Pésimo para Brasil, haber privatizado su empresa petrolera: ingeniero de Petrobras

Deja un comentario


Pensarlo muy bien antes de cambiar la legislación que rige a Pemex, pide Siqueira

Las trasnacionales se apoderaron de 100% del crudo que explotaban, y Lula tuvo que frenarlas

Andrea Becerril
Periódico La Jornada
Sábado 16 de marzo de 2013, p. 9

El vicepresidente de la Asociación de Ingenieros de Petrobras, Fernando Siqueira, llamó al pueblo de México a pensarlo muy bien antes de modificar la legislación que rige a Pemex, ya que cuando se abre cualquier brecha en la regulación no se tiene más el control.

Durante el foro Mitos y realidades de Petrobras, realizado en el Senado, Siqueira echó abajo la versión propalada por el gobierno mexicano de que la privatización de esa empresa brasileña fue benéfica. Lo que en realidad sucedió –dijo– es que las trasnacionales se apoderaron del cien por ciento del petróleo que explotaban; sólo pagaban 10 por ciento de impuestos y tampoco desarrollaron nuevas tecnologías”.

La privatización de Petrobras fue mala para la empresa y pésima para Brasil, y el entonces presidente Luiz Inacio Lula da Silva tuvo que modificar la legislación para frenar a las trasnacionales, insistió.

Destacó que a partir de que la petrolera se abrió al capital privado en toda la cadena productiva –en 1997–, debió someterse a la ley estadunidense Sarbanes Oxley, lo que dificulta su accionar.

Siqueira dijo que es mentira que la tecnología sólo la poseen los capitales privados, ya que tanto Petrobras como Pemex pueden contratar el equipo y las técnicas necesarias para explotar aguas profundas sin la intervención extranjera y sin ceder su renta petrolera.

En el foro, convocado por el coordinador de los senadores del PT, Manuel Bartlett, hubo otras voces que pidieron verse en el espejo de Brasil. Entre ellas la de Javier Jiménez Espriú, integrante de la Asociación de Ingenieros Constitución de 1917, quien advirtió que se requiere despertar la conciencia de los mexicanos y movilizarse antes de que sea demasiado tarde para impedir la entrega del petróleo y la electricidad a consorcios extranjeros.

Miembro del consejo consultivo del Movimiento Regeneración Nacional (Morena), Jiménez Espriú dijo que se cae el mito de que debemos imitar a Petrobras, y queda claro que la intención es entregar la renta petrolera, como ocurrió a la empresa brasileña antes de la intervención de Lula.

Alertó sobre la decisión de Peña Nieto de continuar con el esquema que empezó con la reforma de 2008, cuando por medio de una trampa jurídica de interpretación, con los famosos contratos incentivados, se abrió la participación privada en el sector.

Con este mecanismo –dijo–, ahora se paga 75 por ciento de los costos del trabajo que realizan las empresas extranjeras que ganaron alguna concesión y, además, se les entregan 4, 5, 6 o 9 dólares, según la licitación, por cada barril que se extrae.

Bartlett coincidió en que se debe movilizar a la sociedad en defensa del petróleo y deplegar una amplia campaña de difusión para frenar las mentiras del gobierno federal y de los priístas, quienes insisten en que no se van a privatizar los energéticos.

Al respecto, el analista Alfredo Jalife-Rahme expuso que los priístas van a repetir hasta el cansancio que no habrá privatización, y dirán que es borrego, aunque vuele.

Desmintió luego las afirmaciones de los priístas, durante la discusión de la Estrategia Nacional de Energía –entre David Penchyna– de que no hay recursos para el desarrollo energético y se requieren 100 mil millones de pesos. Eso es falso –dijo–, sólo hay que ver que Pemex ocupa el lugar 34 entre las 500 petroleras más importantes del mundo.

En su turno, el ingeniero Francisco Garaicochea, ex funcionario de Pemex y presidente de la Asociación de Ingenieros Petroleros Constitución de 1917, advirtió que la privatización de Pemex hará que se generen empleos en Estados Unidos, no aquí, porque “nos van a vender equipos, herramientas y el servicio, además de llevarse el petróleo.

A su vez, el economista Lorenzo Carrasco Bazúa aseguró que se tiene que conformar una alianza nacionalista entre Brasil y México y generar un frente nacional parlamentario independiente, porque se enfrentan presiones de potencias estadunidenses para asegurar el control sobre los recursos energéticos.

México: Acuerdo AEEYT, otro tratado de Guadalupe Hidalgo

Deja un comentario


miércoles 29 de febrero de 2012

Rodolfo Sánchez Mena

La firma de Calderón del AEEYT equivale a la firma de otro anterior, el Tratado de Guadalupe Hidalgo, por el que se despojó a México de más de la mitad del territorio nacional, en 1848. En 2012, la cesión por Calderón de los energéticos, gas y petróleo, del Golfo de México y sus compañías petroleras, mutila el futuro de generaciones, cancela el desarrollo del país, cuando menos en los próximos 30 años.

La Casa Blanca destacó la importancia que tiene, la firma del Acuerdo Bilateral para la Exploración y Explotación de los Yacimientos Transfronterizos, AEEYT, siglas en inglés, como parte de la “estrategia nacional estadunidense para reducir la dependencia de las producciones petroleras y de gas del extranjero”.
El rol de Pemex en las elecciones norteamericanas es de carácter estratégico. Es un voto de calidad en el resultado de las elecciones norteamericanas. Así lo entiende la secretaria de Estado norteamericano, Hillary Clinton al firmar el pacto con Calderón, para “asegurar el suministro de energía”, de su país.
Traducido el acuerdo AEEYT a la geopolítica global, equivale a intercambiar la seguridad personal de Felipe Calderón Hinojosa, a cambio de cacahuates. Toda vez que se trata de un recurso de alto valor geopolítico cuya negociación implica lo contrario de empinarse de a gratis.
La naturaleza geoestratégica de PEMEX y los yacimientos mexicanos en el Golfo de México, son confirmados por el secretario del interior del gobierno norteamericano, Ken Salazar, firmante del acuerdo, “…el acuerdo abre las puertas a áreas que estaban fuera de nuestro alcance: el Golfo de México, rico en recursos, donde hay 1.5 millones de acres (607 mil hectáreas) y estarán disponibles para su explotación”.
El secretario, Salazar, puntualizó el valor que representa el abrirse las puertas a áreas donde los Estados Unidos obtienen “una tercera parte de la energía que procede de esa región”.
Calderón justifica la entrega de los recursos energéticos del Golfo de México, por el acuerdo de explotación de los yacimientos transfronterizos con empresas petroleras norteamericanas con PEMEX, aportarán. 1) “…se termina (rá) el viejo temor que existía entre muchos mexicanos de que el petróleo de México fuera expedido unilateralmente desde el otro lado de la frontera, el llamado “efecto popote”;
2)“… lo mejor es que cualquier yacimiento se explote conjuntamente y las ganancias se distribuyan equitativamente, así ganan los dos, garantizando que nuestro petróleo sea utilizado en beneficio de los mexicanos”.
Según Calderón y las cuentas anticipadas que entrega al pueblo de México por el acuerdo o cesión de los recursos petroleros del Golfo de México a las empresas petroleras norteamericanas, serán de 50% para la extranjera y 50% para Pemex.
Hillary Clinton dio una versión diferente de la de Calderón; es más, ni siquiera mencionó o ratificó lo de distribuir equitativamente el beneficio. Para Hillary, futura Directora del Banco Mundial, BM, “…el acuerdo ayuda a prevenir estas disputas y a promover la exploración segura, eficiente, equitativa y la producción de los yacimientos.
Precisó que “..cada país mantiene su derecho de desarrollar nuevos proyectos, pero el acuerdo genera nuevas oportunidades, las empresas estadunidenses podrán colaborar con Pemex, su homólogo en México. En épocas difíciles como éstas tenemos que aprovechar al máximo todas las oportunidades para generar empleo y desarrollo económico”, en los estados Unidos, por supuesto.
El Tratado Calderón-Clinton, de espaldas al Congreso mexicano viola la Constitución, hipoteca el futuro de México, es un regreso a la época donde las empresas petroleras mandaban en México, hasta que el presidente Cárdenas las nacionalizo para asegurar la Soberanía sobre los recursos y el futuro de los mexicanos.
El presidente Calderón, jefe de campaña de la candidata del PAN
Felipe Calderón, ante 800 consejeros de Banamex, ratificó ser coordinador de la campaña presidencial de Josefina Vázquez Mota. En plena veda electoral del IFE, el jefe de campaña de Josefina, hizo un acto de proselitismo electoral, ante los consejeros consultivos, al afirmar que Vázquez Mota se encuentra a 4 puntos de Enrique Peña Nieto.
Calderón ha demostrado hasta la saciedad que nada tiene que hacer como estratega electoral. Al revés de lo anunciado por Calderón, Josefina nunca se acercara al puntero, Peña Nieto. Calderón ha sido impulsor, promotor y estratega de los candidatos del PAN, en las últimas elecciones, del Estado de México, Michoacán y la interna del PAN.
Calderón, como estratega electoral, solo ha entregado derrota, tras derrota, fracaso tras fracaso, con Felipe Bravo en el Estado de México; con su hermana, “Cocoa”, en Michoacán, con su hermana, y fue derrotado con su delfín, Ernesto Cordero.
El candidato presidencial del PRI, demuestra en las encuestas, estar muy por arriba de Josefina, por tener la preferencia de la mayoría de los mexicanos, las mujeres, los hombres, las clases medias, los trabajadores, la juventud mexicana y los hombres de empresa. La ventaja de Peña Nieto sobre Josefina y López Obrador, es producto de un arduo trabajo como gobernador de Edomex, siempre al lado de su partido el PRI, con resultados sobresalientes.
Calderón va y les les cuenta a los consejeros de Banamex que las elecciones presidenciales serán muy reñidas; un asunto entre dos participantes: Enrique Peña Nieto y Josefina. En los planes electorales del Jefe de la Campaña de Los Pinos, Andrés Manuel López Obrador, no cuenta, esta fuera del radar.
Calderón o sueña o bien no tiene contacto con la realidad. El triunfo de Peña Nieto, esta asegurado, no tiene contrincante, ya va adelante a la victoria. Lo único en lo que atina Calderón, es que no será una contienda de tres, no se polarizarán las elecciones. Al no despegar la campaña del Peje, los votos de los grupos progresistas se sumarán a Peña Nieto, para vencer a la derecha.
Las elecciones serán muy reñidas, entre Josefina y López Obrador, por el segundo y el tercer lugar. Los “coleros” nada tienen que hacer para bajar a quien tiene una campaña de propuestas y compromisos. La tendencia electoral nos muestra un escenario de un tercer lugar para Josefina como sucedió en Edomex, y en Michoacán.
Calderón, se había quedado sin “chamba” electoral, al perder su candidato, Cordero. Nuevamente ha sido contratado como jefe de campaña de Josefina, por la familia Zavala, socia del paquete accionario de Vázquez Mota.
Margarita Zavala y Marta Sahagún, a su vez, han logrado una alianza estratégica dentro del PAN. Lo han convertido en un condominio de intereses. Marta Sahagún para poder gobernar con la fachada de Vicente Fox, creó una estructura que dio sustento a RO-VAMOS MËXICO.
La familia Zavala ha ejercido el poder desde esta plataforma; su mayor logro es hacer triunfar a Josefina por encima de Cordero y darle empleo a Felipe Calderón como jefe de campaña de la panista Vázquez Mota.
La familia Zavala organizó los negocios alrededor de PEMEX y CFE, fundamentalmente. Produce ingresos multimillonarios, revelados escuetamente por la Auditoría Superior de la Federación, ASF, que documenta el saqueo de las finanzas públicas y la enorme corrupción de los dos gobiernos del PAN.

Calderón, es un estratega electoral fracasado. Como jefe de campaña de Josefina confirmará que la derrota del PAN, será producto del rechazo a Josefina y de la preferencia por Enrique Peña Nieto. Así de fácil.

Publicado por ARGENPRESS

Pemex: deuda sin sentido

Deja un comentario


lunes 6 de febrero de 2012

LA JORNADA

El mal manejo que ha padecido Petróleos Mexicanos (Pemex) durante las recientes administraciones federales se refleja en la configuración de una circunstancia sumamente contradictoria: a pesar de que la paraestatal se ha consolidado en años recientes como una de las empresas más rentables del mundo en el ramo de los hidrocarburos -con un costo de producción de 5.22 dólares por barril de crudo, y un precio de venta que actualmente supera los 100 dólares por barril-, también es una de las más endeudadas. La actual dirigencia, por su parte, ha hecho un aporte fundamental a esta situación: mientras que a principios de 2006 la deuda de Pemex era de 46 mil 100 millones de dólares, al finalizar 2012 ésta se habrá incrementado a 59 mil 900 millones, lo que implica un crecimiento de 30 por ciento.

No escapará al entendimiento ecuánime que incluso las empresas petroleras más exitosas se ven, en determinadas circunstancias, en la necesidad de contratar deuda para capitalizarse, para financiar proyectos de infraestructura, de investigación y desarrollo tecnológico, para incrementar sus capacidades de producción o su personal, o incluso para restructurar débitos con mejores condiciones de pago. Sin embargo, en el caso de Pemex el referido crecimiento de la deuda en nada ha ayudado a evitar el visible deterioro que la paraestatal acusa en los terrenos financiero, tecnológico y operativo, ni ha impedido que las autoridades nacionales entreguen a empresas particulares, a contrapelo del mandato constitucional, algunas de las tareas fundamentales de la compañía -como la exploración y explotación de ciertos yacimientos- con el argumento de que no se cuenta con los recursos y capacidad necesarios para su desarrollo.
Por añadidura, el citado endeudamiento se ha dado a pesar de que, en el periodo de referencia, las cotizaciones internacionales de crudo han sido sustancialmente altas, situación que debió haber redituado a Pemex ganancias suficientes para llevar a cabo sus actividades sin necesidad de endeudarse tanto. Pero incluso sin considerar los ingresos extraordinarios de la paraestatal por concepto de excedentes petroleros -que en el sexenio calderonista han sido dilapidados en forma tanto o más opaca que durante el foxismo-, el país ha dispuesto en todo este tiempo de recursos suficientes para poder apalancar el desarrollo de la industria petrolera nacional, como queda de manifiesto con el nivel histórico de reservas internacionales del Banco de México, que sólo son utilizadas para satisfacer la voracidad de especuladores. No hay, pues, mucho margen de maniobra para explicar, y mucho menos para justificar, el endeudamiento a que se ha sometido Pemex en la reciente administración. En el mejor de los escenarios, el alza de los créditos contratados se explicaría como una medida sin otro sentido que compensar las deficiencias de la administración pública -la de la paraestatal y la general-, su opacidad proverbial, sus cargas de burocratismo, corrupción y frivolidad. En el peor, esa política de endeudamiento no puede sino ser vista como un componente más del designio gubernamental por llevar a la compañía a la insolvencia financiera y desvirtuar, de esa manera, el régimen jurídico de Pemex y su condición de empresa nacional.

En todo caso, la situación paradójica de que una de las empresas más rentables del mundo sea también una de las más endeudadas tendría que ser una razón suficiente para emprender, con urgencia, una moralización a fondo de las oficinas públicas, una política de austeridad que, por hoy, sólo existe como buen propósito, y una reforma administrativa que ponga punto final a los cotos de poder personal, a la ineficiencia y a la extrema discrecionalidad con la que operan los altos funcionarios públicos, entre ellos los que manejan Pemex. De otra forma, el grupo en el poder se expone a reactivar la intensa movilización política y social que detuvo, hace cuatro años, el intento abiertamente privatizador de la paraestatal, y a sumar un factor adicional de encono y conflicto en un contexto sobrado de ellos.

Pemex: deuda sin sentido

Deja un comentario


LUNES 6 DE FEBRERO DE 2012

LA JORNADA

El mal manejo que ha padecido Petróleos Mexicanos (Pemex) durante las recientes administraciones federales se refleja en la configuración de una circunstancia sumamente contradictoria: a pesar de que la paraestatal se ha consolidado en años recientes como una de las empresas más rentables del mundo en el ramo de los hidrocarburos -con un costo de producción de 5.22 dólares por barril de crudo, y un precio de venta que actualmente supera los 100 dólares por barril-, también es una de las más endeudadas. La actual dirigencia, por su parte, ha hecho un aporte fundamental a esta situación: mientras que a principios de 2006 la deuda de Pemex era de 46 mil 100 millones de dólares, al finalizar 2012 ésta se habrá incrementado a 59 mil 900 millones, lo que implica un crecimiento de 30 por ciento.

No escapará al entendimiento ecuánime que incluso las empresas petroleras más exitosas se ven, en determinadas circunstancias, en la necesidad de contratar deuda para capitalizarse, para financiar proyectos de infraestructura, de investigación y desarrollo tecnológico, para incrementar sus capacidades de producción o su personal, o incluso para restructurar débitos con mejores condiciones de pago. Sin embargo, en el caso de Pemex el referido crecimiento de la deuda en nada ha ayudado a evitar el visible deterioro que la paraestatal acusa en los terrenos financiero, tecnológico y operativo, ni ha impedido que las autoridades nacionales entreguen a empresas particulares, a contrapelo del mandato constitucional, algunas de las tareas fundamentales de la compañía -como la exploración y explotación de ciertos yacimientos- con el argumento de que no se cuenta con los recursos y capacidad necesarios para su desarrollo.
Por añadidura, el citado endeudamiento se ha dado a pesar de que, en el periodo de referencia, las cotizaciones internacionales de crudo han sido sustancialmente altas, situación que debió haber redituado a Pemex ganancias suficientes para llevar a cabo sus actividades sin necesidad de endeudarse tanto. Pero incluso sin considerar los ingresos extraordinarios de la paraestatal por concepto de excedentes petroleros -que en el sexenio calderonista han sido dilapidados en forma tanto o más opaca que durante el foxismo-, el país ha dispuesto en todo este tiempo de recursos suficientes para poder apalancar el desarrollo de la industria petrolera nacional, como queda de manifiesto con el nivel histórico de reservas internacionales del Banco de México, que sólo son utilizadas para satisfacer la voracidad de especuladores. No hay, pues, mucho margen de maniobra para explicar, y mucho menos para justificar, el endeudamiento a que se ha sometido Pemex en la reciente administración. En el mejor de los escenarios, el alza de los créditos contratados se explicaría como una medida sin otro sentido que compensar las deficiencias de la administración pública -la de la paraestatal y la general-, su opacidad proverbial, sus cargas de burocratismo, corrupción y frivolidad. En el peor, esa política de endeudamiento no puede sino ser vista como un componente más del designio gubernamental por llevar a la compañía a la insolvencia financiera y desvirtuar, de esa manera, el régimen jurídico de Pemex y su condición de empresa nacional.

En todo caso, la situación paradójica de que una de las empresas más rentables del mundo sea también una de las más endeudadas tendría que ser una razón suficiente para emprender, con urgencia, una moralización a fondo de las oficinas públicas, una política de austeridad que, por hoy, sólo existe como buen propósito, y una reforma administrativa que ponga punto final a los cotos de poder personal, a la ineficiencia y a la extrema discrecionalidad con la que operan los altos funcionarios públicos, entre ellos los que manejan Pemex. De otra forma, el grupo en el poder se expone a reactivar la intensa movilización política y social que detuvo, hace cuatro años, el intento abiertamente privatizador de la paraestatal, y a sumar un factor adicional de encono y conflicto en un contexto sobrado de ellos.

Avanza la IP en la explotación de crudo y gas, aunque sus costos más que duplican los de Pemex

Deja un comentario


Avanza la IP en la explotación de crudo y gas, aunque sus costos más que duplican los de Pemex
Israel Rodríguez
Periódico La Jornada
Martes 23 de agosto de 2011, p. 27

La compañía mexicana Administradora de Proyectos de Campos, a la que se adjudicó la producción del campo maduro Carrizo, bajo la nueva figura de los contratos integrales para la exploración y explotación, también participa en la extracción de gas a cargo de particulares en la cuenca de Burgos, localizada entre Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas.

Administradora de Proyectos de Campos está asociada desde 2007 al Grupo Industrial Monclova y a la colombiana Production Testing Services, las cuales conformaron el consorcio GPA Energy, que participó en la obtención de un contrato de servicios múltiples (CSM) –el antecedente privatizador de los contratos integrales recientemente entregados a la compañía mexicana y a un consorcio británico–, para explotar el gas del bloque Monclova, en el proyecto Cuenca de Burgos, al noreste de México.

Ahora, Administradora de Proyectos de Campos tendrá a su cargo la exploración y explotación de petróleo en el campo Carrizo, con una reserva estimada en 51.1 millones de barriles de petróleo crudo equivalente.

El jueves pasado, Pemex anunció el fallo de la primera ronda de licitaciones de los contratos integrales para exploración y producción de campos maduros en la región sur. Resultaron ganadoras la inglesa Petrofac Facilities Management para los campos Santuario y Magallanes, y la mexicana Administradora de Proyectos de Campos para el área de Carrizo.

Esta asignación es histórica, porque desde la nacionalización de la industria petrolera en 1938 no se había efectuado una licitación pública internacional para permitir que empresas privadas realicen el proceso completo de la industria petrolera, actividad reservada por mandato constitucional exclusivamente al Estado.

Pese a que desde 2003 se ha estimulado la participación de empresas privadas nacionales y extranjeras en la exploración y extracción de hidrocarburos mediante los controvertidos contratos de servicios múltiples, la experiencia demostró que en la producción de gas el organismo subsidiario de Petróleos Mexicanos, Pemex Exploración y Producción (PEP) es más eficiente que las contratistas.

Información proporcionada por el Instituto Federal de Acceso a la Información y Protección de Datos (Ifai) mediante la solicitud de acceso a la información número 1857500060411 revela que el costo de extracción de gas por parte de las empresas privadas más que duplica los costos en los que incurre PEP.

La información oficial reveló que la diferencia entre los costos de producción de gas entre PEP y los contratistas aumentó año con año, llegando en 2010 a ser más del doble, al constatar que PEP logró un costo de producción de 0.84 dólares por millar de pies cúbicos contra 1.88 dólares por millar de pies cúbicos de los contratistas.

Al respecto, el Grupo de Ingenieros Petroleros Constitución de 1917 afirmó que, pese a la notable diferencia en costos, la participación de las compañías privadas, tanto en la producción total de gas como en el presupuesto ejercido, aumentó año con año, mientras la de PEP disminuyó.

Francisco Garacicochea, presidente del grupo, explicó: “Considerando que la producción total de gas durante 2010 en la cuenca de Burgos fue de 539 mil 470 millones de pies cúbicos de gas, y suponiendo que PEP hubiera desarrollado, como es su obligación, los recursos necesarios para extraer todo ese gas, el costo de Pemex habría sido de 453 millones de dólares.

De la misma manera, suponiendo que todo el gas producido hubiera sido extraído por los contratistas, el costo habría sido de 976 millones de dólares. Así, el ahorro para PEP, o sea las utilidades antes de impuestos habrían sido de unos 523 millones de dólares.

Cede Pemex a empresas privadas producción de campos maduros

Deja un comentario


Una británica y una mexicana encabezan la apertura de actividades estratégicas

Cede Pemex a empresas privadas producción de campos maduros

Se proyecta que los yacimientos de Tabasco lleguen a producir 55 mil barriles diarios de crudo

Israel Rodriguez
Periódico La Jornada
Viernes 19 de agosto de 2011, p. 23

Petróleos Mexicanos (Pemex) anunció ayer jueves el histórico fallo de la primera ronda de licitaciones de los contratos integrales para exploración y producción de campos maduros en la región sur del país.

Las empresas que resultaron ganadoras fueron la británica Petrofac Facilities Management Limited, para los campos Santuario y Magallanes, y la mexicana Administradora de Proyectos de Campo para el área Carrizo. Este es un paso más para forzar la apertura de las actividades estratégicas de Pemex en beneficio del sector privado nacional e internacional.

Este nuevo esquema de contratación, que cede a empresa privadas actividades sustantivas de Pemex, es resultado de la reforma energética de 2008, calificada de inconstitucional por algunos críticos.

En el camino quedaron 25 empresas que participaron en la compra de 50 paquetes de bases, como las gigantes Halliburton, Schlumberger, Weatteherford, Chevron y Repsol, entre otras operadoras y prestadoras de servicios.

El objetivo es elevar con operación privada la producción de estos campos maduros de Tabasco, con costas en el Golfo de México. Estos campos producen en la actualidad casi 15 mil barriles diarios y se pretende que lleguen a unos 55 mil barriles al día.

Pemex había fijado precios máximos de 7.97 dólares por barril para el campo Santuario, y de 9.78 dólares para Magallanes, mientras para el área de Carrizo había definido un máximo de 12.31 dólares por barril.

Pertrofac ofreció para Santuario y Magallanes 5.01 dólares por barril, y Administradora de Proyectos de Campo para Carrizo ofertó un precio de 5.03 dólares por barril, ambos por abajo de lo establecido por la paraestatal. Estos son los primeros contratos privados desde la estatización de la industria en 1938.

De Pemex depende alrededor de 40 por ciento del presupuesto anual del gobierno federal. Hasta el segundo trimestre del año, la petrolera aportó vía impuestos, derechos y aprovechamientos 418 mil 533 millones de pesos.

El director general de Pemex, Juan José Suárez Coppel, encabezó el acto de presentación y apertura de propuestas que se realizó a puerta cerrada en Villahermosa, Tabasco, y fue transmitido vía Internet.

En el acto, Suárez Coppel, quien llegó al puesto en 2009 y apenas ha logrado estabilizar la producción de crudo pese a haber obtenido los mayores presupuestos de la historia, señaló que los contratos integrales buscan expandir y fortalecer las operaciones de Pemex Exploración y Producción (PEP) mediante un modelo competitivo, lo que representa una nueva forma de colaboración entre Pemex y la industria petrolera.

Foto

El director de Pemex, Juan José Suárez Coppel, en imagen de archivoFoto Víctor Camacho

Este nuevo esquema, derivado de la reforma energética de 2008, indicó, permitirá a Pemex ampliar su flexibilidad operativa y su capacidad de ejecución, al incorporar nueva tecnología en sus procesos, lo que redundará en mayor eficiencia y en un incremento de la producción de gas y crudo.

Los tres primeros campos maduros en ser licitados abarcan una superficie de 312 kilómetros cuadrados, con una reserva de 207 mil millones de barriles de petróleo crudo equivalente.

A su vez, el director general de Pemex Exploración y Producción, Carlos Morales Gil, informó que las próximas licitaciones que se abrirán bajo el mismo esquema para campos maduros de la región norte, serán Chicontepec y aguas profundas. “Con estos contratos que hoy se están otorgando (…) estamos seguros de que vamos a poder incrementar de manera sustancial la recuperación de esas reservas que están en el subsuelo para beneficio de todos los mexicanos”.

Pemex es la séptima mayor productora de crudo del mundo, con una extracción a julio de 2011 de un promedio de 2 millones 553 mil barriles al día, y espera alcanzar hacia finales del año una producción de 2 millones 600 mil barriles diarios y llegar a 2 millones 700 mil barriles en 2012. Hacia 2016 la previsión es superar los 3 millones de barriles diarios, nivel no alcanzado desde 2004 cuando se produjeron un promedio diario de 3 millones 383 mil barriles por día.

El primero de marzo del presente año PEP lanzó al mercado esta primera ronda de licitaciones de contratos integrales de exploración y producción.

El interés que despertó este proceso entre las empresas de la industria, tanto nacionales como extranjeras, se reflejó con la compra de más de 50 paquetes de bases de licitación por 27 empresas entre operadoras y de servicios, para las tres áreas contractuales.

El pasado 29 de julio, conforme al calendario establecido, se llevó a cabo la precalificación de 17 empresas, que entregaron la documentación requerida.

El proceso abarcó cinco meses y se contó con la participación de la Secretaría de la Función Pública (SFP) a través de un testigo social designado por la dependencia.

Las empresas interesadas tuvieron la oportunidad de efectuar un gran número de visitas tanto al cuarto de datos como a las áreas contractuales, además de asistir a un taller de temas técnicos y financieros relacionados con el modelo de contrato y a nueve juntas de aclaraciones.

Pemex Exploración y Producción se ha convertido en mera administradora de contratos

Deja un comentario


Trasnacionales acaparan en México las actividades petroleras

Schlumberger, Halliburton y Weatherford concentran el mayor número de convenios otorgados por licitaciones internacionales, con recursos por más de 200 mil millones de pesos

Foto

Vista de la refinería de Tula, HidalgoFoto Alfredo Domínguez
Israel Rodríguez
Periódico La Jornada
Viernes 24 de junio de 2011, p. 27

Pemex Exploración y Producción (PEP), el organismo subsidiario más importante de Petróleos Mexicanos (Pemex), se ha convertido prácticamente en una administradora de contratos, al ceder a las empresas de servicios internacionales gran parte de las actividades sustantivas de la industria.

Al mismo tiempo que los cuadros técnicos de PEP se van desintegrando, empresas como Schlumberger, Halliburton y Weather ford concentran el mayor número de contratos otorgados mediante licitaciones internacionales, por un monto que supera los 200 mil millones de pesos.

En los últimos nueve años de administraciones emanadas del Partido Acción Nacional (PAN) se entregaron a la francesa de servicios Schlumberger 216 contratos, por alrededor de 97 mil 736 millones de pesos.

A su vez, a la estadunidense Halliburton, vinculada con el ex vicepresidente de Estados Unidos Dick Cheney, se entregaron 128 contratos. Esta empresa ha sido ampliamente beneficiada con contratos millonarios para la reconstrucción de Irak. En México los contratos ganados tienen un valor de 80 mil 485 millones de pesos. En tanto, Weatherford captó 25 contratos con valor de 22 mil 978 millones de pesos.

Algunos analistas de la industria consideran que con la participación creciente de empresas internacionales de servicios ahora son ellas las que realizan 60 por ciento de las operaciones de exploración y producción.

Entre los contratos más costosos destaca la licitación pública internacional en la que resultó ganadora Schlumberger, con el contrato 424047833 para la realización de obras y servicios integrados para la explotación de los yacimientos de hidrocarburos en Chicontepec. El monto de este contrato asciende a 15 mil 148 millones 865 mil 437 pesos. La fecha de comienzo fue el 12 de julio de 2007 y la terminación será el 12 de julio de 2011.

En el caso de Halliburton, uno de los contratos más importantes es el número 424049809, que fue otorgado bajo adjudicación directa para la perforación de pozos en el proyecto Chicontepec, también conocido como Aceite Terciario del Golfo. El monto fue de 2 mil 119 millones 839 mil 153 pesos. Comenzó el 10 de junio de 2009, y terminará el 9 de junio de 2012.

Weatherford también obtuvo un jugoso contrato con número 424049806 después de participar en una licitación pública internacional para realizar los trabajos integrales de perforación y terminación de pozos en Chicontepec. El monto fue de 9 mil 67 millones 558 mil 904 pesos. La fecha de inicio fue el 6 de abril de 2009 y la de terminación es el 6 de julio de 2012.

Pese a que los contratos más cuantiosos se concentran para la explotación en Chicontepec, este activo sólo alcanzó una producción promedio de 46 mil barriles diarios en el periodo enero-abril de 2011, según los informes más oportunos de la Comisión Nacional de Hidrocarburos. Esta cantidad de crudo extraída diariamente en Chicontepec apenas contribuye con 2 por ciento de la producción total del país, que asciende a poco más de 2 millones 572 mil barriles diarios de crudo.

Otra empresa también beneficiada con 10 contratos es Global Drilling Fluids, dirigida por Alfredo Coppel Salcido, y vinculada con el director general de Pemex, Juan José Suárez Coppel, versión que fue desmentida por la paraestatal. La compañía captó 3 mil 568 millones de pesos. Uno de sus contratos más importantes es el 413053818 para el mantenimiento de pozos en la región marina noreste, por 782 millones 668 mil 774 pesos.

Older Entries