El sector informal generó tres de cada 4 empleos en 11 años del PAN

Deja un comentario


Aumentaron 202% las personas que buscan trabajo y no lo encuentran, según Inegi

 

En el periodo, unos 2 millones 656 mil mexicanos dejaron de buscar actividad remunerada

Foto

Vendedores ambulantes en banquetas del Eje Central Lázaron Cárdenas, en el Centro Histórico de la Ciudad de MéxicoFoto Francisco Olvera
Juan Antonio Zúñiga
Periódico La Jornada
Lunes 9 de enero de 2012, p. 21

El sector informal se convirtió en el principal generador de ocupación de la economía mexicana durante los dos gobiernos surgidos del Partido Acción Nacional (PAN), según los registros oficiales del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y los datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

En este periodo de 11 años el sector formal generó prácticamente uno de cada cuatro puestos de trabajo de los 10.8 millones en que aumentó la población ocupada de diciembre de 2000 hasta fines de 2011. Los tres restantes correspondieron al ámbito de las actividades informales.

Mientras, unos 2 millones 656 mil individuos desistieron de buscar trabajo al no encontrarlo y pasaron a formar parte de la población disponible dentro de la población no económicamente activa. Y quienes se mantienen dentro de las filas de la desocupación total e insisten en buscar un empleo remunerado, que no encuentran, tuvieron un incremento de 202 por ciento, hasta llegar a 2 millones 781 mil 703 personas, de acuerdo con el más reciente informe trimestral del Inegi.

Las encuestas de ocupación y empleo del organismo señalan que en el sexenio presidido por Vicente Fox, y el quinquenio transcurrido de la presente administración, la población ocupada aumentó en 10 millones 845 mil 200 personas.

Pero de ese universo sólo 23.7 por ciento encontró empleo en el sector formal, es decir, 2 millones 572 mil 821 individuos; el 76.3 por ciento restante se ocupó en actividades informales, donde en general trabajan sin contrato, seguridad social ni prestaciones. A este ámbito se incorporaron alrededor de 7 millones 968 mil 500 personas más.

Con todo, los registros del IMSS atisban cierta mejoría en el ámbito del empleo formal entre uno y otro gobierno surgidos del PAN. En todo el sexenio que presidió Vicente Fox el número de trabajadores inscritos al Seguro Social pasó de 12 millones 777 mil 514 en noviembre de 2000, a 13 millones 981 mil 314 en noviembre de 2006. Esto implicó una generación de un millón 203 mil 800 puestos de trabajo en el sector formal de la economía.

Durante el quinquenio del segundo gobierno de Acción Nacional, la misma fuente señala que el universo de trabajadores registrados pasó de 13 millones 981 mil 314 personas al momento de iniciar su gestión, a 15 millones 350 mil 335 en diciembre de 2011. El número de empleos formales aumentó así en un millón 369 mil 21 durante este quinquenio, 14 por ciento más que en los seis años de gobierno de Vicente Fox.

Entre tanto, otros dos fenómenos relacionados con el empleo y la desocupación muestran el cada vez más precario entorno en el que se mueve tanto la población que trabaja, como la que busca una ocupación remunerada.

El primero corresponde a la población disponible para trabajar, pero que ha dejado de buscar ocupación por diferentes razones, y se le clasifica como parte de la población no económicamente activa.

De acuerdo con la más reciente información del Inegi, al cuarto trimestre de 2000, cuando comenzó el primer gobierno del PAN, la población disponible para trabajar pero que había desistido de buscar ocupación, era de 3 millones 525 mil 622 individuos. Al tercer trimestre de 2011, poco antes de cumplir su quinto aniversario la segunda administración panista, ese universo se había expandido 75 por ciento, hasta llegar a 6 millones 181 mil 737 personas que, al no encontrar ocupación, dejaron de buscar trabajo y aun con 14 años o más de edad, y condiciones para laborar, dejaron de pertenecer a la población económicamente activa (PEA).

El segundo fenómeno está relacionado con personas que, aunque no han encontrado, no han desistido de buscar algún trabajo remunerativo y por lo mismo se mantienen dentro de la PEA, la cual está constituida por las personas de 14 años y más que cuentan con ocupación, y quienes realizan acciones para encontrar un empleo.

Según las encuestas del Inegi, en 11 años de panismo el universo de desocupación, que en el cuarto trimestre de 2000 estaba constituido por 915 mil 418 personas, creció casi 202 por ciento hasta afectar a una población de 2 millones 701 mil 703 individuos al tercer trimestre de 2011.

Bolivia redujo índice de desempleo a 5,5 por ciento en 2011

Deja un comentario


LUNES 26 DE DICIEMBRE DE 2011

PL

El índice de desempleo en Bolivia se redujo de 8,15 a 5,5 por ciento desde que inició en 2006 el proceso de cambio, que dirige el presidente Evo Morales, señaló hoy el ministro de Trabajo, Daniel Santalla.

Santalla, quien hace referencia a datos emitidos por el Instituto Nacional de Estadística, apuntó que antes que asumiera el presidente Evo Morales, el índice de desempleo del país estaba en 8,15 por ciento y, de acuerdo con informes actuales, en este momento está en 5,5 por ciento, reiteró.
El ministro explicó que el gobierno está asumiendo medidas para formalizar el empleo informal, porque al no estar bajo la Ley General del Trabajo, no goza de los beneficios sociales que tiene el sector formal.
Esa es una de nuestras preocupaciones, esperamos que a partir de algunas medidas a favor del sector informal, se pueda formalizar en los próximos años a esos trabajadores, sostuvo.

El titular de Trabajo indicó que entre las medidas asumidas en el país está el registro de las empresas y microempresas privadas en la Dirección General del Trabajo.

Educación y empleo, derechos entre los que existe una correlación

1 Comentario


Difusión Cencos México D.F., 15 de septiembre de 2011

Boletín de prensa
OPSDH

  • En México existen 31,818,289 de personas de entre 15 y 29 años de edad de las que hasta el 2010, 2.6 millones estudia y trabaja, 1.3  millones no estudia pero trabaja,  9.4 millones solo estudia y 6 millones  ni estudian ni trabajan .
  • Aunque existen 15,110 instituciones de educación media superior y  6,289 registradas para el periodo 2010-2011, lo cual podría dar cuenta de la disponibilidad de la educación en esos niveles , esto no se traduce necesariamente  en un mayor grado de acceso a la educación, y en el largo plazo a generar mayores capacidades para la inserción al mercado laboral.

Los recientes datos publicados por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE)  en el Panorama de la Educación 2011, señalan que se ha progresado en el acceso a la educación básica en nuestro país. Sin embargo,   la situación cambia en la medida en que se avanza en el grado de enseñanza . La propia organización reconoce que si bien México ha duplicado la cifra de personas que ingresan a la educación media superior y superior, los logros aún son de los más bajos de los países pertenecientes a la organización, incluso de países como Brasil y Chile .

Un dato importante que recupera el estudio son los rangos de edad en los que el nivel de escolaridad se ha incrementado, y en cierta medida, las referencias sobre el grado de rendimiento  de ésta en los niveles básicos a través de mecanismos como el Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes (PISA) que elabora la OCDE  y en donde se señalan algunos elementos que pueden dar cuenta de la calidad  de la educación en México. A pesar de ello,  el estudio puntualiza que “…sólo el 52% de estudiantes de educación media superior concluyen sus estudios dentro de la duración teórica de los programas”, lo cual evidencia un gran porcentaje de deserción o bien de estudiantes que no concluyen su educación en el tiempo que se tiene contemplado.

En ese sentido, se calcula que de un total de 31,818,289 de jóvenes,  2.6 millones estudia y trabaja, 1.3  millones no estudia pero trabaja,  9.4 millones solo estudia y 6 millones  ni estudian ni trabajan (NiNi), o sea que no están recibiendo educación y están desempleados, o no forman parte de la fuerza laboral, lo cual implica un rezago en la formación de recursos humanos, ya que este sector se mantiene al margen de la calificación en términos del desarrollo de habilidades y conocimientos, ya sea por medio de la educación o la experiencia laboral;  manifestándose en un vacío en el capital social del país que se refleja en un mayor número de desempleo, bajos salarios y pobreza.

No obstante, se debe ser cuidadoso en el caso de los “NiNi”. Valdría la pena señalar que, en esa categoría podrían incluirse mujeres, particularmente amas de casa, que si bien no aportan un ingreso a sus hogares y no están estudiando, no significa que no trabajen. Por esa razón resulta interesante el señalamiento del estudio que afirma   que existe un mayor número de mujeres que no realiza ninguna de estas dos actividades.

Dado este contexto, resulta importante preguntarse en qué medida la educación está cumpliendo con el objetivo de generar capacidades para el desarrollo de las y los mexicanos. El estudio comenta que “el aumento del desempleo percibido en los países de la OCDE de 2008 a 2009 dependió en menor medida del nivel educativo en México que en otros países”, lo cual cuestiona la idea tan difundida de que la educación brinda mayores oportunidades de empleo, en especial de un empleo bien remunerado, para cubrir las necesidades básicas de la población .   De hecho, es importante resaltar que si bien las tasas de desempleo son mayores para los jóvenes en el mundo, independientemente del ingreso del país al que pertenezcan,  esta condición manifiesta un problema estructural dentro de la economía mexicana  y por lo tanto de una inconsistencia del Estado para tratarlo.

Pocas veces se hace énfasis en la transición de un estudiante al mercado laboral, y cuando se hace se insiste en que el sector empresarial y las instituciones de educación media superior o superior del país  no fomentan la incorporación de nuevos cuadros de estudiantes a actividades poco desarrolladas en el país que pueden representar una oportunidad para el desarrollo de un sector nuevo o poco explotado , sin embargo es fundamental que el Estado reconozca su obligación en ese sentido.

Cuando se reflexiona en términos del derecho a la educación se debería insistir no sólo en sus componentes sino en su interrelación con los demás derechos como el derecho al trabajo y del trabajo, a la vivienda y a la salud y el derecho a un nivel de vida adecuado. Para ello se requiere que el Estado retome sus obligaciones de generar las condiciones necesarias a través de la orientación de la actividad económica y   la generación de empleos dignos.

La problemática es compleja, implica la identificación de elementos que permitan generar nichos y recursos humanos capaces de ser incentivados  de manera que generen nuevas oportunidades para el desarrollo del país y para ello se requiere de la participación de varios sectores de la población, por lo que el reto es de gran envergadura. No obstante, desde la trinchera de los DESCA,  es de suma relevancia exhortar a que el sistema educativo mexicano contribuya a que los jóvenes que de él egresan, puedan insertarse al mercado laboral y de esta forma a la actividad económica ya que no sólo se reconoce el Derecho Humano a la educación sino también, el Derecho Humano al trabajo entendido como “el derecho a toda persona a tener la oportunidad de ganarse la vida mediante un trabajo libremente escogido o aceptado.”

Contacto:
Sara Eny Curiel Ochoa
Subcoordinadora de Comunicación
scuriel@incidesocial.org
OF 55908754/ 55797413 Cel 0445537083893
Facebook: Observatorio Política Social y Derechos Humanos
Twitter: @incide_social @opsdh

Notas
1Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) 2010.
2 SEP. Nótese que la oferta de instituciones incremento en el periodo 2010 -2011, ya que para el periodo 2009-2010, se contaba con 14,427 instituciones de educación media superior y 5,981 a nivel superior, lo cual habla de un incremento en la oferta educativa de 4.7% y 5.1% respectivamente
3La Educación es un derecho humano reconocido por nuestro país en diversos instrumentos internacionales y nacionales. De acuerdo con la Declaración Universal de los Derechos Humanos, “Toda persona tiene derecho a la educación. La educación debe ser gratuita, al menos en lo concerniente a la instrucción elemental y fundamental. La instrucción elemental será obligatoria. La instrucción técnica y profesional habrá de ser generalizada; el acceso a los estudios superiores será igual para todos, en función de los méritos respectivos”. Nuestra propia Constitución en su artículo 3° recoge tal principio y señala que “Todo individuo tiene derecho a recibir educación. El Estado —federación, estados, Distrito Federal y municipios—, impartirá educación preescolar, primaria y secundaria. La educación preescolar, primaria y la secundaria conforman la educación básica obligatoria”.  Y añade que… “Además de impartir la educación preescolar, primaria y secundaria señaladas en el primer párrafo, el Estado promoverá y atenderá todos los tipos y modalidades educativos –incluyendo la educación inicial y a la educación superior- necesarios para el desarrollo de la nación, apoyará la investigación científica y tecnológica, y alentará el fortalecimiento y difusión de nuestra cultura”, por lo que reconoce que la educación es un componente básico para el desarrollo de la Nación.
4 Los países miembros de la OCDE son los países con mayor PIB per cápita del mundo, Chile es miembro reciente de la OCDE y se espera que Brasil, próximamente ingrese a dicha organización.
5 Este programa realiza un informe basado en la aplicación de la Prueba Enlace,  que se encarga, como sus siglas lo indican, de realizar una Evaluación Nacional de Logro Académico de los Centros Escolares (ENLACE) del país.
6  La calidad y/o aceptabilidad es uno de los componentes del derecho a la educación que se refiere a la forma y el fondo de la educación, comprendidos los programas de estudio y los métodos pedagógicos, que han de ser aceptables en el sentido de ser pertinentes, adecuados culturalmente y de buena calidad para los estudiantes y, cuando proceda, los padres. Los demás componentes son la  disponibilidad de instituciones y programas de enseñanza en cantidad suficiente; la accesibilidad de todas la personas para ingresar a las instituciones y los programas de enseñanza sin discriminación; y la adaptabilidad, de manera que la educación sea flexible en razón de que se adapte a las necesidades de sociedades y comunidades en transformación y responda a las necesidades de los alumnos en contextos culturales y sociales variados. Observación General No.13, Comité DESC.  http://observatoriopoliticasocial.org/images/PDF/Biblioteca/biblioteca_2…
7  Para ver la relación entre el empleo y la satisfacción de las necesidades básicas en México mediante el ingreso se recomienda ver la “Nota en la Mira”  Ingresos, empleo y pobreza 2008 a 2010.
8 La mayor parte de la población ocupada en el país 62.2% se ubica hasta el primer trimestre 2011 en el sector terciario, es decir en el de servicios.  Esas cifras reflejan la orientación de la actividad económica que se desarrolla en el país y por ende la orientación que le brinda el Estado a la formación de recursos humanos que cubra con los requerimientos de dicho sector. Para más información sobre la población ocupada por sector económico ver  Indicadores de accesibilidad del trabajo visite:    http://www.observatoriopoliticasocial.org/index.php?option=com_content&t…

Presentan información sobre jornaleros agrícolas al relator sobre trabajadores migrantes

Deja un comentario


Difusión Cencos México D.F., 26 de julio de 2011

Boletín de Prensa
Tlachinollan

En el marco de la visita oficial que del 25 al 2 de agosto lleva a cabo el Relator sobre los Derechos de los Trabajadores Migratorios y Miembros de sus Familias de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, el Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan presentó al relator información sobre la situación de vulnerabilidad en que se encuentran los jornaleros y jornaleras agrícolas que cada temporada salen de sus comunidades en busca de trabajo. Durante la reunión que sostuvo el relator Felipe González con organizaciones de la sociedad civil  Tlachinollan  reiteró la necesidad de crear líneas de trabajo que permitan visibilizar la situación de los jornaleros y jornaleras agrícolas en nuestro país.

Dado que los jornaleros agrícolas migrantes internos en nuestro país enfrentan situaciones similares a las que se enfrentan los migrantes centroamericanos que  ingresan a México, Tlachinollan reitera la necesidad de que la relatoría integre dentro de su informe las recomendaciones  pertinentes al Estado mexicano para terminar con la violación a los derechos humanos de miles de jornaleras y jornaleros que cada temporada trabajan en los campos agrícolas de México.

Escucha la declaración de Margarita Nemecio, Coordinadora del Área de Migrantes del Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan.

Descarga el Audio

Escucha el reporte radiofónico sobre esta nota. Para su inserción en los espacios informativos de radios comunitarias, libres, públicas, medios libres, y cualquier persona o medio que pueda interesarle.

Descarga el Audio

Jornaleros Agricolas

Migrar o morir es el único camino que se le ha dejado a los pueblos indígenas de Guerrero, ante el retiro del Estado del campo y la negativa de las autoridades para asumir el compromiso de promover y defender los derechos de los pueblos indígenas como una exigencia constitucional.

Desde la época colonial, los gobiernos en turno se han encargado de saquear las riquezas de los pueblos indígenas, de privatizar sus territorios y de esclavizar a sus pobladores. Los códices coloniales nos muestran los métodos de sojuzgamiento y tortura que implantaron los conquistadores; el pago obligado de altos tributos en especie y la sobreexplotación de la fuerza de trabajo indígena, que se transformaron en los pilares de la economía novo hispana. Esta política etnocida diezmó enormemente a la población indígena que se vio obligada a refugiarse en lo más alto de las montañas, para liberarse del yugo explotador.

Desde aquella época hasta los umbrales de este siglo XXI las condiciones de explotación, saqueo, privatización de sus territorios y pobreza extrema, se mantienen intactas. Las estadísticas lo delatan cuando señalan a Metlatónoc como el municipio mas pobre del país y del mundo comparado con Malawi. Diez de estos municipios se encuentran dentro de los cien más pobres del país. El analfabetismo llega al 70% en el municipio de Metlatónoc, donde sus habitantes sobreviven con 500 kilos de maíz durante 4 meses, situación que los obliga a salir de su región para enrolarse como jornalero agrícola o sucumbir en la tentación de sembrar enervantes.

Ante el hambre que los acosa cotidianamente, las familias indígenas se ven obligadas a salir de La Montaña para encontrar en los surcos ajenos de las agroindustrias un ingreso magro para mal comer durante los meses en que se desempeñan como jornaleros agrícolas en los campos de Sinaloa, Jalisco, Chihuahua, Sonora y Baja California.

En La Montaña es imposible poder vivir dignamente con la siembra del tlacolol, es difícil pensar que las madres indígenas estén en plenas condiciones físicas y nutricionales para procrear a sus hijos. La realidad que se sufre en silencio es el alto índice de mortalidad materna y un gran número de niños con desnutrición severa, que forman parte de las estadísticas del etnocidio invisible que se vive en La Montaña. Bajo estas condiciones es inviable el hecho de que los niños y niñas puedan dedicarse a estudiar. El acceso a este derecho resulta ser oneroso para las familias que viven en el límite de la sobrevivencia. Lo prioritario es acceder a la alimentación, sin embargo este derecho no se obtiene en La Montaña, se logra fuera del estado y muchas de las veces fuera del país. Para poder comer se tiene que recorrer mas de 600 kilómetros para satisfacer esta necesidad trabajando como jornalero agrícola. Después de esa osadía que implica maltratados, engaños y múltiples abusos, se puede pensar en que los hijos aspiren a estudiar, una realidad que no llega a cumplirse porque desde muy temprana edad los niños se ven obligados a ser parte del sustento familiar y de los roles o cargos que la comunidad les demanda.

Lo grave y complejo de la problemática migratoria es que no solo afecta a los adultos o padres de familia, sino que involucra a los niños, jóvenes, madres de familia y abuelos que tienen que desplazarse a los campos agrícolas para poder comer frijoles y tortillas. Este fenómeno trastoca la vida comunitaria, transforma los roles familiares, desestructura los sistemas de organización social y pone en riesgo la vida de cada familia y la de los pueblos indígenas.

Mientras tanto, las autoridades estatales y federales siguen siendo los espectadores de este drama y se limitan a ser los agentes externos que se reducen a contabilizar a la población jornalera y a paliar sus múltiples necesidades con despensas y primeros auxilios. Hay una gran ausencia de las instituciones y lo peor de todo, vemos muchas reticencias de las autoridades para involucrarse seriamente en la diversidad de problemáticas que enfrentan los jornaleros agrícolas del estado de Guerrero. A nivel estatal no existe una estrategia clara de cómo atender las demandas básicas de la población jornalera, tampoco se tiene contemplado algún presupuesto que se oriente a brindar apoyos económicos a situaciones de emergencia y a casos difíciles que ameriten la atención comprometida de las instituciones.

Este trabajo es producto del acompañamiento y la atención comprometida que como organismo no gubernamental realizamos con la población indígena de La Montaña, que en su mayoría se desempeña como jornalera agrícola. En nuestros registros sobresale el hecho de que la totalidad de las personas que solicitan nuestros servicios, se han enrolado como jornaleros agrícolas. Se declaran como trabajadores del campo que no cuentan con un ingreso por la labor realizada. Son personas que nunca han tenido un empleo fijo, su único ingreso en la vida ha sido como jornalero agrícola, que al pasar de los años se constata que es un trabajo sin futuro.

Es solo un paliativo para la sobrevivencia, significa el alargamiento de la vida en condiciones inhumanas, es el atisbo de la esperanza de los olvidados de La Montaña. Es al fin de cuentas un gran sacrificio en el despeñadero de la globalización.

Explosivo aumento del desempleo juvenil; los mejor instruidos, entre los más perjudicados

Deja un comentario


Explosivo aumento del desempleo juvenil; los mejor instruidos, entre los más perjudicados

Datos oficiales revelan que 40 por ciento de los que laboran no gozan de las prestaciones básicas

Estudio demuestra que la educación ha dejado de ser un instrumento de movilidad social

Foto

Las enormes filas de personas llenando solicitudes de empleo se han convertido en una imagen cotidiana. Muchos de los que buscan trabajo son jóvenes con estudios superiores. En la imagen se observa una feria del empleo realizada en Azcapotzalco, en la cual se ofrecen plazas con bajos salarios y escasas prestacionesFoto Guillermo Sologuren
Patricia Muñoz Ríos
Periódico La Jornada
Lunes 25 de julio de 2011, p. 2

Se agudiza el desempleo en el segmento de población de los jóvenes en el país, particularmente los que tienen entre 20 y 24 años y los que han adquirido mayor instrucción educativa. Además, 40 por ciento de los jóvenes que laboran no gozan de prestaciones, ya que para las nuevas generaciones los contratos colectivos, las jubilaciones, el escalafón y otros beneficios, serán cosa del pasado a las que no tendrán acceso.

Informes del Centro de Investigación Laboral y Asesoría Sindical (Cilas) y del Instituto de Investigaciones Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), detallan que de toda la población, los jóvenes son los que padecen más desempleo, según las propias cifras oficiales.

Detallan que del volumen total de jóvenes en el país en edad de trabajar (más de 16 millones), millón y medio no encuentran empleo, y que cada año se suman más y más jóvenes a la población económicamente activa que no tiene un trabajo. Es decir, más de 50 por ciento de los desempleados de todo el país son jóvenes. Tendencia que no es privativa de México, sino un problema mundial.

En su análisis Los jóvenes… ¿cuál futuro?, el doctor Héctor Castillo Berthier, de la Unidad de Estudios sobre la Juventud del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM, expone que en México casi una tercera parte de la población son jóvenes que van de 15 a 29 años, los cuales son afectados por diversos problemas, entre ellos falta de empleo, inseguridad, dificultades para ingresar o continuar estudiando, insuficiente y deficiente prestación de servicios, la vivencia cotidiana en la que lamentablemente la mayoría de los jóvenes mexicanos están creciendo.

Así, “la experiencia de muchos jóvenes está marcada por la dificultad y escasez de oportunidades. Algunas estadísticas revelan lo problemático y difícil que resulta ser joven, al tiempo que muestran que los costos sociales y económicos para este sector de la población son muy altos. Baste decir que cada año un millón de jóvenes cumplen la edad para ingresar a lo que se llama la vida productiva; sin embargo, pese a los deseos que la mayoría de ellos tienen de incorporarse al mundo del trabajo, las posibilidades de acceder a un empleo de calidad son en realidad mínimas.

Este problema afecta a todos los jóvenes, incluso a aquellos que se han preparado con estudios universitarios, lo que demuestra que la educación ha dejado de ser el instrumento de movilidad social que antaño la caracterizaba. Datos recientes señalan que de cada diez egresados universitarios, sólo siete encontrarán trabajo, y de estos últimos sólo cuatro lo harán en algún empleo relacionado con la profesión que eligieron, indica Berthier.

Pero además, este segmento de población está excluido de programas de salud preventiva, capacitación laboral, educación, empleo y vivienda. En nuestro país el promedio de escolaridad es apenas de 8.7 años; sólo 38 por ciento de la población joven ha concluido la educación básica, y 22 por ciento de los jóvenes que abandonan sus estudios lo hacen por falta de recursos.

Por su parte, el Centro de Investigación Laboral y Asesoría Sindical (Cilas) ha indicado que las nuevas generaciones de trabajadores pade- cerán de la generalización del outsourcing, de la falta de contratación colectiva y del escamoteo de las prestaciones básicas.

Sobre todo serán las generaciones afectadas por el desmantelamiento de los esquemas de pensiones y jubilaciones. Tendrán que trabajar más años, pagar sus propios retiros y resignarse a no tener más que las prestaciones básicas.

Para esta organización, la defensa de los derechos laborales que hagan las actuales generaciones es fundamental para el futuro de los jóvenes. Recordó que la reforma laboral propuesta por los partidos Revolucionario Institucional y Acción Nacional busca precisamente acabar con la estabilidad laboral, al proponer la contratación temporal y legalizar el outsourcing; con la libertad de sindicalización y otros derechos como el de huelga. Los puntos neurálgicos de dicha reforma afectan sobre todo a los trabajadores jóvenes.

La Organización Internacional del Trabajo detalló en su informe más reciente sobre empleo que hacia 2009 el número de jóvenes sin empleo llegó a casi 81 millones –13 por ciento del total– y señaló que se puede incluso hablar de la generación perdida. Alerta sobre problemas sociales por esta razón, ya que gran parte de esta población se ha ido a la economía informal y en actividades poco o nada remuneradas, lo que eleva además la línea de la pobreza entre esta población.

Para esta organización, los efectos de la crisis económica han agravado los déficit de trabajo decente entre los jóvenes, por lo que estos trabajadores han optado por autoemplearse, emigrar o irse a la economía formal.

De esta forma, los jóvenes de entre 15 y 24 años en los países ricos que quieren trabajar pero no encuentran empleo pasaron de 8.5 millones en 2008 a 11.4 millones en 2009, aumento de 34 por ciento. Es el mayor nivel de crecimiento del desempleo en un sector poblacional desde 1991, según indicó la OIT.

En tanto, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) indica que el desempleo entre los jóvenes seguirá aumentando en todo 2011, lo que compromete la seguridad económica de este sector de la población, cuyo porcentaje de falta de empleo a escala mundial, en promedio, es del doble del tienen las personas mayores de 25 años, incluso en los países ricos.

HAY DINERO PARA OTRO RUMBO

El narcotráfico, el que genera más empleos: 600 mil, afirma experto

Deja un comentario


Los mexicanos en Estados Unidos producen riqueza igual a 600 mil mdd: José Luis Calva

México, firme como el de peor desempeño económico de América Latina en tres décadas, señala

Encuesta del Inegi sobre pérdida de ingresos, botón de muestra de lo que ocurre en el país

Israel Rodríguez J.
Periódico La Jornada
Domingo 17 de julio de 2011, p. 24

Desde 1982, cuando empezó a aplicarse el modelo económico neoliberal, México ha crecido a tasas promedio de 2.1 por ciento anual, con lo que el país se ha reafirmado como el de peor desempeño económico de América Latina, aseguró José Luis Calva Téllez, integrante del Instituto de Investigaciones Económicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Consideró que los resultados de la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares, dada a conocer el viernes por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), que demuestra que cada uno de los 29 millones de hogares perdió ingresos, es un botón de muestra de lo que está ocurriendo en el país, con funcionarios más preocupados por mantener el balance fiscal sacrificando el crecimiento y el empleo.

Estimó que el deterioro en los ingresos de los hogares mexicanos se acentuará en este año, sobre todo para los más pobres, debido al repunte en el precio de los alimentos, materias primas y energéticos, dado que los pobres deberán destinar una mayor proporción de sus bajos salarios para la compra de alimentos.

Reveló que el salario mínimo ahora puede comprar menos de una tercera parte de lo que se podría adquirir en 1982, mientras que los salarios de los trabajadores con prestaciones contractuales también perdieron la mitad del poder de compra.

José Luis Calva aseguró que desde 1982, cuando se empezó a aplicar el modelo neoliberal, el salario mínimo perdió 71.3 por ciento de su poder de compra. Los salarios de los empleados sindicalizados perdieron 50 por ciento, en tanto que la falta de capacidad de la economía para absorber a poco más de un millón de jóvenes que cada año se integra a la fuerza laboral ha propiciado la creciente migración.

A diferencia de años anteriores, en que los migrantes eran jornaleros, ahora la tendencia cambió y cada vez más mexicanos con estudios medios y superiores prefieren emigrar al extranjero ante la falta de oportunidades en su país, con lo que estamos transfiriendo nuestra mayor riqueza, es decir, los recursos humanos capacitados.

La falta de oportunidades en México, dijo, provocó que 12 millones de mexicanos hayan emigrado y produzcan una riqueza en Estados Unidos equivalente a 600 mil millones de dólares anuales, lo que significa un desperdicio del bono demográfico. En contraste, ahora el narcotráfico ha creado unos 600 mil empleos, convirtiéndose en el mayor generador de puestos de trabajo.

Es triste que no tengamos una gestión de la economía mexicana que permita a los mexicanos producir y generar esa riqueza en su tierra. Y, en contraste, hay funcionarios, como los secretarios de Hacienda, Ernesto Cordero, y de Economía, Bruno Ferrari, que declaran que México ya no es un país de pobres, o que la caída en los ingresos sea sólo una percepción. Estas declaraciones de autoelogios, agregó, lo único que muestran es una visión lamentable de autoengaño porque el país no comparte esa visión de bonanza.

Lo grave es que estos funcionarios, quienes conducen la política económica del país no conocen la realidad, entonces no van a poder cumplir su misión.

Lo importante, añadió, para los funcionarios responsables de la política económica de México, es mantener la ortodoxia en la que lo importante es sostener las metas fiscales a toda costa y el control de la inflación mientras que el bienestar de los más de 112 millones de mexicanos no importa.

El experto indicó que en las casi tres décadas de aplicación del modelo neoliberal, que ha demostrado su fracaso, el producto interno bruto, entendido como el total de los bienes y servicios que produce una economía en un periodo determinado, distribuido entre todos sus habitantes apenas creció 0.5 por ciento.

Consideró que los mejores secretarios de Hacienda de México, fueron Alberto J. Pani, en la década de los 30, cuando fue capaz de sacar a México de la recesión, y Antonio Ortiz Mena, a principios de los sesenta, periodo del desarrollo estabilizador, en el que los salarios multiplicaron su poder adquisitivo en 80 por ciento y prácticamente no hubo inflación.

Entradas más antiguas Entradas más recientes

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 123 seguidores