Venezuela en el horizonte electoral de EE.UU

Deja un comentario


A Venezuela, a su pueblo y al presidente Chávez le cobran ese arrebato de rebeldía que desde finales del siglo XX, cuando EE.UU creía incontestable su hegemonía, impulsó la ola de insurrección popular y democrática que ha venido reconfigurando el mapa político, social, económico y cultural  en nuestra América. Tal y como lo hizo Cuba, en otro contexto, hace más de medio siglo.

 

Andrés Mora Ramírez / AUNA-Costa Rica
Para el candidato republicano Mitt Romney, Chávez
representa una amenaza para la seguridad de  EE.UU.
El primero de los tres grandes procesos electorales americanos del 2012, por la dimensión geográfica y estratégica de los países involucrados, se consumó en México, en el mes de julio, con un desenlace polémico y cuestionado en su legalidad, aunque de algún modo previsible: el triunfo de la derecha arropada bajo la bandera del PRI y el candidato de la telecracia Enrique Peña Nieto. Precedido de un golpe de Estado “suave” en Paraguay, lo ocurrido en el proceso electoral mexicano confirmó que las oligarquías y grupos dominantes están dispuestos a todo para recuperar el poder. Y más grave aún, saben que cuentan para ello con el apoyo –expreso, cuando es posible; y tácito, cuando así conviene- de los EE.UU, que tan solo un día después de realizados los comicios en México, por medio de la vocera del Departamento de Estado, felicitó al vencedor de “unas elecciones limpias y justas” (El Universal, 02/07/2012). Una actitud que contrasta con la beligerancia que tendría Washington si las acusaciones de fraude y compra de votos su hubiesen presentado contra candidatos del oficialismo en Nicaragua, Venezuela, Bolivia, Ecuador o Argentina, por ejemplo.
En el calendario electoral, las siguientes estaciones  son Venezuela, en octubre, y los EE.UU en el mes de noviembre. En el país suramericano, prácticamente todas las encuestas publicadas auguran un nuevo triunfo de Hugo Chávez, situación que podría revertirse si se presenta algún incidente imprevisto con la salud del presidente (aunque muchos analistas lo observan en plenitud de condiciones para la contienda) o, como ha sido planteado en distintas hipótesis, si finalmente se ejecuta alguna maniobra antidemocrática de desestabilización por parte de la derecha y grupos radicales de la oposición; paramilitares colombianos y venezolanos a sueldo; o la acción concertada de estos actores con el imperialismo vía “agencias de cooperación internacional”.
Hay elementos suficientes para no descartar esta posibilidad: como lo señala el politólogo argentino Atilio Borón, el objetivo inmediato de EE.UU en América Latina es acabar con Chávez. A las tesis del magnicidio o el desconocimiento de los resultados electorales del 7 de octubre por parte de la oposición, se suma ahora la reciente aparición pública del expresidente Álvaro Uribe, como fuerza de agitación política en la frontera colombo-venezolana y con estrechos vínculos con distintos personajes de la oposición;  es decir, factores de potencial riesgo para el proceso democrático en Venezuela.
En EE.UU, el tema del futuro del presidente Chávez y la Revolución Bolivariana también empieza posicionarse en el debate de los candidatos, que lucen en situación de empate técnico en las encuestas. En un país preso del pánico por la crisis económica, los actos de terrorismo interno –producto de la cultura de la violencia y el consumo que exportan globalmente-, y las “amenazas externas” que construyen sus mandos políticos y militares, la aparición de un enemigo más contribuye a movilizar a los votantes a través del miedo.
El candidato republicano Mitt Romney ha declarado a la prensa que Chávez representa uno de los mayores peligros para la seguridad de los EE.UU y para la misión que Dios le dio a este país de liderar el mundo. Romney expresa así el delirio rojo de las pesadillas y prejuicios de la clase política y los grupos dominantes, y al mismo tiempo, los deseos febriles de las derechas latinoamericanas de acabar, lo antes posible, con los líderes y gobiernos progresistas y nacional-populares.
El presidente Barack Obama, por su parte, juega sus cartas con más cautela: niega ante los medios de comunicación cualquier injerencia negativa de Chávez en la seguridad interna estadounidense, pero avanza sus “estrategias inteligentes” contra Venezuela y sus aliados del ALBA; y profundiza la alianza comercial y militar con Colombia, para vigilar y contener a Venezuela, y de paso a Brasil, con un amplio cerco de bases militares y operaciones conjuntas con ejércitos “amigos”.
Taimado y osado a la vez, el flamante premio Nobel de la paz ha llevado la guerra imperialista más lejos de lo que nadie imaginó en los días de su primera campaña, cuando criticaba el militarismo de G.W. Bush: primero a Libia, ahora a Siria, y después a Irán. Obama sabe bien que exhibir la derrota de los enemigos, su caída y eventualmente su muerte, tiene un enorme valor propagandístico y electoral. En poco más de un año, las cabezas de Osama Bin Laden y Muammar Gaddafi, asesinados sin que se les juzgara por los delitos imputados como justificación de las intervenciones militares en territorio extranjero, calmaron la sed de sangre de quienes, dentro y fuera de los EE.UU, veían al mandatario como una figura blanda y demasiado “liberal” para el gusto y la tolerancia del establishment norteamericano.
¿Cuánto significaría ahora, en la delicada coyuntura que vive la sociedad estadounidense, que el inquilino de la Casa Blanca presentara, antes de las elecciones de noviembre, la caída de Chávez como trofeo de guerra y prueba del éxito de su política exterior en América Latina?
Seguramente sería un escenario oscuro y nefasto para las fuerzas de cambio y los movimientos sociales latinoamericanos, pero, al fin y al cabo, es un escenario posible vistos los acontecimientos sufridos en la región durante los últimos años. Insistimos: lo que el imperio perdió en las calles y las urnas -porque ahí fue derrotado el neoliberalismo y el vasallaje-, lo intentará recuperar a cualquier precio y sin escatimar empeños por salvaguardar las formas de la democracia representativa.
Es que a Venezuela, a su pueblo y al presidente Chávez le cobran ese arrebato de rebeldía que desde finales del siglo XX, cuando EE.UU creía incontestable su hegemonía, impulsó la ola de insurrección popular y democrática que ha venido reconfigurando el mapa político, social, económico y cultural  en nuestra América. Tal y como lo hizo Cuba, en otro contexto, hace más de medio siglo.

Y hoy, como ayer, Cuba y Venezuela duelen de manera especial a los imperialistas.

El fin justifica los medios

Deja un comentario


Todo el mundo sabe, aunque los medios de comunicación, los satélites  y toda la parafernalia mediática imperial  diga lo contrario, que contra Siria de ha desatado una feroz guerra dirigida por las putrefactas monarquías árabes, con la aprobación de las potencias occidentales. Uno de los objetivos es aislar a China y Rusia.

 

Sergio Rodríguez Gelfenstein / Especial para Con Nuestra América
Desde Caracas, Venezuela.
A comienzos del siglo XX, Estados Unidos ambicionaba construir un canal que uniera los dos océanos. Había dos propuestas: Panamá y Nicaragua. El magnate y publicista de los medios de comunicación, William Randolph Hearst, hizo lobby a favor de Panamá y para ello no tuvo inconveniente en divulgar fotos donde se mostraban gigantescos volcanes en erupción en Nicaragua , lo que hacía poco favorable construir el canal en esa nación. El único problema es que las fotos no eran de Nicaragua, sino del Mont Pelée que había hecho erupción el año 1902 en Martinica destruyendo completamente la ciudad de Saint Pierre.  En esta época no existía ni la televisión, ni los satélites, tampoco internet.
En el año 1982, el Secretario de Estado estadounidense, Alexander Haig, mostró fotos en la ONU con las que se documentaban matanzas ordenadas por el  gobierno sandinista en contra de indígenas miskitos. Después se supo que en realidad las fotos eran  de quemas de cadáveres de personas asesinadas por la dictadura de Somoza. Según refiere Fabián Escalante en su libro  Operación Calipso,  la embajadora estadounidense en la ONU, Jeane Kirkpatrick, afirmaba que más de 250 mil miskitos se encontraban hacinados en “campos de concentración sandinistas”. En realidad, para la época, los miskitos eran un poco más  de 100 mil y nunca se pudo demostrar la existencia de tales campos de concentración. Para la fecha ya existía la televisión, pero aún no había internet.
En 1989 una revuelta popular “asqueada” por las imágenes de una matanza producida en la ciudad de Timisoara, Rumania, generó -una semana después-  un golpe de estado que derrocó y luego asesinó al Presidente de ese país Nicolae Ceaucescu. Según se supo después, la supuesta masacre de Timisoara fue un montaje realizado desenterrando cadáveres de una fosa común. Es un hecho ampliamente conocido y aceptado. Así mismo, la transmisión “en vivo” por televisión de la ejecución de Ceaucescu tampoco fue veraz, la misma fue grabada, editada y emitida días después.
Fue una de las primeras transmisiones “en vivo y en directo” de hechos políticos y/o bélicos a los cuáles después nos acostumbraron transmitiendo falsas imágenes de la guerra del Golfo Pérsico, la de los Balcanes y la fallida invasión en Somalia, donde los marines estadounidenses -como siempre- fracasan en el terreno, pero los salva la abrumadora superioridad tecnológica,  y la vía libre para cometer excesos, violar el derecho internacional y los derechos humanos, para – como siempre- resultar vencedores en Hollywood.
En 2003, nos atiborraron hasta el cansancio con noticias en las que nos hablaban de las armas nucleares con las que Saddam Hussein iba a destruir a Occidente. El 17 de julio de ese año, el Presidente George W. Bush y el Primer Ministro británico Tony Blair dieron una conferencia de prensa conjunta que nos permitió entender que finalmente lo que se estaba imponiendo era la retórica maquiavélica que establece que “el fin justifica los medios”.
En dicha conferencia, Bush evadió la pregunta acerca de si él se responsabilizaba personalmente por su errada declaración acerca de que Irak buscó uranio en África. Su respuesta fue: “Me hago responsable de poner a nuestras tropas en acción. Y tomé esa decisión porque Saddam Hussein amenazó nuestra seguridad y era una amenaza para la seguridad de otras naciones. Me hago responsable de tomar esa decisión, la difícil decisión de formar una coalición para eliminar a Saddam Hussein, porque la inteligencia ” – no sólo nuestra inteligencia, sino la inteligencia de este gran país (Inglaterra) – probó claramente que Saddam Hussein era una amenaza para la seguridad y la paz”.
En otras palabras, alabó sus acciones como Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos e insistió en asegurar que serían encontradas armas de destrucción masiva en Irak eludiendo contestar a una pregunta directa. Unas pocas horas antes, el Primer Ministro Blair había dicho ante el Congreso norteamericano “si estamos equivocados, la guerra iraquí fue justificada aún si las armas prohibidas -la excusa más importante para la guerra-, no son encontradas en Irak”. Un panorama diferente presentado por los dos líderes. Blair diciendo “si nosotros estamos equivocados” y Bush declarando. “Creo firmemente que Saddam trataba de reconstituir su programa de armas nucleares. Y la verdad demostrará que ésta fue una buena inteligencia. No tengo la menor duda”. En este caso, ya ni siquiera era necesaria la cobertura mendaz y engañadora que aportan los medios de comunicación. Se imponía una lógica del poder, la mentira provenía del propio jefe imperial, que se creía como todos los de su investidura  “destinado por la providencia” para pasar por encima de la verdad y las leyes.
Aquí, ya no era la televisión, ni los satélites, bastaba con decir que las acciones imperiales se sustentaban en información proveniente de “fuentes de inteligencia”.
En este último caso, la mentira llegó a su mayor descrédito cuando el Dr.  David Kelly, -un científico involucrado en la elaboración del expediente británico que aseguraba la búsqueda por Saddam de uranio en África- se suicidó muy cerca de su propia casa. Kelly fue nombrado como la fuente incógnita que había informado a la oficina del Primer Ministro Blair, en cual a su vez había exagerado los informes sobre armas de destrucción masiva de Saddam Hussein. Dichos informes aseguraban que Saddam podía desplegar un ataque en cuarenta días, y fueron lo que se usaron para justificar la invasión de Iraq. Como es sabido las armas de destrucción masiva nunca aparecieron. La Comisión oficial designada para investigar la muerte de Kelly concluyó  que éste se había suicidado cortándose la arteria cubital de la muñeca izquierda. Desde un primer momento la versión oficial fue muy cuestionada.
Ahora, nos quieren hacer creer, sin que haya pruebas ni conclusiones de una investigación seria hecha por alguna comisión independiente que la masacre de Houla perpetrada en Siria el pasado 25 de mayo en la fueron asesinados 108 personas, 49 de ellos niños y 34 mujeres, fue obra del gobierno sirio.
De inmediato, las potencias occidentales se apresuraron a culpar a dicho gobierno por el macabro hecho. Estados Unidos, Gran Bretaña, Canadá, Australia, Francia, Alemania, Italia, España y Holanda expulsaron el 29 de mayo a los diplomáticos sirios en sus países El canciller británico aprovechó de afirmar que los países involucrados en las expulsiones, también exhortarán para que se apliquen mayores sanciones a Siria.
Todo el mundo sabe, aunque los medios de comunicación, los satélites  y toda la parafernalia mediática imperial  diga lo contrario, que contra Siria de ha desatado una feroz guerra dirigida por las putrefactas monarquías árabes, con la aprobación de las potencias occidentales, cuyo fin ulterior es aniquilar al gobierno iraní para avanzar hacia su objetivo final: aislar a China y Rusia e impedir que puedan transformarse en actores decisivos del futuro escenario internacional.
Como siempre contarán para ello con sus grandes medios de comunicación, sus satélites y con Hollywood, los que construirán una nueva “verdad” tal como lo han venido haciendo desde hace más de un siglo porque finalmente “el fin justifica los medios”.

Goebbels modernos contra Siria

Deja un comentario


 

Luis Beatón (PL)

La República Árabe Siria es blanco de una intensa guerra mediática promovida por naciones occidentales y del golfo Pérsico para justificar una agresión que derribe la muralla que representa este país para los propósitos de crear “El Gran Medio Oriente”, bajo la tutela de Estados Unidos y sus aliados.

El padre de la propaganda nazi, Joseph Goebbels, responsable del Ministerio de Educación Popular y Propaganda, creado por Adolfo Hitler a su llegada al poder en 1933, se vería disminuido ante la magnitud de la campaña.
El principal vocero nazi envidiaría como se orquesta la campaña de mentiras contra esta nación árabe con cosas que repetidas por muchos medios confunden a la opinión pública mundial y, a veces, parecen verdad.
La aplicación de sus principios, como la exageración y la desfiguración de lo que acontece en esta nación, influye en diferentes escenarios e, incluso, en ocasiones hasta los amigos del pueblo sirio dudan de lo que se publica en los medios escritos o dice la prensa plana.
Estados Unidos y sus aliados tratan de presentar a Siria como un peligro para la paz mundial y a su gobierno como asesino de su propio pueblo.
En eso emulan a Goebbels, quien estimaba que “si una mentira se repite suficientemente, acaba por convertirse en verdad”.
La realidad que vive Siria dista mucho de lo que reflejan los medios de prensa occidentales, en los que distorsión y realidad encuentran polos opuestos.
Con apego a la verdad y la ética, algunos comentaristas de la situación consideran que en el país hay una crisis, pero que no llega a la hecatombe que tratan de exponer la mayoría de los medios y que, evidentemente, forman parte del entretejido de la agresión mediática para desestabilizar al gobierno del presidente Bashar al-Assad.
Al respecto, el Patriarca de Antioquia, todo Medio Oriente, Alejandría y Jerusalén, Gregorio III, declaró que los sirios necesitan del cese de la injerencia extranjera para resolver la actual crisis y alcanzar la paz.
El alto clérigo considera que diferentes medios occidentales publican informes de una fuente única que no representa la realidad.
Es alarmante leer informes de prensa fechados en capitales europeas y en naciones vecinas, alejados del terreno, que hablan de acciones causantes de decenas de muertos, atentados y represión desmedida, que sin el menor recato achacan a las autoridades sirias.
No es menos cierto que hay una crisis cíclica de violencia, donde períodos de calma son rotos por atentados terroristas pavorosos como el cometido recientemente en una céntrica avenida damasquina, donde causó 55 muertos y muchos heridos, entre ellos mujeres y niños.
Eso nadie lo niega, pero de ahí a presentar el acontecer diario plagado de violencia está lejos de la realidad, consideran observadores sobre el terreno.
La población vive alarmada de que nuevas bombas atribuidas a grupos calificados por las autoridades de terroristas rompan la tensa paz a favor de la cual trabaja un equipo de veedores internacionales, parte de la iniciativa de seis puntos del enviado de la ONU y la Liga Árabe, Kofi Annan.
Diplomáticos, corresponsales extranjeros y ciudadanos sirios que viven en el exterior se sorprenden al llegar al país y no encontrarse con las imágenes que muestran televisoras y agencias de prensa en sus países de residencia.
En conversación con un sirio residente en España, donde se dedica a la gerencia de un restaurante, este dijo que le sorprendió no poder apreciar la realidad que “venden” allí sobre su país. “No vi la violencia ni los atentados, ni la convulsión y protestas populares que reflejan televisoras y periódicos”, aseguró.
Asimismo, diplomáticos consultados se lamentan de que familiares y amigos los llaman con reiteración alarmados por los informes que ven en la televisión y leen en los diarios de sus respectivos países.
Según el diplomático venezolano, Walid Yordi Yordi, quien laboró aquí, Goebbels no se podía imaginar que la perversa propaganda nazi parezca un juego, comparada con el siniestro engranaje de desinformación montado para servir la estrategia imperial en la actualidad.
En la época de la información instantánea, una gigantesca máquina mediática científicamente montada y controlada por laboratorios ideológicos del imperialismo, bombardea a los pueblos con un discurso e imágenes que deforman la realidad siria, agregó.
A través de las pantallas de Al Jazeera, Al Arabia, BBC, France 24, CNN y muchas otras, la guerra en Siria se inició, aseguró, mucho antes de que hubiera ningún incidente sobre el terreno, de lo cual dice ser testigo.
Las actuales guerras del imperio son precedidas por bombardeos contra las consciencias, concebidos para neutralizar eventuales reacciones a las agresiones militares, presentándolas como iniciativas inseparables de “la defensa de la democracia y de la paz”, indicó.
Sin temor a equivocaciones puede afirmarse que la campaña mediática contra el pueblo sirio hace efecto pese a que, para muchos, hay confusión entre mentira y realidad.

Por admirar a Castro castigan a Ozzie Guillén, mánager de Marlines

Deja un comentario


Lo suspenden cinco encuentros y lo obligan a ofrecer disculpas en público

 

El venezolano se desdijo de las declaraciones publicadas en la revista Time

La prensa sensacionalista y doblegada de Miami y los políticos aprovechan el escándalo: Edmundo García

Foto

Las declaraciones de Guillén provocaron airadas protestas anticastristas contra la novena de MiamiFoto Reuters
David Brooks
Corresponsal
Periódico La Jornada
Miércoles 11 de abril de 2012, p. a13

Nueva York, 10 de abril. El mánager de los Marlines de Miami, Oswaldo Ozzie Guillén, fue suspendido cinco partidos por sus patrones y obligado a ofrecer disculpas públicas, después de cometer un pecado mortal en Miami: expresar admiración por Fidel Castro.

De origen venezolano, Guillén se presentó en una conferencia de prensa en Miami donde, en inglés y español, y por segunda vez en dos días, reconoció su grave error, se disculpó repetidamente, y trató de argumentar que sus declaraciones publicadas en la revista Time no reflejaban lo que él deseaba decir.

En la entrevista con el semanario, el mánager declara: “Amo a Fidel Castro… Respeto a Fidel Castro ¿Sabes por qué? Mucha gente ha tratado de matar a Fidel Castro durante los pasados 60 años, pero… todavía está ahí”, lo que generó casi de inmediato una tormenta de denuncias y protestas de organizaciones anticastristas en Florida, como reportó ayer La Jornada.

Ahora el alcalde de Miami-Dade, Carlos Giménez, el presidente de la comisión de la ciudad y Joe Martínez, presidente de la junta de comisionados del condado Miami-Dade, fustigaron sus afirmaciones y hasta pidieron que Guillén fuera despedido de su cargo.

Varias figuras continúan nutriendo la controversia, entre ellos el ex representante federal Lincoln Díaz Balart y líderes de agrupaciones anticastristas, como el llamado Directorio Democrático Cubano (que aparentemente recomendó a Guillén que se fuera a vivir a Cuba o a Venezuela).

Así, apenas una semana después de arrancar aquí la temporada de beisbol, Guillén y su equipo, estrenando no sólo un renovado elenco de jugadores sino un nuevo estadio construido en medio de la colonia cubana conocida como Pequeña Habana, se encuentran ante un huracán político.

Estoy aquí sobre mis rodillas, pidiendo perdón a todas las comunidades latinoamericanas, afirmó Guillén en la conferencia de prensa en el estadio en Miami. Reiteró que los recientes días han sido muy difíciles y me disculpo por lo que dije y por poner a la gente en una situación donde no necesitan estar.

Explicó que cuando hizo sus declaraciones “estaba pensando en español y lo dije mal en inglés. No quiero dar excusas. Lo que quería decir es que estaba sorprendido de que Fidel Castro permaneció en el poder por tanto tiempo, considerando lo que ha hecho.

Fui malinterpretado. Dije que no podía creer que alguien que ha dañado a tanta gente aún está vivo. Éste es el peor error que he cometido en mi vida hasta ahora.

Durante la larga y a veces confusa rueda de prensa en español e inglés, Guillén también se deslindó del presidente venezolano, cuando afirmó: prefiero estar muerto que votar por Chávez. Por él nunca votaría.

Hoy, los ejecutivos de la novena miamense emitieron un comunicado para dar a conocer que castigarán a su técnico cinco partidos: Los Marlines reconocen la seriedad de los comentarios atribuidos a Guillén. El dolor y sufrimiento causados por Fidel Castro no pueden ser minimizados, especialmente en una comunidad llena de víctimas de la dictadura.

Aunque inicialmente se decía que no se le pagaría durante la suspensión, el equipo aclaró que el mánager donará su sueldo durante esta sanción a causas de derechos humanos en Miami.

El Comisionado de las Ligas Mayores de Beisbol, Bud Selig, dijo que apoyaba el castigo aplicado a Guillén y calificó sus declaraciones a Time de ofensivas hacia una parte importante de la comunidad de Miami y otros a través del mundo, las cuales no tienen lugar en nuestro juego, según reportó Ap.

Es mucha la presión sobre Guillén, ya que la apuesta multimillonaria del dueño del equipo, Jeffrey Loria, depende en gran parte de la comunidad latina de Miami.

El columnista deportivo progresista Dave Zirin reportó que el recién inaugurado estadio le costará a la ciudad de Miami 2 mil millones de dólares en los próximos 40 años –por incentivos de impuestos y otros subsidios públicos– y la nómina del equipo, una de las más altas, es de cientos de millones de dólares.

De hecho, la apuesta de Loria era lograr que el beisbol de las Ligas Mayores fuera exitoso en el sur de Florida y lo que más deseaba era una apertura de temporada sensacional, con una imagen maravillosa en los medios. Por tanto, lo ocurrido fue la peor pesadilla de Loria, concluye.

Para Edmundo García, voz disidente dentro de la comunidad anticastrista de Miami y conductor en esa ciudad del programa radial La tarde se mueve, escribió: “La prensa sensacionalista y doblegada de Miami y los políticos han usado esas declaraciones para levantar un escándalo y de paso tratar de conseguir visibilidad y votos para las próximas elecciones.

“Lo que ha dicho Ozzie Guillén es por demás algo que piensan de Fidel millones de personas en el mundo, millones de personas en Estados Unidos y en el mismo Miami, donde algunos quieren prohibir que se piense y opine diferente a ellos.”

Agrega que esas reacciones son nocivas para la vida en Miami, ciudad a la que han convertido en una república bananera pública; separada de los supuestos estándares que rigen la vida civil de Estados Unidos, en particular la presunta libertad de expresión consagrada en la Constitución.

No es la primera vez que Guillén se encuentra en apuros, ya que es famoso por la falta de cautela en sus expresiones.

En los años recientes no ha ocultado su admiración por Hugo Chávez, pero también, en algunas ocasiones, ha criticado al líder venezolano.

Zirin reporta que después de varias entrevistas con el mánager a lo largo de los años, más allá de sus opiniones a veces encontradas sobre la política interna de Cuba o Venezuela, lo que sí defiende consistentemente es la autodeterminación de esos pueblos, la independencia y atrevimiento ante Estados Unidos de líderes como Castro y Chávez, así como los inmigrantes y los latinos en este país.

Sin embargo, Guillén ahora aprendió que la libertad de expresión es relativa en algunas partes de esta nación.

La crisis del modelo capitalista lleva a la miseria a los pueblos de Europa: El gobierno bolivariano bajo las presiones de la derecha y Estados Unidos

Deja un comentario


viernes 30 de marzo de 2012

Diego Olivera (BARÓMETRO INTERNACIONAL especial para ARGENPRESS.info)

La situación internacional sigue caracterizada por la grave crisis del capitalismo, que afecta a varios países de Europa, entre los mas sacudidos por los planes de la Troika Europea (Francia, Alemania, Inglaterra) han sido Grecia y Portugal, también España e Italia sienten los impactos de una elevada Inflación, ajustes fiscales y altos niveles de desempleo, alcanzando mas de 20 millones de personas en el viejo continente los sin trabajo y sin seguro de paro. Los impactos de estos ajustes neoliberales impulsados por el Fondo Monetario Internacional (FMI), sustentan su estrategia en el salvataje al sistema Financiero y los altos subsidios a los Bancos Internacionales, que particularmente han sido los padres de la denominada burbuja inmobiliaria en Estados Unidos (modelo especulativo con altas tasas impositivas), factor detonante del quiebre de la estabilidad del capitalismo financiero.

Los efectos de estas políticas monetaristas en América Latina en las décadas del 70, 80 90 del siglo XX, llevaron a la quiebra a varios países de este continente como Argentina o Brasil, entre otros, generando altos niveles de desempleo, niveles de pobreza critica, altos índices de inflación y devaluación de monedas, así como dictaduras militares para garantizar los ajustes, los mismos que hoy son aplicados en Europa. Una realidad que confirma, que para el capitalismo son más valiosos sus capitales, bancos y monopolios, que la vida de los seres humanos.
Los efectos de la crisis impulsan una campaña guerrerista de Estados Unidos y la OTAN
Esta nueva realidad mundial se amplia con las campañas guerreristas del imperialismo estadounidense, que ha concebido al mundo como su patio trasero (anteriormente Latinoamérica). Ya no existen fronteras, sus empresas de mercenarios crean las condiciones para crear falsos sectores de oposición. Se aplica de esta manera la denominada Guerra de Cuarta Generación, apoyada en la estrategia del presidente de Estados Unidos Barak Obama, de que cualquier nación que cree una estructura de liberación nacional, conforme una resistencia armada a gobiernos denominados por ellos “antidemocráticos”, puede ser apoyado por Estados Unidos y la OTAN, como ejemplo la invasión a Libia y hoy las agresiones a Siria, también los planes contra Irán.
Es bueno señalar como estos procedimientos y estas estrategias no son nuevas, fueron aplicadas por el modelo colonialista de Inglaterra, en varias guerras en África, Medio Oriente, Asia y América Latina, con las políticas de balcanización, creando falsas barreras entre naciones de esos continentes, bajo la aplicación de gobiernos títeres que negociaban sus países, para beneficiar a sectores económicos privados nacionales y extranjeros. Esta visión imperialista se ha repotenciado en este nuevo siglo XXI, donde Estados Unidos ha logrado imponerse en Europa, incorporando a la OTAN como ejercito de avanzada, ampliado de esta manera sus guerras a escala mundial, para autodefinirse como el gendarme del mundo, bajo el lema “es por la seguridad de los Estados Unidos”.
En el marco de esta estrategia operan contra Venezuela y Latinoamérica
Parte de esa estrategia del gobierno de Obama, esta montada en Venezuela con un plan desestabilizador, donde sectores de la ultraderecha venezolana, han creado planes mediáticos, tales como quemar vertederos de basura para generar descontento. De la misma manera con las campañas del “agua contaminada”, sin ningún diagnostico científico, la clonación de correos de funcionarios y dirigentes bolivarianos, para crear confusión y llamar a la división interna. En este mismo plan esta el ataque despiadado a la salud del presidente Chávez.
El accionar los sectores radicales de la derecha refleja la debilidad del candidato de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), ante las encuestas que dan como seguro triunfador al presidente Chávez con porcentajes que van desde el 55% al 63%, mientras que el candidato opositor, Henrique Capriles, obtendría entre el 22% y el 25% de los votos, con una candidatura que no crece en los sectores populares como en sectores de la clase media, lo cual crea incertidumbre en la oposición y amplia posibles planes antidemocráticos.
Por eso no es descabellado pensar que la derecha y Estados Unidos se van a quedar de brazos cruzados ante el inminente triunfo del mandatario venezolano. Si bien la MUD reconoció el 12 de febrero del 2012 la existencia de democracia en Venezuela, como también elogió al Consejo Nacional Electoral (CNE) por su labor, luego de 10 años de su tesis de gobierno dictatorial y CNE al servicio del mismo, la reciente campaña montada por la oposición de un empate técnico entre ambos candidatos, muestra la inmoralidad de los voceros de la MUD, ya que no existe ninguna encuesta nacional que avale esta aseveración. Solo el armado de encuestas en un laboratorio y con personas adherentes a esta candidatura, es decir un globo publicitario, para un mal comienzo en unas elecciones que siempre han sido democráticas y reconocidas a nivel internacional.

CNN contra Chávez

Deja un comentario


sábado 7 de enero de 2012

Si alguna vez CNN tuvo algo de credibilidad (¿?), ahora no es otra cosa que una fachada de la derecha política más rancia e inculta de América Latina, que se desvela por volver al poder.

Abner Barrera / AUNA-Costa Rica

Como bien han señalado algunos medios alternativos, desde hace varios años -pero últimamente con mayor intensidad y sistemáticamente-, la dictadura mediática comercial al servicio de los intereses de Washington arrecia todas sus fuerzas para derrotar la candidatura de Hugo Chávez en las próximas elecciones presidenciales el 07 de octubre.

En estos días CNN, mientras publicita el circo electoral de los precandidatos republicanos en busca de sus posibles nuevos amos, no cesa con sus reportajes, entrevistas y noticias de atacar a la Revolución Bolivariana. Esta “prestigiosa” empresa de comunicación no ha aprendido en estos dos lustros recientes que, cada vez que apuesta a los candidatos de derecha en Sudamérica, el efecto que produce es contrario: los indecisos terminan votando por los candidatos que no son del agrado del imperio. El poder de manipulación que otrora tenían algunos medios comerciales pareciera que ahora empieza a expirar, y las redes sociales han iniciado una actuación de contracultura a la clase política dominante.

Si alguna vez CNN tuvo algo de credibilidad (¿?), ahora no es otra cosa que una fachada de la derecha política más rancia e inculta de América Latina, que se desvela por volver al poder; se trata de esa clase política compuesta por los peones que el imperio utiliza para recuperar hegemonía en la región. Por eso ha hecho bien Hugo Chávez en plantear que las próximas elecciones en Venezuela son entre él y Obama.

Actualmente en Venezuela hay seis candidatos de la oposición y ninguno de ellos plantea nada importante ni nuevo; el discurso de los seis es el mismo disco rayado que Washington les coloca en la boca para que vociferen, es el panfleto conocido que se puede oír a los candidatos de derecha cada vez que hay elecciones en cualquier país de la región. Lo que pretende la oposición en Venezuela -y eso lo sabe muy bien el pueblo- es recuperar el poder para volver a privilegiar los buenos negocios económicos de los sectores más opulentos. Cada quien a su manera busca impresionar: recurriendo a frasecitas de mercadotecnia, dando predicciones apocalípticas y mostrando algunas de sus cirugías plásticas. También existen los que viajan a Miami a hacer lobby con la mafia contrarrevolucionaria. En esa media docena de candidatos enemigos de la Revolución Bolivariana solo hacen falta dos de los empleados de la Agencia Central de Inteligencia (CIA): Posada Carriles y Carlos Alberto Montaner.

El último gran descubrimiento de los candidatos opositores es que, Hugo Chávez no es eterno y que alguna vez se morirá. Esperaban impacientemente –luego del tratamiento médico al que fue sometido el presidente- la noticia de que su estado de salud le impediría participar en las elecciones. Sin embargo, ahí está Chávez, otra vez inyectado de nuevas fuerzas para continuar el proyecto bolivariano.

Pero el imperio quiere demolerlo de cualquier manera, para eso utiliza a sus publicistas. La nueva “estrella” de CNN, el farandulero Fernando del Rincón hace pocos días entrevistó a Montaner sobre la compra de armas realizada por Venezuela (del Rincón lo llama “mi querido Carlos Alberto Montaner”), le dice: “Hay que pensar en esta adquisición de armamento de Rusia, de China con otros posibles fines… ¿no puede ser un peligro hacia el exterior, países vecinos o qué es lo que ves tú detrás de estos movimientos?” (sic). El agente -devenido en “analista”- responde: “Sí, hay un peligro generalizado…Hugo Chávez ha gastado en los últimos años unos 15 mil millones de dólares en armamentos… la compra masiva de armamentos es una coartada perfecta para la corrupción, cosa que parece que es algo que ocurre con cierta frecuencia.” Los publicistas no dicen que Venezuela –como cualquier otro país- es soberano y tiene derecho a defenderse, ante un imperio que ha dado señales de querer devorárselo. Al agente no le sorprende que el presupuesto militar de los Estados Unidos está “por encima del millón de millones de dólares” y que su gasto militar “supera al de todos los demás países del planeta reunidos, esto se logró en 2008, 2009” (Atilio Borón)

En otra publicidad, Fernando del Rincón entrevistó a Leopoldo López uno de los candidatos de la oposición en Venezuela sobre las reacciones de Hugo Chávez por la reunión que sostuvo López con Álvaro Uribe (experto en violaciones de derechos humanos en Colombia) para solicitarle asesoría en seguridad ciudadana. El publicista le pide su opinión sobre las advertencias de Chávez –de apresarlos- si alguien intenta llevar a cualquier ex asesor de Uribe a Venezuela para colaborar en materia de seguridad. El candidato responde: “Para nadie puede ser un secreto ni estar contra la realidad que en Colombia con una voluntad política clara lograron bajar los índices de homicidio, los índices de secuestro y la violencia en general”. Ni López mismo cree lo que dice. Es de conocimiento internacional que el gobierno de Uribe se caracterizó por el total irrespeto a los derechos humanos y que él mismo ha sido señalado de estar involucrado directamente en casos de espionaje y escuchas ilegales. Y como si esto no fuera suficiente, hace pocos meses se supo que Álvaro Uribe se dedica a dar instrucciones a la oposición venezolana. Ni López ni Uribe van a admitir jamás que lo que pretendían era importar paramilitares colombianos a Venezuela para sumarse a la subversión contra la Revolución Bolivariana.

Como puede verse este es el periodismo que ejerce la empresa CNN: pura publicidad barata y grosera contra la Revolución Bolivariana.

Entradas más antiguas

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 123 seguidores