Puerto Rico: Se mueven las fichas a favor de Estados Unidos

Deja un comentario


martes, 7 de agosto de 2012

Jesús Dávila (NCM, especial para ARGENPRESS.info)

Apenas un par de días después de que el Buró Federal de Investigaciones hiciera públicas algunas partes de un informe sobre “extremistas” de Puerto Rico, la Coordinadora Caribeña y Latinoamericana denunció que una famosa figura del independentismo fue sacada del avión en Panamá, interrogada por agentes no identificados y su equipaje fue violado.

El incidente denunciado del aeropuerto internacional de Panamá se suma a un mosaico de sucesos, tanto ocurridos en Puerto Rico como en el exterior, en los que comienzan a tomar posiciones las fichas a favor de las políticas de Washington en esta nación isleña y colonia de Estados Unidos, cada vez más inestable.
De momento, la avanzada más notable es la campaña para que el país avale las crecientes restricciones en los derechos civiles y una reforma que garantizaría que los dos partidos principales –pro EEUU- sean los únicos con representación en las cámaras legislativas. Según el gobierno puertorriqueño, la secretaria del Departamento de Seguridad de la Patria (Homeland Security) de EEUU, Janet Napolitano, ha mostrado su interés particular en el primer asunto, esto es, que Puerto Rico acepte que se elimine el derecho absoluto a la fianza, una de las diferencias principales con el estado de derecho general en la nación metropolitana.
También figuran como piezas del rompecabezas las crecientes y agrias divisiones en organizaciones de la izquierda, así como en instituciones con historial patriótico. Las disputas, en las que los adversarios tratan todo lo que pueden porque se diluciden públicamente quejas y enconos personales, ya afectan acciones de alta resonancia mientras ocurren sin que llamen la atención planteamientos como el de que Puerto Rico no es una colonia, hecho en el marco de una actividad internacional de izquierda.
Pero tales movimientos de fichas no han logrado cercar al Partido Independentista Puertorriqueño, que anunció que ya tiene funcionarios suficientes para poder colocar al menos uno en cada una de las miles de mesas de votación para el referéndum constitucional del 19 de los corrientes. De igual forma, el PIP ya se prepara para el plebiscito de noviembre en el que, junto con las elecciones generales, Puerto Rico tendrá por primera vez la oportunidad formal explicita de consentir o negar su consentimiento a la condición de colonia estadounidense.
Ese ambiente no ha impedido que se sigan organizando tres nuevos partidos políticos –Puertorriqueños por Puerto Rico, el Movimiento Unión Soberanista y el Partido del Pueblo Trabajador- que también han adoptado la posición de combatir las reformas constitucionales.
Tampoco ha evitado que continúen luchas sociales, como en la Universidad de Puerto Rico y contra la construcción de un polémico gasoducto. En esta última, el comité Toabajeños contra el Gasoducto le ha reclamado por carta a la secretaria auxiliar del Ejército, Jo Ellen Darcy, que aclare si, como ha dicho el Gobernador Luis Fortuño, ella misma ha pedido que continúe vivo el controversial proyecto.
El suceso de Panamá ocurrió el 22 de julio, cuando Liliana Laboy y Norberto Cintrón Fiallo viajaban de regreso a Puerto Rico desde Ecuador, donde habían participado en un seminario de partidos de izquierda, en el que se acordó programar en distintos países una serie de piquetes coordinados frente a las embajadas de EEUU en reclamo de la excarcelación del prisionero puertorriqueño Oscar López Rivera, quien lleva más de treinta años tras las rejas por vínculo con las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional (FALN). De acuerdo con la denuncia, cuando ya habían abordado el avión en Panamá, Laboy fue llamada por los altavoces e interrogada por dos agentes que mostraron conocer detalles privados del historial de la dama y le inquirieron sobre si en Ecuador se habían hecho planteamientos contra EEUU.
Según la denuncia del CCL, al llegar a San Juan, la pareja encontró que su equipaje estaba roto y que del mismo habían sustraído documentos que traían del seminario en Ecuador. Desde entonces, el vecindario en el que viven es escenario de patrullaje ostentoso por tierra y aire.
Dos días antes, el 20 de julio, se le había quitado la clasificación de secreto a partes del informe sobre amenazas de terrorismo “doméstico” –en el territorio nacional de EEUU y sus posesiones- de la sección de inteligencia del Buró Federal de Investigaciones preparado en 2007. En la sección sobre “extremistas puertorriqueños”, se asegura que hay “un número pequeño de individuos” que no le tienen miedo a ser arrestados o a la represión y “como ha ocurrido a lo largo de la historia del movimiento independentista de Puerto Rico, se va a producir un cambio de guardia generacional”. Entre otras cosas mencionadas, está la preocupación de que las instalaciones militares no están suficientemente seguras y que los agentes del FBI y otros funcionarios son “vulnerables” si caminan entre la población del país.
Otro informe, preparado por la “Domestic Terrorism Operations Unit” del FBI a finales del 2008 o principios del 2009, también fue objeto de retirarle parcialmente la clasificación de secreto. En este otro caso, la publicación de pedazos del documento se hizo en diciembre de 2011.
Este otro documento, que tiene la apariencia de haber sido producido para adiestramientos, especifica que los “extremistas” son el Ejército Popular Boricua-Macheteros y las FALN, además de que afirma que se logró identificar al “líder” de ambas formaciones armadas, que es la misma persona y se proveen las señas específicas de su identificación. Una dificultad para validar esa afirmación es que el comandante del estado mayor de los Macheteros sólo se conoce por su nombre de guerra, “Comandante Guasábara”, por lo que no hay confirmación independiente de lo alegado por el FBI.
Otros asuntos mencionados en el informe de la unidad de operaciones es que se asegura que estos grupos están activos en general, que reclutan soldados en barriadas pobres y universidades, han aumentado sus contactos con gobiernos extranjeros para entrenamientos, apoyo y fondos, además de que han aumentado su presencia en Nueva York, Chicago y New Jersey.

Un aspecto curioso es que a pesar de tales esfuerzos del FBI por difundir esos informes y de que los “extremistas” puertorriqueños aparecen en el Lexicón sobre Terrorismo Doméstico del Departamento de Seguridad de la Patria, no hubo mención alguna en las ponencias ante el Congreso de EEUU durante la evaluación sobre las amenazas de los grupos de terrorismo interno este verano.

Publicado por ARGENPRESS

Anuncios

La descolonización puertorriqueña, capítulo pendiente en América

Deja un comentario


viernes, 3 de agosto de 2012

Marta Denis Valle (PL)

La intromisión militar estadounidense en la guerra de independencia de Cuba (1895-1898) dejó grandes secuelas en este país, víctima de la opresión neocolonial durante varias décadas, y a su hermana Puerto Rico le reforzó las cadenas coloniales.

El pueblo cubano libró tres guerras por su independencia sin recibir nunca el reconocimiento de beligerancia o cualquier otro apoyo de Washington, hasta que Estados Unidos le declaró la guerra a España en la primavera de 1898.
A más de tres años de lucha, el fin de la contienda era cuestión de más o menos tiempo; España ya había invertido hasta “el último hombre y la última peseta” y no podía extraer más de su arruinada economía.
Los cubanos sólo aceptaban la independencia total y por ello no depusieron las armas y fueron el componente decisivo en la toma de Santiago de Cuba por las fuerzas norteamericanas, sin sospechar las verdaderas intenciones de éstas.
Después de la rendición de los españoles en Santiago de Cuba (16 de julio), con el desembarco de sus tropas, el 25 de julio de 1898, en Puerto Rico, en las costas de Guánica, Estados Unidos logró prácticamente su sueño de convertir las aguas del Caribe en un mar norteamericano.
Resultado de esta guerra relámpago, aunque bien pensada desde tiempo antes, de un plumazo pasaron a manos estadounidenses 300 mil kilómetros cuadrados y unos 10 millones de personas, luego de la firma del Tratado de Paris, el 10 de diciembre de 1898.
Cuba, la mayor de las Antillas, constituye un archipiélago de unos 110 mil kilómetros cuadrados, a la entrada del Golfo de México, formado por más de mil 600 islas, islotes y cayos, que en su política expansionista Estados Unidos ambicionaba y más de una vez trató sin éxito de comprar a España.
Puerto Rico -la menor y la más oriental de las Grandes Antillas- es un archipiélago de 13 mil 700 kilómetros cuadrados, integrado además por las islas Culebra (28,5 Km. cuadrados), Mona (50,5 Km. cuadrados) y Vieques (133,9 Km. cuadrados), así como por islotes y cayos menores.
En las negociaciones efectuadas en la capital francesa en ningún momento tuvieron en cuenta a cubanos, puertorriqueños y filipinos, que cambiaron de dueño, al ser adoptado, rubricado y ratificado el acuerdo, sin su participación o conocimiento del contenido del mismo. Nada fue improvisado por el agresor para alcanzar sus fines, pues al suscribirse en Washington, el 12 de agosto de 1898, el Armisticio que suspendió las hostilidades, impuso sus condiciones antes de sentarse a la mesa de negociaciones.
Los artículos del Protocolo, incluían la renuncia de España a todos los derechos sobre Cuba, la cesión de Puerto Rico y demás posesiones en las llamadas Indias Occidentales y una isla a escoger en las Ladronas – finalmente la isla de Guam-, y la ocupación de la ciudad, la bahía y el puerto de Manila, en espera de la conclusión de un Tratado de Paz.
La derrota de las fuerzas españolas en Santiago de Cuba había hecho comprender a Madrid que el único camino era lograr un acuerdo de paz, y con ese objetivo comunicó su disposición en mensaje del 22 de julio de 1898, el cual llegó a manos del presidente William McKinley, el día 26.
España estaba dispuesta a aceptar la solución que agradara a Estados Unidos, ya fuera la separación de Cuba de sus dominios, mediante independencia absoluta, independencia bajo el protectorado o anexión a la República Americana, prefiriendo la última.
McKinley se mostró inflexible, poseer a la Mayor de la Antillas no era suficiente y Estados Unidos presionó hasta conseguir sus objetivos, a pesar que la Corona alegaba eran excesivos, pero no estaba en condiciones de continuar la guerra.
Al ceder el archipiélago de Islas Filipinas, Estados Unidos pagó a España 20 millones de dólares dentro de los tres meses después del canje de ratificaciones del Tratado, el 11 de abril de 1899, en Washington.
La independencia puertorriqueña, objetivo conjunto de los patriotas de ambos países, sufrió un golpe demoledor en la primera guerra imperialista de Estados Unidos, en el verano de 1898, al punto de soportar el pueblo boricua más de un siglo al nuevo colonizador.
Alcanzada la independencia cubana, era indispensable la liberación también de la otra colonia de España en el Caribe y, por ello, la proclamación (1892) del Partido Revolucionario Cubano (PRC) contó con el concurso de las emigraciones de puertorriqueños en Estados Unidos y otros países.
El Artículo primero de las bases del PRC, fundado por José Martí, expresa claramente que este “se constituye para lograr con los esfuerzos de todos los hombres de buena voluntad, la independencia absoluta de la Isla de Cuba, y fomentar y auxiliar la de Puerto Rico”.
El padre de la Patria borinqueña Ramón Emeterio Betances (1827 -1898), Delegado General por la Sección Puerto Rico del PRC, rechazó la intervención de Washington:
“No quiero colonia ni con España ni con Estados Unidos”, dijo y dedicó sus últimos esfuerzos a combatirla hasta su fallecimiento en Paris, el 16 de septiembre del propio año.
Activo luchador por la independencia de su tierra natal y la de Cuba, fue el promotor principal de la conspiración independentista y organizador del Grito de Lares (1868).
Médico y escritor, presidió el Comité Revolucionario Cubano en Paris, la República de Cuba en Armas (1895-1898) en la capital francesa y la Delegación del Partido Revolucionario Cubano allí.
Horas antes de morir en combate, el 19 de mayo de 1895, Martí expresó en carta inclusa a su amigo mexicano Manuel Mercado, su propósito de impedir a tiempo con la independencia de Cuba, la extensión de Estados Unidos por las Antillas y que cayera con esa fuerza más sobre nuestras tierras de América.
Estados Unidos estableció un gobierno interventor en Cuba y sólo se marcharía tras imponer un apéndice a la Constitución de la República, que limitaba su soberanía, y la obligación de establecer una base militar (Base de Guantánamo) que aún mantiene contra la voluntad de su pueblo.
El triunfo de la Revolución Cubana, en enero de 1959, significó no solo la derrota de una sangrienta dictadura, sino la desaparición de la neocolonia erigida en 1902 bajo la tutela de Estados Unidos
Puerto Rico permanece en manos de Estados Unidos, a pesar de la existencia de una nación perfectamente definida, una cultura nacional y la conservación del español -lengua común de los pueblos iberoamericanos-, asediado por los intentos de imposición del idioma inglés.
Aunque existe a partir de 1952 la ficción del denominado Estado Libre Asociado (ELA), nada ha podido disimular la realidad colonial porque la cuestión del status independiente está en espera desde el siglo XIX.
Desde 1972, el Comité de Descolonización de las Naciones Unidas reconoció el derecho del pueblo puertorriqueño a la autodeterminación y la independencia nacionales, en sucesivas resoluciones, la última el pasado 18 de junio de 2012.

Publicado por ARGENPRESS

Puerto Rico se convierte en punto de ahogo para estrategia militar

Deja un comentario


Jesús Dávila (NCM, especial para ARGENPRESS.info)

A diez años de un informe del Colegio de Guerra del Ejército de Estados Unidos que señaló al Partido Independentista Puertorriqueño por ser la oposición principal contra el uso estratégico de Puerto Rico como “isla bastión” (island-fortress), no sólo esa fuerza no ha desaparecido, sino que ahora el país se ha transformado en punto de amenaza más que de defensa.

Las dificultades nuevas, sin embargo, provienen del incumplimiento patente de los objetivos estratégicos que le fueron asignados a Puerto Rico, medidas desestabilizadoras impulsadas por la propia elite política pro Estados Unidos y los problemas estructurales de una frontera artificial, establecida a más de mil kilómetros de la real para vigilar las principales rutas del tráfico marítimo hacia América Latina.
Atrás quedaron “metas y objetivos específicos” referidos en el informe –del Proyecto de Investigación Estratégica- de que, ante la inestabilidad de la región, Puerto Rico tuviera la triple función de “mejorar la seguridad interna (de Estados Unidos) y la externa, promover la democracia y los derechos humanos y promover la prosperidad”.
El primer objetivo fue neutralizado por la corrupción generalizada unida al contrabando de drogas y armas, con este último a tal nivel que Puerto Rico se ha convertido en paraíso para los contrabandistas de armas de Texas, Florida, Georgia y hasta Ohio, según admite el propio Gobierno. El caso es tan grave que cuando NCM Noticias preguntó por informes sobre las armas ilegales que salen desde Puerto Rico, el coronel Reinaldo Bermúdez, jefe de operaciones estratégicas, contestó que la Policía nacional no atiende ese asunto.
Sin embargo, anualmente en el país se venden y desaparecen suficientes millones de balas como para matar toda la población de las Antillas en apenas varios años.
El segundo objetivo se estrelló por las denuncias de ataques a los derechos civiles.
Estas incluyen los casos en los tribunales sobre los abusos sistémicos contra la población por parte de la Policía nacional y la legislación de medidas fuertes para limitar los derechos civiles. Las medidas van desde penas de cárcel contra las protestas pacíficas hasta el encarcelamiento también para quienes “perturben” a legisladores individuales.
Pero esas medidas para criminalizar la protesta social hacen poco para detener la percepción de que los partidos y sus líderes no son dignos de gobernar. Tan grave es ese descrédito público que el registro de electores para los comicios generales de noviembre creció menos de 33.000 entre enero pasado y el 30 de junio –de 2.273.789 a 2.306.769- con lo cual tendría que recibir sobre 100.000 nuevos inscritos en poco más de dos meses si fuese a llegar al nivel de 2.458.033 que tuvo para las elecciones de 2008.
El tercero de los objetivos, el de la “prosperidad”, se desvaneció primero con el estancamiento económico y luego con el descalabro en caída libre de una prolongada crisis económica en la que se descapitaliza el país, se contraen las fuentes de empleo, el estado evita la quiebra con dudosas transacciones financieras y la prensa económica describe alternativamente a esta nación isleña como la Grecia del Caribe o apenas en mejor posición que Haití.
El informe, “The Role of Puerto Rico in the United States National Security Strategy”, destacaba el uso “vital” de esta colonia para instalaciones navales, las bases del Ejército y hasta como centro para recibir información de la Agencia Central de Inteligencia. Además, apuntaba que “mucha de la protesta contra la presencia de la Armada en Vieques, así como a la presencia militar de Estados Unidos en Puerto Rico, es atribuible al Partido Independentista”.
Ese punto de vista no logró disuadir a la Casa Blanca de cerrar las bases de la Armada y reducir las del Ejército mientras la embajada de Estados Unidos en el Vaticano homenajeaba al delegado del PIP Manuel Rodríguez Orellana y le escoltaba a una ceremonia de rezo del Rosario con el Papa Benedicto XVI.
En los años recientes, la Casa Blanca ha cerrado la puerta al PIP y las nuevas estrategias producidas en el largo período de la guerra global (GWOT en nomenclatura del Pentágono) son el marco para los reclamos para remilitarizar a Puerto Rico del actual gobernador anexionista Luis Fortuño. La idea tiene el respaldo al menos parcial del autonomista Alejandro García Padilla, principal opositor y favorito del Presidente Barack Obama.
La consonancia de esa propuesta, que parece contar también con apoyo en el Departamento de Seguridad de la Patria (Homeland Security), con las nuevas doctrinas y estrategias militares, es a la vez su principal aspecto controversial.
Por ejemplo, los informes sobre la Armada recibidos en el Congreso en junio pasado destacan la Estación de la Alianza Sur, instalación flotante en el Caribe, junto con el componente de operaciones de “guerra irregular” de las fuerzas especiales, que constituye un puntal de la estrategia naval para la frontera caribeña.
Otro tanto ocurre con el concepto de un sistema global de prisiones y campos de concentración desarrollado por el Ejército. Dicho sistema está basado en la visión estratégica sobre la supuesta necesidad de operaciones para estabilizar países del Tercer Mundo, afectados por la superpoblación, la falta de mecanismos legítimos de hacer cumplir la ley, las insurrecciones y la competencia por dominar las rutas y los recursos escasos.
Se trata de productos militares para utilizarlos en zonas externas de guerra, pero no dentro de Estados Unidos. Cualquier temor de que se podrían aplicar, aunque sea parcialmente, dentro de las fronteras nacionales han provocado preocupación por sus consecuencias políticas y legales.

Propuestas cónsonas con tales enfoques militares, como las nuevas restricciones del Código Penal y la eliminación del derecho absoluto a la fianza, han tenido el efecto de intensificar las convocatorias del PIP, que ha desatado una campaña bajo el lema de “ahora le toca al pueblo”. De igual forma, los nuevos partidos –Movimiento Unión Soberanista, Partido del Pueblo Trabajador y Puertorriqueños por Puerto Rico- hasta sectores del propio autonomismo, se han unido para enfrentar dichas propuestas.

Referendo en Puerto Rico carece de legitimidad, según experta

Deja un comentario


 

Yurién Portelles (PL)

El referendo previsto este año en Puerto Rico es una maniobra política, afirmó aquí la puertorriqueña Vilma Reberón, invitada como experta al Seminario de las Naciones Unidas sobre Descolonización, con sede hoy en Ecuador.

La también integrante del Colegio de Abogados de Puerto Rico señaló que el ejercicio de noviembre es organizado por el partido anexionista para garantizar el triunfo de esa tendencia, por lo cual carece de legitimidad.
Precisó que aunque se afirma que la mayoría votaría por seguir siendo colonia de Estados Unidos, según las encuestas, éstas apuntan a que esa masa también escogería -paradójicamente- la opción del Estado Libre Asociado Soberano.
Esto, dijo, no se esperaba que sucediera y en estos momentos el gobernador realiza contactos urgentes con representantes de las dos Cámaras para enmendar ese proyecto para el plebiscito e intentar manipular la inclinación del electorado hacia otra opción.
Para Reberón, miembro del Movimiento Hostosiano y del Colegio de Abogados de Puerto Rico, esto demuestra lo ineficaz del proceso, porque lanzan al pueblo a las urnas sin ninguna preparación, sin embargo éste parece asimilar bien la realidad.
Expuso que el Gobierno en la isla intenta sacar a sus huestes a votar ante una gestión nefasta, con 30 mil empleados públicos despedidos, 17 por ciento de desempleo y el impacto de la recesión económica de los últimos años.
La abogada agradeció las muestras de apoyo a la lucha por la independencia en Puerto Rico suscitado en el seno del Comité Especial de las Naciones Unidas sobre descolonización, que sesiona aquí.
Agregó que existen puertorriqueños que no han dejado de luchar por la liberación definitiva de su país, unas veces con las armas y otras no, pero seguirán haciéndolo con las ideas, la nueva arma del siglo XXI de la cual habla Fidel Castro, líder histórico de la Revolución cubana.
Respecto al Seminario Internacional, convocado por la ONU en esta capital, señaló que este organismo sigue empleando en el enfoque de su trabajo y en su lenguaje elementos proactivos del colonialismo.
“Tenemos que romper con esos esquemas mentales y esos eufemismos para llamar las cosas por su nombre, como es nombrar territorios no autónomos a las colonias, y potencias administradoras para mencionar a los colonizadores”, detalló.
El foro concluye este viernes y sus conclusiones serán presentadas ante la reunión ordinaria del Comité Especial de la ONU sobre Descolonización, prevista para junio próximo en Nueva York.

Deja un comentario


miércoles, 30 de mayo de 2012

Jean-Guy Allard (especial para ARGENPRESS.info)

El gobierno estadounidense, luego de rendir un informe devastador sobre la corrupción policíaca en Puerto Rico en 2011, trajo sucesivamente a un norteamericano, Joseph S. Campbell, un especialista de inteligencia, para dirigir la oficina del FBI en San Juan y al controvertido Héctor Pesquera, ex agente de inteligencia del buró federal de investigaciones, para encargarse de la Policía de la isla caribeña. Resultado: la totalidad de las fuerzas de seguridad de Puerto Rico está hoy día en manos de dos agentes de la Inteligencia norteamericana.

El 8 de septiembre pasado, el gobernador de este colonia norteamericana, Luis Fortuño, ya preparaba la opinión pública con la presentación de un informe del Departamento de Justicia de Estados Unidos donde se denunciaba que la Policía de Puerto Rico sufría “un elevado grado de corrupción, efectúa registros e incautaciones ilegales, discrimina a extranjeros y abusa de la fuerza”.
El fiscal general adjunto de la División de Derechos Civiles del Departamento de Justicia de Estados Unidos, Thomas E. Pérez, estuvo en la Isla en persona para la presentación del documento donde se denunciaba que la Policía puertorriqueña era responsable “de numerosas muertes consecuencia de sus violentas prácticas”.
En presencia de Fortuño, el fiscal federal anunció que su Departamento se había propuesto que la Policía puertorriqueña “modifique sus procedimientos”, declarando que el cuerpo policíaco llevaba “años violando la cuarta enmienda de la Constitución estadounidense, al recurrir al uso de fuerza excesiva y al registro e incautaciones ilegales”.
Como si violencia y abusos no se señalaban en todo el territorio norteamericano. Para citar un solo caso, una investigación reciente señaló que en la Ciudad de Nueva York, las detenciones por parte de la policía local alcanzaron 600.000 en 2010, el doble de 2004.
“No será fácil. Las cosas no cambian de un día para otro”, dijo Pérez, de ascendencia dominicana, en un español dudoso en esta conferencia de prensa durante la cual advirtió, con la debida arrogancia colonial, “que la Constitución estadounidense debe ser respetada en Puerto Rico”.
La isla caribeña se encuentra sometida desde 1898 al dominio de Estados Unidos, que la invadió.
Campbell, encargado de “investigaciones sensibles”
Apenas tres semanas después del “escandaloso” informe, el director del FBI, Robert Mueller, nombraba un estadounidense de pura cepa, el Agente Especial Joseph S. Campbell, a cargo de la División de San Juan.
Campbell es un licenciado en Ciencias políticas que dirigía hasta entonces los equipos responsables de las “investigaciones sensibles” en la sede del FBI.
En noviembre de 1998, Campbell era agente especial de supervisión en la División de Contraterrorismo y armas de destrucción masiva (ADM) en este mismo cuartel general del FBI.
En febrero de 2001, fue ascendido a Agente Especial de la Fuerza de Tarea Conjunta del Terrorismo de la División de Denver donde fue más tarde encargado de la inteligencia, de la lucha contra el terrorismo, y de la contrainteligencia.
Pesquera, especialista de las “tareas sucias”
El 28 de marzo último se completaba la operación.
El gobernador Fortuño, revelaba que se había escogido a Héctor Pesquera, ex jefe del FBI de Miami “mafió” el arresto de cinco cubanos infiltrados en grupos terroristas de la Florida, como nuevo Superintendente de la policía puertorriqueña.
Oveja negra de una familia puertorriqueña comprometida con la lucha para la independencia de Puerto Rico, Pesquera es un especialista de las tareas de inteligencia “sucia” de la policía federal, también conocido por haber manejado en la isla, el caso de los terroristas cubanoamericanos del yate La Esperanza que terminaron absueltos.
Se le conoce también por haber participado en una reunión en Panamá en la que se planeó el asesinato del fiscal venezolano Danilo Anderson; y por haber conspirado con José Guevara, un ex agente de los Servicios de Inteligencia venezolana que chantajeaba al ex jefe de la Inteligencia peruana, Vladimiro Montesinos.
Pesquera era jefe del FBI de Miami y perseguía los anti-terroristas cubanos mientras a unos kilómetros de su oficina los autores del 9-11 se preparaban para este atentado.
Horas después de su nombramiento, la Federación Universitaria Pro Independencia (FUPI) de Puerto Rico organizó un piquete ante el cuartel general de la Policía, y el clandestino Ejército Popular Boricua (EPB-Macheteros) denunció en un comunicado la persecución política que, aseguro, pronto desataría. Con la llegada de Pesquera a la policía puertorriqueña, señaló el grupo, se criminalizará la lucha por la independencia de esta isla del Caribe,
El Senado puertorriqueño, cuya mayoría controla Fortuño, aprobó el nombramiento rápidamente.
Puerto Rico es una colonia de los Estados Unidos. Los puertorriqueños son ciudadanos americanos pero no pueden participar en las elecciones presidenciales. Sin embargo, tienen que registrarse en el ejército americano.

Publicado por ARGENPRESS

Acusan a anexionistas en Puerto Rico de plagiar mensaje de Venezuela

Deja un comentario


miércoles, 9 de mayo de 2012

PL

El anexionista Partido Nuevo Progresista (PNP) de Puerto Rico fue acusado hoy por la organización juvenil del Partido Popular Democrático (PPD), principal de la oposición, de plagiar la campaña Voto Joven, de Venezuela.

De acuerdo con la Juventud Popular Democrática (JPD), adscrita al PPD, y la entidad “AdELAnte, Puerto Rico Primero”, defensora del Estado Libre Asociado (ELA) a Estados Unidos, la campaña de inscripción de nuevos electores lanzada por el gubernamental PNP es un calco de la realizada en la nación bolivariana.
El presidente de la JPD, Eluis Vick, aseguró que el mensaje “Inscríbete y Vota”, en el que participa Luis Roberto Fortuño, uno de los hijos trillizos del gobernador de Puerto Rico, Luis G. Fortuño, es una copia del video que se difunde en Venezuela.
Agregó que en el material de 50 segundos queda claro que “el PNP plagió el formato, libreto y hasta los gestos del anuncio venezolano sin darle el debido reconocimiento”.
“Entendemos que sus vídeos pueden inspirarse en otros vídeos, de otras campañas, de otros países, pero copiarse hasta las palabras y los gestos, sin darle el debido reconocimiento al original es plagio”, anotó Vick al hacer la denuncia.
Publicado porARGENPRESS

Independentismo cuestiona integridad de partidos de Puerto Rico

Deja un comentario


 

PL

El Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) puso en entredicho la integridad de las dos principales organizaciones políticas del país, que incurrieron en acciones fraudulentas durante las elecciones primarias celebradas el mes pasado.

El comisionado electoral del PIP, Roberto Iván Aponte, resaltó que los funcionarios del gubernamental Partido Nuevo Progresista (PNP) y del opositor Partido Popular Democrático (PPD) han incurrido en graves irregularidades en las internas, que ha desatado un escándalo en el país.
“Nuestros funcionarios han señalado irregularidades y han cuestionado los procedimientos”, dijo Aponte.
Añadió que las irregularidades detectadas por el PIP se han transmitido al presidente de la Comisión Estatal de Elecciones (CEE), Héctor Conty, “quien como representante del interés público ha hecho los mejores esfuerzos por atender nuestros reclamo”.
Indicó que ante la labor de los delegados del PIP como observadores en el proceso de revisión de las boletas emitidas en las primarias del pasado 18 de marzo, los dos partidos han mostrado resistencia.
Aponte enumeró al menos una decena de violaciones en el procedimiento eleccionario, que van desde discrepancias entre el número de votantes y las boletas electorales depositadas en las urnas hasta la ausencia en los maletines de la lista de electores, las actas y las actas de incidencias en la noche del evento.
Además, se aceptaron como válidos hasta dos electores con su estatus electoral inactivo y se permitieron votantes añadidos a mano fuera de la unidad y el precinto, cuando el Código Electoral lo prohíbe.
“En muchos colegios la cantidad de papeletas votadas en blanco y nulas es exagerada. Se observa hasta un 35 por ciento de los electores votando en blanco”, dijo el comisionado electoral del PIP.
Advirtió que es muy difícil que una persona que decida concurrir a las urnas en unas internas partidistas decida depositar la boleta en blanco.
Destacó también la falsificación de firmas en precintos eleccionarios del PNP y del PPD.
“Es una vergüenza que de parte y parte se acusen de tener más o menos irregularidades que el otro. Lo evidente es que ambos (partidos) le han mentido al país y han demostrado que en la práctica son iguales”, denunció Aponte.

Older Entries