Difusión Cencos México D.F., 6 de agosto de 2012

Boletín de prensa
Familia Pasta de Conchos / Cereal

  • La Organización Familia Pasta de Conchos, el Equipo Nacional de Pastoral Laboral y el Centro de Reflexión y Acción Laboral (CEREAL), nos sumamos al dolor de las familias de los mineros Santiago Chávez Navarro; José Juan Vázquez Velázquez; Marcos Alejandro Morales Silva, Rodolfo Alfredo Macías González; Adolfo Vigil Medina y José Alfredo Zarazúa Torres fallecidos en el siniestro en la Mina VII. Confiamos en la pronta recuperación física y emocional del compañero Jesús Armando Robles.

No habíamos padecido en años, 15 mineros muertos en 15 días en cuatro centros de trabajo (Cloete, Agujita, pozo de Minera El Progreso y Mina VII Saltillito). La inversión en seguridad de parte de las empresas sigue siendo la tarea pendiente. Apenas el pasado 25 de julio dábamos cuenta del siniestro ocurrido en el pozo de carbón de la Compañía Minera El Progreso, SA de CV, en el municipio de Múzquiz, Coahuila, donde murieron siete trabajadores y hoy el dolor y la muerte embargan nuevamente a las familias del carbón y a la región carbonífera. En ambos siniestros, a decir de las empresas responsables, el origen de los eventos está en las bolsas de gas grisú.

Grupo Acerero del Norte (GAN), responsable del siniestro en la Mina VII, Saltillito, afirma en los comunicados emitidos a propósito del siniestro que, “es urgente culminar la liberación económica del gas metano asociado al carbón, de manera que su extracción y aprovechamiento permita elevar sustancialmente la seguridad en los yacimientos de la Región Carbonífera de Coahuila”. Y agrega: “Como se sabe, si bien fue aprobada la reforma legal para el aprovechamiento del gas metano asociado al carbón, por políticas fiscales incongruentes en el proceso de reglamentación se determinó un impuesto al producto que hace económicamente inviable su extracción, siendo el único elemento comprendido en la Ley Minera sujeto a doble tributación. Esa situación de incosteabilidad ha hecho que si bien parte del metano es venteado a la atmósfera con el consiguiente impacto ambiental, en su mayoría el gas permanece en el subsuelo y representa un elemento de alto riesgo que genera constantes accidentes en la explotación de los yacimientos”. En este mismo tenor, se ha expresado el Gobernador del Estado Rubén Moreira.

Ante la indolencia y la negligencia de las empresas implicadas, responsables de la seguridad ante la Constitución y la Ley Federal del Trabajo, manifestamos:

1. Las empresas extractivas de carbón, están obligadas a cumplir con las Normas de Seguridad e Higiene, lo que en términos morales y de una ética mínima y elemental significa, que deben invertir en la aplicación de tecnología existente para garantizar la vida de los mineros, por lo que no es aceptable, de ninguna manera y bajo ningún argumento, que se condicione dicha inversión a la obtención de ganancias.

2. El Congreso de la Unión, emitió un Punto de Acuerdo en julio de 2011, en el que entre otros exhortos, solicitó que antes de continuar las gestiones para el aprovechamiento del gas grisú, se emitiera una Norma de Seguridad e Higiene para los trabajadores que harían dichas labores, y solicitó además, que se hiciera una propuesta de inversión de las ganancias del aprovechamiento señalado. Sin embargo, este Punto de Acuerdo no ha sido atendido ni por las empresas interesadas, ni por el Gobierno Federal.

3. Es urgente encontrar alternativas tripartitas –empresas, sindicatos y gobierno- que modifiquen los estímulos individuales llamados “bonos de producción”, en la extracción del carbón dado su alto índice de peligrosidad. La mayoría de los trabajadores de la región carbonífera, perciben un salario diario de 70 a 150 pesos en promedio y completan para sobrevivir con “estos bonos de producción”. En muchos casos en los pocitos de carbón, el 100 por ciento de su ingreso es por producción. Esto significa, incluso para los trabajadores de GAN, trabajar bajo la presión constante de alcanzar los bonos de producción, lo que dicho por ellos mismos, los hace trabajar en situaciones de mayor riesgo.

4. El debilitamiento sindical ahonda la indefensión de los mineros. A los representantes sindicales de la Alianza Minera “no se les permitió el ingreso” a la de la mina, y ellos mismos, los representantes no actuaron en consecuencia. Esto significa, un debilitamiento de la bilateralidad obrero patronal hasta niveles absurdos, lo que repercute en el declive de condiciones laborales dignas y justas.

5. Por el bien de los mineros del carbón, de sus familias y de la región carbonífera, hacemos un llamado a Grupo Acerero del Norte y a la Dirección Federal de Inspección de la STPS, para que hagan públicas las Bitácoras de Barrenación, para saber que efectivamente se están respetando las barreras de protección en los desarrollos, especialmente en el que se siniestró. (Esta información es fundamental, porque la barrenación es el método para “tratar de ubicar la posible presencia de bolsas de gas en l as frentes de trabajo”).

6. En el mismo tenor, hacemos un llamado a la Dirección Federal de Inspección, para que, terminada la Inspección Extraordinaria, las Actas se hagan públicas.

7. Exigimos que las empresas extractivas de carbón, el Gobierno del Estado de Coahuila y los Diputados del PRI, dejen de manipular de una vez por todas la muerte y la vida de los mineros del carbón para favorecer intereses empresariales. Ofenden la memoria de los cientos de trabajadores fallecidos en minas, transporte y plantas de beneficio, ofende a las familias afectadas y nos ofende a la región carbonífera.

¡A Una Voz Rescate Ya!

Organización Familia Pasta de Conchos Equipo Nacional de Pastoral Laboral Centro de Reflexión y Acción Laboral (CEREAL)

04 de agosto del año 2012. Región Carbonífera del Estado de Coahuila.

Información difundida por el Área de Comunicación y Visibilidad de Cencos

Anuncios