Premio Nobel de Física elogia la apuesta de Cuba por biotecnologías

Deja un comentario


viernes 10 de septiembre de 2010

RIA NOVOSTI

El ruso Zhorés Alfiórov, Premio Nobel de Física de 2000, elogió la apuesta de Cuba por biotecnologías.

Alfiórov, quien asistió a un seminario internacional sobre nanotecnologías en La Habana, destacó que Cuba y sus dirigentes políticos tomaron “una decisión absolutamente correcta” al priorizar las biotecnologías en los estudios en el ámbito de nanotecnologías.

El científico, uno de los mayores expertos mundiales en heteroestructuras de semiconductores, recordó que Cuba tiene “muy vasta experiencia en el campo de genética y biotecnologías” gracias a los estudios que se llevan a cabo en esta isla desde la década del 80.

11 de Septiembre: Un día sin guerra

Deja un comentario


viernes 10 de septiembre de 2010

Amy Goodman (DEMOCRACY NOW!)

El noveno aniversario de los ataques del 11 de septiembre en Estados Unidos debería ser un momento para reflexionar sobre la tolerancia. Debería ser un día de paz. Sin embargo, el fervor anti musulmán que existe aquí, sumado a la continuada ocupación militar estadounidense de Irak y a la escalada de la guerra en Afganistán (y Pakistán), todo unido, alimenta la idea de que, de hecho, Estados Unidos está en guerra con el Islam.

El 11 de septiembre de 2001 unió al mundo contra el terrorismo. Todo el mundo, al parecer, estaba con Estados Unidos, en solidaridad con las víctimas, con las familias que perdieron seres queridos. Ese día será recordado por las generaciones futuras como el día que se llevó a cabo el infame acto de asesinato masivo coordinado más resonante de principios del siglo XXI. Pero ese no fue el primer 11 de septiembre asociado con el terror:
El 11 de septiembre de 1973, en Chile, el Presidente democráticamente electo, Salvador Allende, muere en el marco de un golpe militar apoyado por la CIA, que marcó el comienzo de un régimen de terror comandado por el dictador Augusto Pinochet y durante el cual fueron asesinados miles de chilenos.
El 11 de septiembre de 1977, en Sudáfrica, el líder contra el apartheid Stephen Biko fue golpeado dentro de una camioneta de la policía. Murió al día siguiente.
El 11 de septiembre de 1990, en Guatemala, la antropóloga guatemalteca Myrna Mack fue asesinada por militares que contaban con el apoyo de Estados Unidos.
Del 9 al 13 de septiembre de 1971, en Nueva York, se produjo un levantamiento en la cárcel de Áttica, durante el cual la policía del estado de Nueva York asesinó a treinta y nueve prisioneros y guardias e hirió a otros cientos.
El 11 de septiembre de 1988, en Haití, milicias de derecha llevan a cabo un ataque durante una misa celebrada por el Padre Jean-Bertrand Aristide en la Parroquia de San Juan Bosco de Puerto Príncipe en el que asesinan al menos a trece fieles y hieren al menos a otras setenta y siete personas. Más tarde, Aristide sería dos veces electo presidente, y dos veces derrocado por golpes de estado apoyados por Estados Unidos.
Si hay algo que es el 11 de septiembre, es un día para recordar a las víctimas del terror, a todas las víctimas del terror, y para trabajar por la paz, como lo hace el grupo “Familias del 11 de Septiembre por un Mañana de Paz”. Conformado por personas que perdieron seres queridos el 11 de septiembre de 2001 en el ataque a las Torres Gemelas, su misión podría servir como un llamado nacional a la acción. En su página web escriben: “Transformar nuestro dolor en acciones por la paz es nuestro objetivo. Al desarrollar y abogar por opciones y acciones no violentas en nuestra búsqueda de justicia, esperamos romper los ciclos de violencia engendrados por la guerra y el terrorismo. Reconociendo nuestra experiencia común con todas aquellas personas afectadas por la violencia a lo largo y ancho del planeta, trabajamos para crear un mundo más seguro y con más paz para todas las personas.”
El estudio de “Democracy Now!” estaba ubicado a pocas cuadras de las Torres Gemelas. Estábamos transmitiendo en vivo cuando cayeron. Durante los días siguientes, miles de folletos con las fotos de los desparecidos volaban por todas partes, con los números de teléfonos de los familiares para llamar si se reconocía a alguien. Me recordaban a los carteles que llevaban las Madres de Plaza de Mayo en Argentina, esas mujeres con pañuelos blancos en la cabeza que marcharon valientemente semana tras semana portando fotos de sus hijos desaparecidos durante la dictadura militar que vivió ese país en los años 70.
También recuerdo la constante corriente de fotos de jóvenes del ejército asesinados en Irak y en Afganistán, y ahora, cada vez más frecuentemente (aunque aparecen menos en las noticias) las fotos de quienes se quitan la vida a sí mismos tras haber sido varias veces convocados a combate.
Por cada víctima de Estados Unidos o de la OTAN hay, literalmente, cientos de víctimas en Irak y Afganistán cuyas fotos nunca se van a mostrar y cuyos nombres nunca vamos a conocer.
Mientras una multitud descontrolada y furiosa intenta impedir la construcción de un centro comunitario islámico en el Bajo Manhattan (en un edificio vacío, ignorado durante años y dañado, a más de dos cuadras de la zona cero), un “ministro” evangélico de Florida está organizando para el 11 de septiembre el “Día Internacional de Quema del Corán.” El General David Petraeus afirmó que la quema, que ha suscitado protestas en todo el planeta, “podría poner en peligro a las tropas.” Y está en lo cierto. Así como también pone en peligro a las tropas el bombardear a civiles inocentes y sus hogares.
Al igual que Vietnam en los años 60, Afganistán tiene una decidida resistencia armada local, entregada a su causa, y un profundamente corrupto grupo en Kabul enmascarado como gobierno central. La guerra está ensangrentando al vecino país, Pakistán, igual que la Guerra de Vietnam se esparció a Camboya y Laos.
Poco después del 11 de septiembre de 2001, mientras miles de personas estaban reunidas en los parques de la ciudad de Nueva York y mantenían vigilias improvisadas a la luz de las velas, un autoadhesivo apareció en carteles, pancartas y bancos de plaza. En él se leía: “Nuestro dolor no es un grito de guerra.”
Este 11 de septiembre el mensaje sigue siendo—dolorosa y lamentablemente—oportuno.
Hagamos del 11 de septiembre un día sin guerra.

Denis Moynihan colaboró en la producción periodística de esta columna.

México: El símil de la Clinton

Deja un comentario


viernes 10 de septiembre de 2010

Eduardo Ibarra Aguirre

En un extenso discurso centrado en cómo “Estados Unidos puede, debe y será el líder en este nuevo siglo (…) Este es un momento que tiene que ser tomado a través del duro trabajo y decisiones audaces, con el fin de sentar los fundamentos de un liderazgo estadunidense perdurable para las décadas venideras”, Hillary Rodham Clinton se ocupó de equiparar al narcotráfico mexicano actual con el de Colombia de hace dos décadas, a la insurgencia de México y Centroamérica con la del país suramericano.

Justo en ese contexto de cerrada y voluntariosa defensa de la hegemonía estadunidense en el siglo XXI –magno objetivo que llevó al vaquero texano a invadir Afganistán e Iraq, a englobar bajo el marbete de “lucha contra el terrorismo” a todo lo que se resistiera a sus planes geoestratégicos–, llama la atención que sea Santiago Creel Miranda quien trascienda el lenguaje de la condena y ubique algunos objetivos ocultos en el pronunciamiento de la secretaria de Estado. Y les adelante a los vecinos del norte que en México no habrá repetición del Plan Colombia, porque no tiene caso llegar a los mismos o peores resultados. Les recuerda que Álvaro Uribe Vélez, gran aliado de la Casa Blanca y de Los Pinos, con todo y las siete bases militares de Estados Unidos no logró frenar la producción de cocaína y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia y el Ejército de Liberación Nacional controlan una parte sustancial del territorio.
El gobierno de Felipe de Jesús Calderón Hinojosa está más ocupado, por medio de Alejandro Poiré Romero –la secretaria de Relaciones Exteriores apareció desdibujada–, en desmentir la equiparación de la Colombia de 1990 con el México de 2010 y, para ello, asegura que allá se infiltraron los cárteles en el sistema político y aquí no ha ocurrido, porque “estamos actuando a tiempo”.
La anterior tesis es preciso relativizarla porque el poderío de los cárteles es inconcebible sin la existencia de vínculos con funcionarios claves de los gobiernos de Baja California, Chihuahua, Morelos, Sinaloa y Tamaulipas; con hombres y mujeres de primer nivel en el gobierno federal y sin la gigantesca lavadora que abasteció de recursos a varias de las grandes fortunas amasadas en 40 años de combate oficial al narcotráfico.
Una de las grandes coincidencias entre Colombia y México es que la raíz de la insoportable violencia del crimen organizado está “en la enorme y gigantesca demanda de drogas que hay en Estados Unidos”. La otra semejanza, que omitió Poiré, es el negocio que realizan las trasnacionales estadunidenses con la venta de armas, mientras que México y Colombia ponen a los muertos, 22 millones de estadunidenses viajan placenteramente y el complejo militar industrial se forra de billetes verdes.
Pero nadie le puso una pistola en la sien a los gobernantes colombianos y mexicanos, a los grandes amigos Uribe Vélez y Calderón Hinojosa, para que aceptaran el papel de hacerle el trabajo sucio al gobierno de Estados Unidos, a costa de involucrar a las fuerzas armadas en tareas de seguridad pública –debilitándolas como instrumentos insustituibles para la seguridad nacional–, criminalizando la protesta social –que ahora equipara Hillary Rodham con “una insurgencia en México y en Centroamérica” que hace causa común con el narcotráfico–, y un desastre en materia de garantías individuales y derechos humanos.

La admiración “por la valentía y el compromiso del presidente Calderón” –el denominado Eliot Ness, pero éste se ensuciaba las manos y arriesgaba la vida–, no se corresponde con el criticado símil entre México y Colombia –desmentido enseguida por Barack Hussein Obama–, tampoco con la presunta “responsabilidad compartida” entre los dos países vecinos y menos aún con que los gobernantes aztecas están “muy dispuestos a aceptar consejos” del imperio y sus funcionarios.

Con pretexto del terrorismo, la Clinton y su ejército quieren invadir México y Calderón apoyaría gustoso

Deja un comentario


viernes 10 de septiembre de 2010


Pedro Echeverría (especial para ARGENPRESS.info)
A Rafael Fraile, viejo marxista venezolano

1. La secretaria de Estado del gobierno de EEUU, Hillary Clinton, manifestó ayer su preocupación por la creciente “insurgencia” de los cárteles de drogas en México y que éste país se asemeja cada vez más a la “Colombia de hace 20 años” y alertó que este problema se está extendiendo a Centroamérica. Dijo que “Los cárteles de droga (mexicanos) están mostrando cada vez más índices de insurgencia… esto se parece cada vez más a cómo era Colombia hace 20 años, cuando los narcotraficantes controlaban algunas partes del país…

Afrontamos una creciente amenaza por parte de una bien organizada red de narcotráfico que en algunos casos está haciendo causa común con lo que podríamos considerar insurgencia en México y Centroamérica”, insistió. La Clinton prefiere un nuevo repudio de los pueblos de América y el mundo a que México –su patio trasero- se convierta en un infierno dominado por la “narcoguerrilla”.
2. Nunca México, en los últimos 100 años –quizá con la excepción de la Guerra Cristera de 1926/29- ha estado tan cerca de un golpe de Estado y una invasión yanqui. El gobierno, los partidos, los empresarios, los medios de información, incluso algunos “intelectuales” y “periodistas” al servicio del poder, han sugerido la entrada a México del ejército yanqui. El discurso de la Clinton, secretaria de Estado de Obama, está midiendo la reacción de las “fuerzas vivas” de la nación. El presidente ilegítimo Calderón puede rechazar de palabra tal declaración, pero en la práctica la apoyaría con gusto, sobre todo si de apuntalar su gobierno se trata. ¿Qué ha sido la llamada “Iniciativa Mérida” (Plan México) –firmado en marzo de 2007- sino un efectivo acuerdo para que los yanquis intervengan cada vez más con tecnología, armas, dinero y con cursos especializados al ejército? La Clinton prepara medidas radicales.
3. “Narcoguerrilla” es un término que se puso de moda en Colombia a raíz del ataque del grupo armado M-19 al Palacio de Justicia, en Bogotá en 1984. Las especulaciones sobre una alianza entre la mafia de la cocaína y los grupos alzados en armas, aunque han crecido en los últimos días, no son nuevas. A comienzos de 1984, el entonces ministro de Defensa, general Matamoros, y el embajador de EEUU, Lewis Tambs, fueron los encargados de propagar un término que enlaza los dos fenómenos que conmovieron a Colombia en los años ochenta. “La narcoguerrilla, otro embuchado”, tituló una importante revista colombiana: según el ejército existían evidencias de que los guerrilleros protegían el inmenso laboratorio incautado en medio de la selva colombiana. El acuerdo suponía que la guerrilla obtenía armas, y la mafia, protección. ¿Cuántas veces más los medios de información buscarán engañar a los pueblos?
4. En esa ocasión el grupo acusado fue las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia), la organización guerrillera más antigua del país, que entonces mantenía acuerdos de paz con el Gobierno. Pero los acusadores –como siempre sucede- no dieron pruebas concretas y todo se redujo a evidenciar que la guerrilla, al igual que lo hacían todos los ganaderos de la región, cobraba impuestos. En las reuniones internacionales que organiza cada año el PT, en las que he participado nueve años, he conocido a valerosos exguerrilleros como el venezolano Rafael Uzcátegui –hoy dirigente de la organización marxista “Patria para Todos”- así como a otros que con distintas posiciones o quizá “pretextos” dejaron esa forma de lucha armada renegando de ella. Sin embargo, las diferencias han sido políticas o de estrategia, de ninguna manera en que hayan sido penetradas por el narcotráfico.
5. Tengo la convicción que el discurso de la Clinton, además de ser una bárbara presión para el gobierno y empresarios mexicanos, representa un sondeo a nivel internacional para futuras acciones del departamento de Estado norteamericano. Los EEUU se están retirando de Irak para no seguir haciendo el ridículo en una derrota anunciada. Los grupos antiyanquis de Irak están a punto de recuperar el poder y Obama no quiere sufrir más vergüenzas; parece que lo mismo sucederá en Afganistán. ¿De qué vivirán los EEUU si no hace guerras, invade países, vende millones de armas, helicópteros y no saquea los recursos naturales de los países sojuzgados? Las declaraciones de la Clinton sobre México no son juego de palabras sino la advertencia y la amenaza abierta que los políticos mexicanos buscan tapar con un dedo. Además hace unos tres años que la “inteligencia” yanqui trabaja en ese camino y el gobierno de Calderón ha apoyado.
6. ¿Cuál será la estrategia militar que trazará el departamento de Estado, el Pentágono, el ejército y la CIA yanquis? ¿Buscarán crear como pretexto un autoataque –como el de las “Torres Gemelas” y muchos más- para iniciar una guerra civil, luego abierta, en México y Centroamérica? Como diría el dirigente Mao: “Una chispa revolucionaria puede prender la pradera”, pero en este caso son los yanquis los que buscan iniciar una guerra contrarrevolucionaria en América con el objetivo de destruir todos los focos de lucha de la región. Pero también el mismo Mao llamaba a “convertir la guerra reaccionaria de las clases dominantes en guerra revolucionaria de los trabajadores”. En México hay muchas experiencias el respecto en el largo siglo XIX y en el siglo XX. Los mexicanos han sido aparentemente muy sumisos a las clases poderosas pero cuando les “pican la cresta”, como sucedió en 1847, 1867, 1914, toman las armas para defenderse.

7. Así que a mi queridísimo camarada Fraile, que me escribe preocupado pidiéndome que “analice las causas del aletargamiento, la falta de fogosidad, la perdida de los niveles de fuerza, de protesta y de organización de la izquierda a nivel internacional, representada en las organizaciones políticas, tales como los partidos comunistas, partidos obreros, partidos “socialistas” y muchos más de ciertos matízales de izquierda”, sólo podré decirle que nuestros tiempos fueron otros, que teníamos estrategias de lucha que hoy mucho han cambiado pero que caminamos hacia la misma rebelión contra el imperio y el capitalismo mundial. Nos derrotan, pero volvemos a levantarnos; buscan eliminarnos para que ellos sigan oprimiendo al pueblo, pero logramos sobrevivir. Si el mundo no es destruido antes por una guerra nuclear y por la propia naturaleza que se defiende ante la terrible contaminación, las próximas generaciones destruirán la explotación y opresión para instalar la igualdad.

Puerto Rico: Estado de sitio y doble tiranía

Deja un comentario


viernes 10 de septiembre de 2010

Salvador Tió

El contrato leonino de exclusividad a Fenosa para que suplan el gas natural a Puerto Rico es un ultraje a todos nosotros. Hay que investigar las prebendas y contribuciones han recibido los intermediarios, agentes, representantes y allegados a esta transacción que debe anularse. Los contratos nulos son los que sufren de error, dolo, violencia e intimidación. El dolo es fraude y sospecho que este contrato es una instancia más de corrupción. La presunción de inocencia aplicará en el derecho penal pero no en lo político. En el campo de lo político lo que casi se impone es la presunción de culpabilidad.

La legislación aprobada para destrozar la esencia de la democracia en la Universidad de Puerto Rico es un acto de perfidia fascista sin parangón. Acallar la discusión en Asambleas es un atentado contra las libertades civiles que incluyen la libertad de organizarse y expresarse libremente. Eso incluye el debate de las ideas frente a frente porque expresarse libremente es esencial al arte de la persuasión y la deliberación.
Esta sencilla idea de la democracia no cabe en la mente fascista del Presidente del Senado que ha confirmado a cuatro jueces al Tribunal Supremo sin permitir un escrutinio público de sus calificaciones. Son cuatro de siete y ahora plantean subir a nueve los jueces para tener seis de nueve jueces y así garantizarse piensa él la legitimación del progresivo desmantelamiento de la Carta de Derechos de Nuestra Constitución.
Esto no debe sorprendernos. Ya hemos visto como le ha negado acceso al público al Capitolio y la forma dictatorial en que impide la discusión y deliberación de las medidas bajo consideración en loa Asamblea Legislativa cuando le viene en gana. La última muestra ha sido la renuncia forzada del Fiscal Especial Independiente quien ha dicho al renunciar ante el ataque de Rivera Schatz a esta oficina. En sus declaraciones a la Prensa en el día de hoy que los ataques a su persona y a su oficina estaban relacionados con el hecho de que la investigación que este realizaba sobre la corrupción rampante en la Legislatura llegaban directamente ante las puertas de la Oficina de la Presidencia.
Es precisamente el Presidente del Senado el que controla el proceso de confirmación de los miembros del panel que lo habrían de investigar a él por su truculencia, su violación a la Constitución y su mano siniestra en la aprobación de leyes hechas a la medida de los campeones del saqueo, el soborno, la extorsión y la amenaza. Ahora anuncia que tiene las manos limpias quien menos puede hacer alarde de su honradez y transparencia. La creciente intensidad con la que van copando toda la judicatura, Ya vimos como han extendido el término de los nombramientos a jueces municipales a 8 a 12 años y derogado la colegiación compulsoria del Colegio de Abogados.
He sido miembro de Colegio desde diciembre de 1971. En estos casi cuarenta años, mi principal trabajo como abogado litigante y profesor de derecho ha sido como defensor de los derechos y libertades de la ciudadanía. Ninguno de los gobiernos que he visto en estos años ha actuado sistemáticamente de manera tan abusiva y en violación a los derechos de todos. Puerto Rico vive bajo una doble tiranía. La primera es del Congreso que manda en Puerto Rico sin que los puertorriqueños tengamos representación con derecho al voto en proporción a nuestra población. La segunda y más insidiosa por su contumacia y por su carácter gangsteril es la que ha impuesto el tirano Rivera Schatz.
Las iniciativas de asedio a que hace referencia Jesús Dávila en el artículo de hoy son solo algunas de las más recientes expresiones de los abusos contra los puertorriqueños. La propuesta derogación de las leyes del Karso que pondrían en peligro la viabilidad misma de la vida al envenenar nuestros acuíferos. La eliminación del ya debilitado proceso de someter declaraciones de impacto ambiental, los intentos de imponernos la religión de facinerosos fundamentalistas en las escuelas públicas y en la intimidad de las parejas es oprobiosa, deleznable y un intolerable asalto a la libertad de religión que prohíbe nuestra Constitución y la del país que nos ha impuesto la tiranía imperial en Puerto Rico.
Estas medidas no pueden ser vistas aisladamente. Todas apuntan en una sola dirección. Privatizar todo lo que sea rentable, enriquecerse a costa de la miseria del pueblo, destruir el estado de derecho, sabotear nuestra capacidad como pueblo para producir, desarrollarnos y ser libres.
Desconozco de que parte de la cloaca espiritual de este simulacro de ser humano emana todo este odio y desprecio hacia lo que somos. Quizás es lo que ve todas las mañanas en el espejo al acomodarse su bigote hitleriano. Lo que si se es el lugar en el infierno de Dante donde debería permanecer toda una eternidad. Es el deber patriótico de tod@s los puertorriqueñ@s salir de este paquete. El enemigo público #1 del país es en este momento el Presidente del Senado. Ha subvertido el orden constitucional arrogándose facultades dictatoriales. Ha aprobado el nombramiento de un asesino a la Superintendencia de la Policía y ahora de nuevo tratarán de descabezar y encarcelar el movimiento estudiantil para entregarle la UPR a mercaderes de la educación.

Vivimos en un estado de sitio en Puerto Rico y el peligro más inminente a nuestras libertades y nuestro desarrollo tiene que ser revocado a perpetuidad. El estado de salud de la sociedad puertorriqueña no resiste más este cáncer maligno y agresivo que amenaza con la metástasis a todo nuestro organismo. Hay que extirparlo.

Puerto Rico: Asedio a reformas desde Washington, Barcelona y San Juan

Deja un comentario


viernes 10 de septiembre de 2010

Jesús Dávila (NCM, especial para ARGENPRESS.info)

La política de línea dura adoptada por el Presidente Barack Obama de “soberanía” sobre las colonias junto con el anuncio de un consorcio de España de subirle el precio del gas a Puerto Rico y los planes de control físico total de la universidad conforman un cuadro de triple asedio contra las fuerzas reformistas y rebeldes en esta nación caribeña.

Ese asedio por frentes múltiples ocurre mientras sigue el deterioro económico y –según una encuesta de opinión pública- el anexionismo mantiene su estancamiento de los últimos veinte años superado por el apoyo al actual régimen autonómico y el pequeño sector independentista se ha recuperado de la pasada debacle electoral.
Pero uno de los elementos más curiosos de todo ese panorama es que las informaciones al respecto apenas llegan al conocimiento general a pesar de la profusión de medios informativos y noticiosos en esta nación isleña de cuatro millones de habitantes en su territorio. Sin embargo, se trata de informes que constan en documentos oficiales públicos o de fácil acceso.
La actitud del gobierno de Obama sobre el tema de la soberanía ha paralizado el proceso para la adopción de una constitución autonómica para las Islas Vírgenes Estadounidenses, compradas a Dinamarca en 1917 mediante un tratado en el que, al igual que en el caso de Puerto Rico, se estipuló que los derechos de sus habitantes serían determinados por el Congreso de Estados Unidos. El problema en el territorio vecino es que Washington insiste en que tiene que quedar claro y reiterado que cualquier “unión política con Estados Unidos conlleva necesariamente el reconocimiento de la soberanía de los Estados Unidos y la supremacía de sus leyes”.
Así quedó expresado en el informe rendido por el Departamento de Justicia de EEUU, aprobado por el Congreso y firmado por el Presidente Obama el verano pasado, ante lo cual fracasó el borrador aprobado por dos terceras partes de la Quinta Convención Constituyente de las Islas Vírgenes. El documento del Gobierno de Obama va más lejos y advierte que aunque esa colonia podría votar por la anexión, la libre asociación o la independencia, “cualquier cambio” a su actual condición política colonial –territorio no incorporado en nomenclatura de EEUU- tiene que ser avalado primero por el Congreso, por lo cual un plebiscito no pasaría de ser un instrumento útil para conocer las preferencias de la gente.
La vigencia de esa política de Washington contrasta con la discusión intensa en Puerto Rico sobre reformas para superar la condición política colonial, entre las cuales se plantea la posibilidad de obtener “soberanía” sin necesidad de que el país se convierta en una nación independiente. Según se desprende de las cifras de la encuesta hecha por Stanford Klapper Marketing Research & Consulting, el sector que favorece un arreglo así es de 5.9 por ciento, lo que implicaría poco más de 142,000 electores, de los cuales más de 60,000 son del autonomista Partido Popular Democrático.
Para complicar más las cosas, ese espacio electoral podría ser escenario de competencia entre dos partidos nuevos, uno del Movimiento Unido Soberanista y otro laborista promovido por el Movimiento al Socialismo. Ni siquiera escapa al problema el oficialista Partido Nuevo Progresista ya que, a pesar de que promueve la anexión de Puerto Rico como estado de EEUU, varias decenas de miles de sus miembros prefieren esa condición anunciada como de “asociación con soberanía”, según se desprende del informe de la encuesta.
La única formación política que, por el momento, queda fuera de eso es el Partido Independentista Puertorriqueño, que según la encuesta ya recuperó su tradicional tres por ciento del electorado, luego de perder más de la mitad en los comicios de 2008.
Con la economía pasa otro tanto, aunque en este caso las noticias no llegan de Washington, sino de la sede en Barcelona de Gas Natural Fenosa que tiene los derechos exclusivos para el suministro de gas natural a Puerto Rico, que planifica cambiar a ese combustible casi todas sus plantas termoeléctricas. El Gobierno promueve el proyecto como una forma de reducir el costo de la electricidad para beneficio de los consumidores y las industrias, pero no bien el Gobernador Luis Fortuño firmó el plan, Fenosa informó a sus accionistas sobre los ingresos adicionales que obtendrá la empresa con “los precios más altos” que se le cobrarán a Puerto Rico.
El anuncio fue hecho por el delegado general de Fenosa, Rafael Villaseca, según la publicación Business News Americas.
Mientras tanto, el Gobierno sigue buscando maneras de evitar que surjan nuevos brotes como el de la huelga del sistema universitario público, que en dos meses logró triunfar sobre el Estado y evitar que se impusieran nuevas cargas económicas a los estudiantes. En un documento sometido esta semana a la asociación acreditadora estadounidense, la Universidad de Puerto Rico informó que planifica derribar las verjas de los recintos universitarios para evitar que los estudiantes puedan tomar de nuevo los portones y sustituirlas por tarjetas de identificación obligatorias para estudiantes, profesores y demás empleados de manera que todos puedan ser vigilados en todo momento.
La medida de control específico sobre los cuerpos de los miembros de la comunidad universitaria se suma al proceso ya comenzado para imposibilitar las asambleas estudiantiles mediante un sistema compulsorio de referendos electrónicos que requiere un período de votación de tres días mínimo para cualquier asunto que se proponga. Fuentes del PNP han indicado que se trata de iniciar en la universidad un sistema que vaya eliminando las asambleas de grupos populares y cívicos para sustituirlos con votos electrónicos en todo el país.

Toda la situación eleva los riesgos políticos para los diversos bandos, inclusive para el Gobernador Fortuño, que llegó al poder tras su victoria electoral de 2008 en la que obtuvo más de un millón de votos. Sin embargo, la encuesta encontró que ya cientos de miles de anexionistas dicen que no votarían por él otra vez.

¿Un gazapo de Fidel?

Deja un comentario


viernes 10 de septiembre de 2010

Martín Guédez (especial para ARGENPRESS.info)

La afirmación -supuesta y aún no suficientemente clara- de Fidel Castro en la cual afirma que “el sistema no funciona ni en Cuba”, ha puesto a volar de nuevo todas las aves de mal agüero que reavivan la “fe” en que el socialismo es un fracaso histórico (Leopoldo Castillo dixit) y que a la humanidad no le queda otra alternativa que la sociedad organizada por la lógica del mercado. Quisiéramos comenzar con una cantinflada que nada tiene de cantinflada y que oímos en su oportunidad de los labios de Carlos Andrés Pérez: “ni sí, ni no, sino todo lo contrario”.

Que la copia y calco del llamado “socialismo real” impuesto en la Unión Soviética no funciona, no es algo que deban descubrir los ideólogos del capitalismo. Es algo que veníamos afirmando mucho antes de que el modelo soviético colapsara. Tampoco le quita un miligramo de peso al papel heroico cumplido por el glorioso pueblo cubano en defensa –muchas veces solitaria- de su Revolución. Sólo un pero para comenzar, eso sí, un pero del tamaño de una catedral: “eso” no fue socialismo. “Eso” no descalifica sino que afirma la convicción absoluta de que a la humanidad no le queda otra alternativa que socialismo o muerte.
El socialismo es la única respuesta al drama de una humanidad y un planeta que se dirigen a pasos acelerados a su extinción. En los años sesenta, Nikos Kasansakis (escritor griego) nos regaló una novela anticipatoria del drama terrible que significaba solapar –por fuerza de la necesidad- los valores fundamentales del socialismo. “Cristo de nuevo crucificado” era el título de la novela. Es también Pablo de Tarso, en la carta a Romanos que algunos le atribuyen a él, quien afirma que cuando no se ama, cuando no se da la vida por el pueblo, entonces es uno mismo quien toma a Jesús, lo pone sobre una cruz, martilla los clavos en sus muñecas y pies y lo crucifica de nuevo, por más que lo haga invocando el mensaje del propio Jesús.
Es preciso reflexionar que “Jesús”, en esta metáfora magnífica es el pueblo, está en el pueblo y en él vive, sufre, y es explotado; es imprescindible entender que “Jesús” está en cada persona que sufre injusticia, exclusión o tortura. Es en la humanidad actual, esta humanidad hambrienta y sometida a la explotación en la cual Jesús es crucificado de nuevo. ¿Por qué?, porque al permitir el sufrimiento del pueblo estamos esterilizando o haciendo inútil su sacrificio. Así también es con Bolívar a quien perseguimos hasta su muerte de nuevo si no damos plenitud a su sacrificio, o a Ernesto “Che” Guevara, o a Argimiro, o al Chema, o tantos y tantos otros cuyos sacrificios gloriosos convertimos en simples anécdotas si no damos sentido real a sus luchas y sueños. De lo contrario tiene que resonar en los oídos de nuestra conciencia las palabras de Bolívar en Santa Marta: “¿para qué tanto sacrificio?”
La humanidad entera se encuentra ante esta dolorosa paradoja. Por millones, en pueblos y pueblos enteros, el capitalismo crucifica por ambición y egoísmo a la humanidad y asesina a la madre tierra. Alguien podría decir que en la historia, al menos desde la aparición del “pecado original”: (la explotación de unos hombres por otros), siempre ha habido pobres y pobreza. Eso es cierto, la historia humana es una cadena de crucifixiones sin tregua, pero nunca como hoy esa paradoja es más inhumana y absurda. Ha alcanzado la humanidad estadios de dominio de la ciencia y la tecnología tales que el hambre, la miseria, la injusticia y el terror sólo tienen anclaje en la voluntad de unos pocos. No mueren de hambre millones de criaturas porque no haya capacidad para producir alimentos, mueren de hambre por voluntad de un sistema que los condena a la muerte como condición para preservar los repugnantes privilegios de los amos capitalistas.
Este dolor por la crucifixión tiene que ser superado por la humanidad entera con la gloria de la resurrección. Esta resurrección sólo puede hacerse vida en la superación del capitalismo por la solidaridad, la igualdad, la libertad plena y el amor socialista. Una resurrección que tiene que ser antorcha que ilumina y esperanza para todos los crucificados del mundo. Hay una relación directa entre crucificados y resurrección como la hay entre pobres y socialismo. El socialismo como salvación y resurrección, y como libertad y plenitud de la humanidad crucificada por el capitalismo tiene que convertirse en símbolo universal de esperanza, que dejará de ser utopía en la medida en que los hombres y mujeres participen en su construcción con claridad y coherencia.
Los crucificados de la historia esperan la salvación socialista. Para ello es necesario el poder; un poder que se use para transformar las relaciones de producción, distribución y consumo de bienes; un poder que transforme las superestructuras condicionantes del pensamiento; un poder que no le enajene al pueblo su poder para ser libre y pleno; un poder creíble.
Un poder creíble lo es, cuando ortodoxia y ortopraxis son coherentes, absolutamente coherentes. Las promesas por sí solas no desencadenan necesariamente la esperanza, como no lo hacen las consignas por maravillosas que estas sean; esto sólo se logra cuando las promesas y las consignas se pronuncian desde la credibilidad. Por ello es tan importante manifestarse socialista y vivir como tal. Esa credibilidad necesaria es vapuleada cuando –lo decía el Che- se viaja a cumplir una misión y se hospeda en los más lujosos hoteles, libando las bebidas más caras y comportándose inmoralmente tal como lo haría un burgués cualquiera.
El socialismo y quienes lo encarnan tienen que apuntar hacia un futuro absoluto, pero también al presente histórico. No nos detendremos ahora a señalar las perniciosas consecuencias que tienen sobre la esperanza del pueblo los malos ejemplos de conducta. Bastaría con señalar que los más rechazados y hasta maldecidos por Jesús en su Evangelio fueron precisamente los fariseos. ¿Quiénes eran los fariseos?, ¿gente mala acaso?, ¡no!… gente buena, gente cumplidora, pero gente que parecía y no era. Esto último, según mi criterio, lo peor para la credibilidad de un cuadro o misionero por el efecto letal que tiene sobre el alma, el corazón y la esperanza del pueblo.

No tenemos tiempo, el pueblo venezolano y la humanidad entera tienen su esperanza puesta en este proceso revolucionario. ¡No los traicionemos! Con seguridad, la sabiduría del pueblo sabrá distinguir entre el oro y la bisutería barata, bastará llevar la palabra acompañada del ejemplo para que ese pueblo se suba al carro de la esperanza y seremos invencibles. Vamos hacia las elecciones del 26S armados de coherencia de vida, de conciencia de clase, de solidaridad militante, de amor del bueno y… ¡VENCEREMOS!

Older Entries