Exprimir África hasta la última gota: Detrás de cada acaparamiento de tierra hay un acaparamiento de agua

Deja un comentario


martes, 31 de julio de 2012

GRAIN – CEPRID

No se puede cultivar alimentos sin agua. En África, una de cada tres personas sufre de escasez de agua y el cambio climático empeorará la situación. El desarrollo en África de sistemas indígenas de manejo de aguas, altamente sofisticados, podría ayudar a resolver la crisis, pero son estos mismos sistemas los que están siendo destruidos por los acaparamientos de tierra a gran escala, en medio de afirmaciones de que el agua en África es abundante, que está subutilizada y que está lista para ser aprovechada por la agricultura para la exportación. GRAIN examina lo que hay detrás de la fiebre por las tierras en África y revela que hay una lucha mundial por algo que, cada vez más, es considerado una mercancía más preciosa que el oro o el petróleo: el agua.

El río Alwero en la región de Gambela, en Etiopía, proporciona tanto un sustento como una identidad a los pueblos indígenas Anuak, quienes han pescado en sus aguas y cultivado sus riberas y las tierras colindantes durante siglos. Algunos Anuak son pastores, pero la mayoría son agricultores que se trasladan hacia las áreas más secas en la temporada de lluvias antes de retornar a las riberas del río. Este ciclo agrícola estacional ayuda a nutrir y mantener la fertilidad de los suelos.
También ayuda a estructurar la cultura en torno a la repetición de las prácticas de cultivo tradicionales, relacionadas con las lluvias y las crecidas de los ríos, en la medida que cada comunidad se preocupa de su propio territorio y del agua y tierras agrícolas a su interior. Una nueva plantación en Gambela, de propiedad del multimillonario árabe, Mohamed al-Amoudi, es regada con agua que se extrae del rio Alwero. Miles de personas dependen, para su sobrevivencia, del agua del río Alwero y los planes de riego industrial de Al-Moudi podrían acabar con el acceso que tienen a ella. En abril de 2012, la tensión provocada por el proyecto explotó cuando un grupo armado emboscó las instalaciones de la compañía de Al-Moudi, Saudi Star Development Company, dejando cinco personas muertas.
La tensión en el sur oeste de Etiopía ilustra la importancia central que tiene el acceso al agua en la fiebre global que existe por la tierra. Oculta detrás de la disputa actual por la tierra, existe una lucha a nivel mundial por el control sobre el agua. Aquellos que han estado comprando extensas superficies de tierras agrícolas en los años recientes, ya sea que residan en Adís Abeba, Dubai o Londres, entienden que el acceso al agua que ellos obtienen, muchas veces gratis y sin restricciones, puede tener a largo plazo un mayor valor que las tierras mismas.
En años recientes, compañías de Arabia Saudita han estado adquiriendo millones de hectáreas de tierra en el extranjero para producir alimentos para enviar de vuelta a su país. A Arabia Saudita no le falta tierra para producir alimentos. Lo que le hace falta al Reino es agua y sus compañías la buscan en países como Etiopía. Empresas de India como Karuturi Global, con su sede en Bangalore, están haciendo lo mismo. Los acuíferos a lo largo del sub-continente indio han sido vaciados durante décadas de riego no sostenible. Se asegura entonces que la única forma de alimentar a la creciente población de India es mediante el abastecimiento proveniente de la producción de alimentos en el extranjero, donde el agua tiene mayor disponibilidad.
“Lo valioso no es la tierra”, dice Neil Crowder de Chayton Capital, con sede en Reino Unido y que ha estado adquiriendo tierras agrícolas en Zambia. “El real valor está en el agua”.1
Y las compañías como Chayton Capital piensan que África es el mejor lugar para encontrar esa agua.
El mensaje que se repite en las conferencias de inversionistas en tierras agrícolas alrededor del mundo, es que en África el agua es abundante. Se dice que los recursos de agua de África están considerablemente subutilizados y listos para ser explotados por proyectos de cultivos para la exportación.
La realidad es que un tercio de los africanos ya vive en ambientes con escasez de agua y es probable que el cambio climático aumente estos números significativamente. Los acuerdos de cesión de tierra masivos pueden robarle el acceso al agua a millones de personas y se corre el riesgo de agotar los recursos de agua más valiosos del continente. Todos los tratos por tierras en África involucran operaciones de agricultura industrializada a gran escala, que consumirán cantidades masivas de agua. Casi todos ellos están ubicados en las cuencas de los ríos más grandes, con acceso al riego. Ocupan tierras fértiles y frágiles en los humedales o se ubican en áreas más áridas donde pueden extraer agua de los grandes ríos. En algunos casos las fincas tienen acceso a aguas subterráneas a través del bombeo. Estos recursos de agua son vitales para los agricultores, pastores y otras comunidades rurales locales. Muchos ya no tienen un acceso adecuado al agua para su sustento. Si hay algo que aprender del pasado es que estos mega sistemas de riego no sólo pueden poner en riesgo el sustento de millones de personas de comunidades rurales, sino que son una amenaza para las fuentes de agua dulce de toda una región.
Próximo: Cuando el Nilo se seca
Cuando el Nilo se seca
Pocos países en África han recibido más interés extranjero en sus tierras agrícolas que aquellos que son regados por el río Nilo. El río más largo de África, el Nilo es vital especialmente para Egipto, Etiopía, Sudán del Sur, Sudán y Uganda y ya es una fuente importante de tensiones geopolíticas, agravadas por los numerosos proyectos de riego a gran escala en la región. En 1959, Gran Bretaña estableció un trato colonial que dividió los derechos de agua entre Sudán y Egipto. Egipto obtuvo más que Sudán, mientras que otros países fueron excluidos completamente. A Egipto se le asignó tres cuartos del flujo promedio anual y Sudán obtuvo el otro cuarto. Se construyeron sistemas de riego masivo, en ambos países, para cultivar algodón y exportar al Reino Unido. En los años 60, Egipto construyó la poderosa represa de Asuán para regular el flujo del Nilo en Egipto y aumentar las oportunidades de riego. La represa logró sus metas, pero también detuvo el flujo de nutrientes y minerales que fertilizaban el suelo de los agricultores de Egipto, aguas abajo.
En Sudán, los estados del Golfo financiaron un aumento adicional de la infraestructura de riego a lo largo del Nilo entre los años 60 y 70, en un esfuerzo por convertir a Sudán en el “granero del mundo árabe”. Esto no tuvo éxito y actualmente la mitad de la infraestructura de riego de Sudán se encuentra abandonada o subutilizada. Tanto Sudán como Egipto producen sus alimentos a partir de la agricultura de riego, pero ambos enfrentan serios problemas por la degradación y salinización de los suelos, mal drenaje y contaminación inducida por los sistemas de riego. Como resultado de todas estas intervenciones, el Nilo ya no entrega más su escasa agua al Mediterráneo. En su lugar, ahora el agua salada retrocede hacia el delta del Nilo, dañando la producción agrícola.
La cuenca del Nilo, económica, ecológica y políticamente frágil, ahora es el blanco de una nueva oleada de proyectos agrícolas a gran escala. Tres de los principales países de la cuenca – Etiopía, Sudán del Sur y Sudán – en conjunto ya han entregado millones de hectáreas en la cuenca y están poniendo más en oferta. Para poner esta tierra en producción, se necesita que toda sea regada. La primera interrogante que debe ser contestada es si hay suficiente agua para hacer esto. Pero nadie de los involucrados en los negocios de las tierras, ya sean éstos los acaparadores de tierras o aquéllos que ofrecen las tierras para ser acaparadas, parecen haber pensado mucho en esta pregunta. El supuesto es que existe abundante agua y que los recién llegados pueden extraer todo lo que necesiten.
Etiopía es la fuente de alrededor de 80% del agua del Nilo. En su región de Gambela, en la frontera con Sudán del Sur, corporaciones tales como Karaturi Global y Saudi Star ya están construyendo grandes canales de riego que aumentarán enormemente la extracción de agua del Nilo desde Etiopía. Estos son sólo dos de los actores involucrados. Un cálculo sugiere que si toda la tierra que el país ha entregado es puesta en producción y bajo riego, esto multiplicaría el uso de los recursos de agua dulce para la agricultura por un factor de nueve2
Aguas abajo, en Sudán del Sur y Sudán, alrededor de 4,9 millones de hectáreas de tierra han sido entregadas a corporaciones extranjeras desde 2006. Ésta es un área mayor que todos los Países Bajos. Más al norte, Egipto también está entregando tierras e implementando nuevos proyectos de irrigación propios. Queda por ver cuánto de todo esto será realmente puesto en producción y bajo riego, pero es difícil imaginar que el Nilo pueda soportar esta embestida.
Cifras confiables acerca de cuánto riego es realmente posible y sostenible, son difíciles de encontrar. FAO, en varias publicaciones y en su base de datos Aquastat, entrega cifras de “potencial de riego” y riego efectivo por país y cuenca hídrica. La Tabla 1 presenta las cifras para los principales países de la cuenca del Nilo y los compara con la cantidad de tierra que ya ha sido entregada.
Las cifras tienen que tomarse con cautela. Una limitación que presentan las cifras de riego de la FAO es que están basadas en datos entregados por cada país. Los criterios sobre los cuales fueron establecidos varían ampliamente – algunos se basan en la tierra disponible, otros en el agua disponible y otros en los costos económicos. Por otra parte, el “potencial” no toma en cuenta que los países río arriba podrían sobre-utilizar sus recursos hídricos, lo cual afectaría la cantidad de agua que los países aguas abajo recibirían. Y queda por verse si todas las tierras entregadas serán realmente puestas bajo producción y riego a medida que las compañías se retiren, los proyectos colapsen o si la tierra está siendo adquirida sólo con propósitos de especulación.
No obstante, las cifras de FAO dejan en claro que los recientes tratos por tierras superan por mucho la disponibilidad de agua en la cuenca del Nilo. La FAO establece 8 millones de hectáreas como el “valor máximo” total disponible para todo el riego en los diez países de la cuenca del Nilo. Pero los cuatro países indicados en la tabla, por si solos, ya han establecido infraestructuras de riego para 5.4 millones de hectáreas y ahora han entregado 8.6 millones de hectáreas de tierra adicionales. Esto requeriría mucha más agua que la que está disponible en toda la cuenca del Nilo y equivaldría, nada menos, que a un suicidio hidrológico.
La disponibilidad de agua es un asunto altamente estacional para la mayoría de las personas de África. Pero las estaciones secas y húmedas quedan ocultas por los “promedios” y los “potenciales” de las cifras citadas. La mayoría del 80% de las aguas del Nilo que se originan en las tierras altas de Etiopía proviene de las lluvias y fluyen al río entre junio y agosto. Las comunidades locales han adaptado sus sistemas agrícolas y pastoriles para hacer un uso óptimo de las fluctuaciones estacionales. Pero los nuevos terratenientes, provenientes del extranjero, quieren agua todo el año, con varias cosechas al año si es posible. Construirán más canales y represas para hacerlo posible.
También tienden a desarrollar cultivos que necesitan cantidades masivas de agua como la caña de azúcar y el arroz. En total, esto significa que consumirán mucho más de lo que los potenciales y los promedios sugieren, poniendo las cifras de la FAO, citadas más arriba, bajo una perspectiva incluso más alarmante. (Ver cuadro 1: Extracción de agua: El tipo agricultura equivocado y cuadro 2: La meurte del Mar de Aral)
Próximo: El Níger, otra fuente de vida en riesgo
Tabla 1: La cuenca del Nilo:
Riego, potencial de riego y tierra cedida – cantidades en número de hectáreas
País Potencial de Riego Ya regado Tierras entregadas desde 2006 superávit/ déficit Comentarios
Etiopía 1 millón 312 mil 500 84 mil 640 3 millones 600 mil -2 millones 372 mil 140 El potencial de riego se refiere aquí al “potencial económico” de la cuenca del Nilo en Etiopía, lo cual no toma en cuenta la disponibilidad de agua. De acuerdo a la FAO el total de Etiopía tiene un potencial de riego de 2.7 millones de hectáreas tomando en cuenta los recursos de agua y tierra. La gran mayoría de las tierras entregadas está en la cuenca del Nilo.
Sudán y Sudán del Sur 2 millones 784 mil 1 millón 863 mil 4 millones 900 mil -3 millones 979 mil Virtualmente toda el agua es del Nilo. Aquastat de FAO señala que en el año 2000, el total del área equipada para riego era de 1 millón 863 mil hectáreas, pero sólo alrededor de 800 mil hectáreas, o 43 % del área total, está realmente regada debido al deterioro de la infraestructura de riego y drenaje.
Egipto 4 millones 420 mil 3 millones 422 mil 178 140 mil 857 mil 822 Aquastat de la FAO señala que existen planes en marcha para el riego adicional de 150 mil hectáreas en Sinai, como parte del proyecto de Al-Salam y 228 mil hectáreas en el alto Egipto en Thoshky, entre otros. Esto llevaría al país rápidamente a copar su potencial de riego – o a sobrepasarlo.
Total para los cuatro países 8 millones 516 mil 500 5 millones 398 mil 818 8 millones 640 mil -5 millones 493 mil 318 La FAO, comentando sus propias cifras, señala que las cifras del potencial de riego deben ser consideradas con prudencia y son, probablemente, mucho más bajas. Establece el potencial de riego total de todos los países en alrededor de 8 millones de hectáreas, pero “incluso estos 8 millones de hectáreas son una estimación muy optimista y debe ser considerado como un valor máximo”.
Fuente: Cifras de riego de Aquastat de FAO y FAO: “Potencial de Riego en África: un enfoque de cuenca” Las cifras sobre entregas de tierra son del conjunto de datos de GRAIN sobre acaparamiento de tierra 2012, y otras fuentes.
El Níger, otra fuente de vida en riesgo
Otra parte de África que es blanco de los agronegocios, son las tierras a lo largo del Río Níger. El Níger es el río más grande de África Occidental y el tercero más grande en toda África, superado sólo por el Nilo y el Congo. Millones de personas cuentan con este río para la agricultura, la pesca, el comercio y como fuente principal de agua. Mali, República del Níger y Nigeria son los países más dependientes del río, pero otros siete países en la cuenca del Níger comparten sus aguas. El río es extremadamente frágil y ha sufrido bajo la presión de las represas construidas por el hombre, el riego y la contaminación. Expertos hídricos estiman que el volumen del Níger se ha reducido en un tercio durante las últimas tres décadas solamente. Otros indican que el río podría perder otro tercio de su flujo a consecuencia del cambio climático. 3
En Mali, el río se expande por un amplio delta, tierra adentro, el cual constituye la principal zona agrícola de Mali y uno de los humedales más importantes de la región. Es aquí donde “Office du Niger” está ubicado y donde muchos de los proyectos de acaparamiento de tierras se concentran. Office du Niger contiene más de 70 mil hectáreas regadas, principalmente para la producción de arroz. Es el sistema de riego más grande de África Occidental, y usa una parte sustancial de toda el agua del río, especialmente durante la estación seca.
Malibya, una subsidiaria del fondo de capital soberano libio, obtuvo una concesión a 50 años renovable que cubre 100 mil hectáreas en Office du Niger. El gobierno de Mali entregó la tierra gratuitamente, con acceso ilimitado al agua, por una pequeña cuota por uso. En el año 2009, Malibya había terminado un canal de riego de 40 km, el cual parte en la misma fuente que alimenta todos los campos de arroz de los pequeños agricultores en Office du Niger. Estos pequeños canales de riego, los cuales son usados para regar los huertos de los grupos de mujeres agricultoras, fueron cerrados cuando se construyó el canal de Malibya.4 Aunque el proyecto fue suspendido cuando el régimen de Khadafi colapsó en el año 2011, los representantes del nuevo gobierno de Libya estuvieron en Mali en enero de 2012, para asegurar a las autoridades de Mali de que ellos mantendrían las “buenas” inversiones en el país.5
En 1990, FAO estimó que el potencial de riego de Mali proveniente del Níger en un poco más de medio millón de hectáreas.6 Pero ahora, debido a la mayor escasez de agua, expertos independientes concluyeron que la totalidad de Mali tiene capacidad para regar solamente 250 mil hectáreas.7 El gobierno de Mali ya ha cedido 470 mil hectáreas a compañías extranjeras de Libya, China, Reino Unido, Arabia Saudita y otros países en los últimos años, virtualmente todas en la cuenca del Níger. En el año 2009, anunció que aumentaría aún más el área de tierras regadas en el país, en la alucinante cantidad de uno a dos millones de hectáreas.
Un estudio de Wetlands International calcula que, con los efectos del cambio climático y los proyectos de infraestructura planificados, más del 70% de las planicies de inundación del delta interior del Níger se perderán, con un impacto dramático sobre la capacidad de Mali para alimentar a su población.8 Los que sufrirán más son los más de un millón de agricultores y pastores locales que ahora dependen del río Níger y de su delta interior para sus cultivos y rebaños.
¿Hidro-colonialismo?
Las cuencas del Nilo y el Níger son sólo dos ejemplos de la masiva entrega de tierras y derechos de agua. Las áreas donde se concentra el acaparamiento de tierras coinciden estrechamente con los sistemas de ríos y lagos más grandes del continente y, en la mayoría de estas áreas, el riego es un prerrequisito para la producción comercial.
El gobierno etíope está construyendo una represa en el río Omo para generar electricidad y regar una gigantesca plantación de caña de azúcar; un proyecto que amenaza a los cientos de miles de personas nativas de la región que dependen del río, aguas abajo. También amenaza vaciar el lago de desierto más grande del mundo, el Lago Turkana, alimentado por el río Omo. En Mozambique el gobierno aprobó una plantación de 30 mil hectáreas a lo largo del río Limpopo, la cual habría afectado directamente a los campesinos y pastores que ahora dependen del agua. El proyecto fue cancelado porque los inversionistas no se presentaron, pero el gobierno está buscando a otros que se hagan cargo. En Kenya, una tremenda controversia ha surgido por los planes del gobierno de repartir inmensas áreas de tierra en el delta de Río Tana con desastrosas consecuencias para las comunidades locales que dependen del agua del delta. La ya degradada cuenca del río Senegal y su delta han sido objeto de entregas de cientos de miles de hectáreas de tierras, poniendo al agronegocio en directa competencia por el agua con los agricultores locales. La lista sigue y crece día a día. La Tabla 2 muestra una selección de los casos más importantes.
Peter Brabeck-Letmathe, el Presidente de Nestlé, señala que estos negocios son más por el agua que por la tierra: “Con la tierra viene el derecho de extraer el agua ligada a ella; en muchos países, es esencialmente una ganga que en forma creciente puede llegar a ser la parte más valiosa del negocio.”9 Nestlé es un líder del mercado de agua embotellada, incluyendo Pure Life, Perrier, S. Pellegrino y una docena de otras. Ha sido acusado de extracción ilegal y destructiva de agua suberránea y de hacer miles de millones de dólares de ganancia con aguas a bajo costo, mientras que los costos ambientales y sociales han recaído sobre las comunidades.10
En un futuro no muy distante, el agua se convertirá en “la más importante clase de activos físicos basados en materias primas, minimizando al petróleo, cobre, materias primas agrícolas y metales preciosos.” señala el economista jefe de Citigroup, Willem Buiter. No sorprende entonces que muchas corporaciones se apresuren tanto en firmar acuerdos por tierras que les entregan un amplio control sobre el agua de África. Especialmente cuando los gobiernos africanos están, básicamente, regalándola. Las corporaciones entienden lo que está en juego. Hay “baldes de dinero” para recoger gracias al agua, sólo si puede ser controlada y convertida en una mercancía. (Ver recuadro Agua Virtual y ¿Acaparando créditos de carbono?)
El secreto tras el que se esconden las negociaciones por las tierras hace difícil conocer exactamente qué se está entregando a las compañías extranjeras. Pero a partir de aquellos contratos que se han filtrado o hecho públicos, es posible ver que los contratos tienden a no contener, en lo absoluto, mención específica alguna de los derechos de agua, dejando a las compañías en libertad de construir represas y canales de riego a su discreción, a veces con una vaga referencia a “respetar las leyes y regulaciones sobre el agua”11 Éste es el caso en los acuerdos firmados entre el gobierno de Etiopía y tanto Kuruturi como Saudi Star en Gambela, por ejemplo. En algunos contratos, una cuota mínima a pagar es acordada por el uso del agua, pero sin ninguna limitación sobre la cantidad de agua que puede ser extraída. Solamente en raros casos hay mínimas restricciones impuestas durante la temporada seca, cuando el acceso al agua es muy crítico para las comunidades locales. Pero aún en instancias donde los gobiernos pueden tener la voluntad política y capacidad para negociar condiciones para proteger a las comunidades locales y al ambiente, esto se hace cada vez más difícil debido a los tratados internacionales sobre comercio e inversiones, que otorgan a los inversionistas extranjeros poderosos derechos en este respecto.12
Alto al acaparamiento del agua
Si no se pone un alto total al acaparamiento de la tierra y el agua, millones de africanos perderán su acceso a las fuentes de agua de las cuales depende su sustento y sus vidas. Pueden ser desalojados de las áreas en donde se realizan las concesiones de tierra y agua o su acceso a las fuentes tradicionales de agua puede ser bloqueado por rejas, canales y diques recién construidos. Esto ya está pasando en Gambela, en Etiopía, donde el gobierno está desalojando, a la fuerza, a miles de personas desde sus territorios ancestrales para hacer lugar a la agricultura de exportación. Para el 2013, el gobierno desea desalojar a 1,5 millones de personas de sus territorios en todo Etiopía.13A medida que las excavadoras se muevan hacia las tierras recientemente adquiridas, esto se convertirá en una característica cada vez más común de las áreas rurales de África, generando más tensiones y conflictos sobre los escasos recursos de agua.
Pero el impacto llegará mucho más allá de las comunidades inmediatamente afectadas. La reciente oleada de acaparamientos de tierra es nada menos que un desastre ambiental en construcción. Simplemente no hay suficiente agua en los ríos ni en las napas de agua de África para regar todas las tierras recientemente adquiridas. Si se ponen en producción, estas plantaciones del siglo 21 rápidamente destruirán, vaciarán y contaminarán las fuentes de agua en todo el continente. Tales modelos de producción agrícola han generado enormes problemas de degradación de suelos, salinización y problemas de drenaje en donde sea que hayan sido aplicadas. India y China, dos brillantes ejemplos a los cuales África está siendo empujada a imitar, están ahora en una crisis de agua como resultado de sus prácticas originadas por la Revolución Verde. Más de 200 millones de personas en India y 100 millones en China dependen de los alimentos producidos mediante bombeo excesivo de agua14. Temiendo el agotamiento de las fuentes de agua o tal vez el agotamiento de las ganancias, compañías de ambos países están mirando al África para la producción futura de alimentos.
África no está en condiciones para soportar tal imposición. Más de un tercio de los africanos vive con escasez de agua, y los suministros de alimentos del continente están sujetos a sufrir más que otros debido al cambio climático. Construir sobre la base de los sistemas indígenas de manejo de agua altamente sofisticados presentes en Africa, podría ayudar a resolver esta creciente crisis, pero estos son los mismos sistemas que están siendo destruidos por el acaparamiento de tierras. Los defensores de los acuerdos de cesión de tierras y de los mega sistemas de riego argumentan que estas grandes inversiones deben ser bienvenidas como una oportunidad para combatir el hambre y la pobreza en el continente. Pero utilizar excavadoras para darle lugar a los cultivos de exportación que requieren uso intensivo de agua no es y no puede ser una solución al hambre y la pobreza. Si la meta es aumentar la producción de alimentos, entonces hay amplia evidencia de que esto puede ser logrado en forma mucho más efectiva, construyéndola sobre los sistemas tradicionales de manejo de aguas y de conservación de suelos de las comunidades locales.15 Sus derechos colectivos y tradicionales sobre la tierra y las fuentes de agua deben ser fortalecidos y no pisoteados.
Pero no se trata de combatir el hambre y la pobreza. Esto es un robo a gran escala de los mismos recursos – tierra y agua – que las personas y comunidades de África deben poder administrar y controlar para enfrentar los inmensos desafíos que tienen por delante en este siglo.
Más antecedentes:
Fred Pearce, The Landgrabbers: The new fight over who owns the Earth, Eden Project, 2012.
Fred Pearce, When the rivers run dry: What happens when our water runs out? Eden Project, 2006
Water Alternatives, Junio 2012: Número especial: Water grabbing? Focus on the (re)appropriation of finite water resources Transnational Institute (TNI), Marzo 2012. The global water grab: A primer
http://www.farmlandgrab.org Noticias e información sobre acaparamientos de tierra a gran escala. Actualizado diariamente. Mantenido por GRAIN como un proyecto para compartir investigaciones y monitoreo, abierto a sus contribuciones y participación.
Cuadro 1: Extracción de agua: El tipo agricultura equivocado
Si la historia tiene algo que enseñarnos, es que la agricultura industrial que los acaparadores de tierra están ahora promoviendo a través de África y el resto del mundo simplemente no es sostenible. En Pakistán, el Imperio Británico desarrolló el área bajo riego más grande del mundo para producir materia prima para las fábricas de algodón en Inglaterra. Después de la independencia, el nuevo gobierno, respaldado por generosos financiamientos del Banco Mundial, expandió aún más los sistemas de represas y canales en el poderoso río Indus, a un nivel tal que el río en la actualidad riega el 90% de todos los cultivos en el país. Aparte de convertir al país en uno de los mayores exportadores de algodón del mundo, los gigantescos sistemas de riego también permitieron expandir los cultivos de trigo y arroz usando variedades vegetales y tecnologías originadas por la Revolución Verde de los años 60. Pero hubo un precio que pagar. El Indus transporta 22 millones de toneladas de sal cada año, pero descarga sólo 11 millones de toneladas en su salida al Mar Arábigo. El resto, casi una tonelada por año por hectárea regada, permanece en los campos de los agricultores, formando una costra blanca que mata a los cultivos. Hasta ahora, un décimo de los campos de Pakistán ya no pueden ser usados para la agricultura, un quinto están gravemente anegados y un cuarto son de baja productividad. Más aún, la extracción de agua es tan intensa que hace muchos años que el Indus no alcanza a fluir hasta el mar.
Al otro lado de la frontera con India, la situación es, posiblemente, aún más dramática. Las aguas que regaron la Revolución Verde en India se bombearon desde pozos profundos. Las nuevas variedades y cultivos que reemplazaron a los sistemas nativos de cultivo llevaron el consumo de agua subterránea del país a niveles peligrosos y totalmente insostenibles. Estimaciones recientes indican que la extracción anual para el riego llega a 250 kilómetros cúbicos por año, alrededor de 100 kilómetros cúbicos más que lo que es restituido por las lluvias. Como resultado, las reservas de agua subterránea de India se están agotando, forzando a los agricultores a perforar aún más profundo cada año. En conjunto, un cuarto de los cultivos de la India se desarrollan usando agua subterránea que no es restituida.
Campos de trigo en el desierto saudita. En enero de 2008, Arabia Saudita decidió reducir su producción de trigo en 12,5% al año, abandonando un antiguo programa a 30 años para producir por cuenta propia, habiendo alcanzado el autoabastecimiento al costo de vaciar las escasas fuentes de agua del desierto del reino. Arabia Saudita consume alrededor de 2,7 millones de toneladas de trigo al año. Foto: Planète à vendre (Planeta en Venta).
La situación no es mucho mejor en Estados Unidos. Las plantaciones de maíz y de soja que dominan el medio oeste del país han causado que el nivel de la napa de agua caiga sustancialmente. California, con sus plantaciones interminables de árboles frutales, bombea 15% más agua que la que reponen las lluvias. Pero tal vez la situación en ninguna parte es más dramática que en el Medio Oriente. Arabia Saudita no tiene lluvias o ríos de los cuales hablar, pero posee vastos acuíferos de”agua fósil” bajo el desierto. Durante los años 80, el gobierno Saudí invirtió 40 mil millones de dólares de sus ganancias del petróleo para bombear esta valiosa agua y regar un millón de hectáreas de trigo. Más tarde, en los años 90, con el fin de alimentar a la industria ganadera que brotó por todo el desierto, muchos agricultores se cambiaron a la alfalfa, un cultivo que necesita aún más agua. Estaba claro que el milagro no podía durar; los acuíferos pronto colapsaron y el gobierno, en su lugar, decidió externalizar su producción de alimentos hacia África y otras partes del mundo. Alrededor de un 60% del agua fósil del país fue malgastada en el proceso. Se fue y se perdió para siempre.16
Cuadro 2: La muerte del Mar de Aral
El que fuera el cuarto lago más grane del mundo, el Mar de Aral, a lo largo de las fronteras de Kazajstán y Ubequiztán, en Asia Central, se ha reducido a una fracción de lo que era su tamaño anterior debido al mal manejo de los recursos de agua, incluyendo el desvío a gran escala de los ríos para regar cultivos de exportación. Las consecuencias incluyen serios problemas ecológicos, económicos y de salud.
Desde los años 60, el Mar de Aral en Asia Central, ubicado en lo que es ahora Kazajstán y Ubequiztán, ha sido despojado de más agua de la necesaria para mantener su nivel de agua. Solía ser uno de los cuatro lagos más grandes del mundo. El agua dulce que alguna vez reabastecía este mar es usada por los países vecinos para producir cultivos de exportación, principalmente algodón. Grandes cantidades de agua que provenían de los dos principales ríos que alimentaban el Mar de Aral, han sido desviadas hacia el desierto con el fin de regar alrededor de 2,5 millones de hectáreas de tierra. En los años 60, el Mar de Aral recibía alrededor de 50 millones de kilómetros cúbicos de agua dulce por año. A comienzos de los años 80 no recibía nada. En los años 90 la superficie del área del Mar de Aral ya se había redujo a la mitad y su volumen había caído un 75 por ciento. Su salinidad se cuadruplicó, impidiendo la sobrevivencia de la mayoría de los peces y la vida silvestre del lugar. El desecamiento del Mar de Aral ha llevado a la pérdida de la pesca, la contaminación del agua y del suelo y la presencia de niveles peligrosos de contaminación por sedimentos en el aire (partículas cargadas de sal y de pesticidas). Además, el nivel de la napa de agua subterránea regional ha caído y muchos oasis cerca de la costa del Mar de Aral han sido destruidos.
Hacia 1990, más del 95% de los pantanos y los humedales en la región habían dado paso a la arena de los desiertos. Los habitantes de las comunidades adyacentes enfrentaron graves problemas de salud. La tasa de mortalidad infantil es una de las más altas del mundo.17
Cuadro 3: Agua Virtual
La agricultura es el uso más importante del agua dulce en el mundo. En muchos países la producción de alimentos y otras materias primas agrícolas representa el 80% del uso del agua dulce. Los expertos le han puesto el nombre de “agua virtual”: la cantidad de agua que está embebida en los alimentos u otros productos necesarios para su producción. Las cantidades son inmensas. Por ejemplo, para producir un kilo de trigo necesitamos alrededor de mil litros. Para la carne, necesitamos alrededor de 5 a 10 veces más. Para producir suficientes granos de café para una taza de café se requieren 140 litros de agua. La cantidad de agua necesaria para producir el algodón necesario para un solo par de jeans, es una enormidad de 5 mil 400 litros.18 Así, el comercio en mercaderías agrícolas equivale al comercio en agua virtual. Los economistas neo liberales argumentan que el comercio internacional de mercancías agrícolas es la manera más eficiente de ahorrar agua, ya que los cultivos pueden crecer en los lugares donde los requerimientos de agua sean menores, es decir, en países donde no se necesita riego, porque llueve mucho. Pero la realidad del comercio del agua virtual es claramente diferente. Europa, un continente no notoriamente seco, es uno de los principales importadores de agua virtual en el mundo, a menudo, de lugares donde se experimentan sequías o escasez de agua. Se estima que para el Reino Unido, los dos tercios de toda el agua que necesita su población vienen embebida en los alimentos importados. El resultado es que, cuando la gente compra flores de Kenya, carne de Botswana o fruta o verduras de lugares de Asia y América Latina, pueden estar agravando las sequías y socavando el esfuerzo de los países por cultivar alimentos por si mismos.19 “Observamos las tierras agrícolas y dijimos: Para nosotros, esta es, probablemente, la forma más eficiente de obtener una exposición al agua. Cuando realmente se analiza la compra de una finca, a fin de cuentas es una jugada por el agua” J. Minaya, Director general Global Private Markets de TIAA-CREF en la conferencia sobre la tierra del Banco Mundial, 2011.20
Cuadro 4: Acaparando creditos de carbono
Herakles Farm planea cortar y reemplazar 800 kilómetros cuadrados de bosque lluvioso y tierras agrícolas con monocultivo de árboles para establecer una plantación de palma aceitera en los territorios de los pueblos de Oroko, Bakossi y Alto Bayang en las divisiones de Ndian, Koupé-Manengouba y Manyu en Camerún con grandes impactos sobre aproximadamente 52 mil personas indígenas en 88 aldeas. Fuente: Cultural Survival Foto: Save Wildlife
El grupo agro industrial Herakles American Farms accedió a más de 73 mil hectáreas de tierras agrícolas en el Sur Oeste de Camerún para producir palma aceitera.21 De acuerdo a una ONG local, Center for Environment and Development (CED), la compañía obtiene gratuitamente el derecho de uso de cantidades ilimitadas de agua en su concesión de tierras. Pero Herkles también obtiene algo más con este negocio: el derecho a beneficiarse de los bonos de carbono que la compañía pueda obtener con su plantación de palma aceitera, con el gobierno comprometiéndose a proporcionar prontamente “todos los certificados, concesiones, autorizaciones y otros apoyos”. Camerún no tiene aún una ley que regule su mercado de carbono, pero su gobierno ya cede los derechos a beneficios provenientes del creciente comercio internacional del carbono. CED pregunta acertadamente: “¿Por qué entregar el derecho a explotar la tierra y los derechos por carbono a una empresa, a tan bajo precio, cuando el estado podría ganar más, sin ninguna inversión especial y transformar el área en un proyecto REDD?”22
El creciente mercado del comercio del carbono y su mecanismo relacionado REDD (Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación de Bosques) perfectamente podrían hacer que la tierra sea más atractiva como un activo para los inversionistas extranjeros. Las Naciones Unidas toma en cuenta a las plantaciones de árboles y bosques y, por lo tanto, la palma aceitera y otras plantaciones podrían beneficiarse de los créditos de carbono. REDD y el mercado de comercio de carbono han sido objeto de duras críticas por tener un efecto contrario a lo que se entiende que fue creado: agravar en vez de disminuir la crisis climática. También, entregan un incentivo más a los fondos de agronegocios y de inversiones para apoderarse de la tierra y los recursos de agua en todo el mundo.
Tabla 2: Algunos acuerdos de cesión de tierras en África y sus repercusiones sobre el agua
Resumen del acuerdo Implicaciones sobre el agua Mozambique, Río Limpopo 30 mil hectáreas cercanas a la represa de Massingir entregadas a Procana para producción de caña de azúcar. El proyecto fue suspendido y el gobierno ahora está buscando nuevos inversionistas. Un estudio pone el total de los nuevos planes de riego debido a las diversas adquisiciones de tierra en 73 mil hectáreas. Un estudio concluyó que el Río Limpopo no lleva suficiente agua para todo el riego planificado y que sólo alrededor de 40 mil hectáreas adicionales pueden ser puestas bajo riego, lo cual es el 60% de los desarrollos previstos. Un uso adicional de agua, ciertamente impactaría a los usuarios aguas abajo y crearía tensiones [23] Tanzania, Río Wami A Ecoenergy se le ha otorgado una concesión de 20 mil hectáreas para desarrollar caña de azúcar. La compañía asegura que el tamaño del proyecto ha sido reducido ahora a 8 mil hectáreas. La Evaluación de Impacto Ambiental (EIA) para el proyecto, reveló que la cantidad de agua que Econenergy requería extraer del Río Wami para riego durante la temporada seca era excesiva y reduciría el flujo del río. El EIA también predice un aumento de los conflictos locales relacionados tanto con el agua como con la tierra [24] Kenya, Ciénaga de Yala (Lago Victoria) Dominion Farms (EUA) estableció su primera finca en un predio de 7 mil hectáreas en el área de la Ciénaga de Yala en Kenya, área que le fue entregada por 25 años. Las comunidades locales que viven en el área acusan estar siendo desplazadas sin compensación, estar perdiendo el acceso al agua y a los pastos para su ganado, estar perdiendo el acceso al agua potable y recibiendo la contaminación proveniente de las fumigaciones aéreas de fertilizantes y agroquímicos. Continúan luchando para recuperar sus tierras y para que Dominion se vaya. [25] Etiopía/Kenya, Río Omo y Lago Turkana El gobierno de Etiopía está construyendo una enorme represa en el río Omo para producir electricidad y regar 350 mil hectáreas de agricultura comercial, incluyendo 245 mil hectáreas para una gigantesca plantación estatal de caña de azúcar. Conocida como “Gibe III”, la represa ha provocado una tremenda oposición internacional debido al daño ambiental que causará y al impacto que tendrá sobre los pueblos indígenas que dependen del río. Descendiendo desde la planicie central de Etiopía, el Río Omo sigue un curso de meandros a través de Etiopía suroccidental antes de vaciarse en el Lago Turkana de Kenya, el lago de desierto más grande del mundo. El Río Omo y el Lago Turkana son esenciales para la vida de más de medio millón de agricultores, pastores y pescadores originarios de la región. La represa Gibe III ahora amenaza su sustento y formas de vida. La construcción de la represa comenzó en 2006. Estudios sugieren que regar 150 mil hectáreas bajaría el nivel del Lago Turkana en 8 metros en 2024 y si se riegan 300 mil hectáreas, el nivel del lago disminuirá en 17 metros, amenazando el propio futuro del lago que tiene una profundidad promedio de solamente 30 metros. [26] Etiopía, Río Nilo[27] Múltiples inversionistas extranjeros, incluyendo los siguientes, en la región de Gambela:
• Karuturi Global Ltd de India, que obtuvo una concesión de 50 años renovable por 100 mil hectáreas con una opción por otras 200 mil hectáreas.
• Saudi Star de Arabia Saudita obtuvo 140 mil hectáreas y está tratando de obtener más.
• Ruchi Group de India firmó un contrato por 25 años por 25 mil hectáreas en la misma área. Etiopía ha entregado alrededor de 3.6 millones de hectáreas. La gran mayoría de éstas están en la cuenca del Nilo, incluyendo la región de Gambela. La FAO ubica el potencial de riego de la cuenta del Nilo en Etiopía en 1.3 millones de hectáreas. De este modo, si toda la tierra ofrecida es puesta en producción y bajo riego, las plantaciones extraerán más agua que la que el Nilo puede conducir. Los primeros que perderán serán las comunidades locales. El gobierno ha iniciado un “programa de reasentamiento en aldeas” en el cual se reubicarán, a la fuerza, 70 mil personas originarias de la región de Gambella occidental. Las nuevas aldeas carecen de fuentes de alimentación, de tierras agrícolas, de acceso a la salud y de instalaciones educacionales adecuadas. Sudán y Sudán del Sur, Río Nilo Múltiples inversionistas, incluyendo Citadel Capital (Egipto) Pinosso Group (Brazil), ZTE (China), Hassad Food (Qatar), Foras (Arabia Saudita), Pharos (EAU) y otros. El total de los negocios en tierras documentado por GRAIN alcanza a 3.5 millones de hectáreas en Sudán y 1.4 millones de hectáreas en Sudán del Sur. En conjunto Sudán y Sudán del Sur tienen alrededor de 1.8 millones de hectáreas bajo riego, extrayendo virtualmente todo desde el Nilo. La FAO calcula que, en conjunto, Sudán y Sudán del Sur tienen un potencial de riego de 2.8 millones de hectáreas. Pero GRAIN identificó 4.9 millones de hectáreas que han sido cedidas a inversionistas extranjeros en los dos países desde 2006. Por supuesto, considerando la reciente situación de tensión política, queda por verse si esta tierra será puesta en producción. Pero si incluso sólo una parte de ésta lo es, claramente no hay suficiente agua en el Nilo para regarla toda.
Egipto, Río Nilo GRAIN documentó la adquisición de alrededor de 140 mil hectáreas de tierras agrícolas por agronegocios sauditas y de los Emiratos Árabe Unidos (EAU) en Egipto para producir alimentos y forraje para exportación por Al Rajhi y Jenat (Arabia Saudita), Al Dahra (EAU) y otros. Egipto es totalmente dependiente del agua del Nilo para su producción de alimentos. Actualmente el país tiene alrededor de 3.4 millones de hectáreas bajo riego y la FAO calcula que tiene un potencial de riego para 4.4 millones de ha. Aún tiene que importar mucho de sus alimentos. El país está continuamente expandiendo su área agrícola, incluyendo el proyecto Toshka para transformar 234 mil hectáreas del desierto del Sahara en tierra agrícola en el su y el Canal Al Salam para regar 170 mil hectáreas en el Sinaí. A pesar de la preocupación sobre la necesidad de agua para alimentar a su propia población, el gobierno egipcio ha firmado acuerdos para entregar al menos 140 mil hectáreas a las empresas de agronegocios de los estados del Golfo para producir alimento y forraje para exportar. Es difícil ver cómo esto puede ser compatible con la alimentación de su propia población.
Kenia, Delta delRío Tana El gobierno ha entregado derechos de tenencia y propiedad de 40 mil hectáreas de tierra del Delta de Tana a TARDA (Tana River Developmente Authority) la que acordó una iniciativa conjunta con la compañía Mumias Sugar para establecer plantaciones de caña de azúcar. Una segunda empresa azucarera, Mat International, está en proceso de adquirir 30 mil hectáreas de tierra en el Delta del Tana y otras 90 mil hectáreas en distritos adyacentes. La compañía no ha realizado ningún estudio de impacto ambiental ni social. Bedford Biofuels Inc, de Canadá, está buscando un acuerdo de cesión por 45 años por 65 mil hectáreas de tierra en el Distrito del Río Tana para transformarlas en fincas de biodesiel, cultivando principalmente jatropha. El Tana es el río más grande de Kenia. Su delta cubre un área de 130 mil hectáreas y está entre los humedales más valiosos de África. Es el territorio de dos tribus dominantes, los pastores Oma y los agricultores Pokomo. De acuerdo a un estudio, más de 25 mil personas que viven en 30 aldeas están en riesgo de ser erradicadas de sus tierras ancestrales que ahora han sido dadas a TARDA. El impacto de estos proyectos agrícolas intensivos son numerosos y producen problemas tanto ambientales como sociales. Incluso la Evaluación de Impacto Ambiental de Mumias se pregunta si la extracción de agua de riego propuesta desde el Río Tana puede ser mantenida durante los meses secos y los períodos de sequía. Un flujo reducido podría dañar los ecosistemas aguas abajo, disminuir el agua disponible para el ganado y la vida silvestre y provocar un aumento de los conflictos, tanto inter tribales como entre los humanos y la vida silvestre [28]
Mali, Delta Interior del Níger[29] GRAIN ha documentado la adquisición de 470 mil hectáreas de tierra agrícola en Mali por parte de diferentes corporaciones de todo el mundo. Estas incluyen Foras (A. Saudita); Malibya (Libia); Lonrho (Reino Unido), MCC (EUA), Farmlands of Guinea (Reino Unido), CLETC (China) y varias otras. Virtualmente todas estas están en “Office du Niger” ubicado en el Delta Interior del Níger, un inmenso delta que constituye la principal área agrícola de Mali. La FAO ubica el potencial de riego de Mali proveniente del Níger en alrededor de medio millón de hectáreas. Pero debido al aumento de la escasez de agua, expertos independientes concluyen que Mali tiene la capacidad hídrica para regar solamente 250 mil hectáreas. El gobierno ya ha cedido derechos por 470 mil hectáreas en el delta – todas para ser regadas. Y ha anunciado que 1 a 2 millones de hectáreas adicionales están disponibles. Un estudio de Wetlands International calcula que el efecto combinado del cambio climático y todos los proyectos planificados para infraestructura de agua resultarán en la pérdida de más del 70% de las tierras de inundación del delta. Senegal, cuenca del Río Senegal GRAIN ha documentado la adquisición de 375 mil hectáreas de tierras agrícolas por parte de inversionistas de China (Datong Trading), Nigeria (Dangete Industries), Arabia Saudita (Foras), Francia (SCL) e India. Muchos de los acuerdos sobre tierras se ubican en la cuenca del río Senegal la cual es la principal área productora de arroz bajo riego en el país. Alrededor de 120 mil hectáreas en el área son adecuadas para la producción de arroz bajo riego y cerca de la mitad de éstas están siendo cultivadas bajo riego actualmente. FAO calcula que el río tiene un potencial de riego total de 240 mil hectáreas. Unesco informa que los ecosistemas de las planicies de inundación del río Senegal están en condiciones delicadas debido a la construcción de represas: “En menos de diez años, la degradación de estos ambientes y las consecuencias sobre la salud de la población local han sido dramáticas.” Sacar más agua del río para producir cultivos de exportación empeorará una situación que ya es mala. [30] Camerún El grupo agro-industrial Herakles American Farms obtuvo más de 73 mil hectáreas de tierras agrícolas en el sur-oeste de Camerún para producir palma aceitera. De acuerdo a las ONGs locales, el contrato da a las compañías “el derecho a uso del agua, en cantidades ilimitadas en la tierra concedida”. Concluyen que desde un punto de vista contractual la compañía tiene claramente la prioridad sobre las comunidades locales cuando acceden al agua y temen que el impacto ambiental y socio económico será severo. En 2011, la juventud local salió a las calles para bloquear las excavadoras en protesta. El alcalde de Toko, quien está en el área afectada por los acuerdo de cesión de tierras, puso la atención en el impacto sobre las principales cuencas hidrográficas del país. “Esta particular área es una de las más importantes cuencas hidrográficas de Camerún. No necesitamos las fincas SG SOC o Herackles en nuestra área.” [31]
Referencias
1. Neil Crowder, CEO Chayton Africa, Zambia Investment Forum, 2011, http://vimeo.com/38060966
2. Oakland Institute, diciembre 2011, “Landgrabs leave Africa thirsty” (El acaparamiento de tierras deja a África sedienta”).
3. Fred Pearce, “When the rivers runs dry” (Cuando los ríos se secan) Eden Project, 2006. P. 146
4. Oakland Institute and Polaris Institute, Dic. 2011: Land Grabs Leave Africa Thirsty (El Acaparamiento de tierra déjà un África sedienta)
5. GRAIN, conjunto de datos sobre acaparamiento de tierras del 2012.
6. FAO 1997 “Irrigation potential in Africa: A basin approach” (Riego potencial en África: Un enfoque de cuenca)
7. Citado en SIWI, 2012, “Land acquisitions: How will they impact transboundary waters?” (Adquisiciones de tierra: ¿cómo impactarán en el agua transfronteriza.
8. Wetlands International. L. Zwarts 2010. “Will the inner Niger Delta shrivel up due to climate change and water use upstream?” (¿Se secará el delta interior del Nïger debido al cambio climático y el uso de agua río arriba?)
9. Política Externa, 15 de abril de 2009. La siguiente gran cosa: H2O
10. En 2001, residentes de la región de Serra da Mantiqueira de Brasil, investigando los cambios en el sabor de sus aguas y el completo secamiento de una de sus vertientes, descubrieron que Nestlé/Perrier estEn 2001, residentes de la región de Serra da Mantiqueira de Brasil, investigando los cambios en el sabor de sus aguas y el completo secamiento de una de sus vertientes, descubrieron que Nestlé/Perrier estaba bombeando inmensas cantidades de agua de un pozo profundo de 150 metros en un Circuito de Aguas local cuyas aguas subterráneas tienen un alto contenido mineral y propiedades medicinales. El agua había sido desmineralizada y transformada en agua de mesa por la marca “Pure Life” de Nestlé. El agua necesita usualmente cientos de años al interior de la tierra para ser enriquecida lentamente por los minerales. El exceso de bombeo disminuye el contenido mineral en los años siguientes. La desmineralización es ilegal en Brasil y después que el Movimento Cidadania pelas Aguas o Movimiento de Ciudadanos por las Aguas se movilizó, se abrió una investigación federal resultando en cargos en contra de Nestlé/Perrier. Nestlé perdió la acción legal, pero continuó bombeando agua mientras se defendía de los cargos a través de apelaciones. http://www.corporatewatch.org.uk/?lid=240#water.
11. Para acceder a los contratos que hemos podido conseguir, ver: http://farmlandgrab.org/home/post_especial?filter=contracts
12. El asunto de la tierra y los derechos de agua en el contexto de los tratados internacionales de comercio e inversiones es discutido en más profundidad en : Carin Smaller y Howard Mann: ”A thirst for distant lands”, IISD, 2009 (“Una sed por las tierras lejanas”)
13. Human Rights Watch, 2012: ‘Waiting here for Death’. http://www.hrw. org/sites/default/files/reports/ ethiopia0112web_short.pdf
14. Fred Pearce, ‘When the Rivers Run Dry’ Eden Project, 2006. Ver también Recuadro 1:Extracción del agua, página dos de este informe.
15. Para más detalles y ejemplos, ver: Oakland Institute, diciembre 2011 ‘Landgrabs leave Africa thirsty’ op. cit.
16. Mucho de esta sección sobre extracción de agua, y los datos incluidos, se sacó del excelente libro de Fred Pearce sobre la crisis mundial del agua. “Cuando los ríos se secan” Eden Project Books, 2007.
19. John Vidal, The Guardian, 17 abril de 2010. “UK relies on ‘virtual water’ from drought-prone countries, says report”
20. Citado en Financial Times/alphaville “Willem Buiter thinks water will be bigger tan oil” 21 de julio de 2011.
22. Samuel Nguiffo, Brandon Schwartz, CED ‘Herakle 13th Labour? A Study of SGSOC’s Land
Referencias para la Tabla 2:
[23] Pieter van der Zaag et. Al. Elsevier 2010. “¿Tiene la Cuenca del Río Limpopo suficiente agua para el desarrollo de riego masivo en las planicies de Mozambique?” http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1474706510001555
[24] Oakland Institute, diciembre de 2011 “El acaparamiento de tierras deja sedienta a África”. http://www.oaklandinstitute.org/land-deal-brief-land-grabs-leave-africa-thirsty
[25] GRAIN 2012 Conjunto de datos sobre acaparamiento de tierras http://www.grain.org/e/4479
[26] International Rivers. Sitio web de la Represa Gibe 3: http://www.internationalrivers.org/africa/gibe-3-dam-ethiopia y Oakland Institute, diciembre de 2011 “El acaparamiento de tierras deja un África sedienta”. http://www.oaklandinstitute.org/land-deal-brief-land-grabs-leave-africa-thirsty.
[27] Para fuentes sobre la cuenca del Nilo, ver el texto principal
[28] Fuentes: tanariverdelta.org: http://www.tanariverdelta.org/tana/g1/projects.html; Leah Tember, UAB, 2009: “Dejémoslos comer azúcar: vida y sustento en el Delta del Tana de Kenya.” http://tinyurl.com/cdlcspn; Abdirizak Arale Nunow, 2011, “La dinámica de los negocios de tierra en el delta del Tana, Kenya” http://tinyurl.com/d42rfqf
[29] Para fuentes sobre la cuenca del Níger, ver el texto principal
[30] Fuentes: GRAIN, 2012, op cit, FAO, Aquastat op. Cit, y Unesco “Cuenca del Río Senegal” http://webworld.unesco.org/water/wwap/case_studies/senegal_river/
[31] Infosud: “Cameroun: les terres de la discorde louées aux Americains” http://tinyurl.com/c82ae2m y : Nganda Valentine Beyoko, Alcalde del Concejo de Toko, comunicación personal, 26 de marzo de 2012.

Publicado por ARGENPRESS

Anuncios

Ordena tribunal colegiado la suspensión de la obra de rehabilitación de la carretera de ingreso a la comunidad indígena Hñähñu de San Ildefonso en el Estado de Hidalgo

Deja un comentario


Difusión Cencos México D.F., 20 de julio de 2012

Boletín de prensa
Organización Hñähñu para la Defensa de los Pueblos Indígenas / ODI

El viernes 13 de Julio de 2012, el Segundo Tribunal Colegiado del Vigésimo Noveno Circuito en el Estado de Hidalgo en el marco de la protección del derecho a la consulta de la comunidad indígena Hñähñu de San Ildefonso en el Estado de Hidalgo, ordenó la suspensión provisional de la obra de rehabilitación de la carretera de acceso a dicha comunidad, lo cual sienta un precedente legal en el ámbito nacional en cuanto a la defensa de los derechos de los pueblos indígenas.

• El Comité de Rehabilitación elegido por la Asamblea de la Comunidad solicitó la suspensión de la obra debido a que las autoridades del Estado y del Municipio de Tepeji del Río iniciaron la obra de rehabilitación de la carretera de acceso, sin tomar en consideración el proyecto original de la obra que las y los habitantes habían gestionado por varios meses con el Gobierno Estatal, mismo que fuera validado por el Congreso del Estado, y que incluso la Secretaría de Obras Públicas del Gobierno Estado ya se había comprometido a realizar.

El proyecto original que la Comunidad había acordado, tendría un costo de 9 millones 56 mil 487 pesos con 40 centavos, además el cuerpo de la carretera tendría 7 metros de ancho y una base de concreto hidráulico revestida con una capa de asfalto de 15 centímetros.

La autoridad, sin consultar a la Comunidad y de manera unilateral, modificó y puso en marcha un proyecto de menor costo y calidad, que contará solo con un presupuesto de 4 millones 999 mil pesos, 6 metros de ancho, sin base de concreto y la carpeta asfáltica será solo de 5 centímetros.

Ante el inicio de la obras en mayo de 2012, la Asamblea de la Comunidad (máxima autoridad tradicional), constituyó el Comité de Rehabilitación de la Carretera, quien se encargaría de negociar con las autoridades y de solicitar toda la información necesaria para respecto al proyecto. Las autoridades del Estado, hasta la fecha no han reconocido éste Comité.

Por tal motivo, y debido a las negativas de brindar información, el 27 de junio, los miembros de éste Comité, en conjunto con la Organización Hñähñu y la ODI, presentaron a nombre de la Comunidad una demanda de amparo por la violación del derecho a la consulta previa — consagrado en el artículo 2o de la Constitución y 21o de la Convención Americana sobre Derechos Humanos– en contra del gobernador Francisco Olvera, el Congreso del Estado, el Ayuntamiento de Tepeji del Río, la Secretaría de Obras Públicas y Ordenamiento Territorial y el Director de Obras Públicas Municipales.

Los actos reclamados son “la omisión de las autoridades de realizar una consulta previa, libre e informada a la modificación del proyecto de la rehabilitación de la carretera de acceso en la comunidad de San Ildefonso que cumpliera con los estándares internacionales y que en consecuencia se hayan iniciado los trabajos de rehabilitación sin que se hubiese verificado el mismo”.

En inicio, el Segundo Juzgado de Distrito en Pachuca negó a los quejosos la suspensión provisional de las obras, sin embargo, el Tribunal Colegiado a fin de salvaguardar los derechos de los integrantes de la Comunidad y conservar la materia de una posible protección constitucional ordenó la suspensión provisional de la continuación de las obras de reconstrucción del acceso a la comunidad indígena de San Ildefonso, hasta en tanto se notifique a las autoridades responsables la resolución que se dicte sobre la suspensión definitiva.

Debido a que la obra ya cuenta con un avance del 40 por ciento y la resolución del amparo llevaría más de un mes, la Comunidad teme que el Juez de Distrito, que en su momento negó la suspensión provisional, no otorgue la suspensión definitiva en la audiencia que se celebrará el próximo 26 de Julio.

Finalmente, cabe señalar que, la Comunidad de San Ildefonso en ningún momento se ha pronunciado en contra del desarrollo y beneficios que el proyecto de rehabilitación de la carretera les podría generar. Sin embargo, consideran que dicho proyecto – por más benéfico que les pueda resultar – no puede estar por encima del respeto de sus derechos fundamentales ni de su reconocimiento como comunidad indígena.

Video de la conferencia de prensa: Ordena Tribunal suspensión de obra garantizando derecho a la consulta de la comunidad Hñähñu en Hidalgo 

 

Información difundida por el Área de Comunicación y Visibilidad de Cencos

Colombia: Los pueblos del Cauca se rebelan contra la guerra y el racismo

Deja un comentario


sábado, 21 de julio de 2012

Si la verdad murió hace tiempo en Colombia, los pueblos indígenas saben lo que es ser víctimas de una guerra que se libra dentro o alrededor de sus territorios. Sólo entre 2009 y 2011 fueron asesinadas 348 personas de estos pueblos y 15.000 fueron desplazadas con violencia.

Paco Gómez Nadal / Otramérica
Los indígenas del Cauca defienden territorio y autonomía
El ex presidente de Colombia Álvaro Uribe sabe incendiar a su país. O al menos a las clases medias atemorizadas y henchidas de patriotismo desde que el antioqueño pasara por el Palacio de Nariño. Su cuenta de twitter también hecha fuego y rezuma bilis: “Guerrilla con indígenas y nuestro ejército vejado“; “Esta tragedia del Cauca empezó de nuevo cuando el Gbno cambió la Seguridad Democrática por la postura publicitaria de izquierda de coctel“…
 
Es el aporte de Uribe a la tranquilidad de Colombia en unas horas en que el racismo, la militarización y la contaminación mediática están alcanzando cotas que se pensaban difíciles de superar. Desde hace 10 días varias localidades del departamento de Cauca están sufriendo las consecuencias de una guerra que no los abandona. Los choques entre guerrilleros de las FARC [Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia], el desplazamiento forzado (al menos 2.500 personas en 15 días), los irresponsables señalamientos de connivencia entre pueblos indígenas y guerrilleros estaban provocando una crisis humanitaria y de seguridad insostenible para las naciones agrupadas en torno a la Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca (ACIN) y el Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC).
Por eso, este lunes las autoridades indígenas informaron a la opinión pública que habían decidido “realizar acciones de armonización del territorio, consistentes en desmontar los campamentos de la guerrilla, las trincheras y las bases del ejército y recuperar nuestro territorio y propiedad”. Así, el día 16 los gobernadores Nasa de los Cabildos de Tacueyó, Toribío y San Francisco informaron al general Jorge Jerez que el martes la Guardia Indígena y la comunidad desalojarían a los militares apostados en cerro Las Torres, municipio de Toribio.
La situación ayer [17 de julio] fue de extrema tensión y ha sido utilizada por el establecimiento y los medios oficiales para estigmatizar a los pueblos indígenas en base a una sola foto en la que se ve a unos militares arrastrados por varios civiles. Por suerte, la ACIN ha construido con paciencia desde hace muchos años, el Tejido de Comunicación, una eficaz red de comunicadores que les permite contar lo que los medios masivos ocultan [Por ejemplo, que los soldados del batallón de montaña considerados como ocupantes por las comunidades dispararon sus armas reglamentarias e incluso fingieron un enfrentamiento].
Los indígenas hacen las cosas en comunidad y anunciando sus planes; la élite de Bogotá anuncia sus decisiones cuando ya son hechos y parece adicta a Twitter, ya que el presidente de la República, Juan Manuel Santos, escribía ayer en la red de microblogging: “No quiero ver un solo indígena en bases militares”. No era un anuncio, sino una constatación de hechos. Horas antes, batallones de la ESMAD [antidisturbios] desalojaban el Cerro Las Torres en Toribío con uso de fuego y violencia. De hecho, en la mañana de hoy jueves, el Ejército reconocía que en otro municipio cercano, Caldono, había asesinato “por error” a un indígena, Fabián Gueito, de 20 años. El cuerpo fue encontrado en la vereda Crucero del Rosario del resguardo indígena de La Laguna Siberia, Territorio Ancestral Sat Tama Kwe– Caldono.
La reacción de las autoridades tradicionales fue ordenar a la Guardia Indígena que retuviera a los 30 soldados involucrados en los hechos para entregarlos a las autoridades judiciales. Así ha  hecho.
La reacción del Gobierno ante este hecho ha sido relevar al general Miguel Pérez, responsable de los operativos en la zona, pero anunciar al mismo tiempo el envío de una fuerza conjunta de 5.000 hombres.
“El Ejército ha manifestado que fue un error. Este es el resultado de la orden que ha dado el Ministro de Defensa, por la defensa propia del Ejército Nacional”, denunciaba Jesús Javier Chávez, Consejero Mayor.
 
Los argumentos indígenas

Lo que no tiene sitio en los medios es la extensa y detallada argumentación indígena ante los hechos que están ocurriendo en el departamento del Cauca. La ACIN y el CRIC son de las organizaciones más consolidadas y autónomas de los pueblos indígenas de Abya Yala. Tienen un sistema de elección democrático y rotatorio de sus autoridades y gestionan 115 Cabildos y 11 Asociaciones de Cabildos que están divididos en 9 zonas estratégicas. En el Cauca, en total, hay reconocidos legalmente 84 Resguardos de 8 pueblos indígenas del Cauca: Nasa – Paéz, Guambiano Yanaconas, Coconucos, Epiraras – siapiraras ( Emberas), Totoroes, Inganos y Guanacos.

El CRIC cuenta con una fuerte Guardia Indígena que es la que hasta hoy ha protegido a las comunidades ante la ausencia o la presencia hostil del Estado. De hecho, en una carta dirigida hoy jueves 18 de julio por las autoridades indígenas a la Defensoría del Pueblo, a la Procuraduría General y a la oficina de la Alta Comisionada de Derechos Humanos de la ONU explican que la militarización por parte del estado no logra darles seguridad: “En primer lugar porque los actores acuden a métodos que no pueden proteger a la población civil y porque los agrupamientos militares generan atracción a los grupos enemigos, incrementando los hostigamientos y enfrentamientos; en segundo lugar porque el Ejército y la Fuerza Aérea en nuestro territorios se han caracterizado por sus abusos, señalamientos, homicidios fuera de combate, la ocupación ilegal de viviendas, los ametrallamientos indiscriminados, todos contra las comunidades indígenas”.
De hecho, en la misma carta se recuerda la SentenciaT-769de2009 de la Corte Constitucional, haciendo referencia específica a la presencia militar en territorios indígenas y que señalaba: “De otra parte, deben ser analizadas objetivamente, y así se ordenará en principio al Ministro de Defensa Nacional, las razones por las cuales las comunidades aborígenes de la región, no perciben el ingreso de la Fuerza Pública en sus territorios como garantía de seguridad. La Corte Constitucional ha sido clara en señalar que, independientemente de que el impacto directo sobre las comunidades se considere positivo o negativo, cualquier acción que pueda afectarles directamente, debe ser consultada“.
El texto remitido a estas instituciones pone sobre la mesa los argumentos constitucionales y la jurisprudencia que avala la posición de autonomía de los pueblos indígenas del Cauca y termina apelando a las autoridades colombianas y al organismo internacional a actuar con urgencia para pedir “al gobierno nacional que ordene el desmonte de las instalaciones militares que ilegalmente se han establecido en nuestros territorios y propiedades, pues es violatoria de nuestros derechos fundamentales”.
 
Los medios, Uribe y el nacionalismo mal entendido
 
Los mensajes de Uribe con los que comienza este reportaje no son fruto de la pasión patriótica del ex presidente. Forman parte, de una manera evidente, de su estrategia política contra su heredero díscolo, el actual mandatario, Juan Manuel Santos. Como explica La Silla Vacía, la “sensación de humillación [por la expulsión de los militares en La Torre] fue inmediatamente recogida por el expresidente Uribe y sus seguidores, que inmediatamente empezaron a circular esta foto, una y otra vez, para reforzar la idea de que el Gobierno de Santos es un gobierno que le apuesta al ‘apaciguamiento’ y que ha echado por la borda la mano dura de la Seguridad Democrática”. Uribe fuerza así a Santos a reaccionar con dureza o a perder popularidad.
Pero tampoco es nueva la animadversión de Uribe y los suyos hacia el CRIC y la ACIN. Ya en julio de 2009, el mismo portal de La Silla Vacía evidenciaba la estrategia de división impulsada desde el gobierno de Uribe en el Cauca: “Pocos grupos han realizado una resistencia tan organizada y persistente a las políticas del Gobierno como los indígenas paeces del Cauca, liderados por el Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC) y la Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca (ACIN).  Pues bien, el Gobierno impulsó la creación de la OPIC (Organización de Pueblos Indígenas del Cauca) en la zona de resistencia y lucha indígena más tradicional y emblemática en Colombia. La OPIC, una asociación civil indígena sin ánimo de lucro, agrupa a indígenas protestantes o evangélicos sin el aval de ningún Cabildo y desconociendo la autoridad tradicional indígena y sus procedimientos de representación”.
De hecho, ayer martes, miembros de esta organización OPIC rodearon la sede del CRIC al grito “Fuera Indígenas del Cauca” o “Viva Uribe”, según relatan las autoridades tradicionales en un comunicado de denuncia.
Las reacciones racistas y descontextualizadas no se quedan en Uribe y los sectores más cercanos a él. El desalojo inicial del cerro La Torre fue ampliamente fotografiado y difundido por los medios tradicionales ocultando los disparos de los uniformados ni los sucesos de los días anteriores; no hay casi ninguna imagen pública de la violenta entrada de los antidisturbios y el ejército de nuevo a la zona esta madrugada, y los titulares son de una parcialidad abrumadora. Hoy mismo, el diario El Espectador convierte la petición de un sólo parlamentario, Guillermo Rivera Flórez ha sugerido que se procese a los indígenas Nasa por “asonada”, en un clamor general: “En medio de la indignación nacional que causó la agresión que cometieron un grupo de indígenas del Cauca en contra de varios uniformados del Ejército, han crecido las voces que piden judicializar a los nativos”. En la nota no aparece nadie más defendiendo los mismos argumentos que el representante liberal.
La guerra, en Colombia como en cualquier rincón del mundo, se cobra primero la víctima más fácil: la verdad.
 
Los indígenas en el centro del conflicto
Si la verdad murió hace tiempo en Colombia, los pueblos indígenas saben lo que es ser víctimas de una guerra que se libra dentro o alrededor de sus territorios. Sólo entre 2009 y 2011 fueron asesinadas 348 personas de estos pueblos y 15.000 fueron desplazadas con violencia. De enero a mayo de 2012, ya se registran 24 homicidios de indígenas de los que 14 (el 54%) se han producido en el Cauca. El 14 de marzo de este año, el CRIC denunció una masacre en el municipio de Santander de Quilichao que se saldó con 5 asesinatos.
Los números demuestran que el Estado no ha puesto en marcha los denominados como “planes de salvaguarda” que la Corte Constitucional exigió al Gobierno en 2009 para proteger a 34 pueblos indígenas en grave riesgo en el país, de los cuales varios están en el Cauca.

Publicado por Con Nuestra América

ONU: Demandas indígenas por doctrina del descubrimiento

2 comentarios


martes, 15 de mayo de 2012

PL

Un nuevo reclamo de los indígenas del mundo entero volvió a surgir hoy en Naciones Unidas para que los Estados reparen el daño cometido contra esos pueblos en virtud de la llamada Doctrina del Descubrimiento.

La demanda fue acordada como una recomendación del XI Foro Permanente de la ONU para Asuntos de los Pueblos Indígenas, que sesiona aquí desde el pasado día 17 y concluirá el viernes.
La petición llama a los Estados a rectificar los errores causados por esa y otras doctrinas, en particular por la violación de los derechos de las comunidades autóctonas a la tierra, a través de reformas jurídicas y normativas, la restitución u otras formas de reparación.
También ratifica la Declaración sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas en su denuncia a las doctrinas, políticas y prácticas basadas en la superioridad de determinados pueblos o individuos por razones de origen nacional y diferencias raciales, religiosas, étnicas o culturales.
Esas doctrinas son racistas, científicamente falsas, jurídicamente inválidas, moralmente condenables y socialmente injustas, apunta el documento.
Recuerda que los colonizadores consideraron a los pueblos indígenas como salvajes, bárbaros, inferiores e incivilizados y usaron esos conceptos para someter, dominar y explotar a esos conglomerados y sus tierras, territorios y recursos.
Los asistentes al foro de la ONU alertaron que todavía hoy existen manifestaciones de esas doctrinas en materia de salud, bienestar social, derechos a la tierra y a los títulos de propiedad, los recursos y los medicamentos y la violencia contra la mujer.
Del mismo modo, repudiaron la práctica del llamado concepto de supresión, presente en reglamentos, políticas y decisiones de los tribunales.
Por esa vía, agregan, los Estados han suprimido los derechos de los pueblos indígenas a sus tierras, territorios y recursos, a la libre determinación, sus idiomas, religiones e incluso sus identidades y existencia.
Al respecto, señalan que esos grupos tienen derechos colectivos a las tierras, territorios y recursos que tradicionalmente han poseído, ocupado o utilizado y exige el respeto a sus costumbres, tradiciones y sistemas de tenencia de la tierra.
El encuentro de la ONU recomendó que los Estados incluyan en los programas de educación un debate sobre “la doctrina del descubrimiento y el desposeimiento y sus manifestaciones contemporáneas”.
Igualmente, propuso crear un mecanismo para atender las reclamaciones indígenas e instó a los Estados a revisar y modificar sus constituciones y marcos jurídicos para reconocer integralmente los derechos humanos de esos pueblos.
El foro exhortó a velar por que las constituciones nacionales garanticen la no discriminación racial.
Y aclaró que esa noción significa toda distinción, exclusión, restricción o preferencia por motivos de raza, color, ascendencia u origen nacional para anular o menoscabar el reconocimiento, goce o ejercicio de los derechos humanos y libertades.
Publicado porARGENPRESS

Pueblos originarios: Consejo Plurinacional Indígena denuncia falta de consulta al regular el derecho a la tierra, territorios y recursos naturales

Deja un comentario


miércoles, 16 de mayo de 2012

Marco Díaz Muñoz (COPENOA)

Félix Díaz de la Comunidad Qom Potae Napocna Navogoh de Formosa y miembro del Consejo Plurinacional Indígena hizo llegar a COPENOA el comunicado elaborado por los diferentes Pueblo Originarios preocupados por las medidas inconsultas que desde el Ejecutivo Nacional se pretende imponerles mediante la reforma del Código Civil.

“La Presidenta Cristina Kirchner presentó en marzo ante el Congreso de la Nación una propuesta para modificar el Código Civil Argentino. El título V de ese Código reglamenta cuestiones relativas a los Pueblos Indígenas y sus derechos reconocidos.” Declaran los referentes indígenas a COPENOA.
A continuación manifiestan: “Queremos señalar el alerta, porque se quiere regular el tema más sentido por los Pueblos Indígenas en el país: el derecho a la tierra, territorios y recursos naturales. Es urgente revisar esta situación. Derechos constitucionales ganados en décadas de lucha, pueden quedar reducidos a un Código Civil que no mide el impacto que va a generar en nuestras vidas y culturas. Estas son algunas de las razones:
Falta de Consulta: la ley obliga al Estado a consultar a los Pueblos Indígenas a través de sus instituciones representativas, cuando se legisla sobre aspectos que puedan afectar los intereses del conjunto de pueblos y culturas. En este caso, la inclusión del titulo V en el anteproyecto de ley, no se consulto ni siquiera al Consejo de Participación Indígena (CPI), creado en el marco del mismo INAI.
Tierra, no territorio: el derecho de los PUEBLOS a administrar y controlar sus TERRITORIOS, es ya derecho reconocido y aplicado. El proyecto habla de inmueble, concepto relacionado de manera directa con el concepto de TIERRA. No utiliza el término constitucional de territorio que es más adecuado para describir el espacio o hábitat en que habitan y desarrollan su vida comunitaria los pueblos indígenas. El borrador de nuevo Código no solo baja de rango un derecho ya normado por la Constitución y los Convenios internacionales como el 169, sino que además pretende interpretar la relación que los Pueblos tenemos con nuestros Territorios estableciendo una relación material y economicista de la tierra, despojándolo de toda su dimensión cosmogónica y cultural.
Tierras rurales: el borrador relaciona y reduce la existencia cultural indígena a la ruralidad o campesinado. Se determina el derecho a la propiedad comunitaria únicamente sobre los inmuebles rurales (art. 2028). Se dejan afuera los espacios urbanos que en muchos casos son ocupados por grupos indígenas que han sido forzados a migrar a las ciudades y/o generaciones enteras que han nacido en la urbe, que en procesos de recuperación de la identidad se han constituido como Comunidades. Por último obliga a que el inmueble tenga como destino la preservación cultural y el hábitat comunitario, no como una forma de reconocer esos conceptos como integrantes de espacios indígenas, sino utilizándolos como limitante del derecho, inmiscuyéndose en la autonomía indígena.
Persona Jurídica de derecho privado: el artículo 148 del borrador establece la calidad de persona jurídica de derecho privado a las Comunidades Indígenas. Esto significa que se sitúa a las Comunidades Indígenas al mismo nivel que las asociaciones civiles, que las fundaciones, que las sociedades comerciales, etc, pese a que la Constitución Nacional establece su reconocimiento como consecuencia de reconocer el carácter de PUEBLOS preexistentes al Estado Nacional. De este modo se niega la realidad jurídica previa que tienen las comunidades indígenas y se tiende a desconocer el carácter declarativo de las resoluciones de inscripción, ya que al introducir a aquellas dentro de la categoría de personas de derecho privado se las equipara a las otras personas jurídicas que constituye el Estado. Nuestras normas y sistemas de justicia, nuestros criterios de convivencia o de administración de nuestra economía, educación y salud, queda reducido y controlado en una “personería jurídica de derecho privado”, cuando el marco legal superior indica que debemos avanzar hacia una Personalidad Jurídica de Derecho Publico no estatal. Esto último implica que el Estado y sus organismos de control no pueden intervenir nuestra vida interna y procesos organizativos, que es la práctica común hasta hoy. Las direcciones de personerías jurídicas son hoy verdaderos órganos de intervención y de control sobre nuestras vidas autónomas.
Pueblos, no Comunidades: la propuesta de nuevo Código Civil reconoce a la COMUNIDAD. No se refiere a los PUEBLOS INDIGENAS como lo señala la Constitución Nacional que:”…reconoce la PREEXISTENCIA de los Pueblos Indígenas…” a la conformación del mismo estado argentino, como también lo reconoce el Convenio 169 sobre Pueblos Indígenas. La comunidad es la célula sobe la cual se organizan los pueblos indígenas; los pueblos indígenas están integrados por comunidades. Pero no se debe confundir el comunitarismo indígena que promueve el estado, para mantener control y dominio, con la defensa de la comunidad que hacemos los pueblos indígenas. La garantía mínima para que la vida comunitaria pueda desarrollarse y ser viable en medio de un ambiente hostil y de permanente invasión cultural, es consolidar formas de organización y nuestra institucionalidad política como Pueblos. De esa forma la comunidad se constituye en el nivel básico, la célula vital, la piedra fundamental de nuestro desarrollo como Pueblos Preexistentes.
Derecho a la Consulta/Recursos Naturales: La incorporación del derecho a la Consulta en el borrador es de una gravedad alarmante. Es un derecho que está costando hasta vidas humanas (en el país y en otras regiones del continente), por la importancia estratégica para defendernos del avance de la explotación irracional sobre nuestros territorios. Que hayan incluido el derecho a la Consulta, en este borrador de nuevo código, en un artículo, el 2038, que dice: la explotación de nuestros recursos naturales: “…está sujeto a previa información y consulta a las comunidades…” es violatoria de todos los avances sobre el tema. El derecho ya reconocido (art. 6 y 15 del Convenio 169 y art. 18 y 19 de la Declaración Universal de los Derechos de los Pueblos Indígenas de Naciones Unidas) es la necesidad de obtener el Libre Consentimiento Fundamentado Previo de los Pueblos afectados ante medidas u actos que puedan afectar sus intereses. Este avance conseguido en la última década, queda reducido en el borrador a un mero trámite administrativo de “información y consulta”.
En este caso lo grave de la situación es que van a encorsetar al derecho indígena que es un derecho CONSTITUCIONAL, dentro del Título de un Código Civil. Creemos que no es un descuido, porque el derecho indígena va tomando tal dimensión, al punto de ser el único que tiene legitimidad, autoridad moral y peso jurídico para condicionar o detener un modelo de explotación extractivista, que como decimos siempre, es un proyecto de muerte para nuestros territorios.
Actualizar un Código Civil que hoy es obsoleto y contradice la realidad que pretende regular, es sumamente necesario. Lo que es inadecuado a todas luces, es reglamentar la propiedad comunitaria indígena mediante la incorporación de un titulo especial en el Código Civil, toda vez que la posesión y propiedad indígena no solo son diferentes a la posesión y propiedad civil, sino muchas veces, hasta incompatibles. La Propiedad Comunitaria no puede quedar encorsetado en un Código Civil y debe ser reglamentado en una Ley Especial, como lo prometió la Presidenta en la reunión que mantuvo con el Consejo Plurinacional Indígena, en el marco de los festejos del Bicentenario, luego de la histórica Marcha a Plaza de mayo que reunió a casi 30.000 hermanos de todo el país, concluyeron los dirigentes en su comunicación con COPENOA.
Al grito de Jallalla – Marici Weu – Yasurupai – Takiñiwe – Muranta!!!, firmaron su documento :
Elias Maripan – REGION SUR
Paz Argentina Quiroga – REGION CUYO
David Sarapura – REGION NORTE
Nilo Cayuqueo – REGION Pcia de BsAs
Nestor Juan Angel – REGION CHACO
Jorge Nahuel – Confederación Mapuche (Neuquén)
Luis Alberto Angel – UNIS Unidad Norte Indígena en Salta (Salta)
Horacio Osores – Organización Warpe Waro (Mendoza)
Jorge Mamani – CPI Kolla de la Puna de Jujuy (Jujuy)
Alejandra Castro – CPI Kolla de la Puna de Jujuy
Lorenzo Canaviri – Organización Kolla Qollamarka (Salta)
Eduardo Nievas – Comunidad Indigena Amaicha del Valle (Tucuman)
Catri Duarte – Mburuvicha de Tekoa Ka`aguy Miri rupa (Misiones)
Ignacio Prafil – Lofce Fvta Anekon (Rio Negro)
Juan Ramos – Consejo de la Nación Guarani (Misiones)

Felix Diaz – Comunidad Qom Potae Napocna Navogoh (Formosa).

Publicado porARGENPRESS

Indígenas desnudan la llamada doctrina del descubrimiento

Deja un comentario


martes, 8 de mayo de 2012

PL

El llamado Descubrimiento de América y su impacto sobre las comunidades autóctonas continúa hoy en el centro de los debates de la oncena sesión del Foro Permanente de la ONU para los Asuntos Indígenas.

Esa cuestión marcó el inicio ayer de las labores de la reunión anual de esa instancia de Naciones Unidas, en la cual participan unos dos mil representantes de comunidades originarias de todo el mundo.
El cónclave tiene como tema principal “La doctrina del descubrimiento y su repercusión duradera en los pueblos indígenas y el derecho a recibir reparación por conquistas del pasado”.
El punto forma parte de la Declaración de la ONU sobre los derechos de los pueblos indígenas, adoptada en septiembre de 2007 por la Asamblea General y que reconoce la reparación que merecen esos conglomerados como víctimas de la conquista.
En ese sentido, el texto aboga por la restitución o indemnización justa y equitativa a favor de los indígenas por las tierras, territorios y recursos que fueron confiscados, tomados, ocupados, utilizados o dañados sin su consentimiento libre, previo e informado.
Al inicio de los debates, la ministra del Patrimonio de Ecuador, María Fernanda Espinosa, explicó el trabajo que realiza su país para superar los problemas derivados de más de 500 años de aplicación de la doctrina del descubrimiento y de modelos coloniales. Dijo que ambos esquemas fueron utilizados para justificar la dominación y la imposición de prácticas colonialistas.
Por su parte, otros participantes en el debate equipararon la cuestionada doctrina con esquemas de “extinción y dominación” y denunciaron su impacto sobre miles de millones de nativos que fueron asesinados y subyugados.
Al mismo tiempo, consideraron que esas consecuencias permanecen como “el problema central en materia de los derechos humanos globales del movimiento de pueblos indígenas”
Algún día los Estados encontrarán el honor necesario para rechazar esa doctrina como el mejor camino para deshacer su herencia genocida, apuntó uno de los delegados.
En el presente ese esquema “se sigue aplicando a los pueblos indígenas, pese a sus fundamentos religiosos y raciales eurocéntricos, afirma un documento preparado por los organizadores de la sesión del foro permanente.
Se trata de un criterio caracterizado por “la violación de las prácticas culturales y las expresiones espirituales, la expropiación de tierras, territorios y recursos y constantes violaciones de los derechos humanos” de esos conglomerados, concluye.
Publicado porARGENPRESS

Reformas a Ley de Radio y TV no responden a expectativas de Pueblos Indígenas

Deja un comentario


http://cencos.org/node/28888

Difusión Cencos México D.F., 18 de abril de 2012

Boletín de prensa
CNCI

El pasado 12 de abril, la Cámara de Diputados aprobó una iniciativa de reforma a la Ley Federal de Radio y Televisión, con el supuesto afán de beneficiar a la radiodifusión indígena de la cual emitimos la siguiente declaración.

La reforma en cuestión no abona de manera contundente el derecho a la comunicación e información de los pueblos indígenas, según estipulan ordenamientos internacionales como el Convenio 169 de la OIT, la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas y la misma Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Está por debajo de normas nacionales y recomendaciones realizadas por la Suprema Corte de Justicia de la Nación e incluso de la normatividad reglamentaria en materia de radio y televisión del Instituto Federal Electoral (IFE).

La enmienda es muy limitada a los planteamientos de los Congresos Nacionales de Comunicación Indígena. Pero también hay ciertos avances, como el reconocimiento legal de radios y televisión indígena.

Hay una discriminación abierta cuando se pide que la constancia de pueblo o comunidad indígena sea expedida por la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, porque las autoridades debidamente reconocidas de cada comunidad y pueblo existen y no reconocer su validez o no aceptar su autoridad de expedir estas constancias según los niveles correspondientes es por una parte, desconocerlos como autoridades legítimas y por otra, discriminarlos para establecer que sea un órgano del gobierno federal, totalmente ajeno a cosmovisión y estructura de dichos pueblos y comunidades, el que les dé debido reconocimiento.

Se sostiene la postura original de los Congresos Nacionales de Comunicación Indígena, que sea la Asamblea de dicho pueblo o comunidad, el aval suficiente y necesario para solicitar el permiso y no una autoridad ajena a su realidad.

¿Desde cuando necesitamos tutelaje para dictaminar si somos indígenas?

En la ley en cuestión, no se abre el espectro para los pueblos indígenas y sí se legaliza la situación de oligopolio en que se encuentran Televisa y Radio Azteca actualmente.

La reforma señalada no logra resolver la necesaria reglamentación del precepto constitucional que obliga al estado a crear condiciones para que los pueblos indígenas puedan adquirir, administrar y operar medios de comunicación.

Los pueblos indígenas demandamos una ley reglamentaria del artículo 2º Constitucional en materia de comunicación indígena.

Emanado de los Congresos Nacionales de Comunicación Indígena, se ha resuelto exigir al Ejecutivo Federal la reserva del 30 por ciento del espectro radioeléctrico

Además destinar el 5 % del presupuesto de Comunicación Social de la presidencia de la República para fortalecer los medios de comunicación indígena.

Los comunicadores indígenas hemos entregado a la Cámara de Diputados y Senadores, a través las comisiones encargadas de radio y TV y de pueblos indígenas, propuestas que señalan los elementos que una legislación en materia de medios indígenas debe contener, así como el Plan Nacional de Comunicación Indígena que el Estado debiera apoyar.

Sin embargo, ninguna de estas demandas ha sido atendida y mucho menos a través de la pifia de reforma que más parece una vacilada, una broma de mal gusto.

En junio del 2007, la Suprema Corte de Justicia fue categórica en cuando a la violación de los derechos de los pueblos indígenas en materia de comunicación por no realizar una enmienda que garantice lo estipulado en el artículo 2º Constitucional.

Por lo anterior:

1. Denunciamos el incumplimiento del Poder Legislativo al mandato constitucional que le conmina a legislar para crear condiciones para que los pueblos indígenas puedan adquirir, administrar y operar medios de comunicación.
2.  Miramos con preocupación y profunda indignación el intento de utilizar las demandas de los pueblos indígenas para encubrir un fraude a la ley y beneficiar a los poderes fácticos que dominan los medios de comunicación en México.

Exigimos al Senado de la República:

1. Avanzar en la formulación de una ley reglamentaria que recoja las demandas de los pueblos indígenas en materia de comunicación indígena y de la comunicación comunitaria
2. Rechazar la legitimación que se hace en esta reforma, al dominio monopólico que existe en los medios de comunicación.

Exhortamos a los Organismos Internacionales y a la Sociedad Civil:

1. A dar seguimiento y apoyar las acciones de reconocimiento de los derechos de los pueblos indígenas en la comunicación e información
2. A demandar a los legisladores el cumplimiento de los acuerdos internacionales y la constitución en materia de derechos a la comunicación y libertad de expresión de los pueblos indígenas.

Pedimos a la Cámara de Diputados rehacer una nueva reforma donde se reconozcan ampliamente los derechos de los pueblos indígenas a la comunicación e información

Congreso Nacional de Comunicación Indígena
(CNCI)

Información difundida por el Área de Comunicación y Visibilidad de Cencos

Older Entries