelle, devient plus décisive encore pour les plus grandes industries aéronautiques.
Pour les acquéreurs – c’est-à-dire les gouvernements, présents au Bourget avec plus de 200 délégations de 88 pays- il n’y a que l’embarras du choix. Mais comment savoir quel est le meilleur chasseur-bombardier ou hélicoptère de combat ? Il suffit de regarder s’il a son petit carton « combat proven » (essayé au combat). Une véritable marque de qualité.
Cette année aussi les produits « combat proven » abondent parce que, heureusement, il y a une nouvelle guerre : celle qui a lieu en Libye, qui s’est ajoutée à la guerre en Afghanistan et à d’autres. Pour l’industrie aéronautique Dassault, le Salon s’est ouvert non pas le 20 juin en France, mais le 19 mars en Libye, quand son avion de chasse Rafale, déjà utilisé en Afghanistan, a été le premier à bombarder.
Le gouvernement français a investi (avec l’argent public) l’équivalent de 55 milliards de dollars pour en acheter plus de 300. Jusqu’ici cependant aucun autre gouvernement ne l’a acheté. Il est important de le présenter maintenant au Bourget lui aussi avec son petit carton « combat proven in Libya ». Il semble que soit en train de se conclure, pour une valeur de 10 milliards de dollars, la vente de 60 Rafale aux Emirats arabes unis, où le voyageur de commerce Nicolas Sarkozy s’est rendu il y a deux ans, mais en revenant sans la signature sur le contrat.
La guerre en Libye a été plus décisive encore pour la promotion de l’Eurofighter Typhoon du consortium européen formé par le britannique Bae Systems, l’italien Finmeccanica et Eads (né de la fusion de sociétés d’Allemagne, France et Espagne, ayant son siège aux Pays-Bas). Ce chasseur-bombardier, qui coûte 120 millions de dollars, a reçu sa première estampille « combat proven » le 21 mars, deux jours après que la France ait utilisé le Rafale, quand l’aéronautique britannique l’a utilisé dans l’attaque de la Libye depuis la base (italienne) de Gioia del Colle. L’obtention de la marque de qualité a convaincu l’Arabie saoudite de considérer l’acquisition de 24 autres Eurofighter, à ajouter aux 72 déjà achetés pour une valeur de plus de 7 milliards de dollars. Mais la concurrence demeure avec les F-15 de l’étasunien Boeing, eux aussi « combat proven », dont l’Arabie saoudite a acheté 82 exemplaires dans le cadre d’un contrat, conclu à Washington, de 60 milliards de dollars.
La compétition est très serrée. Aux avions de chasse actuels s’ajoutera un outsider, l’étasunien F-35 Lightning II, dont l’Italie achètera 131 exemplaires. Etant donnés les retards et la lévitation de son prix (de 50 à 113 millions de dollars par avion), à peine entré en fonction le F-35 aura besoin de faire la démonstration de ses qualités dans une guerre. Pas de problème. En octobre 2009, le Rafale et l’Eurofighter Typhoon étaient exhibés sur l’aéroport de Mitiga, à côté de Tripoli, où se déroulait la Quatrième exposition aéronauitique arabo-africaine. Moins d’un an et demi plus tard, ils ont été utilisés pour bombarder la Libye, avec une valeur accrue grâce à l’estampille « combat proven ».
Edition de mardi 21 juin 2011 de il manifesto

Traduit de l’italien par Marie-Ange Patrizio

Publicado por ARGENPRESS

Bombardeos humanitarios

Deja un comentario


jueves 31 de marzo de 2011

Alejandro Teitelbaum (especial para ARGENPRESS.info)

El discurso es grandilocuente: rebeliones populares, libertad, democracia, derechos humanos, intervención humanitaria, mandato de la ONU, etc. y lo esgrimen Jefes de Estado, dirigentes políticos, periodistas y “opinadores” de casi todas las tendencias.

Pero los hechos son testarudos: en Libia hay una guerra civil y un puñado de grandes potencias, con un curriculum casi bicentenario de colonialismo sanguinario y expoliador en África y en otras partes del mundo, está interviniendo descaradamente a favor de una de las partes con bombardeos aéreos y misiles teleguiados. Ahora se proponen intensificar los ataques y, pese a que ellos mismos decretaron el embargo de armas, se preparan a proveer abiertamente de armamento a los insurrectos.
El 4 de marzo escribíamos en Argenpress (En vísperas de una nueva agresión y van…): “Es muy difícil hacerse un juicio propio sobre las revueltas populares en algunos países árabes, particularmente en Libia, desde donde la desinformación que llega es particularmente grosera.
Dejando de lado las disgresiones de los “analistas de la actualidad” de todas las tendencias, aunque se parta de la hipótesis de que, en su origen, dichas revueltas han sido más o menos espontáneas, no hay que descartar que la CIA, aprovechando la coyuntura, haya metido la mano. Lectura recomendada: La caída de la CIA- Las memorias de un guerrero de la sombra sobre los frentes del Islam, 2002, de Robert Baer, ex agente de operaciones clandestinas de la CIA ».
Confirmación en los medios el 31 de marzo: « Luz verde » de Obama a acciones de la CIA. “Pequeños grupos” de agentes de la CIA están desplegados en Libia para tomar contacto con la rebelión y guiar los bombardeos de la coalición, afirma el New York Times. La cadena ABC asegura por su parte que el Presidente Obama ha dado la autorización de ayudar secretamente a los rebeldes. De la misma fuente “decenas de miembros de las fuerzas especiales británicas y de agentes del servicio de espionaje MI6 trabajan en Libia”.
I. Crimen de agresión
Dichas potencias están cometiendo el crimen de agresión como fue definido por la Resolución 3314 (XXIX) adoptada por unanimidad por Asamblea General de las Naciones Unidas en 1974:
Articulo 1. La agresión es el uso de la fuerza armada por un Estado contra la soberanía, la integridad territorial o la indepen¬dencia política de otro Estado, o en cualquier otra forma incompatible con la Carta de las Naciones Unidas, tal como se enuncia en la presente Definición. Artículo 2 El primer uso de la fuerza armada por un Estado en contravención de la Carta constituirá prueba prima facie de un acto de agresión, aunque el Consejo de Seguridad puede concluir, de conformidad con la Carta, que la determinación de que se ha cometido un acto de agresión no estaría justi¬ficada a la luz de otras circunstancias pertinentes, incluido el hecho de que los actos de que se trata o sus consecuencias no son de suficiente gravedad. Artículo 3 Con sujeción a las disposiciones del artículo 2 y de con¬formidad con ellas, cualquiera de los actos siguientes, inde¬pendientemente de que haya o no declaración de guerra, se caracterizará como acto de agresión: a) La invasión o el ataque por las fuerzas armadas de un Estado del territorio de otro Estado, ó toda ocupación militar, aun temporal, que resulte de dicha invasión o ataque, o toda anexión, mediante el uso de la fuerza, del territorio de otro Estado o de parte de él; b) El bombardeo, por las fuerzas armadas de un Estado, del territorio de otro Estado, o el empleo de cualesquiera armas por un Estado contra el territorio de otro Estado; c) El bloqueo de los puertos o de las costas de un Estado por las fuerzas armadas de otro Estado; d) El ataque por las fuerzas armadas de un Estado contra las fuerzas armadas terrestres, navales o aéreas de otro Estado, o contra su flota mercante o aérea; g) La utilización de fuerzas armadas de un Estado, que se encuentran en el territorio de otro Estado con el acuerdo del Estado receptor, en violación de las condiciones esta¬blecidas en el acuerdo o toda prolongación de su presencia en dicho territorio después de terminado el acuerdo; f) La acción de un Estado que permite que su territorio, que ha puesto a disposición de otro Estado, sea utilizado por ese otro Estado para perpetrar un acto de agresión contra un tercer Estado; g) El envío por un Estado, o en su nombre, de bandas armadas, grupos irregulares o mercenarios que lleven a cabo actos de fuerza armada contra otro Estado de tal gravedad que sean equiparables a los actos antes enumerados, o su sustancial participación en dichos actos.. Artículo 4 La enumeración de los actos mencionados anteriormente no es exhaustiva y el Consejo de Seguridad podrá determinar qué otros actos constituyen agresión, con arreglo a las dis¬posiciones de la Carta. Artículo 5 1. Ninguna consideración, cualquiera sea su índole, po¬lítica, económica, militar o de otro carácter, podrá servir de justificación de una agresión. 2. La guerra de agresión es un crimen contra la paz internacional. La agresión origina responsabilidad interna¬cional. 3. Ninguna adquisición territorial o ventaja especial re¬sultante de una agresión es lícita ni será reconocida como tal. Artículo 6. Nada de lo dispuesto en la presente Definición se inter¬pretará en el sentido de que amplía o restringe en toma alguna el alcance de la Carta, incluidas sus disposiciones relativas a los casos en que es lícito el uso de la fuerza. Artículo 7. Nada de lo establecido en esta Definición, y en particular en el artículo 3, podrá perjudicar en forma alguna el derecho a la libre determinación, la libertad y la independencia, tal como surge de la Carta, de pueblos privados por la fuerza de ese derecho, a los que se refiere la Declaración sobre los principios de derecho internacional referentes a las relaciones de amistad y a la cooperación entre los Estados de confor¬midad con la Carta de las Naciones Unidas, en particular los pueblos que están bajo regímenes coloniales y racistas u otras formas de dominación extranjera; ni el derecho de esos pueblos a luchar con tal fin y pedir y recibir apoyo, de acuerdo con los principios de la Carta y en conformidad con la Declaración antes mencionada.
El 11 de junio de 2010, La Conferencia de Estados partes del Estatuto de la Corte Penal Internacional, adoptó por unanimidad un artículo 8 bis con una definición del crimen de agresión similar a la de la Resolución 3314 de la Asamblea General.
En 1991, la Asamblea General aprobó por consenso la Resolución 46/43 sobre la protección y seguridad de los pequeños Estados, en la que reconocía la vulnerabilidad de los pequeños Estados a las amenazas exteriores y a las ingerencias en sus asuntos internos y señalaba la importancia vital para todos los Estados del respeto incondicional de los principios de la Carta de las Naciones Unidas, especialmente los referidos a la igualdad soberana, la integridad territorial, la no ingerencia en los asuntos interiores y el arreglo pacífico de las controversias.
La presunta o real violación de los derechos humanos en un país no confiere legitimidad a la agresión, como ha dicho la Corte Internacional de Justicia de La Haya:
“El pretendido derecho de intervención sólo puede considerarse como la manifestación de una política de fuerza, política que, en el pasado, ha dado lugar a los más graves abusos y que no puede, cualesquiera sean las deficiencias actuales de la organización internacional, tener lugar alguno en el derecho internacional. La intervención es aún más inaceptable en la forma en que se la presenta en este caso, ya que, reservada a los Estados más fuertes, podría fácilmente conducir a falsear la propia administración de la justicia internacional.” (caso Corfu Channel, 1949, fondo, pág. 35).
En el caso Nicaragua c/Estados Unidos (actividades militares y paramilitares en Nicaragua) la Corte Internacional de Justicia señaló que algunas disposiciones de la Resolución 2625 (XXV), de 1970, de la Asamblea General, entre ellas los principios de no empleo de la fuerza y de no intervención, constituyen derecho consuetudinario (párrafo 267) y ante el argumento del Gobierno de los Estados Unidos de que en Nicaragua se violaban los derechos humanos, la Corte dijo: “…cuando los derechos humanos están protegidos por convenciones internacionales, dicha protección se traduce en disposiciones previstas en el texto de dichas convenciones, que están destinadas a verificar o a asegurar el respeto de esos derechos”. Y agregó: …”si los Estados Unidos pueden, por cierto, hacer su propia evaluación sobre la situación de los derechos humanos en Nicaragua, el empleo de la fuerza no es el método apropiado para verificar y asegurar el respeto de esos derechos…”. (párrafos 267 y 268).
La agresión contra Libia constituye una violación caracterizada de la Carta de la ONU, particularmente en lo que se refiere a la convivencia pacífica (Preámbulo), al arreglo pacífico de las controversias (art. 1), a la prohibición de recurrir a la amenaza o al uso de la fuerza contra la integridad territorial o la independencia política de cualquier Estado y a la prohibición de intervenir en los asuntos internos de un Estado, salvo las medidas coercitivas prescritas en el Capítulo VII (art. 2).
II. Crímenes de guerra
Las potencias agresoras, además del crimen de agresión, están cometiendo crímenes de guerra, como lo hicieron en gran escala en Yugoslavia en 1999 bajo la bandera de la OTAN y en Irak como “coalición”.
Un equipo internacional de juristas denunciamos por crímenes de guerra ante el Tribunal para Yugoslavia a los líderes de la OTAN con una prolija descripción de los ataques deliberados dirigidos contra objetivos civiles (1).
Pese a las pruebas abrumadoras acumuladas en la denuncia, el 2 de junio del 2000 la Fiscal Carla del Ponte informó al Consejo de Seguridad que había decidido no abrir una investigación. Los fundamentos de dicha decisión figuran en el Final Report to the Prosecutor by the Committe Established to Review the NATO Bombing Campaing Against the Federal Republic of Yugoslavia. La señora del Ponte hizo suyos el contenido y las conclusiones del Informe. En todos los temas abordados el Comité arriba a la misma conclusión: no se justifica iniciar una investigación.
El informe final del Comité fue elaborado por William Fenrick, jurista canadiense y oficial del ejército de su país, miembro de la OTAN.
La estrategia consistente en ataques realizados desde larga distancia (misiles) o con aviones impide tomar en todos los casos las “Precauciones en el ataque” que indica el art. 57 del Protocolo I de los Convenios de Ginebra y viola la “Regla fundamental” del artículo 48 del mismo Protocolo: hacer siempre la distinción entre población civil y combatientes y entre los bienes de carácter civil y los objetivos militares y dirigir las operaciones solamente contra objetivos militares.
Los misiles Tomahawk utilizados por las fuerzas estadounidenses es muy probable que contengan, en mayor o menor grado, uranio empobrecido con lo que se violan la disposiciones del artículo 35, inc. 2 del Protocolo I adicional a los Convenios de Ginebra: prohibición de emplear proyectiles, materias o métodos de guerra que produzcan males superfluos, del inc. 3 del mismo artículo: prohibición de métodos o medios de guerra concebidos para causar o que se puede esperar que causen daños extendidos, duraderos y graves al medio ambiente natural; del artículo 36: armas nuevas que están o podrían estar prohibidas por el Protocolo u otra norma de derecho internacional y las disposiciones del artículo 55 del mismo Protocolo I : “La guerra debe conducirse teniendo cuidado de proteger el medio ambiente natural contra daños extendidos, duraderos y graves”.
Es muy posible que se intensifiquen los ataques y, en consecuencia, que aumenten los “daños colaterales”, es decir el número de víctimas no combatientes y la destrucción de las infraestructuras civiles.
III. Ilegitimidad del Consejo de Seguridad y de sus decisiones
La Resolución 1973 del Consejo de Seguridad, invocando el Capítulo VII de la Carta (amenazas contra la paz) fue votada por tres miembros permanentes (Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña). Dos miembros permanentes, China y Rusia, se abstuvieron, incurriendo en la enorme responsabilidad de no vetar una resolución plagada de ambigüedades, por ejemplo “adoptar todas las medidas necesarias” y de afirmaciones no verificadas (como fue el caso de las “armas de destrucción masiva” de Saddam Hussein). Ahora China y Rusia se quejan hipocritamente de que la coalición agresora excede los términos de la resolución.
De todas maneras dicha resolución no tiene legitimidad alguna, como no la tiene el mismo Consejo de Seguridad.
Ilegitimidad de origen del Consejo de Seguridad. El artículo 23 de la Carta dice que el Consejo tiene cinco miembros permanentes: China, Francia, la Unión Soviética, Gran Bretaña y los Estados Unidos y diez miembros no permanentes. Los miembros permanentes tienen el llamado derecho de veto, es decir la regla de la unanimidad de esos cinco Estados, necesaria para aprobar las decisiones de fondo del Consejo (art. 27.3 de la Carta) . Los Capítulos VI y VII establecen los mecanismos de acción del Consejo de Seguridad para cumplir su “responsabilidad primordial de mantener la paz y la seguridad internacionales “, como dice el artículo 24 de la Carta.
Estas disposiciones, que confieren un estatuto especial privilegiado a cinco Estados Miembros, contradicen un principio fundamental que también figura en la Carta en su artículo 2: la igualdad soberana de todos los Estados Miembros de las Naciones Unidas.
Ilegitimidad del Consejo de Seguridad a partir de la desintegración de la URSS.
La desaparición de la URSS convirtió en obsoletos los artículos 23.1 de la Carta, donde aquélla figuraba como miembro permanente del Consejo de Seguridad y el artículo 27.3, que se refiere a que las resoluciones de fondo deben ser adoptadas con el voto afirmativo de los cinco miembros permanentes. Desaparecida la URSS quedaban cuatro miembros permanentes y el requisito del voto afirmativo de los cinco Miembros Permanentes se hizo de imposible cumplimiento. Lo mismo ocurrió con las partes relacionadas de los artículos 108 y 109 de la Carta, relativas a la reforma de la misma.
Era el momento histórico, político y jurídico de declarar caducos los acuerdos de Yalta de 1945, que repartieron el mundo entre cinco Potencias, en particular entre los Estados Unidos y la Unión Soviética, en detrimento de la soberanía y de la autodeterminación de los otros Estados y pueblos del planeta.
Pero nada de eso se hizo. En cambio, el 24 de diciembre de 1991, Boris Eltsine envió una carta al Secretario General de la ONU, Pérez de Cuéllar, para informarle que la Federación de Rusia, con el apoyo de la Comunidad de Estados Independientes (los países ex miembros de la Unión Soviética), tomaba el lugar de la URSS, con todos sus derechos y obligaciones, en el Consejo de Seguridad y en los otros órganos del sistema de las Naciones Unidas.
Este fue un verdadero golpe de Estado en el seno de las Naciones Unidas. Rusia ocupó de hecho el lugar de la URSS en la ONU y en el Consejo de Seguridad, en este último organismo con todos los derechos y privilegios de miembro permanente, sin que el Consejo de Seguridad ni la Asamblea General hayan sido consultados ni emitido resolución alguna. Esto fue una violación flagrante del artículo 4 de la Carta que se refiere a la admisión de nuevos Estados a las Naciones Unidas, pues Rusia no era miembro de la Organización (hasta el desmembramiento de la URSS eran miembros de la ONU la URSS, Ucrania y Rusia Blanca (Belarus), pero no Rusia).
A partir de ese momento, las grandes potencias occidentales, lideradas por Estados Unidos, estimaron que tenían las manos libres para poner íntegramente a su servicio a las Naciones Unidas y en particular al Consejo de Seguridad y violar el derecho internacional en su nombre
Ilegitimidad, por el contenido violatorio del derecho internacional, de las decisiones del Consejo de Seguridad
La invocación abusiva al Capítulo VII de la Carta.
El Consejo de Seguridad adopta muchas de sus resoluciones en el marco del Capítulo VII de la Carta (amenazas contra la paz) utilizando arbitrariamente dicho calificativo para desbordar las atribuciones que le confiere la Carta en ese dominio específico (les pouvoirs spécifiques accordés au Conseil…dice el artículo 24.2). (Curiosamente, la palabra específicos, sobre la que se detiene largamente Hans Kelsen en su libro The law of Nations, no figura en el artículo 24.2 de la versión oficial en castellano de la Carta).
Ese recurso abusivo y reiterado por parte del Consejo de Seguridad al Capítulo VII de la Carta llevó a decir a dos miembros de la Corte Internacional de Justicia:
“Hay que tratar de evitar que el Consejo de Seguridad califique de manera arbitraria una situación como amenazante para la paz y la seguridad y que se utilicen las funciones del mismo para fines que no son los previstos en la Carta y “como pretexto para alcanzar objetivos inconfesables” (Opinión disidente del juez Fitzmaurice en la opinión consultiva de la Corte Internacional de Justicia, Ordenanza nº 1 del 26 de enero de 1971, en CIJ, Recueil 1971, par. 116, pág. 294).
En la misma opinión consultiva, el juez Gross dijo: “No basta decir que un asunto tiene un “eco” sobre el mantenimiento de la paz para que el Consejo de Seguridad se transforme en gobierno mundial”.
Sería largo enumerar aquí las resoluciones del Consejo de Seguridad manifiestamente contrarias al derecho internacional.
Pero recordaermos una en particular. El 11 de marzo de 2004 el Consejo de Seguridad adoptó por unanimidad la Resolución 1530, condenando los atentados en Madrid cometidos pocas horas antes y señalando como autor al “grupo terrorista ETA”. Con total irresponsabilidad, el Consejo de Seguridad aceptó la versión del Gobierno español que se demostraría falsa en los días siguientes. Primó el deseo de favorecer a un gobierno de derecha que con su versión pensaba ganar votos en las elecciones que se avecinaban. El paralelo entre Aznar entonces y Sarkozy ahora es pura coincidencia.
Hace años que están estancados los proyectos para democratizar, así sea un poco, al Consejo de Seguridad. La razón es que Estados Unidos y los otros miembros permanentes no tienen ningún interés en dicha reforma y disponen en la misma Carta de la ONU del instrumento para bloquearla. En efecto, para que entre en vigor una reforma de la Carta de la ONU, una vez adoptada por la Asamblea General por una mayoría de por lo menos dos tercios de votos, debe ser ratificada en el ámbito nacional por “las dos terceras partes de los Miembros de las Naciones Unidas, incluyendo a todos los miembros permanentes del Consejo de Seguridad “, como dice en las frases finales del artículo 108 y del segundo párrafo del artículo 109 de la Carta de las Naciones Unidas. Dicho de otra manera, cualquiera de los cinco miembros permanentes puede Vetar de hecho la reforma no ratificando la misma en el ámbito nacional. Por ejemplo basta que el Senado de Estados Unidos rechace las reformas a la Carta de la ONU, aunque hayan sido aprobadas por la gran mayoría de los Estados Miembros, para que éstas no entren en vigor.
De modo que el Consejo de Seguridad ha sido, es y posiblemente seguirá siendo durante mucho tiempo el taparrabos institucional de la dictadura mundial de las grandes potencias.
IV. ¿Motivaciones humanitarias?
El activismo “humanitario” de las grandes potencias en Libia contrasta con su pasividad en otros países de la región donde son severamente reprimidas las protestas populares.
Pero casi nadie se acuerda de la República Democrática del Congo donde más diez años de guerra civil han costado entre 3,5 y 4,5 millones de muertos, como informó la prestigiosa revista médica inglesa The Lancet, en su número de enero de 2006. Es decir, la mayor catástrofe humanitaria después de la Segunda Guerra Mundial. Todos reconocen que esa tragedia tiene por telón de fondo la apropiación de los minerales estratégicos que abundan en el Congo: diamantes, oro, colombio-tantalio (coltan), cobalto, etc. Se estima que la RDC posee el 80% de las reservas de coltan existentes. El coltan, por sus propiedades particulares, se utiliza en la industria electrónica, particularmente en la fabricación de teléfonos móbiles (mil millones de unidades vendidas en el mundo en 2006). “Bussines are bussines”.
En 1994 se produjo un genocidio en Ruanda: 800.000 muertos.
Tampoco entonces se desplegó el “humanitarismo” de las grandes potencias.
En vísperas del genocidio, el general canadiense Romeo Dallaire, jefe de las fuerzas de la ONU en Ruanda (MINUAR) advirtió acerca de lo que se avecinaba a Kofi Annan, entonces jefe de las operaciones de mantenimiento de la paz en la ONU. Y éste guardó en un cajón de su escritorio el informe de Dallaire.
Peor todavía, cuando ya se perfilaba la derrota del gobierno genocida ante el avance del Frente Patriótico Ruandés, Francia, cuyo presidente de entonces era François Miterrand gobernando en “cohabitación” con Balladur, un Primer Ministro de derecha, promovió la resolución 929 del Consejo de Seguridad, que creó una “zona humanitaria segura” en Ruanda. En esa zona se desplegaron fuerzas militares francesas (la “Operación Turquesa”) cuya principal ocupación fue proteger a los genocidas en fuga.
Una comisión parlamentaria francesa investigó años después los hechos, en particular por qué las tropas francesas no desarmaron efectivamente a los genocidas ni arrestaron a ninguno de ellos. Alain Juppé, actual ministro de relaciones exteriores de Sarkozy que ocupaba el mismo cargo durante la Operación Turquesa, declaró ante la Comisión Investigadora Parlamentaria que « teniendo en cuenta los efectivos afectados a la Operación Turquesa, no fue posible proceder al arresto de probables criminales de guerra y que, además, el Consejo de Seguridad nunca confirió tal mandato”.
Estados Unidos financió a Saddam Hussein con miles de millones de dólares durante la guerra Irán-Irak (1980-1988, dos millones de muertos). Mientras Francia le vendía armas a ambos contendientes, lo que le permitió mejorar sensiblemente las cifras de su comercio exterior. El proceso que hubiera podido revelar las responsabilidades de la Administración de Estados Unidos en la financiación de Saddam Hussein fue enterrado en 1993 mediante un acuerdo (plea bargaining) entre la Ministro de Justicia Janet Reno y el principal inculpado y “chivo emisario”, un director de un Banco de Atlanta.
Estos antecedentes permiten poner en duda las motivaciones humanitarias y libertadoras de la coalición antikadafi.
Aparte del cálculo equivocado de Sarkozy, (quiso imitar a Bush cuando éste atacó a Afganistán) de que con su protagonismo para desatar la agresión, junto con sus guiñadas a la extrema derecha en Francia (no sólo guiñadas, Gerard Longuet, su Ministro de Defensa, perteneció al Frente Nacional), frenaría su desmoronamiento político, hay una constante, como decíamos más arriba, casi bicentenaria de rapiña colonialista de las grandes potencias, sean los gobernantes demócratas o republicanos, centro-derechistas o socialdemócratas. Y para ello cualquier aliado les viene bien, así sean fascistas, satrapías petroleras, fundamentalistas árabes, judíos o de cualquier religión. O dictadores sanguinarios. Como dicen expresivamente los yanquis: “Es un hijo de puta, pero es “nuestro” hijo de puta”.
¿Qué es el Consejo Nacional de Transición de Libia? Lo menos que puede decirse es que se trata de un conglomerado heteróclito. Pero además, el almirante James Stavridis, comandante de las fuerzas yanquis en Europa confirmó lo que viene denunciando Kadafi hace algunas semanas, al afirmar que había “signos” de la presencia posible de militantes de Al Qaeda o de los Hezbollah en las filas rebeldes.
Gente presentable, pues Al Qaeda fue cofundada por Ben Laden y por Bush padre, quien a través de la CIA la armó, instruyó y financió para que combatieran al ocupante soviético en Afganistán.
V. Autores, cómplices por acción y cómplices por omisión
Ya nos referimos a los autores de la agresión. Entre los cómplices por acción están quienes la apoyaron, por ejemplo con su voto en el Parlamento los socialistas franceses, y casi todos los medios masivos de comunicación, convertidos para la circunstancia en agencias de propaganda de la “coalición” (prepararon a la opinión para la agresión y ahora la preparan para la intensificación de los ataques y el aprovisionamiento en armas de los insurrectos).
Entre los intelectuales cómplices cabe destacar al “filósofo” y dandy Bernard Henry Levy, una verdadera caricatura, que hizo de nexo entre Sarkozy y los insurrectos de Bengazi : mentiroso compulsivo, célebre por sus “gaffes” sobre personas y lugares , la más conocida es haber citado en su libro De la guerre en philosophie a un filósofo inexistente Jean-Baptiste Botul, inventado por un periodista de Le Canard Enchaîné, un semanario satírico francés. Por supuesto que la escuela filosófica de Botul es el botulismo.
Entre los cómplices por omisión hay que citar a China y Rusia, que no vetaron la Resolución 1973 y sobre todo a quienes, pudiendo anticipar y denunciar la agresión antes que ésta se produjera no lo hicieron, por confusión política y/o temiendo que el terrorismo ideológico del imperialismo humanitario los calificara de prokadafis y enemigos de la luchas liberadoras del pueblo libio.
Nota:
1. La denuncia fue presentada contra William J. Clinton, Madeleine Albright y William S. Cohen (Estados Unidos); Tony Blair, Robin Cook y George Robertson (Reino Unido); Javier Solana, Jamie Shea, Wesley K. Clark, Harold W. German, Konrad Freytag. D.J.G. Wilby, Fabrizio Maltinti, Giuseppe Marani y Daniel P. Leaf (OTAN); Jean Chrétien, Lloyd Axworthy y Arthur Eggleton (Canada); Jean-Luc Dehaene, E. Derycke and J.-P. Poncelet (Belgica);Vaclav Havel, J. Kavan and V. Vetchy (Republica Checa); Poul Nyrup Rasmussen, N.H. Petersen y H. Haekkerup (Dinamarca); Jacques Chirac, Lionel Jospin, H. Védrine y Alain Richard (Francia); Gerhard Schröder, J. Fischer y R. Scharping (Alemania); Kostas Simitis, G. Papandreou and A. Tsohatzopoulos (Grecia); Viktor Orban, J. Martonyi y J. Szabo (Hungría); David Oddsson, H. Asgrimsson y G. Palsson (Islandia); Massimo D’Alema, L. Dini y C. Scognamiglio (Italia); Jean-Claude Juncker, J. Poos y Alex Bodry (Luxemburgo ) Willem Kok, J. van Aartsen y F.H.G. de Grave (Países Bajos); Kjell Magne Bondevik, K. Vollebæk D.J. Fjærvoll (Noruega);Jerzy Buzek, B. Geremek y J. Onyszkiewicz (Polonia); Antonio Manuel de Oliveira Guterres, J.J. Matos da Gama y V. Simão (Portugal); Jose María Aznar, A. Matutes y E. Serra Rexach (España); Bulent Ecevit, I. Cem y H. S. Turk (Turquía).

Foto: Libia – Ataque de la OTAN. / Fuente: YAHOO

Cuba: Reflexiones del compañero Fidel Castro. La alianza igualitaria

Deja un comentario


LUNES 21 DE MARZO DE 2011

.

Al anochecer del sábado 19, después de opíparo banquete, los líderes de la OTAN ordenaron el ataque contra Libia.

Desde luego, nada podía ocurrir sin que Estados Unidos reclamara su papel irrenunciable de máximo jefe. Desde el puesto de mando de esa institución en Europa, un oficial superior proclamó que se iniciaba la “Odisea del Amanecer”.
La opinión pública mundial estaba conmovida por la tragedia de Japón. El número de víctimas del terremoto, el tsunami, y el accidente nuclear, no ha cesado de crecer. Son ya decenas de miles las personas muertas, desaparecidas e irradiadas. Crecerá considerablemente también la resistencia al uso de la energía nuclear.
El mundo está sufriendo a la vez las consecuencias del cambio climático; la escasez y el precio de los alimentos, los gastos militares y el derroche de los recursos naturales y humanos, crecen. Una guerra era lo más inoportuno que podía ocurrir en estos momentos.
El recorrido de Obama por América Latina ha pasado a un segundo plano, nadie apenas se ocupa del tema. En Brasil, se han hecho evidentes las contradicciones de intereses entre Estados Unidos y ese hermano país.
No puede olvidarse que Río de Janeiro compitió con Chicago por la sede de los Juegos Olímpicos del 2016.
Obama quiso congraciarse con el gigante suramericano. Habló del “extraordinario ascenso de Brasil” que ha llamado la atención internacional y elogió su economía como una de las que más rápido crece en el mundo, pero no se comprometió en lo más mínimo con apoyar a Brasil como miembro permanente del privilegiado Consejo de Seguridad.
La Presidenta brasileña no vaciló en expresar su inconformidad con las medidas proteccionistas que Estados Unidos aplica a Brasil, a través de tarifas y subsidios que han constituido un fuerte obstáculo a la economía de ese país.
El escritor argentino Atilio Boron afirma que a Obama:
“…lo que […] más le interesa en su calidad de administrador del imperio es avanzar en el control de la Amazonía. Requisito principal de este proyecto es entorpecer, ya que no puede detener, la creciente coordinación e integración política y económica en curso en la región y que tan importante han sido para hacer naufragar el ALCA en 2005 y frustrar la conspiración secesionista y golpista en Bolivia (2008) y Ecuador (2010). También debe tratar de sembrar la discordia entre los gobiernos más radicales de la región (Cuba, Venezuela, Bolivia y Ecuador) y los gobiernos ‘progresistas’ -principalmente Brasil, Argentina y Uruguay…”
“Para los más osados estrategas estadounidenses la cuenca amazónica, al igual que la Antártida, es un área de libre acceso en donde no se reconocen soberanías nacionales…”
Mañana Obama se traslada a Chile. Llegará precedido de una entrevista que concedió al diario El Mercurio, publicada hoy domingo, en la que confiesa que el “Discurso para las Américas” -así lo califica- se funda en una “alianza igualitaria” con Latinoamérica, que casi nos deja sin aliento al rememorar “La Alianza para el Progreso” que precedió la expedición mercenaria de Playa Girón.
Confiesa textualmente:
“nuestra visión para el hemisferio […] se funda en el concepto de alianza igualitaria que he perseguido desde que asumí la Presidencia de Estados Unidos.
“‘También me enfocaré en áreas especificas en las que podemos trabajar juntos, como el crecimiento económico, la energía, la seguridad ciudadana y los derechos humanos’…
“Esa visión, puntualizó, tiene por objetivo ‘mejorar la seguridad común, expandir las oportunidades económicas, asegurar un futuro energético limpio y apoyar los valores democráticos que compartimos’.
“…promover un hemisferio seguro, estable y próspero en el que Estados Unidos y nuestros aliados comparten responsabilidades en asuntos claves tanto a nivel regional como global.”
Todo como puede apreciarse maravillosamente bello, digno de enterrarse como los secretos de Reagan, para publicarlo dentro de 200 años. El problema es que como informa la agencia DPA, según sondeo realizado por el diario La Tercera
“…en 2006 el 43 por ciento de la población chilena rechazaba las centrales nucleares.
“Dos años después el rechazo subió a 52 por ciento y en 2010 llegó a 74 por ciento.” Hoy, después de lo ocurrido en Japón alcanza al “…86 por ciento de los chilenos…”
Faltaría solo hacerle una pregunta a Obama. Tomando en cuenta que uno de sus ilustres predecesores, Richard Nixon, promovió el golpe de Estado y la muerte heroica de Salvador Allende, las torturas y el asesinato de miles de pers“…en 2006 el 43 por ciento de la población chilena rechazaba las centrales nucleares.
“Dos años después el rechazo subió a 52 por ciento y en 2010 llegó a 74 por ciento.” Hoy, después de lo ocurrido en Japón alcanza al “…86 por ciento de los chilenos…”
Faltaría solo hacerle una pregunta a Obama. Tomando en cuenta que uno de sus ilustres predecesores, Richard Nixon, promovió el golpe de Estado y la muerte heroica de Salvador Allende, las torturas y el asesinato de miles de personas, ¿pedirá el señor Obama excusas al pueblo de Chile?
Fidel Castro Ruz

Marzo 20 de 2011

PUBLICADO POR ARGENPRESS

 

El ex dictador Jean Claude Duvalier regresa sorpresivamente a Haití luego de 25 años

Deja un comentario


He venido a ayudar, afirmó Baby Doc, derrocado en 1986 tras encabezar un régimen de terror

Foto

El ex dictador haitiano Jean-Claude Duvalier, centro, arribó ayer al aeropuerto Internacional de Puerto Príncipe, procedente de Francia. Lo acompaña su mujer, Veronique RoyFoto Reuters
Afp
Periódico La Jornada
Lunes 17 de enero de 2011, p. 30

Puerto Príncipe, 16 de enero. El ex dictador Jean-Claude Baby Doc Duvalier regresó sorpresivamente a Haití este domingo en medio de un vacío político dejado tras unas cuestionadas elecciones presidenciales.

De regreso a su tierra tras 25 años fuera de la política, la mayoría en el exilio en Francia, Duvalier, quien encabezó un régimen de terror, no explicó la razón de su vuelta, y declaró apenas a la prensa que lo aguardaba en el aeropuerto: He venido a ayudar.

Duvalier llegó a Puerto Príncipe en un vuelo de Air France, vistiendo traje azul y corbata y acompañado de su mujer Veronique Roy. Una delegación de ex funcionarios que sirvieron en su gabinete de ministros durante su gobierno esperaron su arribo en el aeropuerto, mientras docenas de seguidores se congregaron en las afueras del complejo; Telesur reportó que no pocos acudieron al aeropuerto en la idea de que quien regresaba era el ex presidente Jean Bertrand Aristide, exiliado en Sudáfrica.

Veronique Roy dijo a Afp que su marido, acusado de la muerte de miles de personas y graves hechos de corrupción, se puso de rodillas y besó el suelo al pisar su tierra natal por primera vez desde su derrocamiento en 1986.

Haití, mi país, el país de Dessalines, dijo Roy, citando a Duvalier, en referencia al héroe de la Independencia Jean-Jacques Dessalines, quien expulsó a los franceses y se convirtió en emperador.

Roy sugirió que el regreso de la pareja había sido motivado por el devastador terremoto de hace exactamente un año que causó la muerte de un cuarto de millón de haitianos. Ese fue el disparador, dijo la mujer. Es tan emotivo, no esperábamos este recibimiento.

Duvalier, de 59 años, fue derrocado por una revuelta popular en 1986 luego de que su familia y sus allegados fueron acusados de saquear decenas de millones de dólares de fondos públicos en sus 15 años de reinado, en los que se cometieron numerosas violaciones a los derechos humanos.

Este regreso imprevisto ocurre cuando Haití acaba de conmemorar el primer aniversario del sismo y el país está sumido en un bloqueo político, tres semanas antes del fin del mandato del presidente saliente René Préval.

La segunda vuelta de la elección presidencial celebrada del 28 de noviembre fue aplazada de manera indeterminada y todavía no se ha dado información sobre los candidatos que se enfrentarán en esa segunda vuelta.

En 2007, Duvalier habló a las radios haitianas para pedir perdón al pueblo por los errores cometidos durante su gobierno.

René Préval reaccionó diciendo que si había perdón, también había justicia, pues el ex dictador es acusado especialmente por desvío de fondos en el ejercicio del poder.

Las autoridades de Haití consideran que más de 100 millones de dólares fueron desviados con el pretexto de obras sociales hasta la caída en 1986 de Baby Doc, quien sucedió en 1971 a su padre François Duvalier, elegido presidente por vía democrática en 1957.

Francia aceptó en 1986 recibir a Jean-Claude Duvalier, cuando enfrentaba desde finales de noviembre de 1985 manifestaciones antigubernamentales en las que murieron decenas de haitianos.

Como ocurrió con el presidente Jean Bertrand Aristide en 2004, Baby Doc fue obligado a dimitir por Estados Unidos y abandonó el país el 7 de febrero de 1986 a bordo de un avión de fuerza aérea estadunidense.

Older Entries