Izquierda mexicana rechaza validar resultados de elección presidencial

Deja un comentario


martes, 7 de agosto de 2012

XINHUA

La coalición de izquierda, que postuló a Andrés Manuel López Obrador como candidato presidencial, sostuvo hoy en un anuncio que convalidar los resultados de las elecciones del pasado 1 de julio implicará “subastar la elección del 2018”.

En un “spot” (anuncio para medios electrónicos), el Movimiento Progresista insistió en que “el destino de México no tiene precio… Validar la elección presidencial es aceptar que se violó nuestra Constitución. Es permitir que los monopolios sigan creciendo”.
López Obrador y su Movimiento Progresista impugnaron los resultados de esa elección que dieron por ganador al candidato presidencial del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Enrique Peña Nieto, y exigen al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) invalidar esos comicios.
El aspirante presidencial y sus seguidores consideran que esas elecciones se realizaron de manera fraudulenta, sucia e inequitativa, al sostener que Peña Nieto y su partido gastaron más dinero en campaña del autorizado por la ley electoral mexicana.
Reconocer como válida esa elección implicaría que crezcan los monopolios y queden sin castigo los “gobernadores corruptos”, es decir, habría consecuencias encadenadas”, por lo que el nuevo mensaje fue llamado “Dominó”.
El mensaje, que ya se difunde en las redes sociales, será entregado mañana al Instituto Federal Electoral (IFE) y transmitido en radio y televisión en los tiempos que le corresponden a los partidos de la Revolución Democrática (PRD), del Trabajo (PT) y Movimiento Ciudadano, los cuales conforman el Movimiento Progresista.

Publicado por ARGENPRESS

México: Invalidación e interinato

Deja un comentario


jueves, 2 de agosto de 2012

Gerardo Fernández Casanova (especial para ARGENPRESS.info)
“Que el fraude electoral jamás se olvide”

Confieso que me entusiasma la idea de que el conflicto electoral se resuelva mediante la invalidación de las elecciones y el nombramiento de un gobierno interino, no sólo por las razones de justicia que obligan a corregir el cúmulo de violaciones a la letra y el espíritu de la Constitución, sino también por ofrecer la oportunidad histórica de emprender una reforma de fondo al sistema por consenso de las fuerzas políticas, en un marco en que, independientemente del partido al que pertenezca el interino, la concertación política y la negociación honesta puedan y deban prevalecer.

Para comenzar, la designación del presidente interino no podrá ser impuesta por un solo partido, ni siquiera un bloque de partidos, sino que tendrá que ser resultado de una amplia negociación con participación y el acuerdo de todos; esto llevaría al desarrollo de una agenda convenida y a abrir un espacio sin la oposición sistemática capaz de elevar el nivel del debate parlamentario. Es por ello una oportunidad de excelencia para recuperar la institucionalidad dañada por el manoseo irresponsable de los últimos sexenios.
Este es un factor relevante a ser tomado en cuenta en la decisión que adopte el Tribunal Electoral de la Federación y, en especial, por quienes verdaderamente toman las decisiones. La alternativa aparece clara: un gobierno interino de consenso capaz de sanear o, en su defecto, el caos de un gobierno impuesto a contrapelo de la legitimidad y la honestidad. A nadie conviene la segunda alternativa, ni siquiera a los intereses del poderoso vecino; el riesgo del incendio aconseja negociar tanto a tirios como a troyanos.
La agenda central del gobierno interino, que también pudiera considerarse como uno de transición efectiva, giraría en torno a una profunda reforma del estado y del sistema político, ambos tan desfigurados de tan parchados. Es la oportunidad para cuestionar a fondo el sistema de la representación y auspiciar una sustantivamente mayor participación social; corregir el actual régimen de los partidos, incluido su financiamiento; acotar el funcionamiento de los medios masivos de comunicación para conferir equidad a la competencia electoral; actualizar la relación entre los poderes y entre los niveles de gobierno, entre otros temas de la agenda política.
Un aspecto importante a tomar muy en cuenta en la posibilidad de la designación del presidente interino es el garantizar su fortaleza, tanto por el consenso como por su personalidad. No confundir el interinato con un gobierno provisional; el interinato podrá emprender la transición, en tanto que el provisional sólo podría mantener el statu quo. La situación del país reclama una gran responsabilidad patriótica de los actores políticos y, preferencias políticas aparte, creo firmemente que existe una buena medida de tal cualidad.
La prioridad está en la reforma política pero el consenso deberá permitir un combate eficaz contra la violencia y el crimen organizado así como hacer frente a la emergencia económica que, sin lugar a dudas, se avizora en el futuro inmediato. Desde luego que en la concertación de la agenda tendrán que olvidarse de las reformas estructurales del neoliberalismo y atender la corrección de sus más graves implicaciones.

Pero en todo este enjuague lo verdaderamente importante es que se avance en la organización y fortalecimiento de la movilización social para participar en todos los ámbitos. Particularmente habrá que consolidar el Movimiento Progresista mucho más allá de los partidos que lo integran, con especial énfasis en el diseño de una fórmula que incorpore a MORENA, a la insurgencia juvenil y al universo de expresiones populares de participación.

Publicado por ARGENPRESS

Panamá: El fraude electoral de 1948

Deja un comentario


Olmedo Beluche (especial para ARGENPRESS.info)

Un problema estructural de lo que puede denominarse clase capitalista panameña es su gran dependencia del control del aparato del Estado como medio de acumulación de recursos financieros, acceso y control del poder. Ello explica las feroces disputas políticas, las crisis, los fraudes electorales, los golpes de Estado y el control de los medios que se han producido recurrentemente a lo largo de la historia republicana.

Revela un carácter fundamentalmente parasitario desde 1903, cuando el endeudamiento público se convirtió en forma privilegiada de acumular riqueza mediante el financiamiento de obras y concesión de servicios a los políticos de turno, o bien, directamente mediante peculado.
Consecuencias de esta peculiar estructura han sido las desestabilizadoras disputas políticas que emergen en los períodos electorales y cada vez que una crisis económica ha provocado una crisis fiscal interna.
Así puede explicarse el trasfondo del fraude electoral de 1948 contra Arnulfo Arias y de los enfrentamientos callejeros, con saldo de muertos y heridos. Durante la primera mitad de esa década, Panamá vivió una relativa, pero frágil prosperidad por su dependencia de una economía poco más que de “cantinas y burdeles” para servir a los militares estacionados en las docenas de bases que estableció Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial. El final del conflicto y el rechazo del tratado Filós-Hines (permanencia de las bases) en 1947 habían marcado el fin de la prosperidad y desvelaron la cruda realidad de una crisis económica y fiscal.
En las elecciones de 1948, el control del Gobierno para mitigar la crisis de sus negocios era un resorte acuciante de las facciones liberales, coaligadas en la Unión Liberal o Nacional encabezada por Domingo Díaz contra Arnulfo Arias y su Partido Revolucionario Auténtico (P.R.A.).
No vacilaron en recurrir al fraude ni a la violencia contra sus opositores. Arnulfo Arias contaba con apoyo de sectores sociales agrarios y masivas simpatías de sectores populares, pero no con las facciones económicamente importantes del empresariado ni con la policía.
Los conflictos se iniciaron con el proceso electoral. Las elecciones se realizaron el 9 de mayo de 1948 y, según los primeros indicios, Arnulfo Arias ganó por un margen inferior a 2,000 votos. La coalición de Domingo Díaz alegó fraude e impugnó mesas en San Blas. El Jurado Nacional de Elecciones retardó más de mes y medio el resultado oficial. Se sucedieron múltiples manifestaciones callejeras. Ambos bandos se proclamaron vencedores.
El 1 de julio, los paramilitares del liberalismo, conocidos como “pie de guerra”, atacaron la sede del Jurado Nacional de Elecciones, golpeando con garrotes a los arnulfistas. Ese mismo día hubo enfrentamientos entre ambos bandos en los alrededores de la Plaza 5 de Mayo, con un numeroso saldo de heridos a varillazos. La noche siguiente, el 2 de julio, los “pie de guerra” asaltaron el local del P.R.A., hiriendo a 16 personas. Horas más tarde, cuando los arnulfistas acudían a defender sus oficinas, la Policía los dispersó. Se produjo un tiroteo. Murieron dos civiles y un oficial. Para entonces, el jefe de la Policía, José A. Remón Cantera, primo del liberal Roberto Chiari, ya había empezado a jugar un papel decisivo, no como árbitro, sino como garante del bando oficialista.
El 6 de julio, el presidente interino Enrique A. Jiménez suspendió las garantías constitucionales y prohibió las manifestaciones públicas. Se arrestaron alrededor de 300 opositores.
El 30 de julio, la Junta Electoral anunció que Domingo Díaz había triunfado por margen de 1,116 votos. El 17 de agosto fue proclamado ganador y Arnulfo Arias pasó a refugiarse en la Zona del Canal, repudiando los resultados. Díaz asumió la presidencia en medio de una grave crisis económica y fiscal, y un país con garantías suspendidas y decenas de opositores en las cárceles. Para desgracia de los liberales, Domingo Díaz moriría en menos de un año, lo que daría paso a una disputa entre la facción en el poder y los oficiales de la policía Remón y Vallarino, conflicto en que el control de negocios, como la matanza de reses y ventas de carne a la Zona del Canal, sería factor significativo.

México. Peña no llegará a Los Pinos: YoSoy132

Deja un comentario


martes, 3 de julio de 2012

Anayeli García Martínez (CIMAC)

El movimiento estudiantil que se gestó para confrontar la candidatura presidencial de Enrique Peña Nieto se resiste a aceptar el triunfo del abanderado del Partido Revolucionario Institucional (PRI), proclamado el domingo por la noche por el Instituto Federal Electoral (IFE).

En una concentración masiva realizada ayer en la Estela de Luz, el Movimiento YoSoy132, conformado principalmente por universidades públicas, refrendó su rechazo al candidato priista.
Las y los jóvenes volvieron a tomar las calles, luego de que según los datos más recientes del Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP) del IFE, Peña Nieto es el virtual ganador de la elección presidencial al obtener el 38.08 por ciento de los votos ante el 31.68 por ciento del abanderado del Movimiento Progresista, Andrés Manuel López Obrador.
Con frases como “votamos como nunca, perdimos como siempre”, las y los manifestantes se dijeron “hartos” del fraude electoral y anunciaron que mantendrán su protesta para impedir el regreso del PRI a Los Pinos. Llamaron a la movilización pacífica y entre las frases más coreadas estaba: “Si hay imposición, habrá revolución”.
Hasta el momento el Movimiento YoSoy132 no ha definido acciones estratégicas claras, pero con gritos ensordecedores lanzaron insultos contra el virtual presidente electo de México.
Cerca de las 3 de la tarde, las y los jóvenes salieron con rumbo al Zócalo capitalino gritando la consigna “Enrique entiende, no eres Presidente”.
De acuerdo con una joven entrevistada, las instituciones “volvieron a fallar” al avalar la imposición de un candidato que no tiene interés por cambiar la situación de miseria y violencia en que está sumergido el país, lamentó.

Según la lista nominal del Instituto Federal Electoral 3 millones 687 mil 204 electoras y electores de 18 y 19 años votaron por primera vez.??Las estadísticas oficiales indican que este 2012 estará marcado por el voto de 10 millones 304 mil 172 personas de 20 a 24 años de edad; 10 millones 189 mil 101 de 25 a 29, y le siguen las personas de 30 a 34 años con 9 millones 716 mil 141 personas.

H

Publicado por ARGENPRESS

México: Se les corrió la tuerca

Deja un comentario


Jueves, 24 de mayo de 2012

Gerardo Fernández Casanova (especial para ARGENPRESS.info)

“Que el fraude electoral jamás se olvide”

Sí, la mentira repetida mil veces se convierte en verdad, pero su repetición hasta el cansancio la regresa a su condición original con el agregado de vacunar a los receptores respecto de nuevos engaños. La credibilidad no sólo es producto del ejercicio de la veracidad, también es resultado del esmerado ejercicio de la falacia.

Creo llegado el momento de la corroboración de tales criterios: el desaseado abuso del poder mediático rebasó el punto crítico y, como el gigante de los pies de barro, cayó estrepitosamente; se gastó y, así lo espero, para siempre; se pasaron de rosca y se les corrió la cuerda, diría el más simple aprendiz de mecánico. Esta es mi particular lectura del venturoso mayo mexicano del 2012: la telecracia creyó en sus propias mentiras y se aventuró a tomar el poder total del país mediante la invención de una imagen a vender al electorado, a la que se le maquilló y se le manipuló convenientemente con un torrente de propaganda falaz, incluidas las encuestas a modo que, más que registrar la opinión pública, pretendieron inducirla a favor de su marca preferida; la machacona presencia en pantalla y en los espectaculares callejeros de un candidato “bonito” se desmoronó a partir del hartazgo de la población, prístinamente expresado por la protesta juvenil. ¡Bendita juventud!
Hay quienes pretenden adjudicar a una magistral jugada de AMLO este venturoso resultado, suponiendo en el tabasqueño una especial dote de maquiavelismo oculto tras una actitud generosa. No lo creo: a Peña Nieto lo despeñó Peña Nieto. López Obrador sólo aplica su fórmula invariable: honestidad y congruencia, muy lejos de cualquier viso de truculencia pero no ajena a una inteligencia superior que considera que el pueblo no es tonto y que hablar con la verdad rinde buenos frutos. La perseverancia en esta manera de hacer política es lo que le ha ganado la confianza y la simpatía popular, sumado esto al privilegio de la dignidad, extraña virtud en el abyecto mundo la politiquería. Esta misma condición convierte a Andrés Manuel en un político impredecible para los analistas acostumbrados a la interpretación de las huellas en el lodazal; buscan con lupa lo que tienen enfrente de cuerpo entero.
Para colmo de las hazañas de la manera diferente de hacer política, el tabasqueño (como suelen llamarlo los periodistas) realiza concentraciones populares por todo el país, brincando del norte al sur y del oriente al poniente en vuelos comerciales; nada de aviones particulares ni helicópteros a su servicio. El artificialmente apretado tiempo de la campaña y la ausencia en los noticieros de la televisión, obligan a la comparecencia directa y a realizar el inusitado esfuerzo físico de los traslados. Ahora hasta en los aviones se hace la campaña progresista, con pasajeros que aplauden y piden el mensaje convincente, con saludo de la tripulación al distinguido pasajero. Para el anecdotario: el piloto de Aeroméxico que saludó la presencia de AMLO por el sonido de la unidad fue vulgarmente despedido por la gerencia de la aerolínea; ni tardos ni perezosos sus compañeros pararon los vuelos y obligaron a la restitución del osado capitán.
Más aún: López Obrador se acerca al don de la ubicuidad. Ahora se dan concentraciones de apoyo sin la presencia física del apoyado, ni siquiera por teleconferencia. El domingo 20 se realizaron concentraciones de apoyo en la Ciudad de México y en otras veinte capitales del país atendiendo a una convocatoria de los grupos de MORENA en varias capitales europeas. La mano invisible del hartazgo y la esperanza mueve voluntades insospechadas.
Pero no hay que adelantar las vísperas; aún quedan cinco semanas de campaña electoral y es de esperarse una virulenta reacción de los que no quieren soltar la teta del poder para su beneficio. Seguramente vendrán nuevamente los bombardeos mediáticos, ya no para encumbrar a la criatura de plástico, sino para tratar de desbarrancar nuevamente al triunfador del 2006, tanto por la vía del infundio y la calumnia como la del fraude electoral. Son ladrones y criminales, pero ni son mancos ni son tontos y cuentan con Don Dinero, ese poderoso caballero.
La Cocina del Diablo, tituló Héctor Díaz Polanco su recientemente publicado libro en el que da cuenta, con aplicado rigor científico, de las entretelas del fraude del 2006. Nada es más oportuno que ponerlas nuevamente en circulación para aviso de la gente: que el fraude electoral jamás se olvide, pero que además se recuerden las maneras empleadas para cometerlo, en términos de prevenir su ya anunciada aplicación renovada. La teoría electoral vigente dice que las elecciones las ejecutan los ciudadanos al votar y al contar los votos, en ello se escudaron para dar carpetazo a la demanda del recuento de los votos; pero la investigación revela que hay ciudadanos honestos y también esbirros de la Gordillo disfrazados de ciudadanos para trucar la voluntad de los electores. Es imperativo evitar que lo vuelvan a hacer. Es deber patriótico cuidar las urnas y los votos.
Publicado por ARGENPRESS

Un viaje hacia las utopías revolucionarias (Parte XXXII): “La trayectoria de su vida…”

Deja un comentario


martes, 22 de mayo de 2012

Manuel Justo Gaggero (especial para ARGENPRESS.info)

Así comenzaba una carta abierta del Ejército Guerrillero del Pueblo firmada por el Segundo Comandante, como se reconocía Jorge Ricardo Masetti, fechada el 9 de julio de 1963, desde el campamento Augusto César Sandino, ubicado en la selva salteña, dirigida al recientemente electo presidente Arturo Humberto Illia.

En la misma, el compañero que lideraba esta organización señalaba: “la trayectoria de su vida indica que ha sido un hombre rebelde, aferrado a principios en los que creyó y de los que no se apartó jamás”. Sin embargo, continuaba diciendo, “es usted el producto del mas escandaloso fraude electoral”.
En las elecciones realizadas unos días antes había sido electo el candidato de la UCR con el peronismo proscrito y con sólo algo mas del 25 % de los votos, por lo que estos compañeros entendían que estaba deslegitimado y que era absolutamente procedente iniciar la actividad guerrillera.
Esta presencia nos confirmó que mientras nosotros entrenábamos en La Habana en 1962, y se frustraba el objetivo de construir un Frente de Liberación que iniciara la lucha revolucionaria en el país, por el sectarismo y la intervención del enviado del General Perón, Héctor Villalón Masetti, junto con varios compañeros que incluso habían acompañado a este en la creación de la agencia Prensa Latina, se sumaban al Frente de Liberación que combatía en Argelia al colonialismo francés.
De esta forma se preparaban para comenzar su actividad en la Argentina.
Para nosotros esta irrupción nos generaba un conflicto, por un lado el Che Guevara que respaldaba y apoyaba al EGP y sentía mucha simpatía por Masetti, le había pedido a Alicia Eguren y a John William Cooke que colaboraran con él, y le prestaran apoyo logístico.
Por otro lado en ese momento estábamos sentando las bases de la corriente revolucionaria del peronismo que reconocía el liderazgo de Alicia y John, en la que si bien compartíamos la idea de que la lucha por una nueva sociedad y contra la dependencia debía transitar el camino de la acción armada, entendíamos que las elecciones recientes -7 de julio de 1963- creaban un nuevo escenario en el país a tener presente.
En la primera reunión que se realizó en Buenos Aires me encontré con compañeros queridos que conformaban el núcleo central del APR.
Allí estaban Roberto Sinisgaglia, un abogado recibido en Santa Fe con el que compartimos un pasado común en la CGU, Molinas -el “ negro”- secretario general del Sindicato de Barraqueros de Avellaneda, Carlos Laforgue que era el hombre de confianza de Alicia y de John, Max y su compañera Clarita y un dirigente del gremio de la carne de apellido Vázquez.
En el encuentro dimos un informe sobre el avance en la construcción de la Juventud Universitaria Peronista y las alianzas, no sólo con los compañeros de Palabra Obrera, sino también con una corriente que lideraba la Federación Universitaria de Córdoba encabezada por Abraham Kozak y con militantes que se habían escindido del Partido Comunista, dirigidos por Juan Carlos Portantiero y José Aricó.
En Buenos Aires teníamos núcleos en Filosofía y Letras, en Ciencias Económicas, en Arquitectura y en Medicina, que se reconocían como integrantes de la JUP.
Luego John planteó la necesidad de analizar que haríamos para apoyar logísticamente a los compañeros del EGP.
Previo a abrir el debate empezó a describir al Comandante Segundo, sus orígenes políticos y la confianza que se había ganado, de una gran parte de la dirigencia cubana.
Este había nacido en Avellaneda en 1929 y muy joven se integró a la Unión Nacional de Estudiantes Secundarios -UNES- participando en las movilizaciones previas al 17 de octubre de 1945.
Se autodefinía como nacionalista, y planteaba un apoyo crítico al gobierno del General Perón.
Su pasión por el periodismo lo llevó a ingresar al diario “El Laborista”, y durante el “primer peronismo” trabajó en diferentes publicaciones, dirigiendo en 1955, en los meses previo al golpe contrarrevolucionario del 16 de setiembre, la revista “Cara y Ceca”, en la que participaban, entre otros, Alejandro Doria y Fermín Chávez.
A medida que el “Bebe”, como llamaban a Cooke, Alicia y sus amigos, seguía dando detalles del compañero que en esos días caminaba por la selva salteña, me sentía mas identificado con él y con su historia, ya que yo había hecho un proceso similar, del nacionalismo al apoyo a la revolución cubana y al marxismo.
Luego de que Masetti lograra en 1958 dos extraordinarios reportajes a Fidel y el Che, en la Sierra Maestra que recorrieron el Continente y se escucharon en toda Cuba, volvió a La Habana, días después del ingreso de los revolucionarios a la ciudad.
Allí en largas conversaciones con el Che, este le encomendó la tarea de armar una agencia de prensa que enfrentara la manipulación informativa de las grandes corporaciones manejadas por el imperio.
Así nació Prensa Latina, participando en este desafío informativo, entre otros, nuestros compatriotas Rodolfo Walsh y Paco Urondo, el poeta uruguayo Carlos María Gutiérrez y el escritor colombiano Gabriel García Marquez.
Los conflictos que tuvo que sortear en esta construcción, sus enfrentamientos con periodistas cubanos que respondían el Partido Socialista Popular -el viejo partido comunista que adoptara esta denominación durante el período del “browderismo”-, determinaron que renunciara a la dirección de la Agencia y pasara a participar en otros proyectos de la dirigencia revolucionaria, primero en Argelia y luego en nuestro país.
En esos días en que analizábamos este escenario, la guerrilla ya operando en Salta y la Gendarmería cercando a la misma, se producía la llegada a la Casa Rosada del recientemente electo Arturo Humberto Illia, el que anunciaba el levantamiento de la proscripción que pesaba sobre el peronismo y la anulación de los contratos petroleros suscriptos por Arturo Frondizi: dos decisiones claramente progresistas.
En nuestro encuentro evaluamos todos estos elementos, Alicia y John disentían con la dirigencia burocrática sindical y política del Movimiento, que persistía en calificar al gobierno radical como ilegítimo, sin tener presente las medidas que estaba adoptando el mismo.
Entendíamos la inoportunidad del accionar del EGP, pero no pensábamos, como lo hacían las expresiones de la izquierda tradicional reformista -que eran “agentes desestabilizadores, que le hacían el juego a la derecha”-.
Se trataba de compañeros probados, a los que se sumaban dos fogueados combatientes de la columna del Che, y formaban parte de un proyecto que tenía que ver con la decisión de Fidel y de nuestro compatriota, con el respaldo de la dirigencia del primer “país socialista de América”, de impulsar el desarrollo de movimientos revolucionarios en todo el Continente y en el Tercer Mundo.
Ante este dilema, la opción era clara. Teníamos que elaborar acciones concretas dirigidas a respaldar a estos compañeros, sin perder de vista el contexto político nacional e internacional, y nuestro desarrollo en los diferentes frentes: sindical, estudiantil, barrial, etc.
Cómo lo fuimos resolviendo, será el tema de nuestra próxima nota.

Manuel Justo Gaggero es abogado, ex Director del Diario “El Mundo” y de las revistas “Nuevo Hombre” y “Diciembre 20”.

Publicado por ARGENPRESS e

Campesinos de Huitzilan denuncian fraude en la elección de juez de paz

Deja un comentario


MARTÍN HERNÁNDEZ ALCÁNTARA

Campesinos de San Miguel del Progreso, junta auxiliar del municipio de Huiztilan de Serdán, acusaron a Antorcha Campesina –organización afiliada al PRI–, de haber perpetrado un fraude en la elección del juez de paz realizada el pasado 20 de mayo.

Los agraviados aseguran que el resultado del proceso, efectuado por usos y costumbres, fue alterado por antorchistas que hicieron un conteo amañado de votantes y que antes de la elección hubo amenazas contra promotores de la planilla Compromiso por San Miguel, algunos de cuyos representantes se apersonaron ayer en el Antiguo Palacio de Gobierno, para tener una audiencia con Laura Escobar, directora General de Gobierno.

Antonio Cipriano Santiago, representante de la planilla Compromiso por San Miguel, aseguró que las arbitrariedades de Antorcha Campesina están siendo avaladas por el edil priista, Moisés González Lira, quien demoró la emisión de la convocatoria para la elección y hasta repartió tinacos, láminas de cartón y otros enseres en San Miguel, un día antes de los comicios

Relató que a la vista de todo el pueblo, el candidato de Compromiso por San Miguel, Noé López, obtuvo 504 votos, frente a sólo 307 de su adversario antorchista José Lorenzo Hernández, quien sólo sumo 307 adeptos a su causa, algunos de los cuales eran menores de edad y no tenían derecho a sufragar.

De hecho, los resultados legítimos fueron transmitidos por agentes de la Policía Estatal a la Secretaría General de Gobierno, al  finalizar la contienda.

Sin embargo, abundaron Cipriano y sus acompañantes, los antorchistas, a pesar de no ser autoridades para la elección hicieron un conteo a todas luces irregular y declararon triunfador a su candidato., lo cual enardeció a los votantes. El alcalde avaló la elección de José Lorenzo Hernández, pero a sabiendas de su responsabilidad “huyó” de San Miguel, escoltado por la gente de AC y policías municipales.

Older Entries